Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Madri leñarías Madrid, Sr. Mar a g o ha tenido la boner g y hacer suya la idea que expuse en el número anterior de A B C acerca de la conveniencia de conmemorar de algún modo el próximo centenario de Mesonero Romanos. Lo esperaba, si he de decir la verdad. Por eso expresé que si aJguna esperanza de buen éxito tenía mi pensamiento era por no ir brindado á mucha gente, sino á una sola persona, y muy simpática por cierto: el alcalde de Madrid. Simpático es, en efecto, por sus cualidades morales, que dan seguridad de la pureza de su gestión; por su juventud, garantía de felices iniciativas que acaben con lo rutinario; por su ilustración, que es esperanza del progreso de Madrid. He aquí una carta con la cual nos ha honrado el señor alcalde: E L CENTENARIO DE M E S O N E R O ROMANOS E 1 a) c a I d e d e dad de aco 1 ués de p Sr. D. Ángel María Casíetl. Mi querido amigo: He leído con suma complacencia su arti ulo intitulado Tin aniversario y un centenario, inserto en el último número de A B C. l -n dicho artículo me brinda usted una idea que acojo, no ya con simpatía, sino con verdadero entusiasmo, felicitándole por su oportuna y plausible iniciativa. Sí. Es de justicia que honremos la memoria del insigne cronista de Madrid D Ramón de Mesonero Romanos. Como alcalde de este pueblo tan obligado á glorificar el ingenio de aquel ilu. rre escritor, ofrezco mí incondicional concurso, que me propo. igo empezar á prestar desde luego, considerando como un grandísimo honor para mí el iniciar el desarrollo práctico de tan levantado y noble pensamiento. Y hacien lo presente su gratitud por las afectuosas frases con que le distingue en el referido artículo, queda de usted afectísimo amigo y S. S- ¡Hijo mío, ante los designios de Dio 1; no Itiy más remedio que bajar la cabezal- -No puedo, padre. ¿Te lo impide tu altivez? -No, señor; meló impide el c ello de la camisa. Los sombreros hongos que completan la indumentaria sencilla en que hoy nos ocupamos, son tan pequeños como los del invierno. Su copa, tamaño solideo sin borla, se halla rodeada de alas modestísimas, quizás para que en esta época de vientos no pueda volar fácilmente. Para los días de sol se llevará, de Mayo en adelante, sombrero de jipijapa con el ala delantera caída sobre los ojos. Hogaño los de fieltro blanco, así como los tan acreditados sombreritos de paja en forma de tarta de almendra, dejan paso á los sombreros cubanos que, sobre ser feos, tienen la ventaja de recordarnos constantemente la pérdida de nuestras colonias. Por mi parte, juro que antes de tapar mi estrujado cerebro con artefacto semejante, soy capar de andar por la calle con mantilla de madroños. ¡Jipijapas á mí, después de la cesantía de Ultramarl Otro día elevaremos nuestras miras á trajes de mayor lujo. Por hoy, puesto que no hay espacio para más, hagamos punto, envidiando á nuestro padre Adán, que no usó camisas almidonadas, ni botas puntiagudas, ni vio sobre su cabeza más copa que las de los árboles, ni más alas que las de los pájaros. ¡Aquéllas eran modasl JUAN PÉREZ ZUÑIGA que bordaron sus interpretes muy especialmente Leocadia Alba, que realzó notablemente un tipo con mucha sandunga y salero. Cosas de chicos es un feliz apunte del natural, bien visto y observado. En seguida saltó y vino La matadora, comedia pensada por Viérgo! en tres actos para la Guerrero y reducida á dos al estrenarse en Lara. Indudablemente, al comprimir la obra muchos tipos han quedado abocetados, perdiendo en consistencia. La acción languidece en algunos momentos quizá por falta de interés, pero así y todo, en la comedia hay un honrado ambiente literario y caracteres como el del viejo cañí, que destacó poderosamente Julián Romea, y la madre de la matadora, bien encajada en Leocadia Alba, que son un feliz acierto y una justa pintura de