Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Hay quien por sistema, critica todo cambio de esta clase, baile pecaminoso y comprometido, pretendiendo colocar lamentando que con ellos no haya nada menos uniforme que entre el hombre y la mujer un individuo de Orden púla uniformidad. blico en clase de aislador. Otros mas razonables, entre los que naturalmente tengo el Mucho más ceñida es la habanera, pero, sin embargo, honor de contarme, miran bien la reforma por lo qne tiene de nuestra primera autoridad nada ha dispuesto contra su cómoda para los interesados. A mí me es simpático el Cuerpo de Seguridad, aunque no uso, sin duda por temor á posibles reclamaciones diplomáticas de la República cubana. sea más que por su misión de mantener el orden. El orden en España es tan vago, que necesita que alguien ¡Todo el peso de la ley caerá sobre el schotis, que le mantenga. deja de ser desde este momento Pero volvamos ai rayadillo, para llegar hasta la gorra blanca. un baile de criadas y de horteras, Siempre se ha creído que era peligroso cambiar la indumentaria de la Guardia civil, y se ha dicho que al perder la fiso- según lo clasificó en LaGran Vía nuestro genial Chueca. nomía perdería fuerza moral, y yo me acuerdo de esto conRudo golpe reciben con esta medida los bailes de templando á los nuevos guardias, es decir, á los antiguos con solar y las kermesses de á real y medio la pieza, porque nuevas vestiduras. Por eso transijo con la calidad y hasta con declarado el schotis baile epidémico y, como tal, contael tejido del traje; pero no me resultan los guardias de gorra. gioso, es indudable que pierden su más poderoso atracYa ha habido cuestiones y hasta creo que disgustos é irre- tivo. verencias con la gente que no se acaba de convencer, así de Sin embargo, con prudentes modificaciones y establepronto, de que la mayor ó menor frescura no altera el carácciendo para su uso algunos importantes requisitos, es ter de la autoridad. Y es que extrañan el tipo. ¿Por qué esa gorra? ¿Quizás por analogía con la de los mu- muy probable que el mismo gobernador fuese el primero nicipales, que resultan almirantes de tierra adentro? La ver- en consentirlo y hasta en bailarlo. o ad es que ese carácter marino que hemos dado en dar á los Desde luego sería conveniente la creación de una ronfuncionarios en seco, acentúa demasiado la tendencia navote- da especial gubernativa, que pudiera llamarse ronda del rrestre de nuestras modas. schotis, encargada de vigilar en los bailes públicos la- -Diga usted, guardia- -le preguntaba esta mañana una pureza del baile, evitando peligrosas aproximaciones. chulapona á uno del Orden, ¿usted tiene algo que ver con la Esta ronda, sin aumento de gastos ni figurar en presuArmada? puesto, podría mantenerse con el importe de las multas Y el guardia la ¿respondió con cierta sorna: impuestas á los que contravinieran lo establecido. -Con la Armada, no, señora; con la que se va á armar, Para este efecto, se deberán fijar exactamente el núme o m o los terremotos, ciclones, choques, descarrilamientos y demás catástrofes no dan abasto á nuestra sed de emo- ro de centímetros reglamentarios. ciones, hemos inventado los espectáculos con peligro, y por Asimismo sería prudente la concesión de licencias de si no era suficiente el que arrostra el que los ejecuta, les he- schotis, como ya las hay de caza y pesca, pues algo paremos añadido el que corre quien los presencia. cido es el baile. Un ciclista de los de tirabuzón ha estropeado el otro día á Para los que á pesar de las moderadas disposiciones uno que le estaba mirando... -Oiga usted- -me interrumpe el chico de las de Chirigó- gubernativas se viesen contra su voluntad atacados del tez, ¿no andaban ustedes buscando una traducción adecuada furor del schotis, estaría muy en su punto una vacunaa) looping the loop? Pues allá va ésta: Inventando al prójimo. ción directa de la propia ternera, que les librase en lo posible del contagio. CARLOS LUIS DE CUENCA Otros medios poderosos se me ocurren, pero por el pronto creo que los enunciados son muy bastantes para cooperar á las felices iniciativas del gobernador. De lo contrario, de no hacer algo en bien del schotis, ica T os discursos notab! es de los Sres. Moret y Maura y éste se nos va. Nada, á bailar, pero con el centímetro a la vista. un escándalo mayúsculo provocado por los señoY con tan prudente medida, es evidente el triunfo de res Sánchez de Toca y Marenco, han constituido la nota más saliente de la semana en el Parlamento. Cierto que la política hidráulica. Luis GABALDÓN también ha invertido buena parte de dos ó tres sesiones el Sr. Romero Robledo pidiendo una cruz laureada para un genera por hechos de la pasada desastrosa guerra. Porque, eso sí, á raíz de la catástrofe se habló mucho C L viaje del Presidente de la República francesa á la de responsabilidades. Las responsabilidades no han pa capital de la Gran Bretaña ha exigido iguales prerecido por ninguna