Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
C L M A R LA VIDA M A R Í T I M A Y VARIAS COSAS MAS Si alguna vez pudimos sent- r no habernos equivocado al estudiar la llamada ley protectora de los niños, en las columnas de A B C, fue ciertamente al ver confirmado con creces cuanto entonces dijimos. Un periódico de Bilbao que se interesa siempre por cuanto con la infancia se relaciona, El Nervión, refiriéndolas desventuras acaecidas á dos pobres muchachos, Manuel Villaverde y Manolita Iglesias, escribe: Ha sido puesta en vi or la ley para castigar á los que trafican con los niños, á los que los alquilan y á los que recogen el producto que obtienen de la mendicidad. Pero las criaturas á quienes se trata de proteger... ¡van á la cárcel! ¡Van á la cárcel como si fueran criminales! Es decir, son de peor condición que algunos criminales que andan por ahí en completa libertad y que hasta se permiten el lujo de pasear en coche y el desahogo de alternar con las personas decentes... Es muy de advertir el empeño con que el escritor inglés señala, como necesario complemento de estas organizaciones, el absoluto respeto á la libertad de adminisn stración interior (home rule) en cada región. Tomando esto como base, procura investigar los probables destinos de los actuales imperios y coaliciones, ¡a extensión que llegará á tener su influencia y qué tendencias dominarán en la formación de las futuras alianzas, y cómo éstas y las que se formen podrán influir en el estado actual del Imperio británico. Atan tristes consideraciones únase la autorizada voz del Divide á éste en seis categorías, las cinco primeras goilustre abogado Ruiz Jiménez, uno de los pocos políticos bernadas desde Londres: i Gran Bretaña é Irlanda, que se ocupan en predicar y dar trigo, quien comentando islas de Mau, islas del Canal; 2. Imperio de la India; la aplicación de multas hechas por el gobernador á los pa 3. Dominio del África meridional británica; 4. ColoHáganse marinos ó aficionados al mar los que han tedres de niños errantes (que no pueden calificarse de abannias de Mauricio y sus dependencias, costa Oeste de nido la suerte de nacer sus orillas; fomenten la agriculdonados) exclama: No puede ser justo castigar á los África, Nigricia, Ceylán, Malasia, Hong- Kon, Norte tura y la industria los que viven ii erra adentro, y el espadres porque sus hijos no vayan á la escuela cuando ésde Borneo, Fidji, Indias occidentales, Honduras britáfuerzo traerá la producción: ésto fomentará el comercio, tos falten, ó porque vaguen por las calles, cuando no exisnica, Guyana británica é islas Falkland. A éstas, como las embarcaciones pequeñas engendrarán las grandes, y ten instituciones encargadas de cuidarlos, vigilarlos y colonias de la corona en el porvenir, podrían asociarse por ese camino se nos darán los acorazados de añadidura. ponerles al amparo de todo peligro. los protectorados de Zanzíbar, África oriental, SomaliYo declaro espontáneamente que para obtener todos Esto es precisamente lo que se sostuvo hace meses en landia y África central británica; 5 Gibraltar consideesos preciosos bienes, es necesario contar con la materia A B C Pudo entonces el Gobierno, y sobre todo el serada como fortaleza, no como Estado, Malta, Chipre. prima: el hombre sano, fuerte y robusto; y añado, con ñor Maura, autor del prpyecto, mejorarlo, darle la amEn la sexta categoría se incluirán las naciones hijas del la persuasión del convencido; que esa regeneración se plitud que necesitaba para que la protección á la infancia Imperio, Canadá, Australia y Nueva Zelanda. (Véase el obtiene á poca costa en el mar, especialmente en los caempezase á ser un hecho en nuestro desgraciado país. mapa que publicamos) sos de pcsitiva degeneración orgánica. Nadie me gana en admiración sincera á talento tan No pido para una institución especial, pido para la No se le ocultan al articulista íng és las dificultades claro como el del exministro de la Gobernación. Que raza, de igual modo que los creyentes no pensamos en que han de oponerse á la consolidación de semejante esconoce el mal que devora las entrañas nacionales, lo reuna iglesia determinada, sino en la Iglesia. Yá este protado de cosas, principalmente por la diversidad de intevelan sus palabras desde Santander, las cuales, al llegar á pósito vienen á cuento