Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Para las madres que crian ajaos debilitados, convalecientes, etc. Solución al Rompe- cabezas publicado en nuestro número 2 3 S O P A S S A L S A S G U I S A D O S LEGUMBRES y toda Díase da P L A T O S NUTRITIVO HEYDEN (Albúmina pura desdoblada, directamente absorbí ble, pasando á los jugos orgánicos sin necesitar mn giin trabajo digestivo Prodúcese de las claras de los huevos frescos. TIEBE EFSCTOS MüT ESTIMULANTES DEt APETITO ED la etiqueta van indicados su doBis, manera de empleo y precio. Aumenta y mejora considerablemente la leche de las amas. Se vende en botes de 25, 50, 100 y 250 granos, en i todas las buenas farmacias. Al por mayor en las prmI apalea droguerías, centros de específicos y por media I ción del representante general en España: D. GusUTO Reder, Lopa de Vega, 50 y 52, Madrid, y para CONFECCIONAR con rapidez UN COCIDO DELICIOSO y ECONÓMICO Emplead ei Verdadero EXTRACTO D CARNE E Exíjase la Firma LIEBIC EN TINTA AZUL SOBRE LA ETIQUETA Se Vende pop Mayor DEPÓSITO CENTRAL DE LA O LIEBIC para Francia y España, en PARÍS PERFUMERÍA BALSÁMALE Dirigirse en Madrid al Sr. D. Antonio Montalbán, 12, Cedaceros LOCIÓN BALSAMIALE JABÓN BALSAMIALE Se han recibido 1.023 soluciones, pero de ellas solamente 84 exactas. Verificado un sorteo entre las 84 exactas para adjudicar el premio ofrecido, resultó favorecida la que lleva al pie la inscripción siguiente: CLTIMA CREACIÓN POiQlARROZ ADHERENTE, I N V I S I B L E PERFUME EXQUISITO VOTA AL POR MAYOR HUBERT, Perfumista en BURDEOS y 2 6 R u é d Enghlan, PARÍS Nouveau Slécle Eduardito B. Chaulet Carrera de San Jerónimo, núm. 15, Madrid El agraciado puede pasar á recoger el regalo ofrecido, á las oficinas de A B O, en la casa de Blanco y Negro, Serrano, 55. LAWIADONA -CLOROSIS DEBILIDAD- -CONSUNCIÓN representa exactamente el hierro contenido en la economía. Experimentado por losl principales médicos del mando, pasa lnme- 1 diatamente en la sangre, no ocasional estreñimiento, no fatiga el estómago, ao enne- r grece los dientes. -ftame YÍMI gotu ta uit eondi I PorHaíor 4 0 4 2 R u e S t- X i a z a r e P- R. IS. J gnjaselal rdaj tilarca- De venta en todas lat Farmacias. BI HIERRO BBAVAIÍi MUÑOZ 34, Fuencarral, 34 GRAN FABRICA DE GORRAS PARA UNIFORMES EL VERDADERO TAPSIA debe nevar I las firmas Confección superior Precios ínfimos fijos Exíjanse estas Firmas para evitar accidentes Tcr LE PERDRIELet C París En venta en todas la Farmacias. A 16 BIBLIOTECA DE V B CT ENTRE DOS PLANETAS 13 vueltas al Polo durante una hora, su reloj, si tiene marcado de fechas, señalará el 7 de Agosto. ¡Tendré que comprarme un calendario de quita y poní observó Saltner. -Sí; pero dando la vuelta hacia el Este, adelantaría usted otro tanto en el tiempo, y después de doce paseos alrededor del Polo, habría alcanzado el 3i de Agosto, siempre que quitara una hoja del calendario al terminar cada vuelta. Pero en ambos casos seguiría siendo el mismo 19 de Agosto. No tiene usted, por lo tanto, más remedio que arreglar convenientemente el marcador de fechas como lo hacen los marinos al pasar el meridiano 180. ¿Y si volamos en línea recta por encima del Polo? -En este caso damos un salto de doce horas. El Polo es un punto falto de estabilidad; nada mas. Caramba! así no se sabe dónde se encuentra uno. -Eso es la parte fatal- -dijo Torm; -desde un principio tuvimos que resignarnos á precisar nuestra situación por medio del camino recorrido. ¿Será imposible hallar algo distinto? -Tínicamente descendiendo y colocando nuestros instrumentos en tierra firme para poder divisar algunas estrellas. -En esto podemos pensar después de cruzado el lago y una vez dominadas las montañas; de ninguna manera podemos arriesgarnos á descender entre estas islas. En realidad, no aventajamos en nada á nuestros predecesores, y el Polo queda sin definirse. ¡Desagradable! -gruñó Saltner; -tal vez estamos precisamente en el Polo y no lo sabemo: estamos obligados á celebrar el momento en que con seguridad le tenemos por vez primera en nuestro campo de mira. ¡Niegue usted estol- ¡Bueno! sí- -contestó Grunthe á la par que una leve sonrisa vagaba por su cara. -Quiero suponer que nos hallamos en el Polo, y así podré brindar con ustedes ó no, conforme yo quiera y sin ponerme en contradicción con principios de ninguna especie. ¿Cómo es eso? preguntó Saltner. -El Polo es un punto falto de estabilidad. Los principios son reglas valederas bajo la suposición de que existan las condiciones para las cuales se han establecido; ante todo, la estabilidad para la definición de espacio y tiempo. En el Polo todas las condiciones están en suspenso. Aquí no existen ya las direcciones astronómicas: cada dirección puede calificarse de Norte, Sur, Este ú Oeste. Tampoco valen las divisiones del día; todos los tiempos, noche, mañana, mediodía y tarde, se hallan presentes á la vez. De suerte que ó valen todas las reglas juntas, ó no vale ninguna. Hemos encontrado el absoluto punto de indiferencia de todas las definiciones, el ideal de lo incoloro respecto á opiniones. ¡Bravo! ¡bravísimo! -exclamó Saltner, que entretanto había vertido el espumoso vino en las copas de aluminio. ¡Viva la Señora Isma Torm, nuestra graciosa donante! Saltner y Torm levantaron las copas; Grunthe, con los labios apretados y la mirada fija hacia adelante, sostenía la suya inmóvil, dejando impasible que los otros brindasen. Entonces prorrumpió Torm: ¡Viva el Polo Norte! -y Grunthe hizo también chocar su copa contra las otras dos, agregando: ¡Viva la humanidad! Bebieron, y Saltner exclamó: -El brindis del amigo Grunthe es tan general, que una copa no es bastante para hacerle la razón; -y volvió á llenar los vasos. Entretanto el globo había sido arrastrado lentamente hacia el mar interior, que iba descubriéndose más y más ante las asombradas miradas de los viajeros. Partiendo del pie de la altísima pared, la falda se inclinaba suavemente en una extensión de veinte kilómetros hasta llegar á la orilla. El aspecto del paisaje había variado por completo. El salvajismo de las estériles masas de hielo desapareció del todo; verdes praderas, cubiertas de algunos trozos de roca diseminados por aquí y por allá, se deslizaban