Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ROÑICA. EL PARQUE DE MADRID YEL SOLAR Este Madrid es en verano la población más triste de Europa, porque quiere su Ayuntamiento. ¿Para qué sirve el antiguo Retiro? Desde que lo dejó el Real Patrimonio y pasó á ser propiedad del pueblo madrileño, es desde cuando este pueblo lo disfruta menos. No se ha hecho más reforma que un paseo de coches para los ricos; la Casa de Fieras se ha cerrado al público, cosa que no sucede en ninguna población del mundo, y por espacio de unos años ha habido por todo recreo barato un embarcadero inmundo con unas embarcaciones adecuadas al embarcadero. Hay que recordar el espectáculo que ofrecen los Campos Elíseos en París á las diez de la noche, con sus restaurants, sus teatros, sus espectáculos de todo género, para comprender lo que podía ser el Parque de Madrid en verano, si de parte de nuestros ediles hubiera buen deseo y el celo que hay derecho á esperar de todo el que solicita y obtiene un cargo electivo. La iluminación del Parque es la dificultad con que al parecer tropieza el Ayuntamiento, y yo creo que esa iluminación seria un gasto reproductivo, porque el arriendo de terrenos para espectáculos, cafés, restaurants, podría producir bastante más que el coste de la luz. Eso si, hay que advertir á nuestros concejales que iluminar un paseo no es procurar esa media luz ó cuarto de luz que en Recoletos necesitan los abonados á las soirees nocturnas que allí se celebran. Iluminar un paseo es otra cosa muy distinta: es producir una claridad tal, que huyan de ella los que buscan las sombras, los murciélagos de ambos sexos que suelen frecuentar las sillas de la Castellana en esta época del año. El llamado pulmón de Madrid, los Jardines del Buen Retiro, es insuficiente- para que respire la población y, además, está llamado á desaparecer mucho antes que la Porma. poética, por la urbanización de la barriada en que s Thalla enclavado. Hoy esos jardines están rodeados de edificios, y forman casi un círculo, en su alrededor las cocinas de las casas del Salón del Prado, calles de Juan de Mena y Reina Mercedes. Se necesita un pulmón más grande y en sitio más alto: el Paique de Madrid es el único que puedz sustituir con ventaja á los jardines del antiguo palacio de San Juan. Como estaremos en Madrid de sitios de recreo, lo prueba el que la gente poco acomodada habilita en esta época del año los solares como lugar de diversión, y. el solar, en Madrid, es una cosa así como el vertedero, un foco de enfermedades, un asilo de microbios y uno de los atentados más grandes que se cometen contra el ornato público. Sólo en Madrid se refugia la gente en un solar como centro de regocijo y jolgorio; sólo en Madrid se encuentra amenidad sobre un montón de escombros y entre cuatro hileras de viejos y desvencijados tablones. Y entretanto, un lugar como el Parque se cierra al anochecer y queda en las horas mejores para disfrute de los guardas, cuando podía ser durante la noche el mejor paseo de toda Europa y el punto más hermoso de esparcimiento y recreo públicos. No se puede hablar de estos jardines sin que llame la atención lo que ocurre con el Parque Zoológico; el Ayuntamiento lo convirtió en origen de renta, y lo que era gratis para el pueblo de Madrid cuando pertenecía á la Real Casa, le cuesta el dinero en cuanto ha pasado á ser de su propiedad exclusiva. Esos Parques no son sólo un objeto de curiosidad, sino un medio de cultura, y por esp están espléndidamente montados en todos los países; como modelo dentro de España puede figurar el de Barcelona, que honra verdaderamente á aquel Municipio. Aquí hay una afición deplorable á lo reservado: poner un cartel prohibiendo el paso por un sitio, parece el mayor placer de las autoridades de todo género; quitar algo al disfrute común es la manía nacional y principalmente madrileña. Pero volviendo al uso nocturno del Parque de Madrid, es forzoso reconocer que su necesidad no necesita argumentos