Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Solución al Rompe- cabezas publicado en nuestro número 53 CHOCOLATES CALLOS, OJOS DE GALLO, UÑAS GORDAS. Todo lo convierte en polvo impalpable i n s t n n t á n e a m e n i t e sin dolor ni daño alguno, la finísima rebarba de la tan popular ESCOFINA. L O S A D A. Para demostrar que esto es la única verdad que hoy se conoce, su inventor D R L o s a d a Horno de la Mata, 10, Madrid, premia json 1.000 p e s e t a s ante un J u r a d o á. quien le presente algo tan eficaz, inofensivo y económico. Las E s c o f i n a s son á 1, 2 y 4 rs. y duran de i á 2 años. Las de peseta tienen la raspa más fina, para callos muy doloridos. Con estas se regala el A b l a n d a- c a l l o s L o s a d a Todas llevan su instrucción. Es falsa si no lleva grabado su nombre. Único punto de fabricación, aquí, con venta por mayor y menor; y gran rebaja desde media docena. También se venden en las principales farmacias, bazares, zapaterías y limpia- botas de toda España. DE LOS RR. PADRES BENEDICTINOS ÚNICO DEPÓSITO EN MADRID LHARDY, Carrera de San Jerónimo, 6 DE MUEBLES OE VENUS Es creencia general, justificada por los hechos, que nadie como nosotros puede vender los riquísimos muebles y objetos decorati vos que avaloran este establecimiento, que, efecto de vender á precios económicos, ha conseguido captarse la confianza del público. XI 1 VICA CASA D E EMMABnOTETi Y SANTIAGO 37, LEGAMOS, 3? TELÉFONO 3.142 DESDE 25 PTAS. I relojitos chiquititosde acero con cadena, iniciales y estuche. Garantía de buena mar- cha. Fábrica de relojes de CARLOS C O P P E L MADRID- -FUEN CARRAL, SOCIEDAD B N f l U DE H I T O S OE ACEITE DE OLÍ PRECIOS A DOMICILIO. -PESO EXACTÍSIMO GARANTIZADO Arroba de 12,50 litros P t a s 14,75 P t a s S 5 Estañen de cinco litros 7,50 0,05 Media arroba Botella de 3 4- litro I OS NUEVOS PRECIOS se publican los jueves en el Heraldo de Madrid Exportación á provincias y venta al por mayor ú Economatos, Sociedades, etc. Se desean corredores p a r a Madrid y Depositarios p a r a provincias. Catálogo gratis. Se han recibido 3.120 soluciones exactas. Verificado un sorteo entre las 3.120 soluciones para adjudicar el premio ofrecido, resultó favorecida la que lleva al pie la inscripción siguiente: DEPÓSITO: MADRID, ALFONSO, XII, 72. TELÉFONO 1.477 MINOS Y ESTILO COGNAC Quintín García Calle del Cid, num. 5 (No dice! a población. El interesado puede mandar á recoger el premio en las oficinas de A B C, casa de Blanco y Negro, Serrano, 55. 10 Plaza del Ángel, 6. 1. Eli C E J S T R O ¡puencarral, 3 b SOMBREROS INGLESES legítimos, especiales, distmgmdos. hgero? sólüios. superiorea, pxtras, A 7,8,9,10, 12, 13. Ib, -agj. í ras- -17.60 v 20 pesetaa. CUALIDADES QUE REÚNEN ÚNICAMENTE U) 8 SOMBREROS LEGÍTIMOS NGLLESES ARMADOS O FLEXIBLES QUE VENDE MOÑQZ, POR LO QUE LLEVAR UNO DE ELLOS ES ACREDITARSE DE PERSONA DISTINGUIDA DE L. A Importante receta para B i a n q u e a r el Cutis, sana y benéfica. -Basta una ncqucSisima cantidad para aclarar el cutis mis obscuro y darle la blancura suave J nuaradadel marfil. fTVecto en París, 5 fr. 1, Rué J. -J. Rousseau, PARÍS. 128 BIBLIOTECA OE A B C ENTRE DOS PLANETAS 125 -Y yo opino- -dijo Lá- -que pasará usted la noche polar mejor con nosotros que aquí. En la parte de Marte que habitamos tenemos entonces precisamente nuestro precioso segundo verano. Y cuando vuelve á salir el Sol en el Polo, parte usted de Marte y llega acá durante el mes de Mayo terrestre. Es precisamente buen tiempo para el Polo... y entonces, creo, sabrá usted guiar á sus amigos de Marte para que conozcan á sus paisanos. Pero no necesita usted partir con Jó; nosotros dejaremos la Tierra con el último barco. Así habló Lá á Saltner, y al mirarle con tanta amabilidad, le pareció imposible que fuera de otra manera y que tendría que seguirla á Marte. Pero ¿qué diría Grunrhe? Cierto que ninguno de los dos amigos habló hasta entonces con los marcianos sobre el porvenir próximo. Había para ello varias causas, resultado