Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Con la nueva luz desaparecen igualmente los peligros del actual aiumbrado en las fábricas de pólvoras, dinamita y explosivos en general, y en los talleres de pirotecnia. EIS TONELADAS Confieso que tenía curiosidad El aparato generador de la luz fría ó lámpara viviente, EN DOS M E S E S! e s a e r 1 u ¿n quienes eran presentado por M Hans Molish á la Academia de Ciencias los que habían implantado en de Viena, consta de un recipiente de cristal que contiene hasta sus dos tercios un engrudo de salitre y gelatina que Madrid, ó mejor, remozado, la venta de patatas fritas. sirve de campo de cultivo á un microbio especial que, al haLas veía en todas partes, en cervecerías, tiendas de vino, de comestibles y hasta en cafés y cinematógrafos; era una llarse saturado de nitrato de potasa, se vuelve fosforescente, desarrollando la luz bastante para reconocer en la obscuridad verdadera obsesión. Y el, ó los fabricantes, sin parecer. una fisonomía á la distancia de tres ó cuatro metros. ¿De dónde venían esas patatas á la inglesa, tan doradítas, En opinión de S. E Bernard, es muy probable que la bacapetecibles y sabrosas? teria luminosa photobacterium indicum traída de la India por Averiguado ya- ¡como que el autor de la feliz ocuM Fischer sea la misma que en los trópicos ilumina las aguas rrencia de las patatas fritas ha sido, como quien dice, de del mar, determinando los noctilucos que flotan en las mismas. la casa! -me apresuré á visitarle para enterarme de cómo De las veinticinco especies de bacterias luminosas conocidas hasta hoy, el bacterium lucens ó micrococcus ohomhorens es se las arreglaba para darle tan apetitoso punto á la golouna de las más importantes. sina de moda. La variedad recogida en el puerto de Kiel por el mismo Venancio Martínez, pues éste es el fabricante (con paFischer resiste temperaturas inferiores á o centígrados. tente de introducción y marca registrada) ha sido coTodas estas variedades requieren oxígeno y substancias nirresponsal de Blancoy JVegro en la Habana cuando totrogenadas para su perfecto desarrollo. davía era nuestra aquella tierra Según M Raphel Duboís, existen en el cuerpo de los seres Cuando vino el desastre, Martínez traspasó la agencia fosforescentes microbios, insectos y crustáceos, sobre todo en periodística y se marchó á los Estados Unidos. los elaíéridos y los lampíridos ó gusanos luminosos (luciérnagas) una substancia especial denominada liciferasa, capaz de En Saratoga encontró la vena del filón que ahora exproducir luz en presencia de otra llamada luciferina ó exciplota en Madrid, gracias á un cocinero amigo que le tante de la anterior, constituyendo esta transformación de la enseñó el procedimiento de freir patatas, recomendánmateria, bajo la influencia de los fermentos solubles, el origen dole que lo explotara en la isla de Cuba, donde pensaba de la energía luminosa que tanto llama la atención en la lámaquél que arraigaría entre las gentes la costumbre ya para viviente. antigua en las grandes ciudades americanas como Nueva Hermoso espectáculo el de los seres infinitamente pequeYork, Baltimore, Ohio, Nebraska, Saratoga, etc. etc. ños, obligados por la moderna ciencia á prestar vasallaje al rey Pero Martínez se encontró con que las patatas que ha- del universo! La fosforescencia no es una propiedad exclusiva de los sebía allí eran pequeñas, y como tenían mucho desperdicio res pertenecientes al reino animal, sino que se extiende tamsalían muy caras. Y se vino á España. Hace dos meses nada más que las dio á conocer, y en bién al reino vegetal y aun al mundo inorgánico. Existen plantas que, en determinadas circunstancias, se tan corto espacio de tiempo ha llegado á fabricar de novuelven fosforescentes v aun Ilesan á brillar de un modo muy vecientos á mil kilogramos de patatas. notable. Más de ciento veinte establecimientos de Madrid se En los climas tropicales, la fosforescencia vegetal es un las compran, llegando algunos á hacerle un gasto diario hecho más frecuente que en los suelos templados y países de cien pesetas. fríos. En los primeros se distinguen, á veces, sobre los troncos de las lianas ó en los musgos que tapizan las márgenes de En un mes ha empleado más de setecientos cincuenta los arroyos, series de puntos luminosos que producen en la litros de aceite y de manteca. ¡Parece mentira que hayaobscuridad de las noches tranquilas fantástico efecto. mos podido absorber cantidad tan enorme de grasa los El célebre Linneo fue el primer naturalista que, siendo habitantes de Madrid en tan poco tiempo! niño, descubrió la luz irisada que en la obscuridad hace visi ¿El secreto para freir las patatas de modo que estén ble la planta denominada capuchina vulgar (tropceaium majus) tan enjutas, doradas, quebradizas v aoetitosas? Erasmo Darwin cita como tipo perfecto de dichas plantas Pues nada más sencillo. el lirio de agua del África austral. Después de