Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
saber que el hijp de sus entrañas no va á carecer de y las tiples antes aludidas, por lo cual no me negarán- ¿Tiene usted noticias de loque se prepara? Sí, señor! ¡Canela final Uno de los últimos grandes sucuanto necesita para vivir amamantado por sus pechos, ustedes que allí había grillos y esposas. arrullado en sus brazos y acariciado por sus besos de Un rigodón, bailado por parejas de novios que ya cesos teatrales, Historia de Pierrot, delicadísima opereta míamor inmenso. Esas canastillas han sido llevadas al con- tienen encima, como quien dice, el recurso de casación, mica de Costa, que ha recorrido triunfalmente el mundo. Es, según dicen, un gran acierto musical, un primoroso cuento curso con lemas tan expresivos y hermosos como los de presentó ante mi vista en su intencionadamente prolon- desarrollado con encantadora sencillez artística en inspirados Quien da al pobre presta a Dios; Venid, benditos de mi Pa- gada figura final... pueden ustedes figurárselo... la ca- acentos melódicos, pasionales y tiernos. dre, porque estaba desnudo y me vestísteis; Lo que hiciereis dena perpetua! -Pues yo, anteanoche, después de cultivar un ratito la a cualquiera de estos pequeñueíos lo recibiré como hecho á Mi La pianista que, á falta de otras, tocó sola durante verbena, me metí en Eldorado. ¡Cómo estaba de gente! mismo; La caridad conduce hacia Dios, etc. y muchas de todo el baile, ¿qué era sino una infeliz condenada á traba- ¿Gustó Cerbón? ellas son labor de delicadas manos que han gozado entre- jos forzados? ¿La verdad? Bueno; pues la verdad es que Cerbpn no gándose á la incomparable tarea de trabajar para los poEn tanto el Sr. Costa, enemigo de tales fiestas, perr encajó en el público, no sé, si por comprimirse demasiado en bres y enjugar lágrimas maternales, que son las más maneció encerrado en su despacho hasta que todos nos algunos momentos, ó por soltar, en cambió, inoportunamente el grito en otros, ó por el mal vino del público; sea lo que amargas, las más dolorosas, tal vez las únicas sinceras. fuimos, recordándome, como comprenderán ustedes, la fuere, es el caso que Cerbón en la primera noche perdió su En la tarde de) lunes último se reunieron en la casa pena de reclusión temporal. pieiío en primera instancia, pero como tiene talento é innede la señora de García Torres no menos de doscientas Para no caer prisionero en las redes del amor (porque gable vis cómica, lo ganará fácilmente en las sucesivas sin neseñoras y señoritas de la mejor sociedad madrileña, cuya las niñas de Costa son capaces de todo, á pesar del Ver- cesidad de llegar al recurso de casación. En cambio, la Gurielegancia y cuya distinción tenían por digno marco los dugo y del Cadalso que les corresponden) me retiré en na y la Taberner, dos tiples excelentes en su genero, ganaron salones de mansión tan suntuosa, y todas ellas exami- cuanto pude, y á las doce de la noche me vi, gracias á la batalla, desde los primeros instantes en valiosa colaboración, como Alba, que al sentar nando las canastillas para emitir su voto, y apreciando Dios, libre y sin Costas, acostándome arrepentido de característica asimismo Irene envidiar á las mejores plaza, de nada tiene que en ejerlos primores de labor que encerraban, ofrecían un cuadro haber ido á tan lejana casa, que equivale á dos penas á cicio; sobre todo caracterizándose, ve muy bien el natural, de imponderable brillantez y de indecible animación. la vez, puesto que es un presidio y un destierro. ¡No en balde lleva por delante el admirable modelo de su La votación y el escrutinio para adjudicar los premios, Excuso decir á ustedes que he dormido muy mal, hermana Leocadia! Él resto del programa gustó, exceptuando consistentes en tres ricos y artísticos abanicos donados porque han vuelto á bailar en mi cerebro el chico del