Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
COSAS o No se dijo á humo de pajas aquéllo de auc en la variación está el gusto. Desde la más remota antigüedad hasta nuestros días con sus noches inclusive, y desde el antiguo y bíblico Isaías hasta la moderna y laica Mme. de la Pilongue, todo aquél que ha tenido el don de adivinar se ha dedicado á adivinar lo futuro. Hoy, como dicen en el Médico á palos, los modernos lo hemos arreglado de otro modo, y los profetas serán en lo sucesivo como los mulos Je Alcaraz, aunque sea mala comparación, que en lugar de ir adelante van para atrás. La profecía cede el puesto á la adivinación de lo pasado por medio de lo que ahora llamamos Psicomeiría, ó sea la medida del alma. En esto de las almas parece que pasa lo mismo que con las prendas de vestir: las hay á la medida y de bazar de ropas hechas. Pero no divaguemos: la psicometría y la filosofía tienen entre sí la misma relación que la media vuelta á la derecha con la media vuelta á la izquierda. Son completamente lo mismo, sino que son todo lo contrario. La una tiraba á lo futuro, la otra alo pasado. Si se me permite una comparación, diré que la profecía viene á ser una carambola corrida por la tabla, y la osicometría carambola también, pero de retroceso. Parece á primera vista que esto de adivinar hacia atrás es cosa más sencilla y hacedera que lo de adivinar hacia adelante, pero no es así. Es más fácil adivinar por que caerá Villaverde, que averiguar por qué se ha retirado Silvela. Coge usted un objeto, se lo coloca sobre la frente, cierra usted los ojos, se abstrae usted... y si no adivina usted la mar de cosas relacionadas con aquel objeto... es que no tiene usted energía concenlrativa. Los que tienen de eso hacen primores- Le roban á usted el reloj- -no lo permita Dios, pero es una hipótesis, -coge usted la anilla que quedó colgando de! a cadena, se ía pone en la frente, y ve usted el juzgado de guardia, la delegación, los guardias, el sitio en cfue le robaron, el rata que dio garrote el cronómetro... y todo. Lo único que no vuelve usted á ver es el reloj. Y á propósito de cañonazo. ¿Hablaba usted déla policía? Pues sepa usted qué continúa no presentándose un alma á declarar contra los polizontes en el expediente que se está formando en el Gobierno civil. Me alegro por los sospechosos, que tendrán á su favor el argumento que aquel procesado de! cuento hacía al juez de su causa: ¿A qué seguir negando? -le decía éste. -Hay diez personas que le han visto á usted cometer el delito. -Señor juez: hay más de 10.000 que no me han visto. 1- 1 e leído todo lo despacio que merece la interview de M. Combes con dos periodistas españoles, y llevo tres días saboreando una de sus declaraciones. El Presidente del Gobierno francés tiene para las instituciones y el Gobierno de España un respeto absoluto, y por esto ignora nuestra política. Lo mismo me pasa á mí con el idioma chino: le respeto absolutamente. Esta ignorancia de nuestras cosas por puro respeto, es en verdad altamente consoladora para los que nos entristecíamos CONSTANTINO ROMÁN leyendo lo que los franceses escriben de nuestro país. Ahora podemos tranquilizarnos con la idea de que es el respeto lo que les inspira. NUESTROS CONCURSOS Tengo á la vista un librito que acaba de salir ahora, escrito por un monsieur que ha estado seis semanas en Lisboa y Madrid, donde se nos respeta por este estilo de un modo notable. El hombre estuvo en el Café del Paz, sito en la calle del mínimo nombro, y vio en el teatro de Apolo La Africana... que era una crítica del general Martínez Campos. Los periódicos diarios anunciaron el lunes que el seUna vez se fue por la Castellana al camino de Chamartín, y desde una planicie estuvo contemplando... ¡Sierra Mo- ñor Gobernador civil había resuelto prohibir el Concurso que hemos venido anunciando y que debía verificarse rena! el domingo próximo para entregar quinientas pesetas á ¿Cabe mayor respeto