mondadas (porque con la cascara no estaEl naturalista sueco Haggren ha observado que la fosforesrían presentables) y de marcadas con la estrella que pue- cencia de las plantas aumenta en intensidad durante los meses de verse en todas las hojas, pasan á las máquinas de cor- de Julio y Agosto. Canon Russel acaba de observar la fosforescencia de la catar, que cumplen su cometido de modo admirable, los que léndula, que la vuelve á veces completamente luminosa, y la de manejan este ingenioso aparato americano no tienen más ifraginela, cuyas flores despiden tin aceite volátil que se iluque pasar la patata por encima del artefacto para que mina al contacto del aire, formando una especie de llama pásalgan por la parte inferior las delgadísimas hojas va en lida alrededor de la flor. disposición de ser fritas. La vid salvaje, ó cipo, de la América del Sur, destila una El frito se hace después de sometidas á un trabajo essavia luminosa que, durante la noche, cae á gotas parecidas á lágrimas de fuego. pecial (aquí está el secreto) y luego que ya se han doraEn nuestro país, el hongo parásito agaricus olearius condo en el líquido, las colocan en los escurridores de malla vierte, en determinadas condiciones admosféricas, el tronco de alambre; de aquí pasan á otra pieza donde están los de los olivos en una masa débilmente luminosa. secaderos, también de malla de alambre recubierto de papel secante. Allí las sazonan, las voltean, y ya están en AL LER- WILL disposición de ser devoradas. No todas las patatas sirven para esta nueva industria. Han de ser gordas y, á ser posible, no tener sucesión; y como por el hecho de ser gordas y de necesitar cantidad tan exorbitante los vendedores se las cobran más caras, no es tan importante el negocio como podría serlo. ÓLO ha pasado medio siglo, y sin embargo, las Además, según dicen, ha encarecido la tan repetida cosas han cambiado como si hubiera transcusolana tuberosa, lo cual obligó al fabricante á elevar hasrrido una eternidad. ta tres pesetas el kilogramo de patatas fritas, que antes La iglesia del Buen Suceso llegaba casi hasta daba por dos y media. donde hoy está lá farola central: delante de la Entre lo que merman si son nuevas, ó los muchos despuerta del templo se había colocado un medio perdicios que tienen si son viejas, cada kilo de patatas punto de asfalto que tenía un letrero muy cuco, en crudo viene á quedar reducido á un quinto de su peso. así concebido: Siendo Alcalde Corregidor el ¡Asusta pensar los quintales de fécula que ha ingerido Madrid en sesenta días! Excmo. Sr. Duque de Vista Hermosa Añádase á esto que siempre hay viles falsificadores: Muchos que hoy son personajes iban en los hay quien no se conformaba con ganar honradamente dias de sol á clavar los tacones por aquella especie ocho ó diez reales en cada kilo de patatas fritas, y pende piedra artificia que se ablandaba con el sando sumar dos ganancias, la del fabricante y la suya... calor; era una novedad. encargó á su mujer que friera patatas. La misa de dos que hoy se celebra en San JePero la gente se encargó de convencerle de que estaba rónimo se decía en el Buen Suceso, y las madriequivocado, y no se las compró. leñas poco madrugadoras y elegantes asistían allí La fábrica de patatas fritas emplea diecisiete personas entre todas las operaciones de tan lucrativa industria, y al Santo Sacrificio. se puede calcular que lleva elaboradas, desde que empeLas había que llegaban tarde, y aún habrá zó, más de treinta mil kilos de patatas, que, reducidas á quien recuerde que un día que se equivocó el sala quinta parte al ser fritas, representan un total de seis cristán y tocó á misa á las cuatro, se llenó la toneladas. iglesia. ¡Sin cerveza y vino que les habrán servido de veDe tarde en tarde cruzaba por delante del hículo! ES que trajo las patatas fritas S guantero de moda, y cierta madame Rouflé la primer modista francesa que vino á Madrid. Douguet, también francés, que vivía en la caüe de Alcalá, 4- -donde después se vendieron los polvos de Quiroga para la dentadura, -peinaba señoras, y Ardura les hacía las botas. Haciendo un juego de palabras con los nombres de las calles, y casi como el colmo del ingenio, decía allá por el año de ¡853 cierto poeta: que muchos que llegaban á Madrid entraban por la calle de Preciados, seguían por la de Majaderitos- -hoy Espoz y Mina- -y salían por la de) Desengaño Pero cuando la Puerta del Sol subía en movimiento era en los días de procesión: las señoras más distinguidas se paseaban por la calle de Carretas, y las que eran amigas ó conocidas de Navarrete- -primero Pedro Fernández y después Asmodeo, que fue quien introdujo en la prensa española las revistas de salones, -y que era entonces Director y Administrador de La Gaceta, cuyas oficinas estaban en lo que hoy es casa de Correos, subían con mantilla blanca, peinadas á lo Fouco, y algunas escotadas, á los salones del periódico oficial, y en el balcón del centro