Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
dena, para acortar el castigo impuesto por p n t r e curiales: los Tribunales, para que salga pronto á la- -Para él nunca hay ningún acusado inocente. Tiene calle el que roba y el que mata. La base del verdadera monomanía de condenar siempre. En fin, ha perdón debiera ser la conducta del penado; el arrepentimiento contiene hasta la justicia condenado hasta la puerta del salón... C 71 padre. -Es maravilloso este aparato; suma, resta, de Dios; pero ¿cómo se puede apreciar esta circunstancia cuando se indulta por las caumultiplica y divide automáticamente. sas indicadas y á granel, sin más medida que El niño á su hermanito. ¡Qué gusto! Así no tendrela naturaleza de la condena ó la especialidad mos que aprender las tablas de memoria. del delito? n una delegación de vigilancia: Es más; aquí se ha indultado alguna vez- ¿Qué trae ese perillán? por razones económicas; para nivelar un- Que le he cogido después de haber robado una carpresupuesto se ha disminuido la población penal en España, perdonando á los que su- tera con billetes. frían determinadas penas; y donde tales co- ¿Por qué no le ha cogido usted antes? sas se hacen no hay esperanza de que se proceda con verdadera conciencia en una materia tan delicada. La turbina de vapor en los buques Merced á esto se ha dado en nuestro l p L steamer rápido que hace el servicio entre Calais y país un caso que quizá no tenga similar en Douvres está dando mucho que hablar por la magpaís alguno, y es que á un mismo hombre se le ha sacado dos veces de la capilla por nífica turbina de vapor de que va provisto. medio del indulto. Parece que después de Nada de cilindros, pistones, bielas ni manivelas. La habérsele conmutado la primera pena de turbina de referencia obra directamente sobre el árbol muerte por la inmediata, no habría de tener ocasión de asesinar á nadie; pues no fue así: de la hélice. En su cualidad de motor rotativo, la turbila inmediata duró tan poco tiempo, que el na de vapor posee una velocidad enorme, teóricamente reo tuvo ocasión de volver á delinquir gra- infinita. En los primeros modelos que se hicieron, su vemente. velocidad era de dieciocho mil vueltas por minuto, claSe conoce que como el régimen penitenr ro es que con un gasto enorme de vapor. A bordo del ciario es tan malo, no se quiere que lo dis- aludido buque se conforman ahora con que gire de quifruten largamente los criminales, el Estado nientas á mil doscientas veces por minuto; en instalación es un verdadero padrazo con ellos: les perdona el delito y los planta en la calle én fija, sobre tierra firme, da cerca de cinco mil vueltas. En estas condiciones la turbina de vapor es muy útil cuanto tiene ocasión oportuna, si es que ellos no hacen la tontería de escaparse, y práctica en numerosas aplicaciones especiales. Por lo CABALLO VIDRIO DE LA CUADRA DE GARVEY, Fot. Barrera aprovechando las buenas condiciones de los que respecta al buque, una de las características del emVENCEDOR EN LAS CARRERAS CELEBRADAS EL DÍA) 5 EN SEVILLA edificios en que se albergan, porque esta pleo de este nuevo aparato es el de que, en vez de un impaciencia les suele costar un balazo de sólo árbol ó de dos árboles con una hélice cada uno, RÓNICA. LA GRACIA DEL MINIS- la Guardia civil. los lleva accionados por un motor especial para cada uno TERIO El que conoce bien el país en que vive espera sosegaé independientes entre sí; de este modo se disminuyen El Ministerio que rige los Tribunales se llama en to- do y sin hacer nada absolutamente; los Gobiernos le van das partes de Justicia; en España, como somos un pue- quitando años de encima (años de condena se entiende) considerablemente los peligros de avería de las hélices. blo alegre, le llamamos de Gracia también. No podía y cuando menos se lo piensa se encuentra con que aquef Estas son además de un diámetro muy pequeño y dismenos de haber un departamento de graciosos, entre los tiempo de presidio que le impusieron los señores de la puestas de modo habilísimo. El ingeniero M r Hart asetoga, fue una broma, pesada sí, pero que tiene la com- gura que con muy ligero perfeccionamiento este aparato que se reparten los negocios públicos. Pero la gracia de este departamento ministerial con- pensación de la alegría que debe causar el encontrarse se difundirá rápidamente por sus enormes ventajas, ensiste en indultar á los que sufren una condena de los con que no hay en la tierra nada definitivo y con que el Tribunales, y maldita la que tiene esto de hacer inefica- Estado vela sin cesar por el bien de los señores ladro- tre ellas la economía de tiempo y la mayor velocidad. ces las sentencias é inútiles las cárceles. Me apresuro á nes, homicidas y asesinos de toda especie. Y no quiero hablar de los indultos en -declarar que la pena de muerte me parece una de las mayores barbaridades que han inventado los hombres; que que se mezcla el interés político; entonces niego el derecho á imponerla, y que me parece imposi- la pena es una cosa que cambia y se movible que haya seres humanos que la apliquen y que la eje- liza con los partidos; ya se sabe que el reo cuten. que tiene en su pueblo la protección del Y añado que encuentro muy bien el indulto de Cecilia cacique, sufrirá