Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
PLATERÍA UPosiaoH UNIVERSAL 4 asa C U B I E R T O S C H R I S T O F L E plateados sobre metal blanco CHRISTOFLE iUINHOLA GRANÜLADÁJIASTASADA fl Simple ó Ferruginosa DOS GRANDES PREMIOS LA MARCA DE FABRICA Dar el mejor producto al precio más bajo posibla. cuarenta años nos ha demostrado necesaria y suficiente. La única garantía para el comprador es no aceptar como productos de nuestra ¿asa aquellos que nolleoen la marca de fabrica copiada al lado v el nombre C H R I S T O F L E en todas letras. CHRISTOFLE y C Sin que nos preocupe la competencia de precio que no pueda hacérsenos, sino con detrimento de la candad, mantenemos constantemente la perfección de nuestros productos y continuamos fíeles ai principio que nos ha proporcionado nuestro éxito: Para eoitar toda confusión de los compradores, hemos mantenido OSSÍAN de Medicina de la Academia, PROFESOR AGIIEGIDO EN M USCLEIA DE FARMACIA DE PARÍS Poderoso alimentoaeahorro; combatelasfiebres, restaura las constituciones debilitadas. B A I H P O D K W I E I t 43, R d Amsterdam. Paris, y en todas las Farmacias igualmente: i a unidad de la calidad que nuestra experiencia de una industria qua hamos creado hace VERDADEROS PERFUMES DE GRASSE t Los MEJORES DEL MUNDO 1 MEDALLAS DE ORO Y DIPLOMAS DE HONOR 5 sicas garinti pira 1 comprador Nuestros representantes en MADRID soa ku s MELJLERIO, HERMANOS, Carrera de San Jerorwino, 3 IJA THEOPHILEROEDERFRX, REÍMS CRISTAL CHAMPAQITE QLADIATEU B CABALLO Única Medalla f C í t e Exp. Univ. Pant 1867. Medallas de Oro, Exposición del Narre y Melbourn Primeras Recompensas, Exposiciones Burdeos, FiladeWa, o Porto, Santiago, etc PERFUMISTA EN GRASSE IFRANCIAJ RENOMBRE UNIVERSAL POR SU ESPECIALIDAD Harina Malteada Vial AUTODIGESTIVA es la única que se digiere por sí sola Recomendada para los BOÜOTREALPIELDESPANA ELHAS ARISTOCRÁTICO ENTRE LOS PERFUMES. DEVENTA: ENTODAS PERFUMERÍAS DE LUJO CASA FUNDADA EN 1864 AGEHTE 6 EHIBAL: ttOH P. AUBET. 25, Ene Bergére, PARTS APIOLINA CHAPOTEAUT mm M CONFONDIRLA CON EL APIOL O NIÑOS ANTES Y DESPUÉS DEL DESTETE, así como durante la dentición y el crecimiento, como el alimento más agradable y fortificante. Se prescribe también á los estómagos delicados y á todas las personas que digieren difícilmente PARÍS, 8, Rué Vivienne, Y B. N TODAS LAS FARMACIAS. EL VERDADERO TAPSIA debe llevar las firmas Es el más enérgico de los emenagogos que se conocen y el preferido por el cuerpo médico. Regulariza el flujo mensual, corta los retrasos y supresiones así como los dolores y cólicos que suelen coincidir con las épocas, y compremeten á menudo la Exíjanse estas Firmas para eoitar accidentes k LE PERDRIEL t G París En venta en todas la Farmacias. SALUD DE LAS SEÑORAS FARIS, 8, rae Vivienne, y en todas las Farmacias CONFITES CARPA Curación rápida yC B de toda clase de segura 5 f c ALIVIO INSTANTÁNEO 1 CUBADA SN 1 2 E 0 BA 3 No contienen opio ni morfina. -2 pesetas frasco en todas Las buenas farmacia fe HÍGADO FRESCO ie BACALAO, NATURAL y MEDICINAL TRIANGULAR ÚNICO PHQPIBTÁ IO ZZOGrCri 2 Rué CastigUone. Paria. T EN TODAS LAS FXBMACUS. ENTRE DOS PLANETA CAPITULO Xll) LA AVENTURA BE LOS MARCIANOS BN EL POL SUR Entretanto los alemanes habían estado conversando con los otros marcianos, que hacían preguntas minuciosas sobre toda clase de instituciones humanas. Grunthe les mostraba sobre el mapa los diferentes sitios poblados por las distintas razas, y