y que si se pusiera á votación entre los vecinos de esta villa, el sufragio por una gran mayoría demostraría á los concejales que hacen muy mal cerrando las puertas de tan ameno sitio en cuanto llega la noche. En otro tiempo ha podido ser un obstáculo la distancia, por más que hace treinta años, y cuando desde la puerta de Alcalá apenas había nada urbanizado, la gente iba á los Campos Elíseos, que estaban mucho más lejos: y allí han oído por primera vez muchas óperas algunos de los que hoy peinan canas, y allí se verificó la primera corrida de toros nocturna, y allí debutaron muchas nolabilidades ginnásticas acrobáticas; allí se celebraban banquetes al aire libre; allí funcionaron por primera vez las montañas rusas, y allí se verificaron los conciertos que dieron á conocer á los españoles las producciones del genio de la música moderna de Wagner. Recordando esto se ve que hemos atrasado mucho en esta materia. De los Campos Elíseos, hemos retrocedido hasta el solar lírico- bailable; del concierto clásico ó de la banda militar, hemos venido á parar al acordeón y al organillo de manubrio; y de la fiesta y del lugar donde las clases se confunden en los momentos de expansión y regocijo, á la diversión por brazos, para que el popular, aislado completamente, no sepa olvidar el espectáculo de su propia miseria más que ahogando sus penas con vino, y dé rienda suelta á stt humor produciendo la bronca por cualquier pretexto y dando que hacer á los jueces y médicos de las Casas de Socorro. La comunidad en el regocijo es un elemento de educación social que debe utilizarse por los que rigen los destinos de un pueblo; no hay momento más adecuado para borrar los odios de clases y para destruir preocupaciones que separan al hombre del hombre y convierten en enemigos á los hermanos. En el Parque de Madrid podía verificarse esa fusión, que sólo puede producir la ale gría plácida y sana; los espectáculos en común modifican las costumbres del pueblo; el contacto entre las clases todas quita asperezas al problema social y borra muchos rencores. Hay que facilitar todos los momentos en que la sociedad pueda confundirse; hay que procurar el contacto entre los poderosos y los menos afortunados, y esto se consigue mejor que de cualquier otro modo en un centro donde puedan verificarse espectáculos cultos que se hallen al alcance de todas las fortunas y donde tengan fácil acceso todos los elementos que componen la sociedad. El solar no puede producir más que ideas pequeñas y sentimientos de rencor; el jardín grandioso, espléndidamente iluminado, con la animación que le preste el confuso rumor de sus espectáculos, sugiere en el alma sensaciones dulces y aparta el ánimo de las negruras de la realidad que es muy triste para las clases que carecen de educación. EMILIO SÁNCHEZ PASTOR A PROTECCIÓN Á LA INFANCIA EN ESPAÑA Con este mismo título ha publicado el ilustre doctor Tolosa Latour, infatigable apóstol de la protección á Ja infancia, por la que siente amor tan grande que no será bastante para pagarle la gratitud de todas las madres de España, un folleto que encabeza con un escrito dirigido á S. M el Rey, siguiéndole el discurso y 1 proyecto de ley que leyó en el Congreso Deontológico celebrado últimamente en Madrid (proyecto que el Congreso aprobó unánimemente) el discurso que pronunció á continuación el doctor Calleja; las leyes de 16 de Julio de 1878 y de 1 3 de Marzo de 1900; los proyectos presentados al Congreso; los comentarios que al último proyecto publicó en A B C, honrando con ello estas columnas, y unas notas finales que completan su notable trabajo. De los propósitos que al eminente doctor han guiado al publicar este trabajo, dará idea el escrito que, como decimos, dirige al Rey, del cual escrito son los siguientes párrafos: Mayor alegría si cabe que la de veros responder sonriente y dichoso á las aclamaciones de las ciudades engalanadas, hemos sentido al contemplaros después en medio del pueblo, cogiendo