Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
haciéndose lugar y variando la fisonomía original de la nación española. La fecunda labor literaria de Eí Curioso Paríanle, seudónimo que Mesonero Romanos hizo célebre desde el año de i83 a al 40, fue acompañada de una portentosa actividad en todo lo concerniente á la vida madrileña, que él refiere donosamente en un romance que publicó el año 1849, y que comienza así: No hay Junta ni Sociedad que no rae honre con su voto para trabajar de balde en los públicos negocios. Y en efecto, en la fundación del Liceo, del Ateneo, de todo lo que revelaba adelanto, progreso y cultura, intervenía poderosamente aquel hombre de tan claro talento como buena y generosa voluntad. Sus Memorias de un setentón son la mejor pin- tura que existe de los últimos años del reinado de Fernando VI y de la regencia de doña María Cristina de Borbón, con su movimiento regenerador en el orden social, político y literario. Bien merece aquel hombre verdaderamente notable, aquel patriota esclarecido, que su ingenio, su fortuna, su actividad, todo lo que poseía, Jo puso al servicio de su patria y de Madrid, su capital adorada, el centenario que ha propuesto Castell y que ha aceptado el señor marqués de Portago con el cariño con que los corazones nobles como el suyo acogen todo lo bueno. Y como el mes de Julio ya está próximo, no hay que descuidarse para hacer algo digno de Madrid y del más insigne de sus cronistas. KASABAL E E LMSUUNBDTO R R Á NTEÚON EMLA Y O R SDI E LEL DEL M PLÓN Hasta ahora el túnel de San Gotardo figuraba con el número uno en las obras de ingeniería de este género en cuanto á mérito y extensión; pero ya puede asegurarse que el gran subterráneo ha descendido de rango en esta clase de obras ¡gantes. El túnel del Simplón, que será en breve el más grande del mundo, ha rebasado ya los 14.984 metros, que es la longitud total del de San Gotardo. Los trabajos de perforación continúan avanzando á razón de 11 metros por día, sumando los trabajos que á la vez se efectúan en la vertiente suiza y en la italiana. En la actualidad las obras encuéntranse en el estado que indica la figura adjunta. Por la parte de Suiza, la ITALIA lado alcanzará la cota máxima, continuándola en descenso por la vertiente meridional. Si no hay filtraciones con exceso, la cosa no ofrecerá dificultad; pero si, por el contrario, se encuentran aguas en abundancia que no sea posible agotar por los procedimientos ordinarios, el líquido se acumulará en la parte baja de la galería, en el espacio indicado por el triangulito negro de la figura, llegando hasta el punto culminante, que rebasarán vertiéndose por la galería suiza. En este caso no habría más remedio que detener los trabajos por la parte suiza y continuarlos únicamente por el lado de Italia, con el consiguiente retraso y perjuicio en el éxito de la empresa. Otra curiosa circunstancia: los geólogos aseguran que al llegar al punto medio del túnel se encontrará un nudo rocoso muy duro, hipótesis que aleja el temor á una invasión de las aguas, y por lo tanto de retraso en la inauguración del túnel del Simplón. La ejecución de este gran subterráneo pone de manifiesto las conquistas de la ingeniería moderna, que por arte maravilloso hace que puedan concurrir con matemática exactitud trabajos de perforación comenzados por dos cuadrillas de obreros distantes veinte kilómetros una de otra. La tremenda plancha de aquel ingeniero español- -callemos el nombre- -que en vez de un túnel le salieron dos, pertenece á la historia. El túnel del Simplón es la grandiosa manifestación de una ciencia potentísima que tiene soluciones para todo, que lanza sus vapores á través de las selvas vírgenes y sus locomotoras por dentro de las inmensas moles de granito. Para que los lectores de A B C se formen idea de la distancia subterránea de la línea del Simplón, háganse cuenta de que viajan por debajo de tierra de Madrid á Las Rozas por la línea del Norte, ó de Madrid á San Fernando por la del Mediodía. RICARDO M UNCIT 1 Ingeniero militar. que se deducen de ese juicio autorizado del Consejo de Sanidad? Desgraciadamente, no; pero hay honrosísimas excepciones, y una cualquiera de ellas es un ejemplo elocuente que imitar. Las estadísticas oficiales nos indican el rastro que debemos seguir para hallar esos ejemplos. La demografía acusa en España una mortalidad que oscila entre 53,34 defunciones por 1.000 y 18,64. Claro es que en las ciudades de menor cifra hay que buscar la higiene, y entre las de mayor, la insalubridad. Figuran entre éstas, por ejemplo: Murcia, con 53,34; Zamora, con 51,56, y Gerona, con 40,90. Entre las primeras, hay que citará Canarias con 18,64; Baleares, con 21,39; Tarragona, con 24,55, y San Sebastián, con 25,74. ¿Qué ha hecho San Sebastián para obtener cifras tan halagüeñas? Mejorar sus condiciones higiénicas, y mejorarlas con tan loable obstinación, que en un solo semestre, de Octubre del 902 á Marzo del 903, ha logrado hacer disminuir su mortalidad de 509 (que fue la de