Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A NT 1 GUALLAS MADRILEÑAS. PRO CLAMACION DEL REY DE COPAS En tal día como mañana, hace noventa y cinco años, fue proclamado en Madrid rey de España José Napoleón. Todos los lectores conocerán la historia de aque! rey tragicómico, personalmente más infeliz que malo, á quien colgaba el pueblo cuantos vicios pueden imaginar se, y muy singularmente el de la borrachera, aunque es fama que el hombre no probaba el vino ni aun en las comidas. Lo que seguramente no será tan conocido es el ceremonial empleado en la proclamación. El día 7 de Julio de 1808, ante los individuos de la Junta española y el arzobispo de Burgos, reunidos en Bayona, juró Pepe Botellas sobre los santos Evangelios respetar y hacer respetar nuestra santa religión, observar y hacer observar la Constitución, conservar la integridad y la independencia de España y sus posesiones, respetar y hacer respetar la libertad individual y la propiedad, y gobernar solamente con la mira del interés, de la felicidad y de la gloria de la nación española. El día 9 salió por la mañana de Bayona, acompañándole Napoleón hasta el lugar de Bidart, Durmió en San inevitables tracas, que á muchos asustan, hasta que se acostumbran al ruido. Las fiestas comienzan con la gran diana, ó desperta, entonada por todos los dulzaineros y tamborileros, que recorren las calles de la ciudad, y siguen con infinidad de festejos que llenan un programa de los más grandes y amenos que ofrecen las más ricas poblaciones. Valencia ofrece un golpe de vista verdaderamente seductor. Desfilan por las calles los tipos más hermosos y apuestos de mujeres valencianas, sin faltar las grupas ó parejas de enamorados ácaballo y con los vistosos aparejos que se usan en la huerta. Hay cabalgatas en las cuales se hace un derroche de buen gusto por todos los elementos que en ellas toman parte. Las corridas de toros son siempre de las mejores, porque para que lo sean no se escatima nada. Los teatros funcionan con buenas compañías. Los fuegos artificiales son el encanto del pueblo, y pjra darle gusto no se mira el precio. Las iluminaciones recuerdan las ciudades orientales de los cuentos de hadas. Hay bailes populares y de sociedad, en los cuales se derrocha la gracia y la elegancia por igual. Hay, en fin, concursos de músicas, que despiertan siempre gran interés, y este año quizá mayor, porque á él asisten á disputarse el premio, además de otras bandas extranjeras, las municipales de Barcelona y de San Sebastián, que tienen justo renombre de ser lo mejor que hay en bandas civiles. ¡Dichosos los que sin temor al calor pueden asistir á las fiestas de Valencia, donde todo es animación, estrépito, belleza y buen humor! 5 p Sebastián aquella noche, y al amanecer siguió el camino de Madrid, haciendo etapas en Tolosa, Vergara, Vitoria, desde donde dirigió al país una proclama prometiéndole el oro y el moro; Miranda de Ebro, Briviesca, Burgos, en cuya población descansó un día, yendo á misa de la catedral bajo palio; Aranda de Duero, Buitrago y Chamartín. De allí salió el día 20 con un lucido acompañamiento de trenes y tropa y así llegó á la capital de España, encerrándose en Palacio, de donde no quería salir, sin duda por las hondas y graves preocupaciones que el porvenir de la Nación... y la conservación del pellejo le causaban. El lunes i 5 día del patrón de España, se verificó la proclamación en esta forma: A las cuatro y media de la tarde llegó á las Casas Consistoriales el señor corregidor acompañado del alguacil mayor y veinticuatro alguaciles, todos á caballo, y seis porteros de vara á pie. Allí esperaban de antemano todos los caballeros regidores propietarios, honorarios y abogados consistoriales, para recibir al regidor perpetuo de la villa de Madrid, conde de Campo Alange, á quien el J ey de Copas había designado para ejecutar la proclamación, por encontrarse enfermo el Excmo. Sr. Marqués de Astorga, al cual correspondía en propiedad la dignidad de alférez mayor. Llegó el Conde acompañado del duque de Frías, el Capitán general de la provincia y muchos generales y oficiales del ejército francés, seguidos de una carroza de la Real Casa tirada por seis caballos ricamente aparejados, otros coches de respeto y varios caballos de mano enjaezados con gran lujo. Baiaron cuatro caballeros regidores á recibir I CABALGATA INDUSTRIAL. 2 GRUPA VALENCIANA 3 C A R T E L DE LA S F I E S T A S H E C H O POR J. M O N G R E L L CABALGATA ALf- GOSlCA Fotografías Barbera