en vuestros brazos y acariciando con amor ó tendiendo la mano protectora á muchos niños que, ignorantes de toda etiqueta, atrepellaban á todos para contemplaros de cerca con el ansia bulliciosa de la infancia, á quien atrae todo lo grande y luminoso. Habéis repetido muchas veces la tierna frase del Salvador, llena de bondad y protección hacia el niño; no en balde simboliza la humanidad entera, el hogar feliz, la patria futura. En tan grato conjunto de cosas bellas, quizá habíis adivinado, entre sombras, algunas de las muchas tristezas y agobios que abruman al niño, toda vez que habéis tenido ocasión de visitar diversas instituciones benéficas, cuya contemplación y examen inundan el corazón de suavísimas y tiernas sensaciones, producto de ese inagotable manantial de amor que nace de la caridad cristiana. Pero á pesar de esto, existen, Señor, en esta fecunda y generosa tierra española, muchos desventurados, faltos de positiva protección; centenares de infelices que, no muriendo prematuramente como tantos millares de hermanos suyos, en los primeros años de su vida- (y esta mortandad es verdaderamente aterradora) -arrastran más tarde una existencia precaria y amarguísima, toda vez que las instituciones benéficas actuales son impotentes para atajar el mal y ponerle eficaz remedio. A remediar estas desdichas tienden las fundaciones encaminadas á reconstituir organismos débiles, desgraciadamente poco extendidas en nuestra amada Patria, más por desidia que por ignorancia. La clase médica española se ha ocupado hace muchos años en buscar un radical remedio á tantos males, y en todas sus Asambleas científicas, singularmente en los últimos Congresos, ha estudiado el problema, proponiendo soluciones prácticas. Una de ellas, la más eficaz sin duda, porque á la poderosa intervención del Estado permite unir las benéficas iniciativas de los buenos ciudadanos, consiste en la promulgación de una Ley de Protección á la Jnfancia. Nadie mejor que yo conoce el interés personal que Vuestra Majestad ha manifestado en favor de la misma, y por lo tanto le suplico muy rendidamente se digne acoger con piadoso interés la moción aprobada unánimemente por mis compañeros en el Congreso Deontológico últimamente celebrado en Madrid. Felicitamos al doctor Tolosa Latour por este nuevo trabajo, testimonio elocuente de su nobleza de sentimientos y de su entusiasmo por la infancia desvalida, que no debe tener para él más que bendiciones. pañado de su numerosa y distinguida familia, puede decirse que ha empezado la vida de sociedad en Gorrigoitia. Reconocido el Sr. Bermúdez- Cancela á la bondad de estas aguas, que rivalizan ventajosamente con las dé Oquen en Alemania y Bagatelli en Italia, hace catorce años consecutivos viene visitándonos, y apenas si en tan poco tiempo se le conoce lo que tuvo. Nuestro Ayuntamiento, celoso como pocos, que sabe mejor que nadie le mucho que le debe á la colonia veraniega, ha hecho un verdadero lour de forcé este verano. Al efecto, ha concluido el matadero de cerdos, reforma que hace tiempo se dejaba sentir en Gorrigoitia; ha inaugurado con gran solemnidad el primer ojo del puente en construcción sObre el río Tájete, que desemboca en la plaza Real, y ha instalado, para que nadie eche de menos las comodidades de Madrid, un puesto de patatas fritas en la lencería dé Rayadillo, tío y sobrino respectivamente. Por su parte el simpático Requejo, dueño del balneario, ha levantado un piso para los bañistas de tefeera, que antes tenían que dormir en el penal de Gorrigoitia; ha sustituido en el salón de fiestas el piano vertical que todos conocíamos por uno que si no llega á media cola no le faltará mucho y para satisfacer el gusto de los más exigentes, ha contratado un cocinero que ha estado muchos años en Madrid, en la Bombilla, y antes en casa de la Concha, yá que el de Lhardy, con el qUe estaba en tratos, rtó puede venir por no sentarle bien el clima. Los árboles del paseo de la Estación han adelantado