la realidad. -Supongo que no faltará usted al beneficio de Pinedo, mañana. -No señor, porque seguramente nos dará una buena noche interpretando sus recientes creaciones, que tantos éxitos le han valido. -Pues si le parece á usted, pondremos á la conversación dos puntos, y hasta la vista. JORGE FLOR 1 DOR P S. -Me manifiesta el Sr. Escalante que el arreglo al castellano de Les barraques es suyo, pues Navarro Gonzalvo solamente atendió la lectura de la obra, sin poner en ella sus felices manos. Sea así; creo al Sr. Escalante bajo su pala y le deseo un feliz éxito. APUNTES FINANCIEROS M ENT 1 DERO TEATRAL. COMENTARIOS Y. Portago. Agradecemos tan cariñosa y atenta carta, y de ella debemos felicitarnos, no sólo nosotros, sino el pueblo de Madrid, porque el incondicional concurso que ofrece el alcalde no es sólo una promesa, será seguramente una realidad, que al honrar al insigne Mesonero Romanos honre también al pueblo que tiene la gloria de haber sido su cuna. Otras felicitaciones tenemos que agradecer, entre ellas una del director de la Biblioteca Municipal, de todas las cuales nos ocuparemos oportunamente, porque lo esencial es hoy por hoy consignar que se celebrará el centenario del ilustre Curioso Parlante. Y la carta del Sr. Marqués de Portago da derecho á esperar que ha de hacerse algo que sea tributo de justicia al esclarecido ingenio que supo como pocos retratar las costumbres madrileñas y honrar con sus iniciativas felices y con sus obras al pueblo que tuvo la suerte de verle nacer. Tendremos á nuestros lectores al corriente de lo que se proyecte y en su día se realice. ÁNGEL M A R Í A CASTELL Modas masculinas IJARECE mentira; pero existen caballeros, sólo sensatos en apariencia, que se preocupan de sus prendas de vestir mucho más que de sus prendas personales, y no tienen inconveniente en llevar la conciencia más ancha que la levita, si la estrechez de ésta (pongo por prenda) es imposición de la moda. Puede pasar que la mujer, dado su carácter, renuncie un día á la falda corta y adopte la cola, siquiera sea como elemento necesario para que vayan pegadas las tablas de su parte posterior. Puede pasar que los vestidos unos años ostenten grandes faroles en los hombros, y otros años lleven ceñidos los brazos y el ensanche en las muñecas, con mangas, si no enteramente perdidas, en camino de la perdición. Pase, en fin, que la señera que ayer lucía á guisa de sombrero un soplillo sin rabo y con lentejuelas, vaya hoy tomando alas y las adorne con flores y cintas, plumas y alcachofas, peces de colores y pájaros fritos. ¡Lo que no puede pasar es que los hombres anden también á vueltas con sus modas para tormento de sí mismosl Pero transijamos por el momento con estos caprichos sociales y digamos algo respecto á las modas que han de imperar durante el presente mes, dedicando hoy sólo unos párrafos á los trajes más modestos y sencillos. Los trajes de mañana (y lo mismo podemos decir de los de pasado mañana) llevan americana cruzada. Afirman algunos periódicos de modas que ya no se ven americanas redondas por delante. Pero conozco una robusta señora puertorriqueña que los deja por embusteros. Predominan para estos trajes los tonos grises, excluyendo el gris plomo, que no se aviene con los trajes ligeros; y los géneros más usuales son los rayados en tejidos provistos de pelo abundante, aunque sin llegar á la melena. Los pantalones son de regular anchura, rectos en sus juicios y abiertos por delante. Esto es lo más chic. El chaleco puede ser compañero del traje; pero las personas de refinado gusto prefieren que reine la fantasía en los chalecos, y los usan de telas raras y matices vivos, desde la cretona verde esmeralda con pintas rojas hasta el piqué con falsilla de tinte violáceo. Estas prendas van cerradas por arriba hasta cerca de la nuez, y muestran doble hilera de botones, también