Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC fa tuvar ¿lu ummcio por i ilubras clasificados en secciones, éínuneios por palabras M ABC facturará lo anuncio por pida- bras clasificados en secciones, á los precios que se indican en la, siguiente Tarifa. Los originales se remitirán á la Administración de A B C acompañados de su importe en metálico, sellos de correos, libranzas ú otro giro análogo con c i n c o d í a s lo a n t i c i p a c i ó n á la fecha en que deban ser publicados. á los siguientes precios: De una á cinco palabras, 60 céntimos. Por cada palabra más, 10 céntimos. Las abreviaturas y cada cinco cifras se cuentan como una palabra. Al importe de cada inserción deberá añadirse 10 céntimos de peseta por el impuesto de Timbre. ACADEMIAS- -n ESPECÍFICOS zm mm FOTOTIPIA- FOTOCROMO ILUSTRACIONES de obras aiiísticas, T O P Ó G R A F O S Ingenieros pieparan ATRIZ, úlceras y herpes curan discos I para convocatoria Diciembre. Acade 1 confección de tarjetas postales ilusMarlghar. Príncipe. 13. Madrid. tradas. Trabajos perfectos y económicos. mia San Rafael, Ballesta, 36. Internado. Laurent Cervantes, 28, Madrid. ICADEMIA Comercial Guardiola. Vito- JARABE Cahipot de Alp. Diurético, w antirrcumático; cura infaliblemente? ria (Álava) Admite internos blenorragia aguda crónica. Depósito: Femodelo Santa Brígida, 4. rrer. Princesa, 1. Barcelona. H ERMOSOS cuartos se alquilan. Ayala, 5. n I I! A P A R A T O S M %I. MI i ww I A 1 M 1 t I A S M I 4 é VPVP VORDOS. Aparatito imperceptibles. yJ Montera, 12. F ARMACIA tariia militar. San Bernardo, 57. Madrid. FERRÉ ¿ERIAS M i.l ÑOZ. Gorrat, para uniformes civiles y militares. 34, Fuencarral, 34 Pídanse muestras y presupuestos. GRABADORES eiáldicos. Chapas para guar das Garrido. Desengaño, 9. caucho. Rótulos esmaltados. Garrido. Desengaño, 9. CARBOLES T A Calera Antracita, Cok superiores, J precios baratísimos. Magdalena, 1, entresuelo. ÜATERIA de cocina. Gran surtido. Pre U cios muy baratos. Hules, plumeros. Orueta, frente Escorial. Corredera, 34 CORSETERÍAS Misterio Mayor, 23. D R O G U E R Í A am FOTOGRAFÍAS Perfumería. Gasa recomendada. Eduardo Díaz Herrera. Desengaño, 9, 11, 13. E L E C T K K I D A D ni 1 1 T A Compañía del Gramófono participa al público haber concedido la repreM sentación en Madrid al conocido industrial üreña (Barquillo, 14) á quien deberán dirigirse todos los pedidos de Gramófonos y diseos. Y PATALOGO y muestras de fotografías v galantes y libros curiosos, por valor de 2,50 pesetas remito gratis y bien embalado á cualquier punto de España ó del Extranjero. Pídaseme en tarjeta postal ordinaria. José R Clara. Plaza Ángel, 2. Madrid. ESPECIALIDAD en reproducciones de ¿J cuadros antiguos ó modernos, fotografías de objetos de arte, obras en construcción ó terminadas, interiores, etc. Material especial, trabajo perfecto y económico. Casa Laurent. Cervantes, 28. Madrid. ll ORADO y plateado en metales. carral, 17, giabador. Itt I OÍA Fuen- í lKXCIAS oculias (Catálogo de) Remi to franco contra reembolso 0,25 sellos. Madrid, José R Clara. Plaza del Ángel, 2. ÚSICA baratísima, nacional y extranjera. Sociedad Autores Españoles. Arenal, 20. Madrid. l i I I PIABÍOS Mi M a PUBLICACIONES PINTURAS UIMICA para Aduanas. Puerta. AreP 3 L 0 RÜS y barnices. La casa más sur- nal, 11, Librería. 