los límites de las naciones. Muchísimo les sorprendía saber que existían grandes regiones en la Tierra poco ó nada exploradas, y que sus habitantes no ejercían influencia alguna sobre la suerte y los destinos de la humanidad. -Aunque entre los marcianos, decían, reinara también una diferencia notable en la cultura de las distintas regiones y razas, no existía terreno alguno falto de toda civilización. -Gmnthe preguntó por el número de habitantes en Marte, y supo con sorpresa que eran tres mil cien millones, es decir, doble número que los hombres en una superficie de la cuarta patte de nuestro globo terrestre. -Así podemos cederles una parte de los nuestros, -dijo en broma un marciano- -Les sería á ustedes demasiado pesado vivir en la Tierra, -le contestó Saltner, al que pareció peligroso el pensamiento de una emigración marciana- -Preferimos ir á visitar á ustedes. -Pero antes aprenda usted bien á hacer el equilibrio- -se dejó oir una voz desde el aire. -En ceguida iré á ver lo que pasa. Era Se; acababa de abrir la placa del teléfono y oyó las últimas palabras de Saltner. En seguida se presentó en la puerta. Para probar su habilidad pasó Saltner la raya y cautelosamente salió al encuentro de ¡la, que reía amablemente, y exclamó tendiéndole la mano: -Ya va muy bien; ha progresado usted Saltner tomó la mano y se inclinó para llevarla á sus labios. Ésta inclinación resultó bastante bien, pero al enderezarse lo hizo con demasiada rapidez y corrió el peligro de caerse de espaldas. Como se burlaba de sí mismo, los marcianos mostraron también su hilaridad por sus movimientos cautelosos y Juego le suplicaron que les mostrara algunos de sus actos de fuerza de que oyeron hablar. Levantó á dos marcianos sosteniéndolos en el aire con los brazos extendidos, cuando se le dirigió Lá y le preguntó en son de risueña amenaza: ¿Que busca usted por este lado de la raya Saltner retrocedió velozmente un paso; pero siempre teniendo en alto á los dos caballeros marcianos, que al momento de pasar la raya se le hicieron tan pesados, que dieron contra el suelo con alguna brusquedad. Mientras él se disculpaba, exclamó Lá: ¡Todos á la mesa! Jó va á contar su primera excursión terrestre: ¡atención, atención! Jó no pudo resistir á las insistentes súplicas de todos. También en Marte les gusta á los viejos marinos contar historias. Se sentó en la cabecera de la mesa; Sé y Láse hallaban cerca de la raya junto á los dos alemanes. Pausadamente tomó Jó un pik, lo puso sobre la frente, sobre el ojo derecho y sobre el izquierdo; después dejó vagar su mirada por la habitación. Se le comprendió en el acto y dijo: -Está debajo de la tapa de la mesa. Sírvanse los señores! Una sonrisa de satisfacción pasó por la cara de Jó. Sacó una boquilla y probó la bebida. -Buen traguito, muy bueno, -dijo. Una parte de los marcianos y Saltner siguieron su ejemplo: Lá se recostó cómodamente, Sé tomó su labor química, y Grunthe tiró del librito de notas para tomar algunos apuntes taquigráficos. -Tenía entonces diez y siete años, -comenzó Jó... -Años marcianos, -explicó Lá en voz baja. -Acababa de tern. nar mis estudios técnicos, y me presenté al capitán All, que partía á la Tierra en el Bá con veinticuatro personas á bordo. No quiso llevarme por ser demasiado joven, pero á última hora se vio uno de la tripulación impedido, y no presentándose otra persona, me llevó á mí. A los cinco meses de viaje habíamos maniobrado con tanta fortuna, que volábamos