Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
nada al San Sebastián de hoy. Estaba amurallado; la provincia de Granada; antes de matarle me dijo casi las calles de Narrica y Mayor eran las mejores; en broma: ¡Anda, Manuel, que una corona no es de el puente, que hoy es magnífico, era de madera; lo que cae todos los días! Hice bien la ejecución porque yo no tiemblo y domiHasta después de i855 casi no se conocía en no había hoteles, sino el parador Real y un diluMadrid la costumbre de veranear: al contrario, vio de casas de huéspedes, donde (quitándole al no el oficio como pocos, y como creo que lo mismo da de muchas provincias limítrofes venían aquí á pa- viajero ocho pesetas le daban de comer dos cosi- perderse por uno que por ciento, me importa poco maque á mil. y yo sar el verano, y cuidado que la villa del oso es- dos, dos prinsipios, sena con dos platos y agua con tar á uno el único; de Somos cinco verdugos, ganandesearía ser este modo tendría más taba degusto, sin agua, sin más espectáculo que esponjabatequin á todo pasto La playa sólo tenía cias. A mí no me gusta el oficio, ni tengo mala entraña... algunas veces el circo de Paul de la calle del dos casetas, la de María Cruz y otra; no se baña- Que me proporcionen un destino, aunque sea de mil peBarquillo, y sin otro aliciente que pasearse por ban juntos los hombres y mujeres; no había más setas al año, y al momento dejaré mi canonjía de once el Prado entre nubes de polvo. paseos que el Prado y Santa Catalina, y las fies- mil reales. ...Ya ven ustedes mi casa: aquí hay una familia que Ya del 55 al 65 se empezó á aclimatar la tas de Agosto reducíanse á alguna corrida de tocostumbre de salir de Madrid, primero hasta ros y al clásico sesensusco. El comercio lo mono- vive con decencia: mi madre, esa pobre vieja que yo Carabanchel, donde D. José Salamanca, la con- polizaban Pedro Bola y Campión. Y los madri- mantengo, mi mujer y mi pequeño hijo los tres seres á desa de Montijo, D. Luis González Bravo, el leños que lograban pasar en San Sebastián cuarenta quien quiero con toda mi alma... Yo oculto mi nombre, mi toda mi segunda conde de Inmuri y algunos otros, tenían fincas de y cinco días, volvían á la Corte cargados de con- vida, y mis afanes se dirigen profesión, Gobiernos señaá que los recreo, que entonces se llamaban quintas, y don- chitas recogidas en la playa y habiendo aprendido len á mi empleo, como destino judicial, retiro por años de alrededor de estos proceres solían tomar ca- á decir ecarricasco. de servicios. sitas algunas familias de lo que se llamaba priCon él, aunque fuera poco, huiría con los míos del La transformación que San Sebastián ha sufrimeras figuras de la clase media. do es mayor que la de Madrid, y, sin embargo, mundo. Una cueva, una choza- -zn lugar desierto, -amMás tarde, ya se llegó á pasar la temporada las abuelas de las encantadoras niñas que hoy van pararía nuestra desgracia. Y allí, señores- -terminó el de primavera en Aranjuez cuando había jornada, en sliping y se alojan en las charmantes villas de verdugo, -de todo careceríamos menos del mísero pey allí iban las de Oñate y las Carandolets- -la Concha y los grandes Bulevares, posiblemente dazo de pan que por tanto tiempo me negó nuestra socomo se llamaba entonces á la familia de Bailen, se divirtieron más y se casaron más pronto fre- ciedad de hermanos. MANUEL CARRETERO- -y el águila de las mujeres, hermosísima dama cuentando el paseo de los curas en el castillo de que recordará toda la generación madura, y la la Mota y oyendo misa en Santa María, que van Campo el Ángel, y María Buchental, y los que hoy al matrimonio desde los cotillones y la terraMODAS MASCULINAS por aquella época eran buenos mozos, Lersundi, za del Casino. T ERMINÓ el mes de Junio, el mes en que se concentran Ventura Barcáiztegui, Albareda, Rivero, Frías Con los medios de locomoción de los años 185o y todo lo que formaba la buena sociedad de al 6o, el viaje de verano á las Provincias princi- todas las más brillantes fiestas mundanas de la estael Gran Prix, el aquella época, porque hay que advertir que la piaba con un magullamiento á la ida, en la diligen- ción primaveral: la Vete desfleurs, Salón, en las queSteeple chasse de París y la apertura del el tout temporada de primavera de Aranjuez era más cia, y acababa con un quebrantamiento general de París hace esas brillantes exhibiciones de suprema eledistinguida y mejor frecuentada que la de verano huesos, á la vuelta. gancia que constituyen su principal encanto. en otras partes. Ahora empieza la dispersión general de todos los eleEso sí, era más caro y mucho más incómodo, A la Granja, que más que por este nombre y por