Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
UNA INVENCIÓN ESPAÑOLA I Jesde el día i. de Abril está funcionando en Cartagena un motor aéreo- solar, invención española del ilustre y veterano corone) de Artillería D Isidoro Cabanyes, director de! Parque de aquella ciudad. El doctor Vera ha dedicado recientemente un artículo en Til Jmparcial á describir este sencillísimo aparato, del cual ofrecemos una fotografía á nuestros lectores. No disponemos de espacio para explicar su mecanismo Consignaremos, sin embargo, que la base de la invención es provocar por la acción de calor solar corrientes de sire que, bien aprovechadas y dirigidas, constituyen un caudal de ener- Que en aquel pueblo verdadero no ha hecho presa afortunadamente ninguna epidemia, lo demuestra el no haberse registrado en cinco años y medio más de once ó doce defunciones, á pesar de las condiciones nada envidiables en que vive aquella pobre gente. La casa es antiquísima; su actual dueño, D. Agustín Peñaranda, la heredó hace unos seis años de D Domingo Ángulo, el cual poseía en Madrid nada menos que veintinueve fincas todas semejantes, por lo crecido del alquiler de sus cuartos, á los Corralillos, género de casas por las cuales sentía afición. Pero no desdeñe el lector estas casas, porque los Corralillos, que no tiene más fachada que la necesaria para las cuatro tiendas y el portal ó zaguán, produce de renta en un año cerca de cuatro mil duros, ó sean de mil quinientas á mil seiscientas pesetas mensuales, sin grandes desembolsos por contribución, ni agua, porque esa la llevan los vecinos si la quieren usar, n por gas ni luz eléctrica. ¡Parece imposible que produzca tanto una casa donde t i I 7 r PATSO DE LAS VISTILLAS) Fotografías Alonso el cuano más caro cuesta quince pesetas, y donde los hay hasta de treinta y dos reales al mes! En los Corralillos se hallan representadas muchas ingía, el cual, recogido y transformado por un motor, se puede aplicar á fines prácticos. La base del aparato, que tiene forma piramidal, está constituido por un alambrado de hierro muy tupido y pintado de negro. La chimenea está formada son pos- dustrias, y cuenta no pocas manifestaciones del comercio. tes telegráficos empalmados, y sus paredes son también de alambrado. La corriente de aire caliente determina el funcionamien- Allí hay herrería con su correspondiente fragua, consto de la rueda motora, la cual sin la menor servidumbre se halla en actividad con el sol, con el viento ó con ambos elementos trucción de sillas de enea, zapatería, barbería, géneros del combinados. La instalación carece de calderas, válvulas, engranaje, pantallas, etc. y, según su autor, pueden construirse reino y coloniales, etc. etc. No hablo de ios salones de motores de esta clase desde la energía de algunos kilográmetros hasta de cincuenta y más caballos. peinar, porque estos son portátiles y se instalan... donde quiera que esté la parroquiana. Hay dos patios, uno el grande, llamado as! probableOS CORRAL LLOS. UN PUEBLO DE te que los que viven en casas ricas, -nos dijo la misma mente para distinguirle del que existe en el piso segun 3i2 HABITANTES vecina. do, y éste, al cual le conocen con el nombre de patio- ¡Venir, que nos van á retratar el palacio! Y así por (Yo pensé si acaso estaría hablando con alguna tenede las Vistillas. el estilo acogen nuestra llegada todos los vecinos de la dora de pape! del Estado. La recaudación de los alquileres es por semanas, para casa de la calle de Segovia, esta casa que, como dicen Según testimonio de los que viven en los Corraiillos, facilitar en todo lo posible el pago, y de esa comisión está algunas de sus moradoras, tanto ruido ha hecho por se ha exajerado mucho en lo de la epidemia. Sólo han encargado el portero de la casa. tristes cinco casos de viruela que allí han ocurrido. ocurrido cinco casos, y de ellos han muerto tres, pero ¡Portero y admininisírador de trescientos doce vecinos ¡Buenos están en los Corralillos contra los periódicos! todos eran niños. Ahora existe el peligro de que los tres entre los cuales hay 100 chicos! -Ya ve usted- -nos decía una. -si mentirán los pape- enfermos, que van mejorando, contagien la enfermedad Sin duda tiene ganado el cielo. les cuando dicen que hay aquí setecientos vecinos. Yo los entre la población infantil de la casa; población que no ROBERTO DE PALACIO he contao y los ha contao el señor Eduardo el portero bajará de ciento entre niños y niñas. Por esto no están MODAS MASCULINAS I os hombres de hoy no saben vestir, -medecía hace pocos días una dama que fue eri tiempos del Imperio una de las más bellas y elegantes mujeres de París. Y como le hiciera observar que las modas del día no son más feas que las de su tiempo, agregó: -No os diré que no; pero no hay modas francesas, ni de un gusto personal. Ustedes son snobs y copian servilmente las modas inglesas, con lo cual parecen unos colegiales con uniforme. El reproche era severo. Con la vista consulté á un señor viejo, allí presente, que mostraba cierta coquetería compatible con su edad. -Efectivamente- -dijo éste, -existen hoy muchos elegantes, pero tanta elegancia es ya enojosa. ¿Qué mal hay en ello? -repliqué. -Ninguno; pero si la moda continúa generali- l jS fc i EXTERIOR DE LOS CORRALILLO: s para llevarle la delación al amo, y no llegan ni i l.i mil td. No hay más que trescientos doce justos. Trescientos doce vecinos que viven en tres p di. qiu. consta la casa, pero no tres pisos uno sob L l ut. o sino escalonados, una serie de casas que gatc m p il cerro de las Vistillas. La casa es muy sana, según nos dice la mi; i aludida. -Loque ocurre- -prosigue, -es que en alg j. jt i u rtos hay mucha marranería, y ¡claro! ¡luego dicen que hay epidemias! En esos tres pisos hay distribuidos noventa cuartos, habitados en su mayoría por barrenderos, fai- oleros y demás gente jornalera, pero que no está en la miseria, como quieren suponer los papeles. -Algunos puede que tengan más ahorros en el Mon- EL PATÍO GRANDE demás las medidas sanitarias adoptadas por las autoridades, aun cuando hayan producido esa revolución en los Corralillos. Las fumigaciones y desinfecciones se hacen á diario, y nada pierden los vecinos con esas prácticas de higiene.