Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
acontecimiento que en! a somalikndia están desí do c e ahora, r. cuerdsm Jas memorables ampaña; de los generales H) cks y Gordon en e) Sudán. Hicks y Gordon fueron vencidos en las circunstancias siguientes E! general Hicks, a la cabeza de un ejército anglo- egipcio, fue enviado al Sudán egipcio en busca del Mahdi, quien habír provocado la guerra santa contra los extranjeros. Después de haberse internado hacia e) Sur, las tropas de) genera Hicks se vieron bloqueados en Kashg I, donde á pesar de la heroicidad con que se defendieron, fueron comp etaraentz destrozadas. E) desastre produjo en Inglaterra emoción vivísima, y ej Gobierno ingle 1; encomendó á Gordon Pacha el desquite. Este había ya paeiPcado h región, y con el cargo de gobernador genera se dirigió á Khartum con contadas gentes montado en un camello, habiendo logrado engañar al enemigo sobre el itinerario que tenía que seguir. Pero por desgracia, la intervención de general Gordon era tardía. Los espíritus estaban muy sobrexcitados, y á pesar de las concesiones que el general otorgara, no logró procurarse el concurso de la población musulmana de Khartum, que sostenía relaciones con el Mahdi, el cuai estaba muy bien informado por los espías de la situación exacta de Khartum. Cercada la plaza por las tropas mahdisras, poco tardaron éstas en tomarla por asalto. Gordon Pacha fue asesinado, y su cabeza clavada en una pica puesta en manos del conquistador. El teatro de los sucesos actuales no es el Sudán egippueblo. Los egoísmos, las bajas pasiones, la ferocidad de los cio, sino la Somalilandia, región cercana del Sudán, y revolucionarios servios, pretende disculparse con la im- como en i883, trátase igualmente de un supuesto enviapopularidad de la reina Draga y ennegrecer su figura, do del profeta, que bajo el nombre de Mullah, como como los revolucionarios franceses ensombrecieron la de antaño el Mahdi, organiza la defensa de los mahometanos contra la invasión de los cristianos. Gordon Pacha, María Antonieta. La gracia, la belleza, el inspirar amor, se imputa como en el diario que llevaba del cerco de Khartum y o miscrímenes á esas infortunadas mujeres que han perecido mo en cuantos despachos enviaba al gobierno inglés, envueltas en la ola de sangre que se apodera de todo un siempre señaló la complicidad latente de las poblaciones pueblo. Ola terrible que borra las conquistas del pro- musulmanas con el Mahdi. greso y que revela toda la animalidad de) ser humano. En la lucha actual se cree que ha acontecido lo propio Y en medio de todas las tragedias, unida siempre á con el Mullah, en beneficio de los planes de éste. ellas, la influencia de la mujer. Es evidente que cuando las naciones europeas emprenden expediciones contra los jefes musulmanes que invo ¡El eterno femenino! can su misión religiosa con el fin de suscitar levantamienCARMEN DE BURGOS SEGUJ tos, en ningún caso deben contar con las tribus ya sometidas, y que el avance sólo es de buen augurio después de haber imposibilitado de toda lucha al enemigo que se dejó al pasar. hoja de un cuchillo en el cuello de la rival de su mujer, ensañándose ambos en la víctima con ferocidad de locos. La vencedora siente la embriaguez del triunfo, del amo r propio satisfecho. Su orgullo de un momento es la desgracia de dos familias. Y los curiosos que habían seguido impasibles las peripecias del crimen, se estremecen al ver un cadáver; ia inconsciente complicidad turba de repente las conciencias; un sentimiento de instintiva repulsión agita los corazones, y los indiferentes de momentos antes vociferan, gesticulan y gritan como si quisieran demostrar su inocencia. La mujer alejada de la influencia del espíritu colectivo, se convierte de nuevo en el ser débil, cariñoso y bueno. ¿Quién es capaz de penetrar en esta extraña psicclog a? En muchas ocasiones la mujer lanza al hombre al asesinato. Un gesto solo, como el de la desgraciada Eugenia Torres, hace de su amante un asesino. El ha visto en aquel gesto un mundo de promesas, de caricias, de deleites que le van