igual semestre de años anteriores) á 448, que para su población de 36.000 habitantes representa un 3,33 por 1.000 anual de descenso de mortalidad. Para conseguir tanto beneficio, San Sebastián tiene sus calles muy limpias, y distribuye el agua con tanta profusión, que calculando su población en el apogeo del verano en 5o.000 almas, destina á cada habitante 345 litros por día, cantidad que muy pocas poblaciones en el mundo logran superarla. El verano pasado hubo una alteración en la salud pública, atribuyéndose á las aguas que hacían el viaje al descubierto, y para el próximo verano irán cubiertas. Esto es lo que se llama proceder con celo y actividad. Otro de los aspectos del problema de la salubridad, el de la aglomeración de población, también le resuelve San Sebastián de modo práctico y como la higiene aconseja, al construir sus viviendas. Probado está por la ciencia que mientras la mortalidad es de 20 por 1.000 en las casas en que habitan una ó dos personas por pieza y de 32 en las de 3 á 5 por pieza, es de 79 en las habitadas por más de seis personas. Y la capital guipuzcoana tiene 900 casas y 27.300 habitantes en su casco. Es, pues, su densidad media de 3o habitantes por casa, ó sea de 6 por habitación. El aislamiento entre las casas y las alcantarillas es en la bella Easo un hecho, merced al celo de su Ayuntamiento. La vía pública se halla aislada por medio de sifones hidráulicos, que constituyen el más perfecto de los cierres; por igual procedimiento están aisladas el 90 por 100 de las fincas de la parte nueva, que es el doble de la vieja (en ésta, aquéllas son el 5o por 100) y en el origen de todos los desagües, retretes, urinarios, bañeras, fregaderas, lavabos, etc. se establece un sifón, y todas las substancias vertidas van á parar á un tubo de 15 centímetros de diámetro máximo, en cuyo pie se establece otro sifón que afecta á todos los servicios, y desde él parte una tubería, también de 15 centímetros, que conduce las aguas á la alcantarilla, haciendo imposible la infección de la atmósfera en la vivienda. Todo esto y mucho más que no puede concretarse en un artículo ha hecho San Sebastián por el bien público, logrando la mejor recompensa á que pueden aspirar las poblaciones cultas: figurar con las menores cifras en las estadísticas de la demografía, y que su nombre se cite entre los de los pueblos modelos de adelanto, de cultura y de buena administración. JUAN DEL P U Y U E L O O El libro de la semana BRAS COMPLETAS DE EUSEB 1O B L A S C O TOMO 1. PRIMEROS Y ÚLTIMOS VERSOS. MADRID. 1903. 1 MP. DE RUEDA. UN VOLUMEN EN 8. DE 2 3 4 PÁGINAS. TRES PESETAS. A B, PARTE QUE RESTA POR PERFORAR galería mide 8.873 metros, y por Italia, 6.253. No faltan, por lo tanto, más que 4.604 de perforación para que las dos galerías coincidan, quedando el túnel abierto en una extensión total de 19.730 metros. Como se observa, los trabajos de la galería suiza han ido más de prisa que los de la italiana, y el avance medio diario, desde el comienzo de los trabajos en 1898, ha sido de 6 metros 48 centímetros. Las aguas han afluído en una gran desproporción, pues mientras en la vertiente Norte han rendido 40 litros por segundo, por la parte Sur ha pasado de 800. Para que pueda formarse idea de la grandiosidad del proyecto, basta advertir que el túnel pasa por debajo del lago Arino, y hubo un momento en que se temió que aquél anegara completamente el túnel, haciendo fracasar por completo la gigantesca empresa. Afortunadamente los temores no se han confirmado, y aunque las filtraciones obligaron en más de una ocasión á suspender los trabajos, éstos han podido continuarse, y si un incidente imprevisto no los entorpece, dentro de un año los canteros italianos s, e darán la mano con los suizos. Calculando otros seis meses para las obras de revestimiento y accesorias, podría afirmarse que en Enero de 1905 el túnel del Simplón estaría completamente practicable. Sin embargo, pudiera suceder que la empresa sufriera algún retraso, debido á una causa muy curiosa. Ya hemos dicho que los trabajos no habían marchado con el mismo impulso en las dos galerías abiertas en cada una de las vertientes del macizo montañoso. Si las cosas hubieran marchado lo mismo del lado italiano que del suizo, el encuentro de las dos canteras debía haberse verificado matemáticamente en la mitad de la longitud del túnel, es decir, en el punto de cota máxima, del que parten las dos rampas para permitir el desagüe del líquido filtrado. Pero como la galería suiza está mucho más adelantada, llegará un momento en el que la perforación por este Predican hoy algunos jóvenes (y varios de ellos predican con el ejemplo) el odio á la facilidad literaria, á la malhadada agilidad de pluma que, sin querer ó queriendo, convierte á un literato en mero periodista, hilvanador de crónicas momentáneas y de versos efímeros. -Eso- -dicen, y en el fondo tienen razón, -no es lo que se ha llamado difícil facilidad: eso es facilidad fácil. Un hombre, aunque sea un genio, no puede escribir bien