Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC facturará los a n u n c i o s p o r p a l a b r a s clasificados en secciones, á los precios que se indican en la siguiente Tarifa. Los originales se remitirán á la Administración de A B C acompañados de su importe en metálico, sellos de correos, libranzas ú otro giro análogo, con cinco lías d e anticipación á la fecha en que deban ser publicados. i APARATOS mamnmm ESPECÍFICOS JÍORDOS. Aparatitos imperceptibles. ESTÓMAGO. Curación pronta. TrataJJ Montera, 12. U miento italiano. De diez á dos, gratis. nuncios por palabras GORRAS ¡iifUÑOZ. Gorras para uniformes civiles 1 1 y militares. 34, Fuencarral, 34. Pidanse muestra s y presupuestos. r a s- GRABADORES- HAPAS para guardas. Rótulos esmalv tados. Sellos metal y caucho. Garrido. Desengaño, 9. ABC facturará los a n u n c i o s j w j al ¡t t j as c l a s i f i c a d o s e n s e c c i o n e s á lo? siguientes precios- De una á cinco palabras, 50 céntimos. Por cada palabra más, 10 céntimos. Las abreviaturas y cada cinco cifras se cuentan como una palabra. Al importe de cada inserción deberá añadirse 10 céntimos de peseta por el impuesto de Timbre. n P E R F U M E R Í A S T A más higiénica y agradable de las Aguas de Colonia, es la Colonia floM rida que vende á 6 pesetas litro, sin envase, la Casa Thomas, Sécula, 3. HOSTALES. Ultimas novedades en coi lecciones españolas y extranjeras. Sueltas, desde 5 céntimos. Platinos, á lf y 20 céntimos en negro, y á 25 y 30 iluminados Vistas de Madrid y provincias. Librería de Martínez. Correó, 4. Desengaño, 21, segundo. S ARTE ALÓN Satorres. Carrera San Jerónimo, 29. Venta de cuadros al óleo, acuarelas y muebles. ATRIZ, úlceras y herpes curan discos Martghar. Príncipe, 13. Madrid. ¡ÁRABE Cahipot de Alp. Diurético, C antirreumático; cura infaliblemente BAZARES blenorragia aguda crónica. Depósito: FeONSEJO, Para economizar, visitad el rrer. Princesa, 1. Barcelona. Barato Universal. Hortaleza, 110. SESBESKS FARMACIAS mM D ORADO y plateado en metales. Fuencarral, 17, grabador. CARBOLES FARMACIA tarifa militar. San BernarI A Calera. Antracita, Cok superiores, 1 do, 57. Madrid. i- 4 precios baratísimos. Magdalena, 1, entresuelo. FERRETERÍAS ATERÍA de cocina. Gran surtido. PreDROGUERÍA CTB cios muy baratos. Hules, plumeros. V Perfumería. Casa recomendada. Orueta, frente Escorial. Corredera, 3i í Eduardo Díaz Herrera. Desengaño, 9, 11, 13. asaas- F O T O G R A F Í A S i reproducciones de i i- -n E L E C T R I C I D A D unir. ESPECIALIDAD enó modernos, fotogra J cuadros antiguos VL verano se pasa fresco y divertido con fías de objetos de arte, obras en consí un ventilador norteamericano y un fo- trucción ó terminadas, interiores, etc. nógrafo ó gramófono de los. que sólo ven- Material especial, trabajo perfecto y ecodeüreña en Madrid, Barquillo, 14, y Prim, nómico. Casa Laurent Cervantes, 28. 1 (antes Saúco) Madrid. -HELADORAS PARATOS para helar sin manipulación í alguna. Pídanse detalles. Sociedad Anglo- Ibérica. Ayala, 2. Madrid. WV H INVENTOS aBMBH E OS poseedores de tikets de esta casa pueden canjearlos durante todo el m a n P U B L I C A C I O N E S a r a mes de Agosto por abanicos Pai- Pai, k R A T I S Boletín mensual ilustrado razón de un abanico por cada diez, peseCompañía General de Material Fototas que presenten en uno ó varios ükets. gráfico. Gran Vía, 20. Bilbao. Casa Thomas, Sevilla, 3. Entiéndase que esto es sólo para los que presenten los tikets en esta casa; no hacemos en- m R E T R A T O S A L O L E O- a A casa Laurent, Madrid, hace retratos víos á, provincias. al óleo del natural ó remitiendo fotografía, sobre lienzo, tamaño 47 por 65, PINTURAS -OLORES y