parte. Se repartieron recompensas á parativos que el del rey Eduardo á la capital de Frangranel. ¡Y todavía se piden más! Todo lo cual da moti- cia. M r Loubet se ha alojado en la House York, siendo vo á que la opinión se diga con amarga filosofía: -Pues, recibido en el palacio de Saint James, edificio que parece señor, si vencidos y arruinados se prodigan tanto las fortaleza y también una especie de Bastilla inglesa. cruces, ¿qué hubiera sucedido si nos cae la breva de la Londres no tiene mejor mansión que ofrecer á su victoria? huésped, y es que el genio del pueblo inglés nunca briEl batallador ex- ministro, como se le llama, sin que lló en el orden arquitectónico que exigen los palacios por sus batallas haya obtenido una cruz, perdió lastimo- suntuosos. Jamás hubo en Londres Tullerías, ni Palacios samente las horas, porque no consiguió nada de lo que de Versalles. Londres no tiene nada comparable á los se proponía. ¡Lástima de tiempo para haberle empleado enormes palacios de Rusia, cuya suntuosidad corre pareen discutir asuntos más importantes, como, por ejemplo, jas con las dimensiones, y después del incendio del real el de la hecatombe del Najerilla, de la cual no ha vuelto palacio de Whitehall, ocurrido hará unos doscientos á tratarse palabra, como si fuese asunto sin gravedad ni iños, Inglaterra se conforma con que la corte resida en trascendencia! el palacio de Saint- James, que es un muy mediano edifiLos discursos de Moret y Maura han merecido el cio, pues aunque los soberanos ya no lo habiten, es mohonor de los grandes comentarios. Han sido dos buenas rada real y se considera como si lo habitasen; los edictos oraciones; pero, obsérvese, los oradores han hablado que suscribe el Soberano llevan la fecha: de nuestra repor su propia cuenta, como si no hubiese partidos, ó sidencia de Saint- james y en e! propio lugar presencomo si dentro de ellos no hubiese unidad. Moret, fiel tan sus credenciales los embajadores extranjeros. á su discurso de Zaragoza, ha expuesto puntos de mira Saint- James está lleno de históricos recuerdos. La particular. Maura ha hablado, según ha manifestado, evocación del pasado allí nos muestra las alegres cabalgacomo diputado y no como ministro. Se ha dicho del tas de Enrique VIH, el Rey de las cinco mujeres, y las uno, que practicando ejercicios de oposición á la jefatura. justas y torneos de Isabel, la Reina sin marido. Andando Del otro se dice que apuntando á Moret para dar á Viel tiempo, el palacio fue teatro del martirio de Carlos 1, Ilaverde. Todo ello es probable y racional. A los especque de Saint- James fue conducido al cadalso, y el de tadores sólo nos toca admirar la elocuencia y decir: Cromwel) el Protector. ¡Pero qué bien hablan esos caballeros! En época menos remota los sucesos de Saint- James En efecto, los dos han hablado magistralmente. El fueron menos sangrientos. Ocupáronlo monarcas regouno diciendo que cuando se acaba de ser poder no se cijados como Carlos 11, que hablaba con su amada, debe censurar lo que no está hecho pudiendo estarlo, y Ms. Gwynne, desde los muros del palacio, y la historia el otro echando en cara promesas incumplidas, han estado nos habla de alegres caballeros que recorrían el parque muy bien. Tienen frases hermosas, casi divinas; pero nada y de damas de honor de dorados cabellos que recorrían más. El pasado se olvida; el presente se desdeña. Todo disfrazadas los jardines. se cifra en el porvenir, para el cual se guardan los mejoPara dar con el origen del nombre que el palacio res propósitos, los planes salvadores, las reformas bien- lleva, hay que llegar hasta el siglo xn, época en que alhechoras. gunas almas caritativas fundaron un hospital destinado Y España sabe de sobra que el Infierno está sembrado á servir de asilo á catorce doncellas leprosas. El sitio de buenas intenciones. que hoy ocupa Saint- James era en aquella época solitario y estaba rodeado de campos y de bosques. Algunas generaciones de vírgenes leprosas asomaron EL SCHOT 1 S SE VA sus rostros desolados por las estrechas ventanas del O í se va para siempre, como se fueron los dioses, como edificio y tendieron sus tarteras para pedir limosna á se irá Rodríguez San Pedro para no volver más, los raros pasajeros á quienes la casualidad llevaba al asilo solitario. con detrimento de su virginal superávit. Tal fue el destino del edificio primitivo, hasta que en ¿Y por qué? ¿A qué obedece su expulsión? ¡Ah! ¡Si nuestro flamante gobernador civil de la provincia llega el año i35o Enrique VIII se enamoró del lugar, y á las doncellas leprosas se les buscó nueva vivienda. El á nacer oportunamente en Atenas, qué duda cabe que la moral no huye de Grecial ¡Indudablemente la hubiese hospital fue por completo derribado, y en el propio detenido en el Partenón! Pero el destilo no lo ha que- sitio que ocupaba vivieron hermosas cortesanas rodearido así, y hay que felicitarle por su prudente acuerdo, das de los esplendores que procura el