Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CÁRCEI DS 1 Ci- H! UÑ D 0 ND 11 L l I T I MENTD HAN 0 CU 8 XM 1O W i n M M m E t 1 II L I I A D O 1 NLI ItrAO. l LL BANDIDO MAMLU LAaANOVA VISTA DE LA CÍRCSL POR LA PARTE QUE DA AL MAR Y POR DONDE SE PREPARAN LAS FUGAS. EL EDIFICIO INMEDIATO ES EL DE LA AUDIENCIA TERRITORIAL mente célebre bandido Mamed Casanova, para quien los grilletes de hierro son como hebras de seda, y excitados por los abusos que con ellos cometían algunos vigilantes, llegaron á amotinarse, costando Dios y ayuda reducirles á la obediencia. Mamed Casanova ha intentado fugarse, y con él otros compañeros de prisión. Ha tenido que ir el director de la Cárcel Modelo de Madrid á estudiar el régimen de aquel establecimiento y proyectar reformas para la seguridad de los presos. Por fin, Mamed Casanova ha sido trasladado al castillo ó fortaleza de San Antón, donde la fuga es más difícil y la vigilancia más eficaz por consiguiente. La verdad es que no hay más que ver el aspecto del edificio que sirve de cárcel en aquella capital, y nuestros lectores pueden juzgar por las fotografías que publicamos, para comprender que los presos se quejen de las condiciones pésimas de alojamiento y que sueñen con evadirse. Si el interior de la cárcel corresponde á su exterior, todo se explica fácilmente. Lo inexplicable es que existan todavía en España cárceles como la de la capital gallega. as elecciones generales verificadas en Alemania han proporcionado un señalado triunfo á los socialistas. Atribuyen éstos la victoria á la bondad de sus ideas. Júzganla sus enemigos consecuencia forzosa de la desunión de los partidos burgueses. Ello es que el socialismo ha logrado una votación nutridísima, y que ha ganado algunos puestos más de los que tenía en el Parlamento alemán. Entre los candidatos triunfantes figura Augusto Bebd. Este ilustre leader de los demócratas socialistas alemanes nació en Colonia el 22 de Febrero de 1840. Estudió las primeras letras, y después aprendió el oficio de tornero, que ejerció durante muchos años. Joven aún, entró en la Asociación general de los obreros alemanes, distinguiéndose en ella por su inteligencia V perseverancia. Torres, de diecisiete años, soltera. Hace próximamente un año se conocieron, y desde entonces vivieron juntos, últimamente en casa de los padres de Luis, en la calle de Fernando el Católico. Dicese que la coquetería y las veleidades de ella motivaron frecuentes AUGUSTO BEBEL, JEFE DE LOS DEMÓCRATAS SOCIALISTAS DE ALEMANIA En 1867, sus compañeros le eligieron miembro del Parlamento de Alemania del Norte, y desde entonces no ha dejado de ser diputado más que los meses y los años que estuvo encarcelado. El humilde tornero ha cultivado su privilegiada inteligencia, y hoy es el mejor orador del Parlamento alemán, y según un ilustre historiador- -Mommsen- en su cerebro hay bastante substancia gris para diez cerebros de estadistas. Bebel es un hermoso ejemplo de lo que puede la voluntad cuando se la pone al servicio de un ideal. Calimos casi á crimen por día. En el último, los prota gonistas son dos muchachos. El, Luis Río Pérez, de dieciocho años, carpintero de oficio. Ella, Eugenia EUGENIA TORRES, MUERTA DE UNA CUCHILLADA POR SH AMANTE LUIS RÍO PÉREZ Fot. F. Villegas LO QUE TIENEN NUESTROS POLÍTICOS EN LA CABEZA disensiones y escenas violentas, provocadas por los celos de Luis. La última fue breve y terrible. Luis del Río empuñó en cuchillo de cocina bastante enmohecido, y abalanzándose sobre su amante, la clavó el arma en el lado derecho del cuello. Cayó muerta la joven, huyó el criminal, y momentos después fue preso por la autoridad en el taller donde trabajaba, en la calle de Ponciano, UMEROS ué odio tan grande tenemos los españoles á los números! Por carácter repugna el genio, más que el genio el espíritu español, todo trato y contacto con lo mensurable, ya en la cantidad numérica ó aritmética, ya en la geométrica ó extensiva. En las empresas que los españoles hemos acometido, jamás reflexivamente miró nadie la fuerza que habíamos de desarrollar, y mucho menos la fuerza que tendríamos que contrastar y vencer. Como muestra de arrojo, eso más es plausible que censurable; porque quien lucha noblemente, antes debe poner la mira en si tiene razón ó le mueve á luchar una idea elevada, que en las fuerzas propias ó en las del contrario: que á muchos valió su audacia y decisión valerosa, y á pocos su perpleja indecisión ó su iría calma. Pero de todas maneras, por esa nativa cólera española de que Lope hablaba, nos vemos hoy abatidos y maltrechos. No vence en la guerra el número, ni tampoco vencej i la larga, la superioridad del armamento, sino la constancia sublime y el ímpetu y coraje heroicos; pero muchas veces contando y midiendo pudimos los españoles evitarnos descalabros previstos, y nuestro temperamento ima ginativo y dado á crear algo de nada ó de casi nada, nos perdió. Es vicio nacional. ¡Abajo los númerosl ¡fuera gobierno Merced al prodigioso descubrimiento de los rayos X, ha podido observarse lo que tienen en la- cabeza nuestros más conspicuos, políticos, según irá viendo el curioso lector. Silvela comienza la serie.