barnices. La casa más sur- desde 100 ypesetas en adelante. Trabajo tida, Eduardo Díaz Herrera. Desen- esmerado parecido garantizado. gaño, 9, 11 y 13. L G L C INVENTOS. Pídase Catálogo Director POSTALES Oficinas Publicidad. Tállers, 2. BarESPLÉNDIDA colección de lOO distintas celona. mm- MAGIA -AGIA (Catálogo) Remito franco contra reembolso 0,25 sellos. Madrid, José R. Clara. Plaza del Ángel, 2. n i SASTRERÍAS L EJIPIVEOS F O T O T I P I A- FOTOCROMO A Nacional Constructora. Rey Don ILUSTRACIONES de obras artísticas, Jaime, 8 Valencia Desea represen- A confección de tarjetas postales ilustantes á suelri) lijo ó eoim- ión en prin- trada? Ti abajos perfectos y económicos. cipales poblaciones. Latirent. Cervames, 28, Madrid. (tarjetas postales dobles, tamaño 14 x 18; SOMBREROS i estos magníficos platinos, maravillosamente iluminados, representan bellezas UÑOZ. DepóMlo de sombreros liey artistas notables y de actualidad. A pexibles, americanos, ingleses é itasar de ser un trabajo tan admirable, que lianos. Gorras inglesas. Sí, Fuencano hay fotografía que le supere, sólo va- rral, 34. len 50 céntimos una; á provincias por correo certificado enviando 35 céntimos mm T R A N S P A R E N T E S jlTUSICA baratísima, nacional y extran- más, lo mismo para una que para las 100. T R A N S P A R E N T E S surtido completo. l -l jera. Sociedad Autores Españoles. Casa Thomas. Sevilla, 3. Madrid. i. Precios económicos. Orueta, trente Arenal, 20. Madrid. TARJETAS postales. Novedades de la Escorial. Corredera, 3 í. 1 P E L U Q U E R O S TM- -Goya, monumentos Madrid. Cuadros re- a Z A P A T E R Í A S casa Laurent. de España, tipos de gionales, en colores. Tarjetas Museos, 7 APATKR 0 de moda. Emilio Benítez. j LPIAN 0. Perfección blusas peluquero. h Atrcha. i. frente Santa Cruz. vistas, toros, esculturas Querol, etc. b Calle Lavapiés, 22. N IÑOS. Trajes preciosos desde 1,50 á 40. El Infante, Preciados, 26. M M CONFITES HÍGADO FRESCe BACALAQ, NATURAL r C u r a o i ó n r á p i d a y s e g u r a d e toda claso de MEMC NAL (frascos TRIANGULARES) FABIULCUS- ALIVIO IBSTáNTANEO ÚNICO PBGMETAÍUO ¡K O C r C r 2 RUÓ CastiaUon París. T K TODÁS LÁS M lío contiene opio ni morfina. -2 pesetas frasco eu todas las buenas farmacias TO HEADA EN 1 2 EOBAS 66 BIBLIOTECA DE A X C ENTRE DOS PLANETAS 67 tampoco podía moverlo: estaba sujeto con apretado vendaje. Se sentía débil, pero en pleno uso de sus facultades mentales y sin grandes molestias. Podía mover la cabeza y los brazos y, hasta cierto grado, la parte superior del cuerpo. Por ende, había sido salvado después de la caída al agua; pero ¿en dónde se hallaba y quiénes eran sus salvadores? No se engañó mucho rato, como Saltner, creyendo mirar un verdadero paisaje nocturno en el lugar donde se hallaba el biombo, pues éste contenía figuras que no se movían. Por lo tanto, era un cuadro. En consecuencia el mar, según dedujo también del color y manera de estar iluminado, debía ser el Océano Polar, al cual había caído el globo; se hallaba en la isla, y sus salvadores eran los habitantes de la misma. ¿Quiénes serían y qué podría esperar de ellos? Sus pensamientos todos se encaminaban á la solución de esta pregunta. Movió los brazos, observó su respiración, su pulso. Escuchaba el murmullo del mar... seguía ejerciendo todas las funciones naturales; se hallaba en la Tierra, y no obstante, los seres que habitaban allí no podían pertenecer á la raza humana. La materia de que estaban hechos su traje, los cobertores, el lecho, le era completamente desconocida y acerca de ella no acertaba á discurrir. Pero ¡la pintura! ¿Qué representaba el cuadro? ¿No le sería posible conocer por él los seres que le tenían en su