al Guadarrama y á la geografía? la persona que primeramente preguntase á un comisionaCARLOS LUIS DE CUENCA do nuestro: ¿Tiene usted las quinientas pesetas de fi B C? El Gobernador civil había manifestado á nuestro Director, Sr. Luca de Tena, en una entrevista que celebra (JRANDES Y PROLONGADOS APLAUSOS... ron el domingo, el deseo de que se suspendiera el ConNo sé por qué causas remotas ocurre que la oratoria- -curso porque temía que se alterase la tranquilidad públihablo de ¡a política y entre nosotros- -se avalora muchí- ca. Nuestro Director procuró disuadirle de sus temores, simo menos en verano que en invierno. Acaso porque confiando, como confiaba y sigue confiando, en la corducon el calor y la ociosidad consiguiente la comezón de ra y sensatez del público de Madr. d. Nada en definitiva hablar que nos consume vaya en aumento, y como es sa- r -solvió el Sr. Lacierva en aquella entrevista. Por el conbido, lo que abunda s; menosprecia. ti ario, quedó todo aplazado hasta otra entrevista que deEn invierno nuestras ¡deas están menos atropelladas, bía verificarse el miércoles. De aquí que en nuestro núy por consiguiente propenden á surgir con algún método mero del martes volviésemos á anunciar el Concurso, de nuestros labios. En el estío cualquier circunstancia agregando algunas aclaraciones. Pero el martes mismo nos solivianta, y damos forma oratoria aun á las cosas por la tarde recibimos un oficio que literalmente copiado dice así: que con sencillez mayor se prestan á ser expresadas. Sabido es que á Jas gentes sencillas gustan mucho los Secretaría. Negociado 8. Prensa. Núm. 2i3. Teniendo oradores; y cuanto menos se percatan de lo que dicen, á en cuenta que el Concurso de las 5oo pesetas anunciado mayor grado sube su admiración. El hombre que tiene, por el periódico de su dirección para el próximo domingo, ó cree tener, un discurso dentro del cuerpo, no para puede producir alguna alteración del orden público, ó ser hasta que no le suelta: es cosa probada. Y si no encuen- origen de altercados y escándalos en las calles, ó por lo tra ocasión de desalojarle ante el auditorio que se pro- menos causar molestias á las personas que por ellas tranmetiera, ¡desdichados de los que rodean al hombre del sitan, he acordado prohibir dicho Concurso, en evitación discurso! cada uno de ellos lo oirá mañana, tarde y no- de incidentes desagradables. Lo que comunico á usted che y aun de madrugada, por numerosas que sean la fa- para su conocimiento y efectos consiguientes. Dios guarnrlia y servidumbre del orador que no pudo ejercer su de á usted muchos años. Madrid 22 de Septiembre de arte cuando quiso. 1903. -Juan de la Cierva y Peñafiel. -Señor Director de Un orador, aun cuando no sea más que estival, no des- A B C. ciende de la improvisada tribuna sin (haber resuelto ce por La orden es terminante. El Concurso queda prohibibe todos los problemas de cuya solución depende nuestra do. Lícito nos sería eludir el cumplimiento de semejante dicha, como hombres y como ciudadanos. Y los soluciona disposición y llevar adelante el Concurso, porque no hay todos, sin dejar uno siquiera, á satisfacción del concurso, ley escrita (y buen cuidado tiene el Gobernador de no que ataja al orador con muestras de aprobación, murmu- citar una sola disposición legal para dar fundamento á su llos de admiración, aplausos, prolongados aplausos y medida) que autorice la prohibición de actos como el grandes y estrepitosos aplausos. que proyectábamos. Pero luego, y aun antes, ocurre que todo queda exacPero A B C es un periódico respetuoso con el printamente lo mismo que estaba; los problemas pavorosos si- cipio de autoridad y no ha de provocar un escándalo. guen en tan buen estado de conservación como antes; Eso sí, al acatar el mandato no puede menos de formula detestable administración sin mejorar, y los Gobiernos, lar una protesta, no tanio por la ilegalidad de la resoluy los partidos y los Municipios, duramente