escribiendo mucho y atropelladamente, sin reflexión ni sosiego: lo que produzca no será arte. Y quizas por esa razón quienes tal dicen suelen rebuscar otra manera de escribir, que pudiera llamarse fácil dificultad, la cual trataremos de explicar y dennir en otro lugar, porque aquí falta espacio y la cosa tiene bastante gracia. Eusebio Blasco, el maestro Blasco, maestro, no en broma, sino de veras, de cuantos andamos amarrados á la cuerda periodística (antes cadena, mañana ¿quién sabe? era el escritor más fácil de España. Su pluma revoloteaba sobre el papel, frivola como una mariposa, pero como ella graciosísima, brillante, alegre, ligera. Y cuando la mariposa paraba en una flor, se le veían las alas multicolores, llenas de matices delicados, porque el errático periodista era un poeta, y, particularmente en estos últimos tiempos, tuvo su nota propia, íntima, personal, muy poco vulgar en España por cierto: la nota de la compasión humana, que en la poesía titulada Germinal, inserta en este volumen, se revela, y en aquella otra de ¡Tin duro al año! se extiende y se desarrolla. No era un poeta quejumbroso y amigo de las modistillas sensibles, como el insoportable patriarcalista Coppée; no, la compasión de Blasco era solidaridad con los oprimidos, y, sin usar palabras revolucionarias, dejaba entrever una amenaza sorda, constante, como el zumbido subterráneo del trabajo minero. Por eso han hecho muy bien los editores de las Obras completas en colocar jnntp á los primeros infantiles ensayos del autor las últimas poesías. Entre éstas hay una, sin principio, sin título, sin conclusión, que da escalofríos. Son nueve estrofas desmayadas y lúgubres, por entre las cuales se siente pasar el espectro de la intrusa, la vaga sombra de la muerte que acecha al poeta enfermo. ¡Esa sí que es difícil facilidad! En esas estrofas casi no hay pensamiento, casi no hay forma. Es una sensación de angustia, de la cual se contagia el lector inmediatamente, por muy sereno que esté. Sólo por leer las dos composiciones citadas merecería comprarse el primer tomo délas Obras completas de nuestro grande amigo. El público es bueno y generoso. No ha de ser ingrato con quien durante años y años le ayudó á pasar los tragos de la existencia, y en los últimos de la suya le enseñó á compadecer, y sin hiél ni mal propósito le hizo columbrarlas amenazas de lo futuro. R I VALES DE LA TABACALERA. UNA INDUSTRIA PEQUEÑA ¿Habéis visto, queridos lectores, esos muchachillos que vagan por todas las calles, se meten en cafés, cervecerías, teatros y donde quiera que se reúna gente; que sin temor á pisotones involuntarios ó á puntapiés voluntarios, se filtran rastreando á veces por entre las piernas de los circunstantes ó alargan el brazo en las plataformas de los tranvías aun á riesgo del propio pellejo? Pues esos son el alma mater de la industria que hace competencia á la poderosa Tabacalera. Esos son los que, trabajando de sol á sol, y aun de luna á luna, proporcionan la primera materia para la modesta elaboración de cigarrillos que consume mucha gente... por no ir al estanco y darle dinero al Gobierno. Y entre esos laboriosos obreros los hay más afortunados ó más listos ó con mejores relaciones, que para todo sirve estar bien relacionado. Estos son los que antes de terminar la corrida, cuando los capitalistas se hallan con un pie en el cable de la contrabarrera para saltar al redondel y ver de cerca al toro, logran penetrar en los tendidos, y escurriéndose como lagartijas por entre las filas de espectadores, van recogiendo puntas y trasladándolas al bote, sin parar mientes en lo que pasa en la arena, sin preocuparse más sino de recorrer el mayor camino posible en el menor tiempo imaginable, para que, cuando ya terminada la fiesta, logran entrar sus otros compañeros, no les hagan competencia y se encuentren con todo el campo espigado. ¿Quién no habrá visto á un jorobetilla correr como una exhalación por entre los escalones de piedra de los tendidos sin pararse más que lo preciso para recoger las puntas esparcidas acá y allá y repletar la bolsa? Algunos fuman, y no habrá muchos que con un jornal como el suyo puedan ufanarse de saborear ricos vueltabajeros con sortija y todo. Cuando cogen una punta encendida de regular tamaño, le dan tres ó cuatro chupadas, la lucen un poco en la boca, y luego al bote. Terminada la recolección del día, van á venderla. Por F. N. L. T 7 JEMPLOS QUE IMITAR. UNA CIU- 1- DAD MODELO El problema de la higiene es el más importante y el primero, por consiguiente, que tienen que resolver los pueblos si estiman en algo su propia vida. España, que ya se va preocupando de cuestión tan capital, encomendó recientemente al Real Consejo de Sanidad un estudio de los puntos más esenciales de la higiene pública, y aquel docto Cuerpo los concretó en tres: salubridad de las viviendas, aglomeración de la población y aislamiento entre las casas y las alcantarillas, condiciones de aislamiento, etcétera. ¿Siguen todas las capitales españolas las prescripciones