6 pesetas. tida, Eduardo Díaz Herrera. Desengaño, 9, 11 y 13. R A T I S Boletín mensual ilustrado Compañía General de Material FotoPOSTAIJ 5 S gráfico. Gran Vía, 20. Bilbao. HOSTALES. Ultimas novedades en co lecciones españolas y extranjeras. n- -t REPRESENTANTES Sueltas, desde ñ céntimos. Platinos, á 15 A Compañía del Gramophono ha cony 20 céntimos en negro, y á 25 y 30 ilucedido la representación exclusiva en minados. Vistas de Madrid y provincias. Málaga á los señores Prados Hermanos, Librería de Martínez. Correó, 4. Larios, 4. á. quienes se dirigirán los pedidos de discos y aparatos. ESPLÉNDIDA colección de lOO distintas tarjetas postales dobles, tamaño 14 x 18; i RETRATOS AL OLEO estos magníficos platinos, maravillosaA casa Laurent, Madrid, hace retratos mente iluminados, representan bellezas xl óleo del natural ó remitiendo fotoy artistas notables y de actualidad. A pe- grafía, sobre lienzo, tamaño 47 por 65, sar de ser un trabajo tan admiiable, que desde 100 pesetas en adelante. Trabajo no hay fotografía que le supere, sólo va- esmerado y parecido garantizado. len SO céntimos una; á provincias por correo certificado enviando 35 céntimos más, lo mismo para una que para las 100. S A S T R E R Í A S Casa Thomas. Sevilla, 3. Madrid. IÑOS. Trajes preciosos desde 1,50 á 40. El Infante, Preciados, 26. TARJETAS postales. Novedades de la 1 casa Laurent. Madrid. Cuadros de i, mi SOMBREROS- -Goya, monumentos de España, tipos reUÑOZ. Depósito de sombreros flegionales, en colores Tarjetas Museos, xibles, americanos, ingleses é itavistas, toros, esculturas Querol, etc. lianos. G o r r a s inglesas. 34, Fuenoarral, 34. O G L L N M i A L contado y á plazos. Magdalena, 38, Fábrica. Laguilhoat. AGRICULTURA industriosa (La) Ret i vista semanal ilustrada, de cultivos, ganadería é industrias domésticas. Pídase gratis un número. Estudios, 9. Madrid. n TRANSPARENTES T R A N S P A R E N T E S surtido completo. 1 Precios económicos. Orueta, frente Escorial. Corredera, 34. COLEQIO HISPANO- FRANCES DE 1 Y 2 ENSEÑANZA. SE ADMITE INTERIOS. MATRÍCULA DE 8 MASANA Á 7 TARDE. CLAUDIO OOELLO, 31 CONFITES CARPA Curación rápida y segura de toda clase de f HÍGADO FRESCO deBACW. A 0, NATURAL y MEQIC 1 NAL áraseos TRISÜSLURES ALIVIO INSTANTÁNEO 1 C SURADA EN 1 2 HORAS ÚNJCO- PROMETARIO H O G G 2, Rué Castiglione, Parla. Y EN TODAS LAS FARMACIAS. No contienen opio ni morfina. -2 pesetas frasco en todas las buenas farmacia io6 BIBLIOTECA DH A B C ENTRE DOS PLANETAS IO7 que cubrían los hombres, pero temía mostrar su pesado y dificultoso andar. Por fin se marcharon los hombres; ya no podían observar la extraña figura, que se levantó lenta de las pieles, se puso el casco esférico y, apoyada en dos bastones, se arrastraba hacia la grieta. El camino no ofrecía las dificultades que creyera Lá; se había ejercitado algo y sabía mover un poco mejor sus miembros bajo la influencia de la gravedad terrestre. Llegó al puente y se sentó á orillas del barranco. Apoyándose en una de la tablas asomó cautelosamente la cabeza sobre el precipicio. En una semiobscuridad verdosa yacía el fondo y se alzaban los sordos murmullos del hielo fundido en agua. Dentada cresta se levantaba en el centro, corriendo por todo el largo y dividiendo el barranco en dos. Una roca inmensa que rodara abajo, se detuvo en medio de su camino, y allá en las profundidades formaba un puente. Al lado una grieta reciente mostraba los claros cristales de sus paredes de hielo. Lá no se cansaba de mirar tan inusitado espectáculo. Desconocía los efectos del vértigo, porque estaba acostumbrada á ver á sus pies el Universo