Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SECCIÓN INFANTIL Entretenimientos La traición de un vaso de agua Echad en uii vaso de cristal agua ó cualquier otro líquido hasta llenar las tres cuartas partes. El borde del vaso debe quedar bien seco. Poned, tapando el vaso, una tarjeta ó na naipe que cubra bien toda la boca y sobre un poco de cada lado. En este estado deben dejarse vaso y tarjeta durante una media hora, centro de la tarjeta, con mucho cuidado y suavemente, un corcho sobre el cual puede ponerse una figura cualquiera, según aparece en nuestro dibajo. Bien pronto veréis volar á vuestro personaje como si fuese víctima de una voladura ó de una explosión. En efecto, á los pocos minutos la humedad habrá ejercido su acción en la cara inferior de la tarjeta, que tiende á ondularse hacia el exterior, se produce un pequeño chasquido y se ve saltar al corcho con el personaje que lleva encima. El experimento hará reir á quienes lo presencien. (De Tom- Tit. se vende BLANCO Y NEGRO y A B C en Boulevard Montmartre, Kiosco 50, y enRué Gaillon número 11. LA Solución al Rompe- cabezas publicado en nuestro número 22 Harina Malteada Vial AUTODiQESTÍVA i es la única que se digiere por si sola Recomendada para los NIÑOS ANTES Y DESPUÉS DEL DESTETE, así como durante la dentición y el crecimiento, como el alimento más agradable y fortificante. Se prescribe también á los estómagos delicados y á todas las personas que digieren difícilmente Se han recibido 3.121 soluciones exactas. Verificado un sorteo entre las 3.121 que contenían la solución exacta, resultó favorecida la que lleva al pie la siguiente firma: PARÍS, Y 8, Rué Vivienne, EN TODAS LAS FARMACIAS. y observaréis entretanto que por efecto de la humedad del líquido la cartulina se ondula por el centro á, consecue. icia de la dilatación, formando una pequeña prominencia mientras los bordes caen un. poco por los lados. En este momento tomad con precaución la cartulina por una esquina y dadla vuelta, poniéndola invertida, de modo que la parte abultada quede al interior. En seguida colocad en el ÚNICA CASA Federico Marseli Verger Calle de Bazán, núm. 53, 3. Alicante El agraciado puede pasar á recoger el regalo ofrecido, á las oficinas de A B C, en la casa de Blanco y Negro, Serrano, 55. I V dadocteirr jAfiUECA. MALESTAR, PESADEZ GÁSTRICA 1 Í RANCK ¿J jí EXIJ ISÍ ¿I Rotulo adjunto en 4 Colores. PARÍ F LER 0 Y. 91. R. Pe ¡its- Champ yenlisF de Saníé ÜeSante Cma el E S T R E Ñ I M I E N T O oí I y BUS consecuencias. 300 MODELOS, 27 CALIDADES DE 4 A 2O PESETAS ROTINS, PALMAS, MAN LAS, PANUMÁS, PAJA DE ARROZ, PAJA DE ITALIA, PAJA INGLESA PASA CABALLEROS, NIÑOS Y NIÑAS Chocolates del Sagrado Corazón PRUÉBENSE Es su mejor recomendación. 34 FUENCÍsRRAL, 34. Fijarse en su mírense escaparate. 8 BIBLIOTECA DE A B C ENTRE DOS PLANETAS 5 allá de pequeñas charcas de agua, servía de base á una cordillera que se alzaba enfrente del globo. El silencio era interrumpido únicamente por el tic- tac de los relojes y el periódico susurrar del termómetro aspirante al aflojar la cuerda; á estos ruidos se unía el leve sonido que producía la tranquila respiración del dormido Saltner. ¡Qué distinta ésta expedición de tantas otras! ¡Cuan agradable el viaje en globo! ¡Cuánto más cómodo y menos penoso que caminan en trineos arrastrados por famélicos perros al través de las extensas llanuras cubiertas de nieves y hielosl Terminado su cálculo, alzó Grunthe la vista y preguntó: ¿Qué latitud saca usted sumando el recorrido total? -Ochenta y ocho grados cincuenta... cincuenta y un minutos. -Yo saco más. Grunthe hizo