las instantáneas, que salieron un tanto movidas. por la señora de García Torres, que prodiga su bondad piano, la joven de la plancha, el ocultador del martillo y- ¿Y qué otra cosa se miente por ahí? á sus visitas y su caridad inagotable á los pobres, se ve- el matador de Celia, del cuál se dijo, á raíz del crimen, ¡Se miente tanto! Que si Reyes ha formado sociedad con rificó con el mayor orden y con gran entusiasmo, presi- que había matado más personas que nadie, toda vez que el empresario de Eldorado para explotar- la Zarzuela el año que viene; que Cerbón puede que vaya á este teatro y no á diendo el acto- la vicepresidenta de la Asociación en. había matado una gruesa. Apolo; que la Lázaro no va á la Zarzuela. ¡Qué sé yo! Lo funciones de presidenta, señora marquesa de Monte JUAN P É R E Z ZÚNIGA único cierto de todo, es que por ahora no hay nada más... Hermoso, con la vicepresidenta y secretaria, y sirviendo que un lío muy grande. de testigos el Sr. Párroco de la Concepción y dos JORGE FLOR 1 DOR ENT 1 DERÓ TEATRAL. TEMPOPadres Agustinos. Por mayoría de votos fueron designadas para los preRADA DE VERANO mios las canastillas que tenían los lemas siguientes: -Rompió plaza, como usted sabe, el teatro Lírico con un i. La quinta, vestir al desnudo; 2. La caridad conduce cartel, si no muy nuevo, por lo menos honradiío, lo que hace hacia Dios; y 3. Si queréis estar con Dios, ejerced la cari- suponer que Luis París, al decidirse por la zarzuela chica, está dispuesto á que sea lo más saneadita posible. dad con el necesitado. -Del mal, el menos. El resultado de la votación fue estimado como muy- -Fidela un respetable crítico conocido justo, pues las tres canastillas se distinguían: la una, por nuestro, se Gardeta, como diría la situación. ¡Y qué sorpresa, ha hecho dueña de el amor y la inteligencia con que estaba confeccionada; amigo mío! ¿Creerá usted que la gentil baturrica declama tan la otra, por la práctica, pues tenía recogidas todas sus bien como canta? ¡Ahora comprendo lo del cochel prendas dentro de una cesta que sirve de cuna, y la otra- ¿Y el resto de la compañía? V -Le recomiendo á Julita Velasco y á la Rovira, una tiple por lo completa y bonita. La más rica era indudablemente la del lema Villa, y con bonito porvenir en el género chico, y del sexo fuerte á si no alcanzó mayoría de votos debióse indudablemente Tojedo, que tiene excelente vis cómica; Angeles, Gil y Vaá que las votantes estimaron que no era práctica para un lentín González, que desde luego no necesita recomendación, es decir, sí, una: que no abuse tan lamentablemente de IOD pebre, por lo mismo que por su riqueza es digna de figu- calderones, porque no sólo son de un gusto deplorable, sino rar en el ajuar de una criatura de una familia potentada. que retrasan notoriamente la representación. En cada una de las canastillas había puesto la dueña de ¿De modo que la cosa se ha presentado bien? la casa un precioso ramo de flores, que recogieron, ter- -A pedir de boca. Con el refuerzo de Ontiveros- que como usted sabe, salió de Apolo por una obra de repertorio, minado el escrutinio, las donantes de dichas canastillas. Entre aquéllas figuran las señoras y señoritas de Royo De vuelta del Vivero, variedad en el cartel y actividad en. los Villanova, Manrique de Lara, Pérez de Soto, Zapatero, estrenos, todo irá como una seda: habrá luz, y Berriatúa, 1 Graciano, Bonafox, García, Jaén, Barroso, Pellicer, igual que Tenorio, volverá el palacio á hacer Redondo, Ranero, Dumont, Villasuso, Núñez (N. Gonencima del panteón. zález, Rothows y Lastra. -Pues. yo pie he dedicado á los Jardines del Buen Retiro Felicitamos á todas ellas y á la digna presidenta del en cuerpo y alma. Por muchas vueltas que le dé usted, no taller de Nuestra Señora de la Esperanza por el feliz hay. otro sitio donde justificar mejor una peseta. Opereta liéxito