Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ROÑICA. SEPTIEMBRE Hemos llegado vivos á Septiembre algunos habitantes de Madrid, lo cual es algo tan importante como la supervivencia de Sieyes al Terror; hemos llegado, gracias á Dios, contra los esfuerzos del Ayuntamiento, y pronto comenzará á animarse la vida madrileña comenzando por los teatros. Los cómicos son los primeros que terminan las vacaciones imperiosas del estío; después siguen los políticos; el Parlamento y el teatro comienzan á funcionar en Madrid en la misma época, sin que por esto se pretenda establecer ninguna relación entre uno y otro espectáculo. Pero es singular que respecto de ambas temporadas se hable por el mismo tiempo y con semejanzas de cosas y personas, que establecen cierto paralelismo entre asuntos que debieran ser tan escasamente parecidos. Así, ahora mismo se oye en la puerta del Suizo: ¡Pero cómo van á estar juntos Orejón, Pinedo y Cerbón! Y cuatro pasos más abajo, en la puerta de la Peña, se oye exclamar: ¡Cómo van á estar iuntos Romero, Villlaverde y Maura! En los dos casos hay la misma razón para realizar estas conjunciones, la brillantez del cartel, y en los dos casos pueden ocurrir sucesos que obliguen á romper la unión y provoquen la crisis, en virtud de la cual caigan unos v queden otros dueños del cotarro. El cotarro es el p -der en el teatro y en la esfera pública. Y lo mismo sucede con las obras. Los autores tienen una cantidad que habrá para abastecer los teatros de tres ó cuatro capitales como Madrid. Los ministros tienen una serie de proyectos de ley con los cuales no habrá tiempo de que huelgue el Parlamento ni un solo día: el de Hacienda, los presupuestos, por lo menos; el de Gobernación, otro arreglo del francés de la ley Municipal; el de Instrucción Pública, una refundición del Bachillerato en siete actos ó años; y el de Gracia y Justicia, otro arreglito sobre la justicia municipal, sainete que se presenta todos los años con diversas denominaciones, y que podía titularse siempre TLa Verbena de los Caciques ó la justicia en calzoncillos y ¡viva el papel sellado! Pero bien compensada se halla esta falta con las venturas que se nos ofrecen; nada puede amargar un porvenir tan lisonjero, nada puede enturbiar la dicha que nos espera con la apertura de tanto teatro libre y atado y con la seguridad de que las pesetas van á ser dadas de alta por el doctor Villaverde, completamente curadas de la enfermedad que hace años vienen padeciendo. Sólo hay una nube negra en este sonrosado horizonte, y es la duda de si continuarán nuestros primeros actores poniendo sus manos en el teatro clásico nara refundir obras dramáticas. Bueno es que Villaverde refunda la obra de Cánovas y hasta las obras de D. Juan Francisco Camacho; bueno y santo que el Presidente del Consejo se ponga el traje de canciller que tanto amaba D. Antonio y pretenda reunir la compañía que acaudilla el fundador de la grey conservadora; pero, por Dios, que los primeros actores de verso dejen en paz á Calderón, á Looe á Moreto y, sobre todo, á Cervantes. Porque últimamente la víctima ha sido e 1 autor del Quijote, y sus saínetes han sufrido unas ransformaciones, cortes y variantes en nuestro clásico coliseo, que no los hubiera conocido el mismo D Migue! si hubiera asistido á una representación. Es de desear que los cómicos aludidos, en vez de tomar la pluma para tajar y corregir á Cervantes, agarren un pincel, se vayan al Museo y pongan un sombrero de última noda á las Meninas de Velázquez, ó un ros á cada uno de los soldados del cuadro de las Lanzas. Y no se crea por este consejo que Velázquez nos merece menos respeto que Cervantes, ni consideramos menor el atentado; pero si hicieran eso con los cuadros, irían, por lo menos, á la prevención; y luego, cuando cogieran la dañina pluma de refundir y vieran un sainete de Cervantes, se abstendrían de tocarle, diciendo: -Guarda, que es podenco. La realidad se encarga ae dar al traste con estos planes teatrales y parlamentarios. Llega la cuesta de Enero y los teatros empiezan á costar el dinero á sus dueños por falta de obras, y las Cortes levantan sus sesiones porque no hay asunte; de qué tratar, fuera de los escándalos que origina eso que se llaman interpelaciones y que constituyen la feria de la retórica. A esto se añade, para dificultar la marcha de los negocios, que Maura no puede tolerar que aplaudan á Romero, ni Pjnedo se conforma con los papeles que hace Orejón, y surgen las disidencias y vienen los cambios repentinos de decorado y de personajes, con gran perjuicio del público y contentamiento de los que gustan de variaciones en todas las cosas de la vida. Septiembre es un mes de engaños políticos y literarios; los carteles teatrales y los programas de gobierno están llenos de ilusiones; el frío las marchita pronto, y