Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC facturará los anuiu- ios por palabras clasificados en secciones, á los precios que se indican en la siguien te Tarifa. Los originales se remitirán á la Administración de A B C acompañados de su importe en metálico, sellos de correos, libranzas ú otro giro análogo, con cinco d í a s d e a n t i c i p a c i ó n á la fecha en que deban ser publicados. nain. ii ALQUILERES- -ÜERMOSOS cuartos se alquilan. Aya la, 5. ii APARATOS- -i OORDOS. Aparatitos imperceptibles. nuncios por palabras ABC facturará los anuncios por palabras clasificados en secciones, á los siguientes precios- De una á cinco palabras, 50 céntimos. Por cada palabra más 10 céntimos. Las abreviaturas y cada cinco cifras se cuentan como una palabra. Al importe de cada inserción deberá añadirse 10 céntimos de peseta por el impuesto de Timbre. P Montera, 12. i- -CALIGRAFÍA CALIGRAFÍA, reforma de letra. Legani tos, 5, tercero. L mu ii CARBONES i A Calera Antracita, Cok superiores, precios baratísimos. Magdalena, 1, entresuelo. CORSETERÍAS fJORSES Misterio Mayor, 23. DROGUERÍA- -P e r f u m e r í a Casa recomendada. Eduardo Díaz Herrera. Desengaño, 9, 11, 13. l Y C ni i i ELECTRICIDAD ORBATAS y rosas con luz eléctrica. Precios director Oficinas Publitidad. Tallers, 2. Barcelona. INSTALACIONES de inz eléctrica y m 1 bres. Se hacen gratis comprando el material en la casa üreña. Barquillo, 14 y Prim, 1 (antes Saúco) in ESPECÍFICOS M M I JARABE Cahipot de Alp. Diurético, O antirreumático; cura infaliblemente blenorragia aguda crónica. Depósito: Ferrer. Princesa. 1. Barcelona. correo certificado enviando 35 céntimos MAGIA T IQUIDACION de placas, papeles, propara las L ductos y aparatos fotográficos. Pre- PlENCIAS ocullas (Catálogo de) Remi- más, lo mismo para una queMadrid. 100. cios baratísimos, Enrique del Campo, v to franco contra reembolso 0,25 sellos. Casa Thomas. Sevilla, 3. m FARMACIAS Mm Madrid, José R Clara. Plaza del Ángel, 2. H K PUBLICACIONES Relén, 4 (almacén de hierros) ARMACIA tarifa militar. San BernarR A T I S Boletín mensual ilustrado MÚSICA FOTOTIPIA- FOTOCROMO do, 57. Madrid. Compañía General de Material FotoILUSTRACIONES de obras artísticas, 1 FüSICA baratísima, nacional y extrangráfico Gran Vía, 20. Bilbao. nsmsam FERRETERÍAS A confección de tarjetas postales ilus- 1 jera Sociedad Autores Españoles. ATERÍA de cocina, Gran surtido. Pre- tradas. Trabajos perfectos y económicos. Arenal, 20. Madrid. m REPRESENTANTES cios muy baratos. Hules, plumeros. Laurent. Cervantes, 28, Madrid. PIANOS A Compañía del Gramopnono ha conOrueta, frente Escorial. Corredera, 34 cedido la representación exclusiva en L contado y á plazos. Magdalena, ii GIMNASIA n d j u Málaga á los señores Prados Hermanos, Fábrica. Laguilhoat. s a n FOTOGRAFÍAS a n a Larios, 4, á quienes se dirigirán los pe (JlMNASIO modelo. Santa Brígida, 4. C ATALOGO y muastras de fotografías PINTURAS didos de diseos y aparatos. galantes y libros curiosos, por valor OLORES y barnices. La casa más surGRA -ORS de 2,50 pesetas remito gratis y bien emtida, Eduardo Díaz Herrera. Desen- RETRATOS AL OLEO m balado á cualquier punto de España ó Gorras para uniformes civiles A casa Laurent, Madrid, hace retrato? gaño, 9, 11 y 13. del Extranjero. Pídaseme en tarjeta pos- y militares. 