Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Carruaje con motor de 8 caballos, A Q A A ÍM dos velocidades forma TONNEAU, T v í U U lianCOS DE Hemos adquirido una porción de objetos decorativos, raros, elegantísimos, y los realizamos á precios increíblemente baratos. ÚNICO ESTABLECIMIENTO DE EMMANUEL Y SANTIAGO MUEBLES 37, IZAMOS, 37. TELEFONO 3.143 ¿MUEBLES DE OCASIÓN? Automóviles para pe. tróleo de uno y de dos cilindros. Automóviles de dos asientos, 4.150 francos. Limousines, Coupés, etc. CHOCOLATES DE DION BOUTON COMPJIÉÍÜ Ingenieros constructores. P U T E A U X (Seine) J 3 ESDE 2 5 PTAS. Í relojitoschiqnititosde acero, j con cadena, iniciales y estu! che. Garantía de buena mar- jj cha. Fábrica de relojes de CAKI, O! COPPEL IHADRID. -FUENCARBAL, Catálogo gratis. CONFITES CARPA Curación rápida y segura de toda clase de ALIVIO INSTANTÁNEO J O j OTOADA EH 1 2 HOEAS lío contienen opio ni morfina. -2 pesetas frasco en todas las buenas farmacias VER DAD EROSGB ANOS DE SALUD C na el E S T R E Ñ I M I E N T O ot r y sus consecuencias: JAQUECA, MALESTAR, PESADEZ GÁSTRICA PAR j, F LER 0 Y. 9 t. R. des Petils- Champs. yen laj J EXIJIECel Rótulo ao Juntoen- í Colores. BNTRE DOS PLANETA i59 Pero e! H co ocindo a b 3 111105 sobic su hombros... Jíií indico a los exploradores que dejasen también los abrigos, pues hasta la vuelta y no saldrían al aire. El coche y la estación anular estaban naturalmente provistos de calefacción artificia) En balde buscó Saltner á Lá y Sé. Únicamente al sonar Ja señal de a íosrtida llego La con mucha prisa, saludando á la concurrencia S -s miradas volaron en seguida en la dirección de Saltner, c uien se V acercó veloz y quiso darle la mano. Pero la, colocanoo i bas manos sobre sur hombros, le miró tiernamente en lob Ojos E 3 saludo le sorprendió, y necesitó de algu- nos momer tos para serenarse, pues sabía que de esta manera se saludaban únicamente los amigos de mucha intimidad y los enamorados. Un saludo así era como un beso entre hombres y mujeres. Pero las miradas de ella le infundieron valor para contentar de la misma manera, y con gran alegría suya logró tocar! cr hombros de Lá- -alzar las manos demasiado, y pudo separarla: también sin peí er el equilibrio. Sólo el cabello de ella con sus rosados ro ó sus dedos, y Saltner sintió con el contacto asi como una suz e corriente de chispas eléctricas. Los otros iban subiendo al coche. Hit guiaba á Grunthe. Lá tomó la mano de Saltner para ayudarle á la subida por los escalonas, pero antes de que entrara el alemán al interior, volvió í; mirada para ver si vendría Sé. -Hoy no- -dijo Lá adivinando st- s pensamientos, -mañana volverá usted á verla. Hoy tendrá usted qui contentarse conmigo. No había tiempo para más detalles y explicaciones. Se cerro el coche al levantar el empleado la puerta que diera paso á loo viajeros. El suelo era la superficie plana y blandamente alfombrada de una habitación espaciosa. El techo era plano tambié 1, mientras que en el exterior del coche formaba una esfera corrpleta. En cada uno de los segmentos formados por el suelo y el techo, se hallaba un marciano que hacía de conductor; ambos s comunicaban cjn la estación inferior y superior por medio de señales. No había ventana alguna; del mundo exterior no se percibía nada. Algunas esferas pendían del techo colgadas de invisibles hilos de lis y proyectaban una luz agradable. Los alemanes vieron por- primera vez el alumbrado artificial de los marcianos, por medio de lámparas fluorescentes que consistían en unas esferas transparentes y completamente vacías de aire; alumbraban por medio de rápidas corrientes alternas que salían de la parte central de la pared del coche, donde se hallaba también el aparato para la calefacción. Era la habitación una gran pieza cuadrada, y entre sus paredes y la esfera exterior quedaba sitio para algunos aposentos pequeños. Estaba amueblado el salón á la manera acostumbrada por los marcianos, con su mesa fuerte en el centro, que servía también como aparador de comedor. Lo único que lo diferenciaba de una sala corriente, eran algunos extraños estantes colocados á lo largo de las paredes, sin que Grunthe lograra adivinar el objeto que tuvieran, aun cuando se inclinaba á tomarlos por aparatos de gimnasia; y en efecto, un n n r rr r ir 1 nuiíiitirjtitirii