poder? Las dos figuras eran, al parecer, de personas humanas. Una, la que se hallaba de pie indicando la estrella, parecía una figura femenina idealizada, de ojos extraordinariamente grandes: un extraño resplandor brillaba en torno de su cabeza. ¿Sería algún personaje simbólico envuelto en una aureola de santo? El vestítío- -si era lícito designarlo como tal- -no permitía deducir en qué país se usaba, y quizás su forma y su color fuesen capricko del artista. La figura sentada, que observaba la imagen de la estrella y daba la espalda al contemplador, parecía llevar una ceñida armadura metálica; en la mano sostenía un objeto desconocido de Grunthe. Estos dos seres ¿serían acaso unos representantes de los habitantes de la isla polar? Pero el paisaje tampoco era un paisaje terrestre. ¿Sería tal vez un recuerdo de la patria de los moradores polares? Y de ser así, estas dos lunas no podían pertenecer á otro mundo más que á Marte. ¡Los marcianos habían ocupado el Polo! Este pensamiento ya le había asaltado antes á Grunthe, al mirar desde el globo por vez primera la isla con sus instalaciones y el extraño mapa- mundi, pero lo había desechado por demasiado fantástico; no quería tener que habérselas con semejante hipótesis inverosímil mientras le quedara la esperanza de una explicación distinta. Pero cuando el globo, presa de aquella inexplicable fuerza, era arrastrado á las alturas, volvió á surgir la misma suposición. Y ahora, ¡su extraña salvaciónl ¡las raras telas en que estaba envuelto! ¡el cuadro! ¿Qué estrella observarían los de la pintura? Heforzó en lo posible la penetrante mirada de sus ojos, tratando de distinguir la imagen sobre la tabla. Una haz estrecha clararaante iluminada, el resto bañado en resplandores opacos... y esas manchas obscuras, los blancos cúmulos en los Polos... no cabía duda; era la Tierra vista desde Marte en una fotografía muy ampliada, la estrecha haz iluminada por los rayos del sol, el resto débilmente clareado por la luna... No pudo desechar por más tiempo el convencimiento de hallarse con los marcianos... de huésped, de prisionero... ¿quién lo sabría? ¿Cómo habrían podido llegar á la Tierra? Grunthe no supo contestar á la pregunta. Pero una vez aceptado el hecho, las apariencias restantes se explicaban con facilidad: la construcción milagrosa de la isla, la influencia ejercida sobre el globo, su salvación, la instalación y adornos del cuarto... siempre la hipótesis de los marcianos resultaba la más sencilla. Y de repente se estremeció. Un súbito recuerdo cruzó por su mente; sus labios se cerraron fuertemente, y en su entrecejo apareció una profunda amiga; hizo un esfuerzo mental supremo... ¡Eli! dijo entre sí. ¡Eli! ¿Qué le dijo éste al emprender el viaje? ¿qué fue? Federico Eli, amigo íntimo de Torm, viVía en Friedan dedicado á sus estudios particulares de sabio, pero había sido el verdadero autor espiritual y material de la expedición; era el alma de la Sociedad Internacional para la imploración del Polo. Con frecuencia había disputado con él sobre la posibilidad de que se pusieran los marcianos en relaj o aon la Tierra: Y Eli decía siempre: Si llegan, tenemos que esperarlos en los Polos Norte ó Sur. No se salta al tren cuando está en marcha, sino cuando está parado. ¡Quién sabe lo que kal 1 ara usted en el Polo! Salude á los... Se le había olvidado la palabra. No le había dado valor alguno. Nunca se sabía si SU hablaba en broma ó en serio. Salude á los... No pudo acordarse. En eombio recordó bien que una noche, al hablar de los marcianos como de seres fantásticos, Eli se excitó- obrcmanera y cortó la conversación bruscamente. i TI i n i wwn WDTll EirirTlHEí IITIIM iini n iiinr nm