en toda su inmensidad al recorrer en el barco aéreo el vacío del firmamento. Pero igualmente desconocía el peligro del blando y quebradizo elemento que le servía de apoyo. Para ver mejor fue desviándose del tablón y logró afianzar los pies sobre un trozo de hielo que salía fuera de la pared. En el acto se desprendió el trozo, se desplomó deshecho; los pies de Lá perdieron el apoyo; quiso volver á subir, pero el peso de su cuerpo era superior á sus fuerzas. El deforme casco la impedía moverse libremente á lo largo del madero donde se sostenía. Dio voces pidiendo auxilio, pero salían débiles desde el interior del casco. Con un. nuevo- esfuerzo levantó el cuerpo algo más, pero el tablón se corrió, saliéndose del sitio que ocupara; sus manos perdieron el sostén... Lá cayó al abismo. Resonó un grito de angustia, perdiéndose entre los hielos del barranco. Pero el casco, causa de su caída, lo fue también de su salvación momentánea. Cayó en el sitio en que estrechaba la roca caída sobre la cresta, y el casco elástico impidió que se desplomara hasta el fondo. Estaba destrozado, pero ella se sintió sin heridas y no perdió el conocimiento. Agarrándose con las manos yacía sobre la roca; debajo de ella la profundidad obscura; arriba tma estrecha tira clara del cielo; inca- paz de moverse y sin poder hacer nada para su salvación, pasaba minuto tras minuto llena de angustia. ¿Cuándo la echarían de menos? ¿Podrían salvarla? Sin embargo, estaba perfectamente tranquila. Entonces surgió en su mente la imagen y el recuerdo de la patria lejana. ¡Oh, quién pudiera volver á verte, hermoso Nu! -repetía en su interior; -pero si no ha de ser, me someto á la voluntad que rige el eterno plan de los mundos... De pronto oyó gritos y vio aparecer un casco. Los marcianos habían notado su desaparición; la vieron. La gritaban que cobrara ánimo, que traerían el ascensor. Ella sabía que esto duraría bastante tiempo; sus paisanos trabajaban con suma lentitud, y sintió que el frío del barranco le congelaba los miembros. De repente oyó nuevos gritos y rápidos pasos; figuras indecisas cruzaron ligeras el puente. Lá sabía quiénes eran: Saltner regresaba con los esquimales. Apenas vio el alemán lo que había sucedido, se ató la cuerda y se hizo bajar á la grieta. Lá le vio aproximarse más y más; apoyaba una mano contra la pared para sostener su cuerpo separado de ésta; ya estaba á su lado hincado de rodillas sobre ¡a roca. Con mano hábil desprendió los restos del casco de los hombros de Lá, que como rebotando cayeron al abismo. En seguida la levantó, pronunciando palabras de ansiedad que ella comprendía á medias. Lá iba perdiendo el conocimiento, pero sintió que Saltner la abrazaba con fuerza, y comprendió que estaba en salvo. ¡Otra cuerda! -gritó con recia voz Saltner en alemán. Lá se sonrió, y dijo mirándole agradecida: -Kalalek no entender. -Sí, sí, -contestó Saltner; y en efecto, el menor de los esquimales contestó en alemán: -No aquí. Esperar. Vienen nume. Lá le miró asombrada. Pero él no contestó; veía que tenía frío. ¡Tirad las mantas! -gritó Saltner. No parecían comprenderle. ¿Qué es manta en groenlandés? -preguntó. -Kepik. ¡Kepik! -gritó Saltner para arriba. Tiraron una manta de lana. Saltner clavó la piqueta en la pared y se inclinó hacia afuera para cogerla; logró alcanzarla. Envolvió á Lá en ella; sacó una cantimplora que había l! en: do cuidadosamente con cognac de las provisiones de viaje. Lá no irn n u s iiinin n