Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
1 Política, en relativa calma. Ha producido alguna decepción el paso atrás dado por el Sobierno en el asunto de los presupuestos, y sigue creyénNuevamente queremos llamar la atención del dose en el conflicto parlamentario que se le viene encima al público hacia el abuso que algunas personas Ministerio al patrocinar la candidatura Romero Robledo para cometen atribuyéndose la representación de la presidencia del Congreso. El viaje del Rey ha terminado felizmente, como empezó, y Blanco y Segro y A B C. que no tienen, para formular exigencias 6 pedir favores: abuso qne, Palencia ha dado la nota final, tan brillante como las de las bien ú, nuestro pesar, porque no podemos evi- demás poblaciones comprendidas en el itinerario de la expeel Banco tarlo, como reconocerá todo el mundo, se viene dición regia. Por cierto que en dicha capital tuvo visita del feliz y plausible idea de festejar repitiendo, según némos comprobado reciente- de España la levantando un arco tan artístico la el que Rey, no sólo como incuto en Iieganés y en Cartagena, entre otros levanto, sino repartiendo entre los pobres mil pesetas en bocasos que pndiéramos citar. nos, merced a las gestiones hechas por el consejero de dicho Repetimos, pues, que ningún redactor 6 ire- establecimiento y senador por aquella provincia D. José de presentaiito do (Blanco y Jíegro y do A B C Santos y Fernández Laza. AL PÚBLICO pide ú nadie dinero, ni obsequios, ni recompensa por sus trabajos de información, y agradeceríamos mucho á las personas que reciban una demanda cíe ese género, que reclamen el auxilio de Sa autoridad para entregarla el peticionario como se entrega á un falsificador ó un estafador, en la inteligencia de que secundaremos su acción para obtener de los Tribunales que impongan el correspondiente COITCCtiro al autor ¿autores de un abuso que, por lo grave, tiene su a ieión en el ffiódigo Penal. Crónica política I- -i) mbarga la atención pública sobre todos Jos temas puestos A discusión en las columnas de la prensa diaria, ú de los escándalos e inmoralidades que se han descubierto al exteriorizarse el sumario instruido con motivo de una estafa cometida, no con el Cantinero, como viene diciéndose, sino con el Banco de España, que fue quien pagó la letra falsa de ni S de un millón de reales. Lis revelaciones se han multiplicado, resultando de ellas y revueltos en el lodo nombres de damas que deshonran su npdlido, y de policías venales que se entregan al dinero robado por los lidrones. El temí es ameno. La policía, que ya de por si estaba desprestigiada, se hunde en el abismo, dando la razón a los que la tienen cuando critican sus defectos, y A los que no la tienen al combatirla por el solo hecho de representar el principio de autoridad Aquí, donde el ser de policía parece que es pertenecer á una raza inferior y despreciable, aquí, donde se da el nombre de polizonte, con el cual se quiere designar un bajo oficio, al que ejerce el cargo de velar por la segundad publica, como si la insignn de autoridad fuese un estigma de ignominia, no faltaba otra cosa que un escándalo como el que hoy embirgala atención publica para acabar de dar al traste con el poco respeto que inspira 3 a autoridad Y es preciso decirlo todo. Es preciso reconocer que nuestra policía es mala, muy mala; su organización, deficiente, su personal, en g an parte inhábil e impuesto por los favoritismos de la política, pero, ¿puede ser mucho mejor pagándoseli poco y rodeándola de desprestigio y hasta de ridiculo? Ciertamente que su reorganización se impone y que los Gobiernos deben acometerla para hacer de la policía un Cuerpo benemérito al que se pague debidamente para evitar tentaciones de venalidad, y ai que se le rodee de los medios necesarios para haceise respetar, como es respetado