á ser arrebatados; ha visto á su amada en brazos de un rival; la pasión salvaje ha rugido en el fondo de su pecho, y ha matado á la misma que desea conservar para él solo. Otras veces la mujer es la víctima de un furioso acceso de infundados celos, de un rencor engendrado por la pasión satisfecha, como nos lo pinta Tolstoi en la Sonata de J reuizer, ó del salvajismo y la locura producidos por el alcohol, como el caso reciente de María Romanillo. No es necesario ir lejos para encontrar ejemplos. Sucede también que se acumulan los cargos para hacer responsable á una mujer de la fiebre sanguinaria de un no comprende lo fácil que le sería separarlas, y hunde h lacrando y sellando 1 cierr: por encima de un aifiJer imperdible que atravesaba el pliego. El paquete, encerrado en una caja, fue remitido á Narbona po. el Dr. Grasset, quien suplicó al Dr. Ferroul que por medio del clarividente averiguara el contenido del pliego sin abrir el paquete. Quitado eT embalaje, se pudo persuadir el doctor de que el cierre estaba intacto. Fuese con el paquete á casa de su cuente, quien contestando á las preguntas del Dr. Ferroul, dijo que el pliego llevaba interiormente una hoja metálica que envolvía un escrito, que leyó palabra por palabra hasta la fecha, indicando que, antes de ésta, había dos vocablos en caracteres raros que él no comprendía. El citado experimento de clarividencia, sin ser único, es verdaderamente maravilloso; la Academia de Ciencias de París ha estudiado otros casos análogos, que afortunadamente son rarísimos, pues resultaría en ocasiones muy molesto que esa facultad especial de ver á través de los cuerpos opacos la poseyeran determinados individuos; y, sin embargo, ¡cuántos carteristas, al enterarse del hecho citado, envidiarán la clarividencia del cliente de M. Ferroul! AL LER- WJLL Una novela inédita de Valera x t titula Elisa la Malagueña; es la autobiografía, escrita en forma confidencial, de una bailarina española de la época decadente del imperio romano. El maestro Valera ha puesto en este libro suyo las mejores galas de su fantasía y de su larga experiencia en asuntos arqueológicos, históricos y feministas; pero la obra aún no está concluida, ni se sabe cuándo la acabará el gran novelista. Entretanto, Blanco y Negro publica una deliciosa muestra, el primer capítulo de Elisa la Malagueña, gallardamente ilustrado por Lorenzo Coullatit con bajorrelieves magníficos y una preciosa estatuíta. En el mismo número se admiran cuatro hermosas planas en todo color, originales de Huertas, García Rodríguez, Andrade y Muñoz Lucena; una bella poesía de Torróme, La muerte del héroe, ilustrada por Regidor; una preciosa escena de corte clásico, escrita por Martínez Sierra y dibujada por Méndez Bringa; interesantes informaciones fotográficas de Lucena del Cid; la hora del té en China; la Virgen de Guadix; la casamuseo de Víctor Hago, recién inaugurada en París; la catástrofe del Najerilla, y varios sucesos de actualidad. Sueltos diversos í- -1 emos recibido un folleto que contiene el anteproyecto formulado con arreglo á las bases aprobadas por el Congreso general de Auxilio Mutuo celebrado en Barcelona en 1809, precedido de la exposición dirigida al Presidente del Consejo de Ministros por la Asociación general benéfica de aquella ciudad, La Unión Defensora del Socorro Mutuo, que organizó el referido Congreso general. Es un trabajo digno de alabanza y de una tendencia verdaderamente plausible. j- H 1 representante en España de la Exposición Universal de San Luis (Estados Unidos) ha tenido la amabilidad de entregarnos un folleto explicando la historia y objeto del gran concurso que se celebrará en aquella ciudad el año que viene, en recuerdo de la adquisición de la Luisiana por los Estados Unidos. El Gobierno español ha manifestado al representante de aquella gran República que España tomará parte en aquella Exposición. La lucha de los ingleses en África 1 I n telegrama fechado en Djibuti el día 27 de Junio daba cuenta de la derrota de las tropas inglesas por el Mullah de Somalilandia. Según ese despacho, ef jefe