de circunstancias casuales. La razón principal era, sin embargo, aunque los alemanes no llegaron á darse cuenta de ello, que los marcianos evitaban intencionalmente explicaciones sobre este tema. Aún no habían tomado su determinación. Al primer telegrama de luz dirigido á Marte participando el hallazgo de los hombres, el Gobierno Central de los Estados Unidos marcianos contestó que primero se observara y examinara á los extranjeros, y en seguida se informara sobre ellos. Este informe había salido hacía poco, pero la contestación á él no babía llegado aún al Polo. Por esto evitaban los isleños toda indicación respecto á la suerte posterior de sus huéspedes, y cada vez que éstos trataban de hacer alguna pregunta encaminada ¡á esclarecer la cuestión ó de expresar algún deseo, lo pasaban pjór alto, dando respuestas evasivas. Y cuando los marcianos no querían contestar á una pregunta, era de todo punto imposible para los hombres obligarlos á ello. La facilidad con que dirigían los pensamientos y la supremacía de su voluntad eran tan inmensas, que los hombres tenían forzosamente que seguirles casi sin darse cuenta de su inferioridad. Pero tanto Grunthe como Saltner estaban tan ocupados con los problemas de la isla, que sólo de paso se referían en sus conversaciones íntimas á los proyectos encaminados á seguir el viaje. Sin embargo, se habían propuesto adoptar dentro de breves días una resolución definitiva y hablar ác ella á los marcianos. Grunthe creía que una vez m a guido el permiso de los marcianos, podrían abandonar la isla en cualquier momento y sin la menor dificultad, pues una inspección provisional del globo le convenció de que podrían compo- faita de educación. Para la comida se encerraba cada uno en su habitación, y el hecho de que Saltner y Grunthe comiesen juntos, les pareció señal evidente de la grosera naturaleza animal de los hombres. Según sus ideas, el satisfacer el apetito era un acto físico que no debía hacerse en sociedad; en éstese permitían solamente los goces estéticos. A ellos pertenecían la comida y bebida también cuando correspondían puramente al agrado del gusto y las sensaciones de la lengua y del paladar como simple recreo, pero no cuando servían de órganos para la alimentación y satisfacción de las necesidades corporales. Siguiendo la invitación de Lá, que hacía los honores de la casa, abrieron los marcianos unas cajitas colocadas en la mesa y se sirvieron los pikes. Los pikes reemplazaban por entero el tabaco de los hombres. Era un goce suave que ocupaba moderadamente los sentidos, calmando los nervios y elevando agradablemente todas las disposiciones del ánimo en general; además tenía la ventaja sobre el tabaco de no descomponer el aire ni molestar á las personas presentes. Los pikes consistían en cápsulas de forma y tamaño como un pequeño reloj de bolsillo, que colocados en ligeras varillitas de aluminio, se. movían con comodidad á uno y otro lado. Teniendo el mango en la mano y acercando la cápsula á la frente, se sentía pasar por todo el cuerpo una agradable y excitante corriente alterna que refrescaba y causaba satisfacción. El movimiento de la mano y los toques en la frente y sienes errn un pasatiempo muy divertido. También aparecía sobre la cápsula un suave juego de colores, según la fuerza de resistencia que hallara la corriente y la manera de efectuar el toque y las vueltas que se daban á los pikes. Los aficionados sabían variar finísimamente estas ligeras excitaciones de los sentidos. Debido á la gracia y finura en los movimientos con que solían manejar Sé y Lá los pikes, Saltner le había dado al instrumentito el nombre de abanico para los nervios. -Me alegro mucho- -dijo Jó golpeándose la frente con su pik- -de ver al señor bat restablecido de nuevo. No lo creía posible cuando le sacamos de debajo del globo. Siento haber tenido poco tiempo para charlar con usted; me hubiera gustado saber algo sobre su viaje. -Espero que aún hallaremos una oportunidad para ello, -replicó Saltner. 3!