las frases del actual Pontífice reses comerciales entre las naciones hijas que pueden ser esta otra playa, me han producido verdadera impresión. Pío X, refiriéndose á España: Es el pueblo predilecto proteccionistas y ei Imperio i glés, á quien su falta de (fConstituye- -dice el Sr. Maura- -el abecé de la política de Dios- -dijo hace años- -porque es el que encarna la primeras materias fuerza al libre cambio. Para resolver en España preocuparse, ante todo y sobre todo, de crear primera délas virtudes teologales. Mucho ha pecado, peesta dificultad no caben más que dos soluciones: Primela célula, de hacer ciudadanos. La enfermedad de Esparo mucho le será perdonado, por no haber cedido á ninra, que todas esas naciones, Inglaterra la primera, acepña no está en el hueso, está diluida en los átomos de todo gún otro el primer puesto en todo lo que atañe á la Fe. ten la constitución del Consejo imperial que ha de decidir el cuerpo; y en tanto que no se infunda en el cuerpo so ¡Lástima que no cultive más la Caridad! Palabras llenas las cuestiones militares, marítimas, diplomat cas y consucial sangre- nueva compuesta principalmente de verdad y de verdad son éstas. Atentos á la salvación de las almas lares comunes á toda la coalición, obligándose cada nade justicia, de sentimiento hondo, íntimo, del derecho y propias, olvidamos el cuidado de las almas y de los cuerción, según sus fuerzas, á contribuir al sostenimiento de del deber, todo lo demás es decoración, bambalina ó fapos de los niños. Pensamos en levantar templos á Dios, ese reg men internacional, que hoy día pagan tan sólo los chada de edificio. bien mezquinos y deleznables por cierto en estos últimos contribuyentes ingleses. Por su parte, el Ministerio de Pues para realizar todas esas cosas hermosísimas, tiempos, y descuidamos esos templos vivos hechos á ima- Negocios Extranjeros de Londres (Whitehal) perdería la digo yo, para que no sea lo anterior un párrafo retórico gen y semejanza del Creador, los cuales, restaurados por dirección suprema de éstos, la cual quedaría sujeta á los más ó menos sonoro, sin finalidad alguna, es preciso, de la educación y la instrucción, contribuirían á cantar las votos del Consejo imperial, en el que tendrían representoda urgencia, que los que están en las alturas se dignen grandezas de la Fe verdadera, virtud ciega para creer, tación todas las naciones coligadas. De no aceptar este ocuparse de los pequeños, de los átomos arrastrados por pero vidente y poderosísima cuando se acompaña de la régimen las naciones hijas, debe declarárselas en absoluto el más devastador y mortífero torbellino de males. En la Caridad generosa é incansable. independientes y desligadas de los intereses británicos, é Prensa, en el Parlamento óyense á diario la voces de la Inglaterra dedicarse á conservar y mejorar su Imperio, Los que tengan creencias y patriotismo ya saben, verdad, de la justicia, del derecho, pero de arriba no que aun así sería el más vasto del mundo. El tiempo y la pues, lo que deben hacer. vienen más que mandatos imperativos de innúmeros deexperiencia se encargarían de hacer que las naciones hijas MANUEL DE TOLOSA LATOUR beres difícilmente realizables. conservasen prácticamente su afección filia) á la madre En un artículo anterior, sobre tema análogo al del Sanatorio marítimo de Santa Clara, Septiembre, o? presente, se hablaba de las ventajas de la vida al aire libre, y, ciertamente, al reseñar instituciones establecidas en el Extranjero y en España, no pretendí ocuparme de todos los loables esfuerzos que han intentado realizar sociedades privadas ó individualidades distinguidas (y 7 una guantería: dispénsenme si no cito á las que me han escrito ó aludiL IMPERIO BR 1 TA- N u t r c o 1 e 2 a Jondinen Un cochero. -Quiero un par de guantes para mí. do) pero ¿acaso no hace falta multiplicar esas iniciativas sse Daily Graphic, está pu comerciante En s e g u i d a ¿Q u é n u m e r o tiene usted? N 1 CO. e Da ¡b y fundaciones en favor de la gran masa infantil, que no blicando una importante- E l 976. puede aprovechar tales beneficios? Muchos Asilos para serie de artículos firmados por sir Harry Johnston, acerhuérfanos existen, no pocas asociaciones benéficas, y ioca del porvenir de los grandes imperios del mundo y los dos, no excluyendo á nadie, tenemos los mejores