de tan consolador Concurso. gerita, buenas mujeres, agradable temperatura, corros mur- muradores, etc. etc. Además, ya sabe usted aquello de ¿dónde va Vicente? En pocos días nos han dado á conocer tres operetas: Za Poupée, de Audran, ligerita como, lo requiere la estación; El mariscal, de Lacome, episodio militar, yEJ capitán Teresa, también de armas al hombro, estre- l i s t o s días, á consecuencia de leer los papeles; tiene- nada hace dos años con éxito en París, y una de Jas últimas? uno el corazón en un puño, y yo, con el puño en operetas que firmó Planquette. La Calligari y la Soarez, es- el corazón, les juro, á ustedes que más de cuatro veces trellas del elenco, son dos mujeres sugestivas y arrogantes, poseen el gesto ¿ntencionado- y picaresco, la salsa necesaria E I 1 miércoles se verificó én la Plaza de Toros el debut de- -me he arrepentido de leerlos. Mr. W. H. Baber, Diávolo, cuyo retrató publicamos La Administración de justicia absorbe casi por com- para condimentar este género de franco humor, sano y abierto. Cantan bien, visten con gusto, y como hembras tienen lo estas ííneas, en su espectáculo, que fue pleto nuestra atención en la actualidad. Cogemos cual- suyo, que dicen los clásicos de los barrios de allá. En la in- con agrado del público, sensacional que además de hacevie ni iyj del toda vez ¡mx quier periódico, y aparte de cuatro notas políticas, otras terpretación de estas obras se distinguieron las señoras ovación, le sacó en hombros de la plaza. E! ejercicio ha siJoi cuatro impolíticas, tal cual barcarola dedicada al ministro Braccony y Abadía, el tenor Acconci y los caricatos Gravina cíen veces reseñado, pero dz él da una ¡dea YeaJ la liermo 2 del ramo, un par de contradicciones sobre la salud del y Ferrarini, dos bufos excelentesfotografía que publicamos, hecha por el Sr. Coderniu. o Papa ó sobre la del Conejo, su miaja de huelgas y de moros y la reseña de dos ó tres bodas y otras desgracias, vemos ocupado el resto del papel por revistas de juicios. orales, falfos de tribunales y espeluznantes relatos de crímenes, armándonos lío tal de sucesos y p 2 rsonas en el cerebro, que llegamos á soñar verdaderas monstruosidades en cuanto nos entregamos á Morfeo, como quien se entrega á la guardia civil. Anoche, sin ir más lejos, me dormí con los periódicos I en la mano después de cenar, y ¿qué dirán ustedes que soñé? Que el organillero del Río, por indicación de Gavilanes, había encontrado el martillo del cochero León en poder dé Cecilia Aznar. Pronto desperté, y por no leer más noticias referentes magistrados, condenas y prisiones, me dije: á ¡Vaya, vaya, alejemos del ánimo á la justicia y corramos en busca de la gracia! ¿No tiene baile mi amigo don Juan Costa? Pues personémonos en la fiesta y enviemos las preocupaciones judiciales noramala. En efecto, así lo hice; pero ¡ay, lectores de mi vida! ¡ni por esas! De ir á los bailes de Costa á ir á la cárcel, no hay el canto de un mirlo. Comencé por enterarme de que el novio de Pilar Císta se llama Primitivo Cadalso, y el de Carmen Costa Pe fecto Verdugo. Esto ya me produjo disgusto y me hizo mirar la casa con prevención. ¡Que cante Pilarcita! -gritaron varios concurrentes. ¡Que cante Carmencita! -exclamaron otros. Y ambas Costas cantaron... ¿qué dirán ustedes? ¡Unas carceleras! ¡Valiente par de grillos procesables están las niñas! Organizóse después un orfeón, y ejecutó una pieza de los- fotógrafos amateurs más notables y activos que hay en Madrid. El espectáculo se repetirá esta tarde y algunas más, que ó mucho me engaño, ó se parece á la salve que con gran satisfacción de la gente amiga de emociones, pues el empresario Sr. Jimeno ha contratado á Baber para varias funcantan los presos á los reos que están en capilla. Cpdqrniqi En la ejecución tomaron parte varias señoras casadas. M Looping the loop Justicia sin gracia