Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
r: M V. -W ti i- -n. i c. 1 i. fr y o t un- i Í M 4 1 del de Sebastian auranL e leniñoshorasAsilorecreo, San José enenSan espaciosos alredel. i de jugando los u v. 11 establecimiento, aislados poruña verja del paseo ii.1 netos y muy próximos al mar. Los pequeñuelos go in ali 1 MI placer. i. v Je u r. IH. I- U UNA CLASE DE NIÑOS EL ALTAR DE LA CAPILLA UNA CLASE DE NINAS Fotografías Ascnjo do salud y alegría por sus poros, recitar las lecciones que les dan sus profesores, y habrá que verles, como nos los presenta una de las fotografías, jugando en el jardín del nuevo asilo, tras de aquella verja, que debe parecer la de una jaula de retozones pajarillos cuando nace el día. Hasta hace poco ocupaba el Asilo un edificio que se construyó en 1891 y en él se daba albergue y enseñanza á ciento cuarenta niños, estando encargadas seis hermanas de la Caridad de San Vicente de Paul de la escuela de párvulos, de la elemental de niños, de la elemental de niñas y taller de labores, y del ropero, aseo y comida de los niños. La Junta de once distinguidas damas que gobiernan el establecimiento estimó insuficiente el edificio para mayor número de niños, y solicitó del Ayuntamiento donostiarra la cesión de un solar en el citado paseo de los Fueros. Y nada más; se edificó el nuevo Asilo, en el cual, además de atender á cuatrocientos niños, se dispone de local para otros servicios benéficos. Ha costado mucho dinero, y el establecimiento se sostiene con el producto de una suscripción pública; pero la caridad tiene crédito cuando se practica como la practica el Asilo de San José y se gobierna como gobiernan las damas de su Junta. La kermesse últimamente celebrada en aquella ciudad ha producido 20.000 pesetas. Y así vive aquel bendito Asilo, que al realizar la felicidad de muchas familias pobres y arrancar á la miseria, y tal vez al crimen, muchas vidas para dar mañana á la sociedad seres dignos y útiles, merece algo más que las bendiciones de la gratitud: merece que los poderosos, aun cuando sea por egoísmo, pues egoísta es proporcionarse un placer, y no hay placer más grande ni más puro que el de hacer bien, le presten su protección. antes, se trasladó á Madrid, y aquí entregó la bendita Imagen á su discípulo Calocero, que instituyó obispo y que fue el primero que con José de Arimatea predicó la divina nueva á sus habitantes. Bien pronto ganó la moral sublime del Cristianismo los corazones de aquellos nobles y sencillos moradores, hasta el punto de que, al ocurrir la invasión sarracena como consecuencia de la gran catástrofe del Guadalete, no tenían los habitantes de Madrid, en lo que á lo sobrenatural afecta, otra aspiración que la de rendir culto al Ser Supremo en la Imagen de su Divina Madre, bajo el título de Santa María. El año 7 J 4 ocultaron la Sagrada Imagen aquellos amantes hijos de la Reina de cielos y tierra en un cubo de la muralla de la cuesta de la Vega, para librarla de los atropellos de los fanáticos mahometanos; y allí continuó hasta el 9 de Noviembre de io85, en que después de reconquistar el gran Alfonso VI á Toledo, volvió á Madrid acompañado de D Sancho de Aragón y de Navarra, los infantes D. Fernando y D. Martín, el Cid Campeador Rui Díaz de Vivar y otros ilustres caballeros de los que formaban el ejército conquistador, y descubrieron la Santa Efigie por medio de circunstancias que no exponemos por no hacer interminables estos apuntes, y que constan en la historia de la Esclavitud de la Almudena. El ansia de los católicos madrileños por encontrar á su Patrona la describe el inmortal Lope de Vega en su poema El Isidro de Madrid en la forma siguiente: Madrid, por tradición de sus mayores, busca su Imagen con devota pena donde los africanos vencedores tenían de su trigo la Almudena; el muro produciendo varias flores por los resquicios de la tierra amena, con letras de colores parecía que les mostraba el nombre de María. Desde el momento en que fue descubierta la bendita la que consideraban gran Capitana de sus conquistas. La Real Esclavitud ha celebrado en el presente año con el mayor esplendor la Octava, que dio principio el AEMECE La Virgen de la Almudena dena, es celebrada hoy por los madrileños como la de su Patrona. Es interesantísima la historia de la imagen de Nuestra Señora de la Almudena, cuya reproducción fotográfica acompaña á estas líneas. Asegura la tradición y la inscripción que había grabada en los muros de la antigua iglesia de Santa María, que esta hermosa Imagen fue tallada por Nicodemus y pintada por San Lucas, y que la trajo á Madrid el año 38 de nuestra Era el apóstol Santiago, quien después de evangelizar á Zaragoza, á donde había llegado dos años 8 DE SEPTIEMBRE. La festividad de La NatiLA NATIVIDAD DE vidad de Nuestra Señora ó NUESTRA SEÑORA de la Virgen de la Almu- Imagen, por iniciativa del Rey insigne Alfonso Vi, se le dio el título de la Almudena, por haber estado encerrada por espacio de más de tres siglos en un cubo próximo al sitio donde los moros tenían el almudín, depósito de trigo. El amor de los hijos de Madrid á. su gloriosa Patrona no reconocía límites en la época de la mayor grandeza de España, como lo prueba el que á principios del siglo xvii figuraban en las listas de sus esclavos más de vein te mil congregantes. Reyes y príncipes, señores y pueblo se disputaban el honor de inscribir sus nombres en las listas de la Esclavitud para rendir sus homenajes á LA HISTÓRICA IMAGEN DE LA VIRGEN DE LA ALMUDENA 3i del mes pasado con gran Salve, para terminar hoy, día propio de la Almudena, como Patrona de Madrid.