calificados ción, como por las consecuencias que de ella se deducen. por el orador, siguen enseñoreándose de nuestras desdichadas vidas y de nuestros escasos recursos. Lo peor, ó lo malo del caso, es que nada nos sirve de escarmiento. Tenemos necesidad de tantísimas cosas... pero es lo cierto que con hablar nos conformamos y hasta nos damos por satisfechos. Necesitamos desahogarnos porque vivimos constantemente con el agua al cuello, y nos forjamos la dulce ilusión de que, gritando, las cosas van á tomar mejor cariz del que tenían. ¡Singular error que ningún pueblo comparte con nosotros! Cuando des personas se enredan en palabras, la que está más falta de razones es la que mayor ruido mete; la otra se queda tranquila, aguardando que le llegue el turno, y la razón se ve que está de su parte hasta en el modo de mirar á su iracundo competidor. Hacen lo propio los oradores: careciendo de facultades discursivas, recurren al grito de buenas á primeras, ante la sorpresa general de las personas sensatas, que esperaban oir á un hombre v se encuentran con un energúmeno. En un balneario muy frecuentado por los políticos, ocurrió un verano, no muy lejano del actual, una explosión oratoria capaz de enseñarnos todos los males que acarrea el diluvien de palabras sin ton ni son, sin objeto ni sujeto. Sucedió que el prelado dé una nación amiga, aunque no aliada, se encontraba tomando las aguas, y rodeado por consiguiente de aquellos hombres hechos al peroraje; en una fiesta religiosa que se celebró no sé con qué motivo, el prelado, cumpliendo un deber de cortesía, enalteció nuestras virtudes y merecimientos á satisfacción de todos los circunstantes, quienes, como es natural y humano, gustaron aquel incensariazo suministrado en plenas narices. Acabó la función, y todo el mundo se dirigía sosegadamente á almorzar, cuando al político más conspicuo de los presentes se le ocurre la endiablada idea de dirigirse en comisión nutrida á casa del prelado, or la noche, á fin de endilgarle, en justa reciprocidad, otro discurso en nacimiento de gracias, por las benévolas frases que de sus augustos labios brotaron por la mañana. Y así se hizo. Y la oración de la noche fue cuatro veces más extensa que la de la mañana. Y cuentan que el prelado se arrepintió muy de veras de su plática familiar, la cual ni remotamente pensaba que tan fatales consecuencias le acarreara. La oratoria á outrance es una de las numerosísimas enfermedades que nos procura la existencia artificial que tan ricamente venimos disfrutando, y tardará bastantes siglos en extinguirse. La Academia de Ciencias Morales y Políticas debiera echar sobre sus venerables hombros carga tan laudable y honorífica como la de extirpar de raíz nuestra verbosidad, empresa nada inferior á las luminosas Memorias que surgen de sus concursos. En efecto, al consignar el gobernador en su orden que el Concurso de las 5oo pesetas puede producir alguna alteración de orden público ó ser origen de altercados y escándalos en las calles, viene á reconocer implícitamente que lo que no ocurre en Nueva York, Viena, Milán y otras poblaciones extranjeras, donde son frecuentes los concursos de la índole del nuestro, puede ocurrir en Madrid. El Pele Méle, de París, dio hace tiempo, un importante premio en forma semejante á la que habíamos adoptado nosotros para dar 5oo pesetas. Y nada anormal ocurrió en París. El gobernador, Sr. Lacierva, piensa sin duda, y de ahí su orden, que el pueblo madrileño es más inculto y peor educado que el parisién, y ese agravio merece nuestra censura y nuestra protesta. Ha querido e 1 Sr. Lacierva aparecer como previsor, y ha sacrificado el buen nombre de Madrid, alegando temores injustificados, pues si nosotros hubiéramos creído que podíamos originar una perturbación pública, no habríamos intentado siquiera celebrar el Concurso. Como las 5oo pesetatjtiidí B C eran para el público, en nombre de éste hemos dispuesto de ellas, entregándolas