consecuencia, como dice todavía cierta mentos que dieron vida y color á esos aristocráticos era conocida por San Ildefonso, también, cuando buena moza jubilada, como se reventaba una rendez- vous, para reunirse de nuevo por pequeños gruhabía jornada, concurría en la estación estival tan completamente, el veraneo no podía olvidar- pos en las pintorescas playas, en los balnearios que la moda señala ó en las suntuosas moradas solariegas. casi la misma sociedad que á Aranjuez, con la se en todo el invierno Para el hombre elegante, estas excursiones estivales variante de que Vesveiller- -el antecesor de on generalmente motivo de grandes preocupaciones. JUAN VALERO DK TORNOS Baüer- -tenía una finca donde se daban fiestas jLa toilette! ómo abordar tan delicada cuestión cuanmuy aristocráticas y donde concurrían D. Alejando no se tiene el genio de la inventiva ó la suficiente osadro Llórente, el conde de San Luis, Blaser, San IMPRESIONES, EL VERDUGO DE día para imponer á los demás nuestros gustos? Román y otros políticos distinguidos de la época. J El asunto es espinoso; por otra parte, nuestra tenue MADRID El Escorial ya desde 185o- se veía muy concuno se presta ni á ridiculas originalidades, ni á caprichos Espíritus generosos gestionan ya el indulto para Ce- excéntricos. Al contrario: es necesario evitar las exaaerrido por la clase media madrileña: se iba en diligencia, se llegaba á la administración de los cilia Aznar, único recurso que queda por apurar para raciones de todis clases y permanecer siempre en una matadora coches, que estaba en la plaza de Jas Animas, y librar del patíbulo á la condenada de D Manuel Pastor. nota característica de elegancia y buen gusto. No es Cecilia la única á muerte. Hoy pasan cada familia se iba á la casita amueblada que de veinte en España los que tienen sobre sí sentencia tan Así, pues, parecía lo mas probable tener que evoluciohabía tomado para los tres meses de verano. Los terrible, y esta triste circunstancia da una actualidad al nar entre la levita de color, el chaquet, el traje de cazaprivilegiados de la fortuna, los que eran perso- verdugo de Madrid, del que guardo curiosas impresiones. dora y el consabido gabán de verano. Pero no ha sucedido así; hay novedad, y novedad sennas de influencia, lograban que el Patrimonio les Una peña de escritores amigos le ha tratado, ha dissacional y de un cachetas indiscutible elegancia. alquilase un cuarto en las casas de Infantes ó de currido con él varios días, y en su mismo pisito de una El smoking. Pero no aquel smoking primitivo, Oficios por poco precio y con muchas comodida- de las casas inmediatas á Ja Glorieta de Bilbao escucharon con chai redondo y sedería, que sólo ha quedado negro, resertambién con mucha atención, entre trago y trago de modes. No había más café que el de Miranda, ni vado para las personas graves ó de edad madura. más paseo que la Herrería, la Lonja y los Bo- rapio, toda una negra historia de desdichas, que aún viPara Ja genta joven el smoking es de color gris de hievían, sin esfumarse, en el olvido. jes, que así se llamaba el jardín de los frailes. rro y pantalón del mismo color, como es consiguiente; El es un hombre digno Las Casitas de Arriba y de Abajo lo tenían casi cerse. verdugo de Madridrepugnante, mirado áde cono- chaleco blanco estampado 6 con dibujos de colores y de No es rudo ni primera forma muy montante. todo reservado, y el Patrimonio era mucho más vista. Con esta toilette de tarde, nada de canotiers ni somdifícil que hoy para dar p e n sos y dejar pasear De buena estatura, robusto, pelo rubio obscuro, de breros Panamá de formas más ó menos originales; el por sus dominios. barba y bigote poblados, pálido de rostro, casi cetrino; de paja Sin embargo, y durante cerca de veinte años, de ojos azules hundidos. Lleva el cabello peinado á raya; sombrero elegancia queda aquí proscrito y reconocido como una cursi. El Escorial ha sido el punto más agradable y la barba, partida; viste decentemente, sombrero hongo El sombrero flexible, del mismo color que el smoking más barato de pasar el verano, lo mismo cuando y americana; y adornan uno de los dedos de su mano ó algo más claro y con la cinta negra, es el dernier cri. se iba en diligencia que ahora que se va en fe- izquierda tres ó cuatro anillos, recuerdo, según nos Tampoco el calzado de color está permitido más que dijo, de otías tantas aventuras de amor... para la toilette de mañana ó para playa. rrocarril. hasta la de un La corbata deberá ser blanca y de lazo papilion. Las meriendas en las Arenitas, á que asistía do. Su historia es variada, y libro, ayer que, sin errabunVa á publicarla en un del llegar á Bastón de caña