favor de los prínporque á pertenecer á otros remotos tiempos el elegido cipes. Saint- James fue, durante el transcurso de muchas por Cabra, ¿quién velaría en los actuales y críticos ins- generaciones, lugar de entrevistas de los más famosos tantes por la integridad de nuestras costumbres, por la prelados, estadistas, grandes pintores y magníficos poetas. Las trompetas de los heraldos de armas han resonapureza del schotis? ¡Pasma el pensarlo! El schotis, pues, se va. Sánchez Guerra considera este do en sus patios, y también el compás de las armaduras, unido á los cantos de los sacerdotes, al rodar de las carrozas y á los gritos de las multitudes. La reina Victoria es el último soberano que se ha asomado á las ventanas de la sala mayor del palacio, para ser ante el pueblo proclamada reina de Inglaterra y de las Indias. El rey Eduardo no se mostró en persona en el momento de la proclamación. Saint- James ha servido de mansión real por espacio de trescientos cincuenta años. Ni la reina Victoria ni Eduardo VII se albergaron en él ni siquiera un solo día. El actual príncipe de Gales permaneció en el histórico edificio desde que se casó en 1893 hasta el año último. Tal es el pasado de la aristocrática moradi que ino- sieur Loubet ha visitado. COPLAS DE CIEGO Dicen que en Grecia va á haber agitación. No lo niego. Mas si se agitan en griego ¡cualquiera los va á entenderl En un diario un artículo leí ayer de circunstancia cuyo título bien claro decía: ¡EXCELENTE PAPA! Quien suponga que aludid al Padre Santo, se engaña: aludía á una zarzuela recientemente estrenada. Los guardias de esta villa visten de rayadillo desde el martes, y alguien se alegra de ello porque espera que con ropa ligera llegarán más á tiempo á todas partes. Dicen que habiendo admirado á Diávolo mucha gente, Mephisto ya no ha chocado á nadie absolutamente. ¿Que no ha chocado Mepbisto? Pues, ó me engaña la vista, ó en su debut hizo pisto á xin pobre mozo de pista. Contándole á Inés Morales que hoy, gracias al Soberano, tiene el Colegio Romano setenta y seis cardenales, orgullosa dijo Inés: -Son más los que yo he reunido, pues, gracias á mi marido, ya tengo noventa y tres. Anoche en un callejón de la corte, un tal Marín salió borracho al balcón y armó un tremendo jollín. jCon tan continuos desmanes buenas están las nacionesl ¡Los turcos en los Balkanesl ¡Las turcas en los balcones! JUAN PÉREZ ZUÑ 1 GA LOS ASILOS DEL AYUNTAMIENTO DE MADRID El domingo y previa galante invitación de nuestro distinguido amigo D Pablo Becerra, visitamos en Alcalá d e Henares los Asilos del Municipio madrileño. D e la expedición formaron parte el Alcalde, S r Marqués de P o r t a g o varios concejales y los redactores de algunos de los periódicos de la corte. El objeto de la expedición era presenciar la distribución d e premios á Jos alumnos de ambos sexos del segundo y tercer Asilo, instalados en la histórica ciudad. Los expedicionarios fueron recibidos por las autoridades locales, el persona de los Asilos y distinguidas personas de la población, dirigiéndose en seguida al segundo Asilo, instalado en el edificio que antiguamente fue Academia de A r tillería. La primera autoridad municipal de M a d r i d recorrió d e t e nidamente todas las dependencias, y después de inspeccionar las clases, enfermerías, dormitorios y talleres, e interesarse por Jos más pequeños servicios, felicitó al personal empleado, muy particularmente á las hermanas- de la Caridad, dando principio los exámenes y distribución de premios. El acto resultó conmovedor y simpático. Desfilaron niñas y niños que apenas cuentan ocho años y ya saben leer y e s cribir correctamente, así como las cuatro reglas aritméticas; y alguno hay que sabe realizar operaciones, no tan sólo con números enteros, sí que también con números quebrados y decimales. La magnífica colección de labores presentadas por las niñas asiladas es notabilísima, figurando en ella una magnífica colección de bordados en raso, pañuelos, sábanas, puntillas de todas clases y encaje de bolillos. También llamó la atención una preciosa mantilla negra, de encaje, confeccionada en el establecimiento bajo la dirección de la inteligente p r o fesora sor María Dalmau, y varios objetos d e iglesia. Terminados los exámenes, se sirvió á los asilados una comida extraordinaria, concediéndoles asueto durante el resto del día. Después, en la posesión del diputado á Cortes D- Lucas del Campo, denominada La Isla, el alcalde de M a d r i d obsequió con un espléndido banquete á los representantes de la Prensa d e M a d r i d al personal del establecimiento, á los d i putados del distrito y autoridades civiles y militares d e la plaza. Al final brindó el señor marqués de Portago, en frases muy sentidas, por el pueblo de Alcalá y sus autoridades, p o r Ja laboriosidad c inteligencia de los directores d e los Asilos, Sres. Becerro y Pascual, p o r las hermanas de la Caridad, n nnrnnsrnnr TTn -íTTnl ¡nT rr M In i- rrn