mucho, y por la mañana sobre todo prestan agradable sombra á los veraneantes que bajan á v r pasar el tren de mercancías, Únicé que se detiene erf esta Estación. La colonia me ruega rectifique la noticia echada á volar en la prensa de Madrid de haber ocurrido varios casos de escarlatina entre algunas personas francamente sexagenarias de Gorrigoitia; por el contrario, nunca hubo mayor salud, como lo prueba el hecho de haberse registrado veinte nacimientos en el día de ayer. Los diarios de Madrid que daban cuenta de la toma de posesión de Sánchez Guerra en el Banco de España, han sido materialmente arrebatados de las manvs, pues aquí tiene grandes simpatías. En el actual instante se están recogiendo firmas para pedir á los altos Poderes no se traslade el penal de Gorrigoitia, por ser éste el único elemento de vida de la población, que vería con gusto siguiesen los presos en la cárcel, pues si en verano vive de los forasteros, justo es reconocer que en invierno vive de los presidiarios. El tiempo que tenemos es verdaderamente excelente, como no se recuerda aquí ningún año, ni aun por las personas más ancianas. Ya que hablo del tiempo, bueno será decir que sobre el digno oficial de Telégrafos Sr. Regúlez está recayendo todo el trabajo, teniendo en cuenta que durante la estación balnearia pasan de cinco y seis telegramas al día los que el Sr. Regúlez, solo para todo, tiene que transmitir. Pero en España, ya se sabe, triunfan siempre los irritantes privilegios. A pesar de la animación que aquí reina, se nota sin embargo la falta del consecuente registrador de la propiedad de Trijueque Sr. Cadórniga, que por haber adquirido otra afección distinta se ha visto en la necesidad de cambiar de aguasieste verano. Cadórniga, era infatigable organizador de jiras campestres á la Fuente del Burro ó al Cerro del Canónigo, sitios predilectos de la colonia veraniega. Las señoras sobre todo se acuerdan mucho de Cadórniga, de el registrador, como le llamaban. Nos preparamos para ir á la comida que BermúdezCancela da en albricias de haber obtenido su hijo mayor, joven de veinte años, de grandes esperanzas, el título de bachiller. El correo se va y aprovecho la ocasión para cerrar esta carta, que no sé cuándo llegará á sus manos, porque en España ya se sabe cómo está el servicio de correos y todo. ¡Desgraciado país! Suyo afectísimo, -Sotillo. Por la copia, Luis GABALDÓN MADR 1 LEÑER 1 AS A Ias s i e t e ve V ERANEO DE LOS OUE NO VERA- V Ve menos c u a r t o media (CARICATURAS DE VERANO, DESDE x GORRIGO 1 TIA SEÑOR DIRECTOR DE A B C. Querido Director: Con la llegada del distinguido y virtuoso perito agrónomo Sr. Bermúdez- Cancela, acom- m E C a e a mañana de NFAN un domingo, toma usted el tren en la estación del Norte con billete de ida y vuelta, y se va al Escorial á pasar un día de veraneo económico y fresco de verdad; porque los hay que no son económicos ni frescos, aunque duren muchos días. En el Real Monasterio hallará usted misa, arte y fresco, todo por poco dinero: tres pesetas de billete de ida y vuelta, permitiéndose el lujo de viajar en segunda clase; media de ómnibus; tres ó cuatro de almuerzo y una de refresco. Total, unos treinta reales, y ¡día completo! La ilusión, para el que sea amigo de hacerse ilusiones, puede ser completa. El Guadarrama hace de Ebro; Villalba es Hendaya. Los que se van por la línea de Segovia son los que se quedan en España. Nosotros seguimos á Biarritz, que, naturalmente, es el Escorial. Su estación es la de la Negresse; se toma asiento en el ómnibusjardinera, y ¡hala, hala! estamos en la villa. La plaza de la Mairie, donde se pasan las horas de calor, es la Plaza de entre la Lonja y el Monasterio. ¡Ya quisiera ser aquella tan hermosa y tan fresca! Ni pasea en la de la villa francesa más gente que en la explanada de San Lorenzo. En Biarritz se xen reyes destronados en las terrazas a Ias nll á l a s nuee HE 1 I- 111, 1 1III 1 H 11111 m i i i l m 1 m i MIIMI n 1 1 nnnrrnnirmir- rTrr!