Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUESTROS CONCURSOS EL DEt PREMIO BORDO A B C ofrece hoy á sus lectores un nuevo Concurso, cuyo premio consistirá en QUINIENTAS PESETAS E N METÁLICO. Este premio le será adjudicado á aquél de nuestros lectores que acierte á designar el número que en el sorteo de la Lotería Nacional del día 31 del presente mes de Octubre resulta agraciado con el premio mayor. BASES D E L CONCURSO i El lector puede designar libremente el número que á su juicio vaya á ser agraciado con el primer premio de la Lotería Nacional en el sorteo del día 31 de Octubre. 2. a El número deberá escribirse con toda claridad en el boletín que insertamos al pie de estas líneas, y en el cual sólo deberá poner, como su texto indica, el número, la firma, la fecha y las señas del domicilio. 3. a Este boletín debe pegarse en una tarjeta postal que, franqueada convenientemente, se dirigirá al director de A B C. 4. a Cada lector puede enviar todas las tarjetas que quiera, siempre que las ponga el correspondiente boletín. Lasque no reúnan este requisito, serán anuladas. 5. Las tarjetas se recibirán hasta el día 3o de Octubre. Las que lleguen á nuestro poder después de esa fecha, quedarán excluidas del Concurso. 6. a El día 3 de Noviembre se procederá ante un notario de esta corte á examinar las tarjetas recibidas y separar las que hayan coincidido en designar el número favorecido con el primer premio en el citado sorteo de la Lotería Nacional del 3i de Octubre corriente. 7. a Si ninguna tarjeta acertase á designar el número del premio mayor, se adjudicarán las 5oo pesetas en dos premios de 25o á los dos números que más se aproximen al del premio mayor d; h Lotería. Si ésic correspondiese, por ejemplo, al número i, se entende -á por ios más próximos el 2 y el 34.000, y así sucesivamente. 8. a Si coincidiesen dos ó más tarjetas al fijar el número del premio mayor ó los más próximos, se verificará un sorteo entre los coincidentes para adjudicar el premio de las 5oo pesetas ó los dos de 2 5o. He aquí el boletín que debe acompañar á las tarjetas: NO CONFUNDIRÍA CON EL APIOL Es el más enérgico de los emenagogos que se conocen y el preferido por el cuerpo médico. Regulariza el flujo mensual, corta los retrasos y supresiones así como los dolores y cólicos que suelen coincidir con las épocas, y compremeten á menudo la CONCURSO DE AB C f DE LAS EL DEL PREMIO G O R D O E L NÚMERO SERÁ EL FECHA FIRMA SEÑAS SEÑORAS HEYDEM PARÍS, 8, rne Vivienne, y en todas las Farmacias Para las madres que crian niaos debilitados, convalecientes, etc. NUTRITIVO XJA (Albúmina pura desdoblada, directamente absorbí ble, pasando los jugos orgánicos sin necesitar nin ¿gún trabajo digesti- voj. Prodúcese de las claras de los huecos frescos. 4l EHE EFECTOS MUY ESTIMEIANTES BEt APETITO En la etiqueta van indicados su dosis, madera áo empleo y precio. Harina Malteaúa Vial AUTODIGESTIVA es la única que se digiere por si sola Recomendada para los Aumenta y mejora considerablemente la leche denlas amas. Se vende en botes de 25, 50, 100 y 250 gramos, jn i todas las buenas farmacias. Al por mayor en las prin 1 cipales droguerías, centros de específicos y por media I cion del representante general en España D. Gusta o Reder, Lope de Vega, 50 y 52, Madrid, NIÑOS ANTES Y DESPUÉS DEL DESTETE, así como durante la dentición y el crecimiento, como el alimento mas agradable y fortificante. Se prescribe también á los estómagos delicados y á todas las personas que digieren difícilmente, PARÍS, 8, Y EN TODAS LAS FARMACIAS. EN PARÍS tÍBíICO DEPOSITO EX MADRID se vende BLANCO Y NEGRO y A B C en Boulevard MontmarRué Vivienne, tre, Kiosco 50, y en Rué Gaillon, número 11. DE L O S RR. PADRES BENEDICTINOS LHARDY, Carrera de San Jerónimo, 6. ENTRE DOS PLANETAS l33 ...replicó 1 ó acariciando amistosamente el cabello de La. ¡Quién sabe! -dijo bromeando á Jó. -Si es que no le alcanzamos con el Jlfeteoro y llegamos á casa antes que usted. Oss lo llevará probablemente. ¡Mal conoce usted al viejo Jó! -contestó riendo el capitán. -No se viaje en balde durante Veinticinco años entre Marte y Tierra, para que venga después un novicio á ganarle la delantera. -Ha sido usted un maestro demasiado bueno para Oss, y no hay que admirarse ahora si entiende bien de estos asuntos. -Los entiende, los entiende, -replicó Jó acariciando amistosamente el cabello de Lá. y gooernar en cualquier dirección deseada. Pero como se traír del empleo de cantidades enormes de energía, como podrá usté imaginarse, pues tenemos que habérnoslas con velocidades d 3o kilómetros en término medio, los usamos con moderación suma. La gravitación trabaja con mayor economía. Grunthe calló, maravillado de las explicaciones de Jó. Sencontraba frente á frente de una potencia que dominaba hast en el mismo imperio del Sol y en el infinito campo del Universo. -Pero ¿cómo es posible semejante cosa? -preguntó Saltner. -No tiene usted ninguna resistencia en el vacío como la hallan nuestros barcos en el agua. Nosotros no podemos ni siquiera dirigir un globo sin llevar la cuerda de remolque. -Les faltan á ustedes solamente ias fuentes necesarias de energía y también el lugar suficiente para hacer los disparos: nosotros le tenemos disponible en el espacio. Vean ustedes une de estos tiros, que llamamos un spé; desarrolla una cantidad de energía de unos 5oo billones de kilogramos métricos, si nc he calculado mal... -Es casi exacto, -dijo Lá contestando á una pregunta muda de ro. -Así podemos- -siguió Jó- -imprimir á un barco aéreo que contiene una masa de un millón de kilogramos aproximadamente; una velocidad de un kilómetro por segundo; de manera que s empleamos treinta spés, es posible reducir á cero la velocidad que lleva nuestra embarcación desde la Tierra. Estos tiros se sueltan lentamente: de lo contrario, nadie resistiría el choque- sin embargo, logramos detener el barco á las tres horas. De manera que ya ve usted cómo nos es posible parar y detenernos en cualquier sitio del Universo. Paralizamos la atracción del Sol y paralizamos la velocidad tangencial planetaria; así nos quedamos parados, sin movimiento alguno y sin cambiar nuestra posición en relación á todos los cuerpos pertenecientes á nuestro sistema solar. Podemos esperarnos el tiempo que queramos; por ejemplo, nos colocamos en la órbita de Marte y le dejamos simplemente acercársenos. Pero en eso tardaríamos demasiado. Empleando aún algunas bombas en dirección conveniente, podemos encaminarnos en el acto directamente sobre el planeta, ó mejor dteho, sobre el punto de su órbita donde tenemos que tropezar primero con él. A 3 efectuarlo, empleamos, como es natural, hasta donde sea posible la gravitación, y esto desde luego cuan-