Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
C 1 SAÑOUNO. NUMERO 3i. CRÓNICA BISEMANAL ILUSTRADA. S ¿MADRID, 7 DE JULIO DE i 9 o3. NÚMERO SUELTO, 10 MÉXICO. LA PESTE BUBÓNICA EN MAZATLAN rff É 7 ií 1. UNA DE LAS SALAS DEL LAZARETO. 2. UNA ENFERMA EN EL LAZARETO. 3. LA CALLE DEL ASTILLERO. 4. OFICINAS DEL LAZARETO. 5. EN LA CALLE DEL FARO. LA SOCIEDAD M U T U A 6. SACANDO UN ATACADO DE PESTE. 7. RESTOS DE UNA M A N Z A N A DE CASAS EN LA CALLE DEL ASTILLERO. Fots P. Garrido Nn AZATLÁN es la primera playa de la República Mexicana en el Pacífico y eí centro de producción industrial y manufacturera de mayor importancia del Estado de Sinaloa, que se halla situado entre los 22 33 y los 28 latitud septentrional, y entre 6 19 y los io 35 longitud occidental del meridiano. que pasa por la ciudad de México. La población de Mazatlán asciende á 15.000 habitantes, hallándose constituida en su mayor parte por inmigrantes españoles. Recientemente se desarrolló en dicho puerto, importada de San Francisco de California (Estados Unidos) una fiebre desconocida que causó muchas víctimas en la población mazatleca, hasta que el Consejo Superior de Salubridad declaró oficialmente la invasión de la peste bubónica. Tal importancia adquirió y tan rápidamente la horrible epidemia, que bien pronto quedó casi desierta la ciudad, no obstante las penosas molestias y sacrificios que para salir fuera del Estado precisaba imponerse por la falta de medios de comunicación y cuarentenas que se veían obligados á sufrir, quedando únicamente en la población aquellos á quienes su escasez de recursos impedía abandonarla. A pesar de las radicales y rigurosas medidas adoptadas por las autoridades para evitar la propagación de la peste bubónica, fueron tan extraordinarios los estragos causados en sus habitantes, que ha habido que cerrar el puerto de Mazatlán al tráfico mercantil, aislándolo así del resto, del mundo, y destruir por el fuego todos aquellos edificios, bohíos y jacales en los que se registró algún c úSO de peste bubónica. Sus calles han quedado convertidas en montones de ruinas y escombros, obligando á sus vecinos á habitar bajo las palmeras de las afueras de la ciudad y haciendo, por consiguiente, una vida de nómadas. Con tal motivo se registran escenas desgarradoras, siendo conmovedor el espectáculo que ofrece la ciudad, qne al presente encuéntrase casi desconocida. En la actualidad, y según recientes noticias, va disminuyendo notablemente la enfermedad, aunque todavía hay casos, y continúa cerrado el puerto, siendo áz esperar que en breve volverá á renacer la tranquilidad, hoy perturbada por las recientes y numerosas desgracias sufridas, y que su importante puerto será frecuentado por las muchas naves que al mismo visitaban al abrirse al tráfico mercantil.