al Excmo. Sr. AtcaMexle Madrid para que haga cuatro lotes de 1 25 pesetas, que deberá dar á dos niñas y dos niños pobres de las Escuelas Municipales que, á juicio de sus profeso. es, merezcan esa recompensa por su aplicación y comportamiento. No agradezcan á la empresa de A B C el obsequio los niños que le reciban. Agradézcansele al público de Madrid, pues suyas eran ya de derecho las ciertamente famosas 5oo pezetai de A B C. Oportunamente publicaremos el recibo del Sr. Alcalde y una relación detallada de la forma en que se ha distribuido dicha cantidad. Las quinientas pesetas las hemos puesto á disposición del Alcalde, Sr. Marqués de Lema, quien nos ha ofrecido realizar inmediatamente las gestiones necesarias cerca de los maesttos de las Escuelas municipales para que éstos designen los alumnos que son acreedores á la recompensa, y proceder en seguida á la entrega de los cuatro lotes de ¡a 5 pesetas. Damos las gracias al Sr. Alcalde y se las damos también al público. Sueltos diversos J- Tn la madrugada del lunes último tuvo Ja desgracia don Tomás Caire, empleado en las oficinas de Administración de Blanco y JVegro y A B C, de ser atropellado por un tranvía en la calle de Serrano. Las heridas sufridas por el Sr. Caire fueron de tanta consideración, que aún no ha podido manifestar á qué circunstancias debió su desgracia. El paciente está mejor, de lo cual nos alegramos, y pronto esperamos poder aber en que forma se verificó el atropello. NEGOCIO REDONDO ipil cuento así titulado be debe al castizo ingenio de José Nogales. Otro cuento no menos interesante de Ramos Carrión y lindas poesías de Torróme y Jackson, aparecen en el próximo número de Blanco y Negro, realzadas por dibujos de Méndez Bringa, Regidor, Estevan y Francés. La parte polícroma del número ofrece una admirable plana doble, Estilo Wrfteau, de Carlos Vázquez, y otras de Avendaño y Muñoz Lucena. Informaciones muy curiosas de Singapur, del Rey de Italia en automóvil, de las fiestas de Jerez, de la guerra de Macedonia, del pantano de Cieza y de otros muchos asuntos, completan tan agradable número. PROHIBICIÓN GUBERNATIVA DEL DE LAS 5oo PESETAS DE A B C ALMANAQUE MEMORÁNDUM X lERNES i5 San Lope, obispo y confesor; San Cleofás; TM San Herculano, soldado y mártir. La Misa y Oficio Divino son de Santa Ataría. Rito, doble; color, blanco. Cuarenta horas: Religiosas de Góngora. 4, s 1808. Se instala en Ara uez la Junta central del Reino. El úia dura doce horas y tres minutos. SÁBADO 26 Santos Cipriano y Justino, mártires; San Eusebio, papa; San Nelo, abad. La Misa y Oficio Divino son de San Cipriano y Justino. Rito, sencillo; color, encarnado. Cuarenta horas: Religiosas de San Fernando. tí Feria en Ondara. 1877. Muere el poeta Serra. El día dura doce horas. T OMJNGO 27 Santos Cosme y Damián, hermanos, méj dícos y mártires; San Cayo, Obispo. La Misa y Oficio Divino son de la Dominica. Rito, sencillo, color, blanco. Cuarenta horas: Religiosas de San Fernando. S- lC 1640. Muere en París San Vicente de Paul. El día dura once horas y cincuenta y ocho minutos. Luna creciente Q) á las io 6 minutos de la mañana en Capricornio. I UNES 28 San Wenceslao, duque de Bohemia, mártir; el -beato Simón de Rojas; Santos Salomón y Silvino, mártires. La Misa y Oficio Divino son del beato Simón. Rito, doble; color, blanco. Cuarenta horas: Parroquia de San Miguel. fc 1827. Fernando VII entra en Tarragona. El día dura once horas y cincuenta y cinco minutos. No se devuelven los originales IMPRENTA IíE BLANCO Y NEGRO E l colegio MGOJí XIII con magnífico local exprofeso, p a r a internos y externos (Claudio Coello, 55) patios para recreo, gimnasio, te atro, gabinete de Ciencias y numeroso profesorado con título, ha obtenido 3 4 PREMIOS. 113 SÓBRESAMEBÍTES, 107 notables, 1O4 aprobados y MNOÜN SUSPENSE Honorarios ventajosos para los alumnos de 1. a y 2. a enseñanza. rirrn rrniTri- Tir 111 m u 111111 MI 111111 1 irnirniin I ni a nri rrm nnni