Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ESTANQUE LLAMADO DE LOS FPA 1 LES EN LA HUERTA DEL MONASTERIO Fots. B. Pérea ÍASÉO ciiiE SE FOSMÁ AL MEDIODÍA SELANTE DEL MONASTÉRÍO de los casinos y de los hoteles. En el Escorial se ven reyes enterrados en el Panteón, cuyas puertas se abren al público á las tres. Total, casi igual. ¿Que en Biarritz hay un mar muy vivo que entretiene con su vista? Bueno; en el Escorial hay un estanque en la Huerta de JOS Frailes que es un mar muerto, como quien dice. Habrá en Biarritz mujeres tentadoras que despluman al que las hace caso; pero hay en el Escorial cicerones patizambos que le saquean á uno como acepte sus servicios. ¿Que en la población francesa las casas parecen puestas unas sobre otras y las calles forman montañas rusas? ¡Hay que ver las del Escorial para saber lo que es cosa buena! En Biarritz circulan muchos luises en el Escorial muchos ao- uso No hubo, por fortuna, desgracias personales; pero las pérdidas materiales fueron grandes, y eso que el enorme incendio pudo reducirse al edificio donde se inició, sin que llegara á propagarse á las casas inmediatas. De la importancia de) desastre puede formarse juicio por las fotografías que publicamos. En ellas se ve que la fábrica y el depósito han quedado reducidos á escombros. püeae ser mas acertado. Burell es tiritó de los escritores más brillantes que honran á íá PYerissi españdlá. Há visto de cérea jas necesidades de rriüchás régitínes dé España y puede atenderlas cdh la p rerrtürá q üe requieren. El puesto es de empeño. Ha escrito notabilísimos artículos pintando magistral mente esas necesidades y la injusticia con que eran miradas por los gobernantes. Ha llegado para él un momento muy difícil: el de dejar de tinos allá hay des puertos, pero aquí hay la mar de puertas, sin contar el puerto de Guadarrama, que está próximo; á las famosas rocas de Biarritz tienen poco que envidiar las peñ s del Escorial. En suma, pasa usted ai día maravillándose ante la prodigiosa obra de Juan de Herrera, ante la riqueza de tapices del palacio, de los cuadros de Ja sacristía y de las salas capitulares, de la tumba de reyes y de infantes, de la biblioteca, y se vuelve usted á Madrid saturado de aire fresco, satisfecho el bolsillo, complacido el espíritu; y al entrar por la estación del Norte, lo mismo puede usted decir que viene de Biarritz, de Ostende ó de Spa, qu: de) Escorial, Las Rozas ó Pozuelo. ÁNGEL MARÍA CASTELL mm yscBanB 3 Vgsaoan -je Í- fM áHR- iv T- l v v r; i; J El incendio del viernes p n la madrugada del viernes último destruyó un voraz incendio el almacén de maderas que tenía estableci o D Hilario Tejero en la casa número i3 y de la calle K SL INTERIOR DE LA FABRICA DE ASERRAR MADERAS ARDIErj- BO predicar con la pluma, para hacerlo con el ejemplo. Para cumplir sus compromisos le sobran entusiasmo, acometividad, inteligencia. Puede brillar en la Administración pública con el esplendor con que ha brilado en el periódico. Es una honra para la Prensa ver elevados á puestos tan eminentes á periodistas como Gasset y Burell; así es que más que á ellos, debemos felicitarnos á nosotros mismos. Hora era también de que una gloria del perio- ASPHCTO EXTERIOR DEL EDIFICIO DURANTE EL INCENDIO Fotografías (fuentes de T uencarral. El siniestro comenzó en la fábrica de aserrar maderas, situada en el ala derecha del edificio. El vendaval que reinó aquella noche hizo que las llamas tomasen incremento aterrador desde los primeros instantes. Hace pocos años se quemó también el mismo depósito, lo que dio motivo á quejas y reclamaciones que, por lo visto, no fueron atendidas. Desde los primeros momentos acudieron al lugar del siniestro las autoridades y el cuerpo de bomberos con el material de incendios. Una vez más se hicieron patentes las deficiencias de éste; pero no por eso se escarmentará. Madrid continuará con un cuerpo de bomberos que realiza heroicidades, pero con un material de extinción y de nuxilics propio de un villorrio. Se discute ahora mucho sobre las circunstancias del incendio y sobre la frecuente infracción de las Ordenanzas municipales. Pero es lo de siempre: á raíz de los acontecimientos, mucha indignación y mucho propósito de la enmienda, pero después, olvido y nada. C L NUEVO DIRECTOR GENERAL JL DE AGRICULTURA El Ministro de Agricultura y de Obras Públicas, señor Gasset, que asoció á sus recientes viajes de propaganda dismo español como Julio Burell obtuviese algo más qnc por las provincias del Mediodía á Julio Burell, le ha un gobierno civil de segundo ó tercer orden. asociado ahora á su obra ministerial confiándole la DiNo siempre los elevados puestos de la Administración rección General de Agricultura. El nombramiento no han de estar en manos de ilustres desconocidos.