japonesa y forma de cayada, con intoda la colonia, tenían un carácter de intimidad promediarlo, lleva escritas 5oo cuartillas. Divide sus he- crustaciones de oro y motivos att nouveau. y de buen gusto que todavía recuerdan con pla- chos y peripecias en tres partes. Los primeros, con su Guantes de piel chamois, perla muy claro, que cer muchas abuelas que oyeron la primera decla- niñez, son los de Cuba, donde el año 90 fue herrador, llevaréis siempre puestos, ó colorlo menos uno. por ración de amor en la sala de los secretos del cocinero, barbero, sastre, policía, etc. En la segunda El gabán, que debe acompañar á esta elegantísima y mitad de su obra contará que, encontrándose tan ham- original toilette cuando las circunstancias lo exigen, es renombrado monasterio. Pero lo que es más curioso de recordar hoy briento, por lo menos, como los otros doscientos deses- de color bastante más claro que el smoking, con la esde es la forma en que se hacía el viaje á San Sebas- perados que pretendieron con él la plaza de verdugopre- palda ligeramente cintrada y amplios delanteros que casi Madrid, buscando grandes influencias logró at el siempre van desabrochados; bolsillos abiertos en coup de tián- -á las Provincias, como se decía en la épo- ferido, el año 97. sabré y dos filas de pespuntes en todo. El largo no debe ca, -porque un viaje al Cantábrico, que sólo Y por último, los hechos de los que no lleva escrita ni podían hacer las clases ricas, había que prepa- una línea y él nos contó, es de la parte más horrible de pasar de las rodillas. No hay que olvidarse nunca de adornar el ojal izquierrarlo con mes y medio ó dos meses de antici- su vida: la de ejecutor de la Jasticia. do con un diminuto bouquet de las flores de vuestra prefepación. Oídle: rencia, pues en este detalle está todo el chic de la toilette. ...A los veinte días de posesionarme en el cargo Como no existían más que dos empresas de Toilette de mañana ó para playa: diligencias, las postas generales que salían del tuve la desgracia de operar. Confieso que la noche anteCazadora de rica franela blanca con pequeñas listas mismo edificio en que está hoy el Círculo de rior á mi primer trabajo no dormí y que tuve miedo; azul marino. La espalda cintrada y de tres costuras: larhechas algunas Bellas Artes, y las de la Victoria, que tenían su sin embargo, de lo pasado, meoportunas reflexiones y go, mediano; cuello y solapas muy pequeñas; delanteros acordándome levanté tranquilo, y soradministración en la calle de este nombre, los biéndome media docena de huevos crudos, fui por el muy desprendidos y graciosamente redondeados del billetes había que encargarlos y pagarlos con reo. Sin alardes, aseguro á ustedes que lo despaché lo bajo: bolsillos verticales en coup de sabré. Toda pespuná cordón. Pantalón de la misma tela, de forma gran anticipación; y si en el transcurso del tiempo mejor que pude, porque aquel hombre era todo un va- teada y poco ajustado. Camisa zephir de color con puños recta desde el día del encargo al del viaje, la familia, liente. Desde entonces á la fecha llevo ajusticiados á y cuello blancos. Cinturón de cuero. Queda suprimido por enfermedad ó por otra causa, no podía salir, catorce condenados, y casi todos, menos el de Toledo, el chaleco para esta toilette. Sombrero de paja de forma se perdía el importe ó tenía que venderse el bille- han llegado al patíbulo hechos unos bravos, sobresalien- Yedoro ó Panamá, de preferencia este último. Zapato do, como no pueden ustedes formarse una idea, el Dien- de forma americana y piel de gamuza. te á bajo precio. tes, uno tres asesinos que de Burgos y yo Flor en el ojal de la cazadora. El viaje de Madrid á San Sebastián duraba ticiamos de losinmediato pueblo elde Guadarrama. ajusen el Éste F. MORA tres días, caminando día y noche: se salía á las seis condenado nos perdonó, maldiciendo, al mismo tiempo, de la mañana y se iba á comer á Buentrago, y en al público que presenciaba la ejecución, concluyendo por medio de nubes de polvo y sin más paradas que ponerse él mismo la barra al cuello y mandarme que DE TODO UN POCO las necesarias para cambiar los tiros y para co- apretase... mer y cenar en Aranda, Boceguillas, algunas veOtro reo simpático en sus últimos instantes fue el I A S E M A N A PASADA FALLECIÓ E N M A ces en Miranda, Burgos y Vitoria, al tercer día señorito de Almería, autor de un bárbaro crimen. El DR 1 D D Pedro Martínez Luna, uno de los homse llegaba á. San Sebastián, que no se parecía último qoeJie- operado- ha sido- el cura de LOCHDIO, de bres o. ue más ooptdaridad. Jian tenido en la- Corte, cuyas p L VERANEO EN EL SIGLO PA SADO O rrr inirrnrmT nr TI iirnr i- i rrn- inrn