34, Fuenearral, 34. Píal óleo del natural ó remitiendo fototal ordinaria. José R. Clara. Plaza Ángel, danse muestras y presupuestos. POSTALES grafía, sobre lienzo, tamaño 47 por 65, 2. Madrid. m G R A B A D O R E S m- -mmÜOSTALES. Ultimas novedades en co- desde 100 pesetas en adelante. Trabajo EOTOGRAFIAS muy curiosas. Las 50, t lecciones españolas y extranjeras. esmerado y parecido garantizado 1 5 pesetas; 120,10 pesetas; 200, 15 pe- ORADO y plateado en metales al gal- Sueltas, desde 5 céntimos. Platinos, á 15 vanismo y á fuego. Ornamentación y 20 céntimos en negro, y á 25 y 30 ilu- K m S A S T R E R Í A S OBESSE setas. Todas variadas. Pago adelantado en Giro Mutuo ó valor sobre (En- antigua y. moderna. Especialidad servi- minados. Vistas de Madrid y provincias. IÑOS. Trajes preciosos desde 1,50 á 40. vío discreto. Escribir á Ai tistic Office, cios de mesa. Único en Madrid para los Librería de Martínez. Correo, 4. El Infante, Preciados, 26. de zinc, plomo y calamina. Fuenearral, calle San Marcos. Madrid. 17, grabador. TARJETAS postales. Novedades de la ÜDUARDO Miragaya, Montera, 11, prinFOTOGRAFÍAS artísticas y libros eurioJu cipal. Especialidad en trajes de eti- I casa Laurent. L sos. Una muestra por correo, 1,50. GRAMÓFONOS mammam Goya, monumentosMadrid. Cuadros de queta; perfección y economía. de España, tipo? reF. CastriJlón, Cruz, 28, Madrid. Pídase A Compañía del Gramófono participa gionales, en colores. Tarjetas Museos, catálogo especial enviando 0,50 céntimos i- SOMBREROS i i al público haber concedido la repreen sellos; gratis á quien pida una mues- sentación en Madrid al conocido indus- vistas, toros, esculturas Querol, etc. UÑOZ. Depósito de sombreros fietra. trial Ureña (Barquillo, 14) á quien de- ESPLÉNDIDA colección de lOO distintas xibles, americanos, ingleses c itaESPECIALIDAD en reproducciones de berán dirigirse todos los pedidos de Gra- Jutarjetas postales dobles, tamaño 14 x 18, lianos 1. G o r r a s inglesas. 34, Fu enea mófonos y discos. estos magníficos platinos, maravillosa- rral, 34. ÍJ cuadros antiguos ó modernos, fotogramente iluminados, representan bellezas fías de objetos de arte, obras en cons- -LIBRERÍAS n i i y artistas notables y de actualidad. A pe T R A N S P A R E N T E S trucción ó terminadas, interiores, etc. Material especial, trabajo perfecto y eco los estudiantes. En Granada para li- sar de ser un trabajo tan admirable, que T R A N S P A R E N T E S surtido completo. nómico. Casa Laurent. Cervantes, 28. I bros de texto, Librería de Guevara, no hay fotografía que le supere, sólo va- 1 Precios económicos. Orueta, frente len 50 céntimos una; provincias por Escorial. Corredera, 34. Madrid. San Jerónimo, 29. M ATRIZ, úlceras y herpes curan discos Martghar. Príncipe, 13. Madrid. F C L B C L 0 N I M COLEGIO HISPANO- FRANOÉS DE 1. a Y 2. a ENSEÑANZA. SE ADMITEN INTERNOS. MATKÍCULA DE 8 MASALTA Á 7 TARDE. CLAUDIO COELLO, 31 E L BUEN GUSTO SE VE EN LA PELUQUERÍA DE LESMES, OOLÜMELA. 4 m 114 BIBLIOTECA DE A B C ENTRE DOS PLANETAS Pronto conocieron los dos amigos que los marcianos se hallaban espiritualmente á una altura mayor que el pueblo más civilizado de la Tierra, aunque todavía no pudieran ver hasta dónde llegaba esta cultura y todo lo que significaba. Un sentimiento de humillación, tan natural y explicable cuando el orgullo del sabio alemán tenía que doblegarse ante una inteligencia superior, quiso cegar al principio sus almas. Mas no pudo resistir durante mucho tiempo á la superioridad de los marcianos; sin resistencia se trocaba este sentimiento en una admiración completa hacia estos seres superiores. Orgullo ó envidia de imitarlos no podían surgir en los hombres; jamás podía ocurrírseles tratar de escalar tales alturas del entendimiento. Cierto que los marcianos los trataron como niños, á quienes se les perdona amablemente sus tonterías mientras se educan para llegar á un estado más avanzado de cultura. Pero ni Grunthe ni Saltner notaban esta especie de tutela, pues los marcianos, á lo menos los de la isla, eran demasiado discretos y prudentes para poner alguna vez de manifiesto su superioridad de una manera directa. Sabían arreglarlo de manera que les pareciera á los hombres la rectificación de sus errores como resultado de un trabajo propio, y las