Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CONCURSOS A B C ofrece hoy á sus lectores un nuevo Concurso, cuyo premio consistirá en Q U I N I E N T A S P E S E T A S E N METÁLICO. Este premio le será adjudicado á aquél de nuestros lectores que acierte á designar el número que en el sorteo de la Lotería Nacional del día 31 del presente mes de Octubre resulte agraciado con el premio mayor entre los 34.000 núm: r; -que entran en suerte. BASES D E L CONCURSO i. 1 El lictor puede designar libremente el número que á su juicio vaya á ser agraciado con el primer premio de la Lotería Nacional en el sorteo del día 3 de Octubre. 2. a El número deberá escribirse con toda claridad en el boletín que insertamos al pie de estas líneas, y en el cual sólo deberá poner, como su texto indica, el número, la firma, la fecha y las señas del domicilio. 3. a Este boletín debe pegarse en una tarjeta postal que, franqueada convenientemente, se dirigirá al director de A B C. 4. a Cada lector puede enviar todas las tarjetas que quiera, siempre que las ponga el correspondiente boletín. Lasque no reúnan esíz requisito, serán anuladas. 5. a Las tarjetas se recibirán hasta el día 3o de Octubre. Las que lleguen á nuestro poder después de esa fecha, quedarán excluidas del Concurso. 6. n El día 3 de Noviembre se procederá ante un notario de esta corte á examinar las tarjetas recibidas y separar las que hayan coincidido en designar el número favorecido con el primer premio en el citado sorteo de la Lotería Nacional del 31 de Octubre corriente. 7. a Si ninguna tarjeta acertase á designar el número del premio mayor, se adjudicarán las 5oo pesetas en dos premios de a 5o á los dos números quz más se aproximen al del premio mayor de la Lotería. Si éste correspondiese, por al número i, se entenderá per l ss irús próximos el 2 y el 34.00 y así susesivamente. 8. Si coincidiesen dos ó más tarjetas al fijar el numere? del premio mayor ó los más próximos, se verificará un sorteo entre los coincidentes para adjudicar el premio de las S o pesetas ó los dos de 25o. He aquí el boletín que debe acompañar á las tarjetas: SOLUCIONES E LOS PASATIEMPOS BEL NlÍMIR ANT R 1 R Al jeroglifico: Párantela, A la adivinanza: Para matar el gusaníllu. CONCURSO DE A B C EN PARÍS se vende BLANCO Y NEGRO y A B C en Boulevard Montmartre, Kiosco 50, y en Rué Gaillon, número 11. INSTITUTO DE FRANCIA PREMIO MONTYON EL DEL PREMIO GORDO E L NÚMERO SERÁ EL FECHA FIRMA SEÑAS VÍNODEQIINAOSSIANHENRY DELD. Jé ¡i FRANCK s C n el E S T R E Ñ I M I E N T O ot r a y sus consecusnciaa JAQUECA, MALESTAR, PESADEZ GÁSTRICA El mas eficaz reparador. -E) mejor de los Ferruginosos Gusto agradable. Cura la Clorosis, la Anemia, las Flores blancas, las constiluciones débiles, etc. B. BAIN F 0 URNIER, 43, Rué d Amsterdam, PARÍS EN ESPAÑA, EN TODAS LAS FARMACIAS. simple ó ferruginoso Exíjase el Rótulo adjunto en 4 Colores. PARI P LER 0 Y. 91. B. i) esPet ¡ts- Chanip 5, yenIa 8 F EL MEJOR reloj de De venta en casa de Carlos Coppel, I u e n c a r r a l 2 7 Únicos depositarios en Madrid: Sres. Sabino Galán, Recoletos, 8, y Villalar, 11; Francisco de Cos, Salesas, 2, y Almirante. 6; Sres Hijos de Santiso, Plaza de Antón Martín, 48. JUAN ANTONIO CEREZO Antiguo mecánico de Madrid y provincias. Se compran, venden, cambian y arregla toda clase de Máquinas de coser, y se garantizan las ventas y composturas. Z a r a g o z a 9, M a d r i d WEGETAL AZQAR REFORMADO LO M E J O R PARA EL PELO. ES PROBADO QUE EVITA LA CAÍDA DEL CABELLO Y LE HACE BROTAR. DE VENTA DROGUERÍAS V PERFUMERÍA 140 BIBLIOTECA DE A B C ENTRE DOS PLANETAS I37 paralelamente á la Tierra y con toda exactitud en dirección de su eje sobre el Polo Sur. Era verano allá abajo, pero las cercanías del Polo se hallaban envueltas entre espesas nubes. Veíamos solamente la blanca superficie de las nubes dorada por los rayos del Sol, y donde desaparecía entre las sombras jugueteaban en cintas rojizas las luces meridionales. Descendimos, y al llegar bastante cerca de la Tierra aligeramos el barco, y flotábamos como un globo en la atmósfera. Entonces seguimos bajando por entre nubes, llegando felizmente al territorio antartico, pero auna distancia de un par de kilómetros del Polo. Bueno; como saben ustedes, en el Polo Sur no existen los hermosos panoramas que hay por aquí; al contrario, todo es hielo sólido, formando una meseta de varios miles de metros, como lo tenemos por aquí al lado, en... ¡caramba! ¿cómo se llama... -Groenlandia. -Perfectamente. Era, pues, preciso llevar el barco al Polo para descargar el pesado volante destinado á la estación proyectada. De aquí el coraje de All por haberse separado el buqu del eje de la Tierra. Pero la misma causa que produjera la desviación, seguía impidiendo que llegáramos á nuestro destino. Era el viento, que soplaba con mucha fuerza. Ya indiqué que en la atmósfera teníamos que manejar nuestro barco enteramente como uno de los globos de ustedes; aunque podemos hacernos más ligeros que el aire, quedamos siempre sujetos á sus corrientes y resistencia. -Dispense usted- -argüyó Grunthe, -siempre me ha admirado precisamente por qué manejan ustedes en la atmósfera el barco aéreo como un globo, y con la inmensa ventaja de no tener que sacrificar ni 1 asiré ni gas, puesto que pueden hacerse pesados y ligeros; pero me ha sorprendido cómo una vez ganada la velocidad de la Tierra en el Polo, no hayan ido ustedes simplemente á Europa ó á los Estados Unidos de America... En resumen, por qué resultan ustedes tan tímidos al tratarse de navegar por nuestro mar aéreo. -Y á roí- -contestó Jó- -me ha admirado, por otra parte, ver cómo pueden ustedes, embarcados en estos frágiles aparatos, abandonarse á une atmósfera tan densa y pesada como la de ustedes, y en la que corren los huracanes más feroces en todas direcciones. -En uno de los libros- -observó Lá- -que trajo usted, he leído algo de los viajes de exploración humanos sobre la Tierra. Un ¿qué quiere decir esto? Es decir, Oss es un excelente técnico, un brillante abárico, bien lo sé; pero para hacer la travesía no se necesita mucho hoy en día; eso se aprende. Sí, querida Lá; hace... (no viviría usted todavía) cuando hice mi primer viaje de aprendiz; entonces era distinto; entonces nc había estación exterior en la Tierra para poder continuamente ver á Marte y mandar telegramas. Y llevando diez ó veiníc tiros directivos, ya se consideraba un barco bien equipado. Entonces presenciamos cosas que ustedes los jóvenes no puedes imaginarse. -Cuente usted- -suplicó Lá. -Quédese todavía, Jó; tiene usted que contarnos algo. Ya nos lo tiene prometido hace tiempo. ¡A sentarse! Los bate deben oírlo también. -Cuente usted, -suplicó la.