lucían sus gracias y lanzaban miradas asesinas. En días ordinarios, y al atardecer, Perico el Ciego cantaba coplas patrióticas, Perico Manguela- -el que primero introdujo el sable como origen de renta, -escogía sus víctimas, y Joaquín Marrazi discutía de toros y de entierros con Barrutia á la mismísima puerta del Ministerio de la Gobernación del J eino. Para concluir con e 5 te esbozo de recuerdo- -y muchas viven y algunas todavía de buen ver, por que la química adelanta que es una barbaridad, y no me dejarán mentir, -había un fosforero muy popular con un cajoncito colgado al cuello, alumbrado por un farolillo de aceite, que pregonaba su mercancía con una copla que, si no recuerdo mal, decía así: Fósforos vendo. Papel de Alcoy; con las mozas paseo, con las mozas me voy. La rima no era muy correcta, pero había quien aseguraba que aquel fosforero había conocido grandes personajes y era descendiente de Pepa la Naranjera. Por de contado que esto se decía al oído, y únicamente en cierta tertulia del café del Iris, donde concurrían los avanzados de la época. JUAN VALERO DE TORNOS NÜÑEZ DE ARCE p L ENTIERRO P resenc é e desfile, pero me lo figuro como si lo hubiera presenciado. Irían en el fúnebre cortejo, y seguramente con semblante más compungido que todos, los envidiosos del poeta, los adversarios del político, los enemigos del hombre. En comitivas tales nunca faltan los que, por unos ó por otros motivos, con unos procedimientos ó con otros, amargaron los últimos días del difunto ilustre. Somos así, y es muy probable que así seamos mientras haya hombres en el mundo. Mortificamos á los eminentes; les regateamos las alabanzas; discutimos sus merecimientos; empequeñecemos sus triunfos; procuramos llevar notas de tristeza á sus alegrías. Acábasele á uno de ellos la vida, y allá vamos todos á rendirle tributo de admiración entusiástica y á proclamar indiscutibles sus méritos y á dar proporciones gigantescas á sus victorias, jurando que ha sido día de luto para la patria el de la muerte del insigne ciudadano. Con ocasión del fallecimiento de JULIÁN ROMEA- -aquel La Puerta del Sol de antaño actor cuya vacante no ha sido provista en nuestra escena todavía, -acertó el aplaudido poeta Leopoldo Cano á expresar, en feliz forma, lo que significa el entierro de un grande hombre: Un hoyo profundo vi; quisieron meterle allí y quizás no hallaron modo, pues no lo enterraron iodo cuando hay tanto de él aquí. Si esto pudo afirmarse con justicia de un actor admirable sin duda, pero cuyos triunfos son efímeios y se desvanecen al desaparecer la generación que los presenciaba, ¿no podrá decirse con exactitud mayor de un poeta eximio que, al morir, deja toda su obra: el fruto de su actividad y de su inteligencia? No, el autor de Elhaz de leña y de Idilio vive y vivirá en sus poemas; en ellos está lo que de él no enterraron el otro día. Que es precisamente lo de más valor, lo de más alto precio, lo digno de mavor estima para los admiradores del poeta. Día de luto, día de tristeza infinita fue el de la muerte de D. Gaspar, no para la literatura patria, á la que llevó el escritor gran parte de su espíritu, sino para su familia, hoy inconsolable; para sus amigos, que si admiraban al literato, aún querían más al hombre. Pasarán y pasarán muy pronto- -porqu i nJa. moder- ROBERTO DE PALACIO A CTUAL DADES CIENTÍFICAS. DESX CUBRIMIENTOS E INVENCIONES LA LUZ FRÍA. LAMPARA VIVIENTE. ANIMALES Y PLANTAS FOSFORESCENTES Conocíamos la n u e v a luz producida por la incandescencia eléctrica de los vapores de mercurio, en el vacío, invento del notable f í s i c o M Cooper Hewit, que parecía la última palabra en el progreso del alumbrado, cuando se nos presenta un físico austríaco ofreciendo al mundo industrial un nuevo descubrimiento de gran utilidad práctica, la luz fría, que por su baja temperatura de producción no puede provocar la inflamación de los gases combustibles, desterrando en absoluto los peligros del formeno (grisou ó metano) gas combustible, que en las minas de hulla se desprende en abundancia y ocasiona muchas veces, en presencia de una llama calórica, terribles xplosiones. Principal- -así se nombraba el Ministerio de la Gobernación- -un coche de punto, que entonces llamaban tres por ciento, porque los que más los usaban eran agentes de bolsa; no se vendían periódicos, ni flores, ni alfileres para la cabeza, y claro es que no se tenía idea por la generalidad de las gentes ni de la existencia de los tranvías. Los elegantes vestidos por lítrilla, calzados por Struel y con sombreros de D. Domingo de Guevara- -algunos blancos y de pelo largo, -se paseaban por las calles del Carmen y de la Montera, y las señoras se alargaban á la tienda monstruo, que estaba en la calle del Carmen y se llamaba así porque tenía tres puertas, y aún algunas llegaban á la confitería de Majaderitos á comprar dulces, en los que predominaba el acitrón. Dubose era el único camisero, Jourdan el