africano había destruido cinco puestos entre Burao y Bohotle; treinta y nueve oficiales ingleses fueron muertos, y dos mil soldados indígenas hechos prisioneros, Otro telegrama expedido al War Office decía todo lo contrario, es decir, que el Mullah había huido, y que sus hombres estaban completamente desorganizados con motivo de la realización del plan de las tropas inglesas, que consistía en la ocupación del distrito de Muduy. Haya ó no habido derrota, es lo cierto, según los mejores informes, que la situación de las fuerzas británicas en lucha con el Mullah es bastante comprometida si los refuerzos no llegan en tiempo hábil. Publicamos con estas líneas un gráfico para que el lector se forme idea del teatro actual de la campaña y los detalles de la lucha antigua, muy análoga á la de ahora. R CTUAL 1 DADES CIENTÍFICAS. DES rV CUBRIMIENTOS E INVENCIONES SOMALILANDIA v oBeibera forrar ¿Rer- -r Xo J 3 e? Goudoa. Adm 1 Gardor t EL OJO HUMANO ADAP- E J mun do d e j ciencia. TADOÁ LOS RAYOS 1 N- cultas ha tenido hacepoco VISIBLES SJN EL ÍNTER- U n a sorpresa verdaderaMEDIO DE APARATOS TM ente o r d i n a r i a El doctor Grasset, de Montpeller, supo hace poco que el doctor Ferroul, de Narbona, contaba entre sus clientes un sujeto que veía á través de los ALMANAQUE MEMORÁNDUM cuerpos opacos, cual si el órgano de su visión estuviese adap- A lERNES 3 San Eulogio y compañeros mártires; San tado para percibir los rayos X. Deseoso aquél de persuadir Anatolio, obispo; San Trifón y compañeros se del grado de lucidez o penetración de ese raro sonámbulo mártires. La Misa y Oficio Divino son de la beata María extra- lucido, verificó la siguiente experiencia: escribió en un Ana. Rito, doble mayor; color, blanco. Cuarenta horas: Repapel de carta la adjunta frase: Le ciel profond reflete en étoiligiosas Descalzas Reales. s- a. j j les nos larmes, car nous pleurons, le soir, de nous sentir vivre. i8 p 8. Salida y desastre de la escuadra española en SantiaAñadió á esta frase una palabra griega y otra rusa, puso lue- go de Cuba. go la fecha, dobló el escrito, lo envolvió en una fina hoja de El día dura quince horas. papel de estaño, recubriendo el t do con un grueso cartón, SjABADO 4 San Laureano, obispo; San Teodoro de Ci- -r e n e mártir; el beato Gaspar Bono. La Misa y Oficio Divino son de Santos Torcuato y Cecilia. Rito, doble: color, encarnado. Cuarenta horas: Religiosas Descalzas Reales. J 3 ¡858. Llega á Berga el conde de España, nombrado jefe del ejército carlista. El día dura quince horas. Termina el plazo para que las comis ces mixtas dicten su fallo en los expedientes que se hayan promovido. T OM 1 NGO 5 La Preciosa Sangre del Señor; Santos C rilo y Metodio. La Misa y Oficio Divino son de la Preciosa Sangre. Rito, doble, segunda clase; color, encarnado. Cuarenta horas: Religiosas Descalzas Reales. 5 s 4 183o. Ríndese Argel á los franceses. El día dura catorce horas y cincuenta y ocho minutos. 1 UNES 6 Santa Dominica, virgen y mártir; San Román, obispo y mártir; San Isaías, profeta. La Misa y Oficio Divino son de la octava de San Pedro y San Pablo. Rito, doble; color, encarnado. Cuarenta horas: Iglesia de San Fermín. í Peregrinación á Monserrat y Játiva. 1875. La plaza de Cantavieja se rinde al ejército liberal. El día dura catorce horas y cincuenta y ocho minutos. No s e devuelven los originales IMPRFNTA DE BLANCO Y NEGRO olkí Barrí CROQUIS DE LA SOJWALILAND 1 A, SN CUYO TERRITORIO SE HAN DESARROLLADO LOS SUCESOS DE QUE HABLAN ALGUNOS TELEGRAMAS AFIRMANDO QUE 2 0 0 0 SOLDADOS INDÍGENAS HAN SIDO HEChOS PRISIONEROS POR EL MULLAH, Y 4 0 OFICIALES INGLESES MUERTOS, CERCA DE BOHOTLE, LOGRANDO ESCAPAR OTROS TRES OFICIALES O! rF l l F r R O N FL DÍ 4 JO Á e RBERAH Medicamento de Familias Q. or los Ministerios de Toda clase de V ó- mitos y Diarrea s en niños y adultos se curan pronto y bien tos de Bismuto y eerio de Vivas Pérez. Así lo afirman indiscutibles autoridades médicas. De irania en todas la farmacías más acreditadas clel mundo con los Salicila- TmnMlinnFTi lEfflirn n in murar r r n- mrninr rrnill ¡imrinmr Trmismi mi