en el E tr. injero. Que ese Cuerpo no sea refugio y comedero de personas protegidas por los caciques políticos. Que desaparezca la palabra polizonte y mas que la palabra, el concepto que de ella se ha formado Que así constituida la policía, se la dignifique por cuantos de ella nos ocupamos con la p i lsbra o con la plumi, en vez de ponerla en solfa. El mal es hondo y no se remedia con unas cuantas cesantías o unos cuantos expedientes y procesos. El escándalo del día es lo que menos importa, con importar mucho Lo impon inte es evitar escándalos para lo porvenir. cajetilla de susinis. Estos encargos los confío soJsraente á las personas que me inspiran interés; Pellejin, si sabe usted de una criada buena, sírvase mandárnosla. Y Pellejín, considerándose muy honrado con todos estos quehaceres domésticos, extremaba su solicitud y llegó hasta cortarle un callo al Sr. Besugón, diciéndole: -Nada, nada; se lo coito á usted con mucho gusto. ¡Qué mayol honía pala mí! No sólo se lo cortó, sino que quiso conservarlo corao recuerdo. Isidora sintióse fuertemente compelida hacia el joven y servicial diputado. ¡Qué chico tan útil! -decía hablando con sus papas. -Útil é inteligente á la vez, -añadió el padre. -Y además, de muy poca comida- -agregó la señora de la casa. -Ayer tuve el capricho de contarle las patatas fritas, y sólo comió cinco. Por las del Sr. BesuA VIDA EN BROMA. ¿SE CASA PE- gón varios noches solían reunirse en casa que forman su diputados descontentos de los LLEJJN? grupo. El jefe, para dar á Pellejín publica prueba de su Molestado Pellejín por la preterición de que ha sido confianza, le dice a lo mejor: objeto con motivo del viaje del Rey, decidió regresar a la- -Atilano, vaya usted a la cómoda y tráigame un pacorte. Lo primero que hizo después de limpiarse el polvo ñuelo limpio. fue visitar el Salón de Conferencias, donde no faltan nun- -Atilano, rásqueme usted la espalda, que yo no me ca diputados de esos que veranean en Madrid y no tienen alcanzo. dónde pasar el tiempo y referir sus cuitas. Unos se inTodos los individuos del grupo han notado esta mardignaron diciendo que el desaire sufrido por Pellejín cada predilección y sienten celos. debería tomarse como una ofensa inferida á todo el Par- -No les quepa á ustedes duda- -dicen entre sí. -lamento, y otros, menos susceptibles, se encogieron de Para Pellejín son todas las preferencias. hombros. -Ese chico haiá carrera. ¿Sabe usted lo que yo hana -dijo un diputado le- -Ya lo creo. vantisco. -Pues ir á ver al Sr. Besugón. ¿Quieren ustedes apostar algo á que se casa con la Besugón es un exministro conservador que está hoy hija de Besugón en desacuerdo con nuestros gobernantes, y aspira a cons- -Ahí le duele. tituir un grupo para ver si el día de mañana obtiene la- -Pero ¡que suerte la de algunas personas 1 confianza de la Corona y forma Gabinete. Luis TABOADA Pellejín se dirigió á casa del ilustre Bssugón, hombre de una seriedad rayana en lo patético. Cuéntase de el que no se ha reído más que dos veces en toda su vida: una cuando Silvela hizo un chiste y era Besugón ministro suyo, y otra cuando la prensa ministerial dijo que p L problema está resuelto. ¿Que medios hay de aseguRodríguez San Pedro era un economista eminente. rar la salud de nuestros organismos? Es bien senBesugón, al conocer el desaire, frunció el ceño. cillo. Basta colocar nuestra conformación dentro de las- ¡Qué conducta más censurable la de los hombres medidas marcadas en el presente cuadro. que hoy gobiernan! -exclamó. -Esto no puede durar. -No, señol; no es posible que dule- -añadió Pelleiín. CAPACIPERÍMEDIÁMETROS- -En cuanto se otilan las Cotíes pienso pedil la palabla. EDAD TALLA PESO DAD PUL- TRO DEL DEL PECHO En aquel momento entraba en el despacho del conspiMONAR PECHO cuo Sr. Besugón su elegante hija Isidora, y al ver a PeAiioj Ciltfiai lOS Centímet. IuJOS CenUmet. Ccntimctios llejín quiso retirarse prontamente. -Creí que estabas solo... -dijo á su papá 5 20 Il5 52 loo 13 por 16- -No, hija raía; estoy conferenciando con un compaI 2O io5 21 6 54 i i3 J por 17 ñero, aunque novato en lides parlamentarias. Tengo el i3o 1 JO 22 14 por 18 7 57 gusto de presentarte al S i Pellejín, diputado á Cortes. 