Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
fflSJABALl Pida se Catálogos al fabricante ída PTiR CQ U L ÍMUVSfA SEKORAS U U l i O t O fi ftSÍWSA I EE A T S L G NE HECHOS Y. A MEDIDA. LOS DK MAS LUJO Y LOS MAS MODESTOS. -SJA HÜKI, A C A I J A 4. -Teléfono 341. CHARADA EN MEJOR ESCOPETA EDÍIABDO SCH 1 LLIH 6, S. ENC, Calle FERNANDO Vil, 23. BARCELONA Calle ALCAJLá, 18. -MADRI Y EN Bü SUCURSAL GRANDES TALLERES DE Lj i l l l l l v L j I r l i l lanzado al mercado; no pesa, no se abre y se coloca con gran rapidez. PT K T PT V P T E m p l e a d en techosy frisos de gran ElL (i l l l i l y L j I r l l l relieve, sustituye ventajosamente á la escayola, cartón- piedra, madera, etc. E l -VNAGIiTPTA solamente se vende en el Almacén de Papeles pintados de R. REBOLLEDO 3 a AREBÍAX, 88. -TELEFONO Pí M A T í VDT ¿Qué es EL IANAGLIPTA? E se m e o r Í producto decorativo IMPRENTA LITOGRAFÍA ENCÜADERNACION y ZAPATERÍA DEL Asilo de Huérfanos del Sagrado Corazón de Jesús JUAN BRAVO, 5. -MADRID. -TELÉFONO 2.198 Trabajos esmeradísimos. -Precios oeonómieos. igf yp ijf v v V V V W Jii A A A AiAiitv A A A A A A i l i A á á t JUSTILO GOGNÁO ISA a PRIMERA CALIDAD 2,50 pi as. botella Marca LAGIRALDA, Sevilla LAas 1I nteresante prospecto que acompaña 6 las botellas. LA Harina Malteada Vial AUTODIGESTIVA es la única que se digiere por si sola Recomendada para los NIÑOS ANTES Y DESPUÉS DEL DESTETE, así como durante la dentición y el crecimiento, como el alimento más agradable y fortificante. Se prescribe también á los estómagos delicados y á todas las personas que digieren difícilmente. PARÍS, 8, Rué Vtvienae, Y EN TODAS LAS FARMACIAS. SEGUNDA CALIDAD 1,50 ptas. botella La mejor AGUA DE AZAHAR y el mejor medicamento para la curación segura y el alivio inmediato de ios padecimientos nerviosos y del corazón. De venta en las principales farmacias, perfumerías y droguería de toda España. ÚNICOS DEPOSITARIOS EN BUENOS AIRES Sres. GARCÍA HERMANOS Y CARBAIJA Almacén EL, SMPAKCIAL Victoria, l.OOl. ENTRE DOS PLANETAS 25 Inmóviles y apretados e 1 uno contra el otro se mantenían los tres... incontrarrestable... nada podía salvarlos... morirían congelados ó... asfixiados. Era indiferente. Pero no obstante, esforzándose y con ayuda de toda su energía, se levantaban uno ú otro; una mirada álos instrumentos... el crmómetro hacía tiempo se había congelado... y... ¡cosa apenas eíble! el barómetro señalaba una presión de 5o milímetros, es eciv, se hallaban á veinte kilómetros de altura sobre la superíicie de la Tierra. ¿No parecía que el globo bajaba hacia ellos? nes polares y de los viajes de exploración en general. Bien que el mapa... pero ¿qué opinión se forma usted de la isla? Hablaba usted de un aparato; ese aparato debería tener algún objeto... -Que sín duda tendrá, pero que no estamos en condiciones de conocer ó de comprenderlo. Supóngase usted á un esquimal delante de la dinamo de una instalación eléctrica: que la cosa tenga algún objeto lo podrá comprender, pero ¿cuál? eso no lo podrá adivinar nunca. ¿Cómo habría de entender que los alambres que de ella parten distribuyen inmensas cantidades de energía sobre amplios trechos de terreno? ¿Cómo comprendería que producen claridad solar aquí, que allá hacen deslizarse con facilidad pesados coches cargados con centenares de personas? Al dar su opinión sobre la dinamo, el esquimal lo haría de una manera tan pueril que nos causaría risa, y, para no hacer el papel del esquimal delante de este aparato desconocido, prefiero no decir nada. Torm calló, pensativo; luego dijo: -Lo que me intranquiliza más es la inexplicable fuerza de atracción que ejerce el eje de la isla sobre nuestro globo. Y fíjense ustedes: desde que hemos cerrado el escape del gas, el globo vuelve á subir rápidamente y es arrastrado alrededor del centro de la isla. ¿Y quién le dice á usted lo que pasará si vamos á dar en el mismo eje? Yo creo que nuestra situación es simplemente desesperante; la única manera de salir del remolino es dejarnos caer, y entonces vamos á dar al desconocido poder de los isleños. -Y sin embargo- -dijo Torm, -tenemos que tomar una resolución. Los tres callaron. Torm y Grunthe observaban con inquieta mirada los movimientos del globo. Saltner inspeccionaba la isla eon el anteojo. Los detalles que se distinguían bien al principio iban borrándose más y más, señal segura del veloz ascenso del globo, de no indicarlo también los instrumentos, y hasta el frió que iba aumentando. Ahora... ¿qué significa esto? Un movimiento, un relumbrar singular se veía en la isla. Saltner avisó á sus compañeros. Miraron hacia abajo, pero sus débiles gemelos les permitían notar solamente unos puntos claros que se movían desde el centro á la periferia del círculo. A Saltner le parecía ver unas figuras que agitaban paños blancos todos en dirección de dentro de la isla hacia afuera. y