el castigo hasta que vengan Aznar y demás asesinos que con ella han sido objeto de los suyos, porque en ese día la influencia la gracia; un hombre ahorcado, como decía Voltaire, no llegará al Ministerio de la Gracia, y ésta le sirve á la sociedad absolutamente para nada; pero en bajará de las alturas para llevar la impunivez de hacer una lotería de la vida de un ser humano, en dad á donde debiera sentirse sólo el saludavez de mantener el hecho bárbaro de que unos condena- ble efecto de la Justicia. dos tengan la suerte de salvar la vida y otros vayan al Hay una ley que regula el ejercicio de palo, ¿no sería mejor quitar del Código la pena de las gracias del Ministerio de Justicia; pero muerte? donde hay una ley en España, ya se sabe Porque indultada la criada que mata y roba á su amo; que hay una trampa, según dice el refrán; la mujer que asesina á su marido por la espalda y á man- y si no hay cosa tan fea, existe un influjo salva; el cura que degüella en despoblado á la joven que que aquí se emplea con lo grande y lo peno accede á sus deseos, y los huéspedes que pagan la queño y que se encarga de que esa ley se hospitalidad asesinando por robar á la persona que ge- aplique en su parte ancha para el recomennerosamente les ofrece casa y lecho, hay que preguntar dado y le quede lo estrecho al que no tiene aquí, ¿por qué se ejecutó á la Higinia Balaguer? ¿por qué padrinos ni personajes que le amparen. no se indultó á los de la Guindalera? ¿por qué se llevó al De modo que á lo mejor el indulto de la patíbulo á la Vicenta Sobrino? pena de muerte se suele convertir en la reComparando, se descubre una injusticia feroz, tremen- clusión del reo por su relativo coste de da, que cuesta la vida á unos y que se la concede capri- tiempo en cualquier establecimiento penal, chosamente á otros, lo cual es, en suma, una iniquidad donde tiene la obligación de no hacer absograndísima á la que se debe poner coto, por medio de lutamente nada más que contar los días que: tardará en ocurrir la boda de un monarca, la ley, lo más pronto posible. ¿Es que las recomendaciones, palanca de todo el mo- el parto feliz de una reina ó el bautizo de vimiento administrativo, sirven también para salvar la un príncipe, para poder regresar al hogar vida al condenado, y la carencia de ellas manda á un in- doméstico y hablar mal de la víctima de sus manos, continuando el género de defeliz á la eternidad? ¿Qué lección se desprende de aquí? No quiero de- fensa que ahora se estila en los Tribunales, ducirla; la gente maleante, la que vive fuera de la ley y y que consiste en pedir la absolución del en contradicción perpetua con el Código, sacará las bár- procesado y la pena de muerte para el asebaras consecuencias que de esos hechos emanan, con sinado ó asesinada, caso de que resuciten, por sus malas cualidades de carácter y dedaño positivo de la sociedad. Toda persona de corazón sensible, todo el que tiene pravadas costumbres. La mejor gracia que podía hacer el Miun alma noble, celebra que se arranque una víctima al verdugo; pero nadie aceptará el horror de que para unos nisterio del ramo, es llevar á las Cortes un no haya piedad y para otros sí, según los ministros que proyecto de ley suprimiendo definitivamencompongan el Consejo y según les parezca á los que te el verdugo, y otro quitando las gracias forman y despachan los expedientes de indulto. que no tengan por exclusivo fundamento la La sociedad, cuando se perdona á un asesino, por conducta del reo y las señales seguras y DOMINGO TORRES (A) D 0 MINGU 1 C 0 Fot. Algor punto general aplaude y queda satisfecha con la pena in- ciertas de su arrepentimiento. QUE TANTO HA LLAMADO LA ATENCIÓN DE SU MAJESTAD mediata de que hablan los decretos de misericordia, pero POR LA EXTRAORDINARIA GORDURA QUE TIENE EMILIO S Á N C H E Z PASTOR aquí entra la Gracia del Ministerio de este nombre. ¿Cuál es flHnmediata? T ominguico es un jovencillo que deja tamaño al p: ¡dente del Club de La privación perpetua de la libertad, pensarán ustedes los Cien kilos de Par s. En efecto, Domingo pesa actualmente doscienlógicamente; pues para eso está la Gracia, para que no tos doce kilos, y es de esperar que si á los veinticuatro años tiene tales carnes, andando el tiempo engordará más aún. haya nada perpetuo en este mundo y para que por medio BURLA BURLANDO Su oficio era el de herrero, pero sin duda hubo quien le aconsejara que de indultos generales y particulares se vaya aminorando Y a habrá usted visto que el Presidente deí con los tales kilos no necesitaba trabajar, sino exhibirse al público, y él siguió el castigo y resulte una pena verdaderamente desproporConsejo de Ministros de Francia, Mon- el consejo. Que no le da mal resultado parece demostrarlo el estado de su cionada respecto del delito. bolsillo, que no está del todo mal. Dominguico se presentó en Madrid cuansieur Combes, adora á sus nietecitos. Un acontecimiento fausto en la Familia Real, un hecho do se celebraron las fiestas de la coronación de D. Alfonso XIII. -Sí; pero en cambio aborrece á las herpolítico de importancia, el cumpleaños de un Monarca, A S. M. el Rey le llamó la atención mucho la obesidad tan exagerada de todo se utiliza aquí para hacer rebajas generales de con- manitas. Domingo. C