inevitables faltas de los alemanes eran corregidas con amabilidad y disculpas. Los milagros de la Mecánica con los cuales tropezaban los exploradores á cada paso sobre la isla, los trasplantaban á un mundo nuevo. Se sentían en la posición envidiable de personas que un poderoso nigromante sacara del presente y llevara á un porvenir lejano cuando la humanidad hubiese llegado á un nivel superior de cultura. Veían superados los ensueños más atrevidos que formulara su fantasía respecto á la ciencia y á la técnica en el porvenir. Desde las mil pequeñas comodidades automáticas de la vida diaria que reemplazaban entre los marcianos á toda servidumbre personal, hasta la maquinaria gigantesca movida por la energía solar y que mantenía la estación marcial flotando en el vacío á una altura de seis mil kilómetros, existía una inmensidad de hechos concretos nuevos que impulsaban á continuas y renovadas preguntas. Los isleños daban voluntariamente razón á sus huéspedes, pero en la mayoría de los casos era imposible explicarles la relación que guardaba un hecho con otro, por faltar los conocimientos primordiales necesarios para ello. Grunthe tenía en este respecto mucha precaución, y preguntaba poco; trataba- de orientarse- á- su manera en cuanto conocía que. la ex- plicación de los marcianos traspasábalos límites de su horizonte. Saílncr tenía menos escrúpulos en este particular. -No hay remedio- -solía decir; -hacemos el papel del indio salvaje, y nuestra ignorancia nos aprovecha como una medicina á un enfermo. Al explicarles Tíil por vez primera la instalación que servía á los marcianos para aminorar en sus cuartos la presión de la gravedad terrestre, Grunthe, con los labios apretados, cayó abismado en una meditación profunda. Saltner dijo simplemente: -Medicina- -y levantó á Grunthe sentado en su silla por encima de su cabeza. Este esfuerzo no significaba nada para él, dada la gravedad, reducida á un tercio; sin embargo, le hizo parecer á los ojos de loo marcianos como un gigante. La habitación colindante con los dos cuartos de los alemanes estaba arreglada de una manera especial para la cómoda comunicación entre marcianos y hombres. Como los dos amigos no soportaban bien la reducción de la gravedad, que á su vez necesitaban los marcianos para la facilidad de sus movimientos, se había dividido en dos partes por medio de una línea marcada en el suelo- -Saltner la llamaba la raya -Para la mitad de la habitación que lindaba con los cuartos de los hombres, podía interceptarse el aparato abar, mientras en la parte restante quedaba reducido á la contragravedad acostumbrada por los marcianos, que moraban en la segunda parte cuando hacían sus visitas á los dos alemanes, instalados conforme á sus deseos en cuanto lo permitieran los muebles entregados gustosamente por los marcianos y lo poco que tuvieran entre su equipaje. Cierto que esta instalación se reducía á la colocación de una mesa de estudio, algunos libros, efectos para escribir é instrumentos, pues en cuestiones de ciencia los exploradores se manejaban únicamente con sus medios habituales. En cuanto á las comodidades de. la vida diaria, no solamente estaban sujetos á los aparatos y costumbres de los marcianos, sino que pronto hallaron tan gustosas, prácticas y agradables, que muchos ratos cavilaban sobre la manera de implantarlas en su patria. A Saltner, que había encontrado su aparato fotográfico entre los objetos salvados, le faltaba tiempo para tomar vistas de todas las instalaciones marcianas y de los adornos de forma nueva y extraña, las pinturas, obras de arte y plantas caseras. Estudio especial le ofrecían ¡os mecanismos automáticos, que trataba de averiguar y que no se cansaba de hacerse explicar. Su consejero cn estos asuntos solía ser la siemore- risueña Sé, r iHUnr