una pequeña pausa y volvió á rectificar sus cálculos; después dijo pausadamente y con voz tranquila: -Ochenta y nueve grados doce minutos. ¡Imposible! -Segmísimo- -afirmó el otro secamente; y pronunciada la palabra, apretó los labios hasta formar una línea recta que sombreaba sus ralos bigotes. Esto significaba que ningún poder humano era capaz de hacerle modificar su opinión, emitida en calidad de axioma. -Siendo así- -exclamó Torm con viveza, -faltan únicamente 90 kilómetros hasta el Polo. -Ochenta y nueve y medio, -dijo el otro. ¡Dentro de dos horas llegaremos! -Dentro de i hora 5 z minutos- -corrigió el imperturbable Grunthe, -en el supuesto de que el viento conserve la actual velocidad. -Sí, suponiendo eso- -profirió Torim, -dos horitas nada más. ¡Dios lo permita! -Ganada aquella loma, veremos el Polo. ¡Tiene usted razón, doctor! le veremos; pero... ¿llegaremos? ¿Y por qué no? -preguntó Grunthe. -Ese color del cielo... allí detrás de los cerros... no me agrada nada; hace horas está dando el sol en las pendientes del Norte y hay una corriente de aire ascendente... ¡Paciencia! ya veremos. revestida de abundante vegetación. El día polar está en su apogeo. Detrás de aquellas lomas está el polo Norte, y hacia él se encamina la sierpe. Su delgado cuerpo se desvanece en el aire claro y transparente que cubre el ártico panorama, y la cabeza. del monstruo se pierde en las alturas. Mostrando el camino, flota al frente un cuerpo redondo, reluciente como el oro á los rayos del sol: es un globo de grandes proporciones. Tersa, se hincha la fina seda bajo la presión del gas hidrógeno que la infla y sostiene al aeróstato á una altura constante de 3oo metros del suelo. Arrastrado por una fuerte corriente de viento Sur, va caminando al polo Norte, buscado con tanto afán por los sabios del mundo entero; la serpiente es un cable que, pendiente del globo y arrastrando por el suelo, le sirve de timón y de regulador. Si quiere elevarse más, el peso del cable le detiene, y si baja demasiado, la cuerda se extiende sobre el suelo, aligerando el peso de! globo. La resistencia que encuentra el cable rozando la tierra permite á los aeronautas, por medio de una pequeña vela, guiar el globo y desviarlo, hasta cierto punto, de la dirección del viento. Pero en estos momentos está recogida. El viento sopla directamente del Sur, como mejor no podrían desearlo nuestros atrevidos expedicionarios al Polo. Durante largo tiempo estuvieron esperando la brisa en la costa Norte de Spitzberg, y ya temían tener que desistir de su viaje, regresando desde aquel punto, como sucedió al intrépido sueco Andrée en su primera tentativa. Por fin, el 17 de Agosto hubo viento favorable, y elevaron el globo. En dos días recorrieron más de mil kilómetros enlíne. L recta al Norte. El aeróstato pasó el Océano ártico descubierto por Nansen y volvió á encontrar tierra firme, con gran sorpresa de los exploradores y á despecho de la creencia general entre los sabios. El cabo Supan, en tierra de Andrée, iba desapareciendo ante sus miradas, y pronto se sabría si las dos previas expediciones, una en globo y la otra en trineo, habían llegado verdaderamente al Polo, como opinaban sus jefes. Sobre esto habían surgido dudas; en semejantes alturas era imposible precisar con exactitud la posición que guardaran; desde el globo se veía poco, á causa de la densa neblina, y desde los trineos se tenía un horizonte muy limitado. Para salir de incertidumbres se organizó la presente expedición alemana, costeada por el riquísimo astrónomo Federico Eli; se intentaba de nuevo llega hasta el Polo en globo. 2