deseos CJ ntre amo y criado: resultados supuestos de las alianzas concertadas ó próxien favor de los pobres niños; pero inténtese amparar á -Si el señor me lo permite, le llamaré siempre señot mas á concertarse entre las potencias. uno tan sólo, y se verá cuántas dificultades, muchas veces Comienza sir H Johnston su trabajo estableciendo marqués, insuperables, se presentan. la diferencia entre el imperio, país ó conjunto de países- ¡Pero si no soy noblel Un escandaloso proceso pone de relieve las facilidades que viven unidos por un lazo político cual lo es la uní- -No importa. A mí me halagaría- mucho el llamárselo que existen en la sociedad contemporánea para realizar el mal: ¿por qué no nos hemos de preocupar seriamente en allanar el camino del bien? Conste, pues, que los niños continúan abandonados, que la mortalidad no disminuye y que los Gobiernos han de ocuparse de todo esto, á trueque de sentir mortales desalientos y profundas amarguras, no exentas de remordimiento, cuando desdeñaren estos asuntos. Otros problemas que constituyen compromisos políticos, y hasta cuestión de honra nacional, están ínt. mamente ligados con el cuerpo social enfermo y decadente. Me refiero á la vida marítima, que es, paca pueblos como el nuestro, bañados en gran parte por el mar, algo semejante á lo que representa la vida de la piel en el hombre. Por ella se re. alizan actos de energía orgánica importantísimos. Cerrar puertos y disminuir la actividad comercial equivale á hacer impermeable la superficie del cuerpo humano. Y así como éste se vivifica por la acción del aire, de sol y del mar, todo pueblo necesita el estímulo constante de los medios que le rodean ó á él llegan. Una campaña activísima y meritoria ha iniciado en este sentido la Liga Marítima Nacional, y coincidiendo con ella, trabajos importantes de reorganización ha emprendido el actual ministro de Marina. Tti rilovios gobernación por Amante del mar, agradecido á los innumerables benelnjlatei i- a. ficios que produce en los átomos enfermos á que se refería el Sr. Maura, observando con regocijo y asombro los verdaderos milagros realizados en los cuerpecillos déb. les, á los cuales se infunde poco á poco sangre nueva, inculcándoles á la par los principios eternos de la verdad y el bien, he seguido á distancia el movimiento intentado á favor de la vida marítima, y he podido deducir algu- nas enseñanzas que voy á expresar en público, y q te lo hice muchas veces en privado con asentimiento completo de personas inteligentes. Creo que las poblaciones llegan á ser lo que quieren sus habitantes, y que las llamadas éjocas de decadencia de aquéllas reflejan el estado moral de éstos; ni más, ni menos. Por esa razón se dirá en vano que un pueblo es agrícola, industrial, marítimo, etc. si los hombres que lo constituyen no son agricultores, industriales y marineros, ó de aficiones marineras por lo menos. Y es muy curioso observar que en regiones donde el mar no sólo baña toda la costa, sino que al decir de los oradores regionales, las auras marinas y las blancas espumas besan y acarician la hermosa ciudad, reclinada como blanca paloma ó gaviota (no recuerdo bien el símil) sobre las azuladas ondas se observe el hecho extraño de que hombres, mujeres y niños rehuyan esos besos y esas vivificadoras caricias, recluyéndose en las calles estrechas ó en los cierros sombríos, en vez de apetecer la vida exuberante de la playa y embarcarse siquiera por deporte higiénico. Este es un evidente contrasentido; al mismo tiempo importa combatir tal tendencia, suicida á todas luces Por semejante camino no pueden crearse células, ni mucho menos ciudadanos fuertes. dad de soi ranía y de jefe opmún, aun conservando algunos de ellos su autonomía interior, y la coalición ó liga (league) reunión de naciones que teniendo monarcas y gobiernos propios y sin enajenar de su soberanía sino la parte que les sea conveniente ceder para aunar los intereses de la paz, del comercio, de la industria, etc. pueden vivir sujztos, en cuanto á su política internacional, militar y marítima, á las decisiones de un Consejo imperial formado por las supremas autoridades gubernativas de cada país, con representación proporcional á las fuerzas é importancia de éste. Imperios y coalicioneb BURLA BURLANDO mw m a l t BHimfTTMriTP m i iMirnnnunT rso