la realidad, que es también una cosa fresca, va dejando helados á unos y á otros, del mismo modo que el viento del otoño arranca una tras de otra las hojas de los árboles y va desnudándolos hasta dejar descubiertos los negruzcos troncos. Y esta vez hay en las dos esferas ó relaciones, que diría el Sr. Salmerón, novedades gordas: es un Septiembre excepcional en promesas. En el arte vamos á tener un teatro libre; en lo político- económico, el saneamiento de la moneda. Es decir, arte de verdad sin trabas de- ¿cómo se dirá trust en plural? -sin trabas de trustes, y valga el neologismo; sin obstáculos de camarillas, sin preferencias de autores, y sin actores que devuelvan papeles por cortos, ni tiples que los rechacen por desairados. Es decir, pesetas legítimas, robustas, rozagantes, que se puedan cambiar por una moneda de oro en cuanto se junten veinte, y que sirvan para pasar de Hendaya y de Valencia de Alcántara sin dejarse su valor entre las zarzas de los cambiantes. En una palabra: arte y dinero es lo que se nos ofrece por este año en el mes de las promesas; de modo que si todo se cumpliese, debíamos regocijarnos doblemente de haber vivido este verano á pesar de la leche envenenada, á pesar de los microbios que nuestro Municipio cultiva, y á pesar de la ingeniosa combinación de cables de tranvía é hilos de telefono con que se amenaza la vida de los madrileños en cuanto ponen los pies en la calle. Los que hemos esrapado á todos estos lazos de la muerte nos vamos á encontrar poco menos que en el paraíso, gracias á la actividad é ingen; o de políticos y literatos. Van á mejorar las pesetas y la literatura dramática; vamos á tener oro y buenas comedias; ya no nos va á faltar más que salud asegurada, y eso también puede que se arregle en cuanto elijamos otros concejales: puede que sean hombres de ideas grandes y de arrestos poco comunes, puede que se les ocurra que en Madridse barran las calles, y entonces dicha completa. Antiguamente, además de todo lo dicho, teníamos en este mes una segunda temporada de toros tan buena como la primera; hace algunos años que estas segundas partes laurinas han venido á menos; se acaba la canícula y suelen seguir las novilladas, con escándalo de los ortodoxos, que consideran ds ritual el que después del día 3, fecha en que termina la canícula, reanude sus acoiones scíie anei el circo de ia carretera de Aragón. el mecanismo. Cuando el operador, sentado al aparato y aplicados ¡os auriculares, oye algún sonido, pero sin poder apreciar exactamente la dirección de éste, por medio del mecanismo del indicador á que antes se ha hecho referencia puzdz cerrar fácilmente todas las comunicaciones de los tubos acústicos que van del receptor al indicador, excepto la de uno, enfrente de la aguja indicadora. Si entonces no oye nada, pruzba será de que el sonido no viene en la dirección á la cual mira la trompeta correspondiente al tubo que ha quedado abierto. Entonces mueve la aguja indicadora, colocándola entre dos tubos, con lo cual todas las comunicaciones quedan abiertas otra vez y escucha para apreciar si el sonido continúa, después de lo cual mueve el índice hacia el tubo siguiente, ó á la derecha ó á la izquierda del primero que quedó abierto. Podrá notarse entonces si, cerradas como quedan por el sencillo movimiento de la aguja indicadora todas las comunicaciones menos la correspondiente á la boca del tubo hacia donde ahora mira la aguja, se percibe ó no el sonido, y de este modo podrá llegar á encontrar el tubo por donde el sonido se oye, y, por lo tanto, la trompeta acústica á que corresponde y la dirección que esta trompeta marca. La operación no requiere más que unos cuantos segundos. De esta manera el aparato de Meulemeester indica con rapidez y exactitud á los capitanes de los barcos la proximidad de otros buques y la dirección en donde vienen, con lo cual pueden maniobrar para evitar los choques. El mismo procedimiento les permitirá hallar fácilmente la entrada de los puertos, en caso de niebla, con sólo precisar la dirección exacta de las señales que en tales ocasiones se hacen á la boca de los puertos Acaban de verificarse en el mar del Norte pruebas muy interesantes con dos vapores, uno provisto del aparato que acaba de describirse y otro sin él. Este último hacía señales con su sirena, maniobrando al mismo tiempo, ya á babor, ya á estribor, ya pasando ante la proa, ya por EMILIO S Á N C H E Z PASTOR detrás de la popa del otro buque, que permanecía al pairo. En todas ocasiones el aparato Meulemeester indicaba la posición del vapor que maniobraba, y se podían seguir UEVO APARATO DE S E Ñ A L E S por la percepción de los sonidos y la aguja indicadora PARA EVITAR SINIESTROS EN todas las variaciones de su movimiento. También se pudo apreciar pzrfectsmente la diferencia de intensidad del soEL