14.0 23 8 n 5 59 í 14 por 19- -Selvtdot de usted, -balbució el aludido, poniéndose 110 1 i45 62 9 15 jíor 20 colorado. 10 25 i5o 125 64 i i5 1 por 21 ¿Por qué se coloreó el semblante de Pellejín Poique ii 3o 180 J 3O 67 16 x por 21 J al ver a la joven hab acudido a su mente la idea de ser 12 2l5 J 35 35 6 c, i 16 poi 22 J i3 ¿0 140 72 algún día yerno del Sr. Besugón, y desde aquel punto y 245 17 por 2 3 1 1 ¿5 275 hora puso en práctica su plan. 74 i 17 por 24 45 i5 i5o 5o 3o5 18 por 25 77 Besugón, á su vez, notó que al joven diputado no ls i55 34o 55 O w 79 1 18 por 26 era indiferente la muchacha, y se dijo: Para llegar al 8? 160 60 37o 19 por 26 r- 3 puesto preeminente que yo espero obtener, necesito un 400 16 S 65 84 i 9i por 27 J s ss yerno. Todo hombre importante los tiene á pares. Este 70 43o 170 87 20 por 28 2 Pellejín puede ser una solución 460 J 75 89 i 20 por 29 75 réZ -Pellejín, venga usted á comer mañana- -le decía; -80 490 92 21 por 3o ss- -s 1 8 0 52O Pellejín, va usted á hacerme el favor de compraune una 185 85 21 J p o r 31 94 Í 190 55o 22 por 3 l 97 S a is- s L La salud asegurada H 1 C NOTA POLICIACA Si no se alcanza las medidas del pecho en él marcadas, se corre el peligro de la tuberculosis pulmonar y otras afecciones del pecho. Si pasa el peso de lo estipulado, el peligro de la obesidad se presenta con todos los padecimientos peculiares de ella. Si, por el contrario, es deficiente, la anemia, la neurastenia y otras enfermedades originadas por defecto de nutrición, amenazan nuestro organismo. Si la capacidad pulmonar no da los decilitros en el cuadro marcados, la fatiga se nos presentará en todas las ocasiones en que tengamos que hacer movimientos de alguna actividad; no podremos subir una escalera sin hacer varios descansos, andar por terrenos pendientes sera un suplicio, y un continuo ahogo nos sofocará siempre que tengamos que hacer algún esfuerzo. Ahora bien: ¿cómo podemos colocar nuestro organismo en conformidad con estas medidas? Dice el doctor Calatraveño: La gimnástica, que muchos toman como ejercicio de titiriteros, es eficaz y segurísimo remedio para deformaciones del cuerpo adonde no alcanza la Medicina y en donde la intervención quirúrgica es hasta perjudicial en muchos casos. Así, pues, la gimnástica, el ejercicio bien dirigido, que igualmente puede hacer el joven que el viejo, la mujer que el hombre, el niño que el adulto, es el remedio que podemos emplear para establecer el seguro de la salud; y decimos bien dirigido porque, como dice el Dr. Eulemburg, al igual que en las medicinas sucede que la mejor de ellas no sirve cuando no está bien indicada, sucede con los ejercicios, que el mejor puede ser el más perjudicial si no está bien ordenado y ejecutado. JULIÁN DE LAS BARRERAS Director del Gimnasio Modelo. V MÍ -Señor Gobernador, somos una representación del honrado gieinio de ladrortcs y estafadoics, y venimos á notilVcarle que estamos decididos á decidíamos en huelga, no para pedir las ocho horas de trabajo, pues dispuestos estamos á trabajar diez, doce ó dieciocho, ó las veinticuatro si podemos, sino porque ya ve V E que hay policías A quienes no basta el sudor de nuestras frentes, lo cual que... es mucho abusar. Expedición comercial Cabido es que en Barcelona se ha constituido una Comisión comercial para ir á las República Sudamericanas con el fin de abrir mercados á nuestra producción comeré nnu 111 i iTr rr 1 naimnnirn i n a mn rtm i nnn- inn mran