MAR nido, según se aproximaba ó alejaba el buque que hacía Las nieblas y las bi urnas constituyen uno de los mayo- las señales. res peligros para la navegación. Cuando aquéllas domiVICENTE VERA nan, la entrada en los puertos es difícil y las colisiones de buques en el mar harto frecuentes. Para evitar estos peligros se emplea la sirena, las campanas, los cohetes, pero ninguno de estos medios por sí solos, hasta ahora, ha logrado remediar completamente el mal. Y j o n Antonio Duran Andrade ha publicado una interesante Ahora un belga, M r E de Meulemeester, ha inven colección de tarjetas postales con vistas muy bonitas tado un aparato sumamente ingenioso con el cual se es- de la ciudad de Trujillo. pera que se obtendrán satisfactorios resultados en todas I 1 distinguido y veterano escritor D. Manuel Ossorio y- -ocasiones. El aparato consiste en un receptor de las on t Bernard ha consagrado los años último i la preparación das sonoras y en un indicador del origen de emisión de de una obra de verdadera importancia bibliográfica é histórica, déla que está repartiéndose el cuaderno primero. los sonidos. Titúlase Ensayo de un catálogo de periodistas españoles del El receptor consiste en una serie de trompetas acústicas de bastante tamaño, dispuestas en círculo alrededor siglo XIX, y comprende, como de su título s e desprende, la de un mástil y en lo alto de éste. Estas trompetas pre- enumeración más ó menos detallada de cuantos han contribuido durante el pasado siVJo al orestigio y desarrollo de la sentan sus pabellones á todos los puntos del horizonte, y Prensa periódica. la porción estrecha de cada una de ellas se comunica con Este catálogo nace llamado á ser fuente de consulta en lo el indicador por medio de un tubo. Hay, pues, tantos porvenir, y demuestra la laboriosidad de su autor, á quien tubos de éstos como trompetas. auguramos todo el éxito posible en este género de empresas- N Sueltos diversos KfUESTROS CONCURSOS. J PROBLEMA DE LOS GARBANZOS CORRESPONDENCIA PARTICULAR Entre las muchísimas tarjetas postales que vamos recibiendo contestando á la pregunta del problema, hemos separado y anulado 83 por no sujetarse á I condición 4. del Concurso, faltándolas el talón recortado y pegado. Jaén. -Antonio M. -Secos. Posadas (Córdoba) -Puede enviarnos la solución según indica, como cosa excepcional. ALMANAQUE MEMORÁNDUM 1 San Gil, obispo; Santos Vicente, Leto y doce hermanos mártires. La Misa y Oficio Divino son de Santa Teresa. Rito, doble, color, blanco. Cuarenta horas: Parroquia de Santa Mana. S í Sorteo de los títulos de la Deuda en el Banco de España. Ferias en Murcia del j a 15, y en Palencia del 1 al 6. 1840. Pronunciamiento en Madrid El día dura trece horas y seis minutos. lÉRCOLES 2 San Esteban, rey de Hungría; San- -Antolín, patrón de Palencia; San Justo, obispo y confesor. La Misa y Oficio Divino on de San Antolín. Rito, doble; color, encarnado. Cuarenta horas: Parroquia de Santa María. i Ferias en Valderrobles y Aspe. 1812. Ratificación del tratado de amistad entre España y Rusia. E! día dura trece horas y tres minutos. UEVES 3 San Ladislao, rey y mártir; Santa Basilisa, virgen y mártir; Santa Serapia, virgen. La Misa y Oficio Divino son de San Ramón Nonnato Rito, doble; color, blanco. Cuarenta horas: Parroquia de Santa María. Ferias en Cartagena y Villarrobleao. i658. Muere Oliverio Cromwell, protector de Inglaterra. El día dura trece horas y un minuto. JWI ARTES Fi 1. Receptor. Círculo de trompetas acuáticas. Fig, 2. Planta del receptor. Fíg. 3. Detalle del receptor. Hu, 4. Indicador. Tubos acusticos que abocan al anillo tubular, y tubos auriculares que paiten de éste El indicador, que debe instalarse á la mano del capitán ó del oficial de guardia, tiene un anillo tubular que recibe todos los tubos acústicos procedentss del receptor. Los extremos de estos tubos abocan á dicho anillo tubular todo alrededor de éste y en orden correspondiente á la posición respectiva de las trompetas acústicas del receptor. En el anillo tubular hay, además, una pequeña abertura, la cual comunica con otro tubo acústico que se divide en dos, terminando en dos auriculares como los de los teléfonos y por medio de los que los sonidos, recibidos por las trompetas y transmitidos por los tubos al anillo, son percibidos por la persona que atiende al aparato. Cada uno de los tubos acústicos que comunican el receptor con el indicador va provisto de una válvula ó interruptor cerca del orificio que comunica con el anillo tubular, interceptando el paso del sonido siempre que convenga. Para esto, estas válvulas ó interruptores van provistas de un mecanismo, por medio del cual el operador puede abrir ó cerrar la comunicación ciando desee. Una aguja qu 5 hace de índice movible completa además J No se devuelven los originales IMPRENTA DE BLANCO Y NEGRO