fantásticos, cuya forma lo mismo puede imitar al sonoro cascabel, que á la seta misteriosa, que al divieso n ¡kelado. Respecto á las corbatas, hay que huir de los nudos y de los lazos hechos. Toda persona que se estime (dice El Perifollo varonil) debe hacerse el lazo por sí mismo. ¿Que no sabe? Pues, además de estimarse, tendrá que aguantarse, á no ser que llame en su auxilio á la familia ó á la portera. Las tiras de seda destinadas á este objeto son estrechas y de colores vivos, siendo de advertir que durante el mes de Mayo se preferirá generalmente para luto riguroso la corbata negra á la de tonos chillones. Las camisas primaverales de moda son lisas; llevan pechera de color á cuadros, un puño rosa con pintas, el otro azul con rayas, y cuello de los llamados de ida y vuelta, de una altura y una dureza verdaderamente horribles. A un mi amigo muy elegante y muy castigado por las desgracia le decía su padre ayer: -Y como leí en los periódicos impresiones muy halagüeñas de la representación de Jíamlei, me faltó tiempo para asistir la otra noche al teatro de la calle de Jovellanos. ¿Estaban en lo cierto... -Le diré á usted. Los arreglos de Us obras maestras, cuando no se hacen con absoluta fidelidad, me producen el mismo efecto que un Beedaeker. Son algo así como esta guía universal de touristas; excelentes para una impresión, muy cómodos para un rápido viaje por los cerebros de los grandes autores, pero nada más. Teniendo á la vista los anteriormente hechos por Moratín y Mac- Pherson, los Sres. Llana y López Ballesteros han hecho un nuevo arreglo de Jíamlet, en el que sin duda por aligerar, ó por acomodarlo mejor á la escena moderna, han introducido importantes cortes, sobre todo en los monólogos del desventurado Príncipe, necesarios en su integridad, y en los que justifica Shakespeare los distintos sentimientos é impulsos que embargan constantemente el ánimo de Hamlet, su indecisión característica. También he observado la alteración de orden en algunas escenas, sobre todo en el acto cuarto, y la omisión en el último de una frase de Laertes, en el asalto con Hamlet: T sin embargo, es contra mi conciencia! frase con la que Shakespeare redime al hermano de Ofelia, cuando éste se arrepiente del infame medio que aceptó por consejo del Rey para satíslacer su venganza. Por cierto que en esa misma escena, en el asalto entre Hamlet y Laertes se cantan los golpes, como en las modernas salas de armas, diciendo tocado, sin tener en cuenta que en Dinamarca, y á fines del siglo ix, no habían conocido á Pini. En ninguna de las versiones de Jiantlet se emplea semejante palabra. Por lo demás, y salvando algunos pequeños lunares, el arreglo, tratándose como se trata de dos hábiles escritores, está correctamente escrito. ¿Y de Fuentes? -Comparado con el resto de su compañía, es un coloso; comparado con los actores á quienes hemos visto en esta admirable creación shakesperiana, hay que juzgarle fuera de concurso. Como dice un querido compañero mío, tiene... pero le falta. -Pero la compañía... -Amigo mío, ¡eso es un Jíamlel procedente de una almoneda! ¡Hay de todo! Un rey al que no se le puede jugar ni en puerta; una reina muy inferior á la de las tintas; un sacerdote que sale vestido como un clérigo francés, con su correspondiente babero y todo; ¡calcule, en plena Dinamarca y en el siglo ix! ¡Puede que sea procedente de la expulsión de Francia! -Un sepulturero que llama compadre á su compañero de oficio; un cortesano que no se cubre porque dice que es comodidad, ni más ni menos que si estuviera entre nosotros y... ¡qué sé yol- -De modo que la propiedad... -La propiedad será la que cobren Llana y López Ballesteros, porque la otra, la escénica, ¡bien, gracias! ¡Con decirle á ested que muere Hamlet envenenado por los acordes de una murga digna de una cacharrería! ¡Ay, amigo mío! ¡En todas partes cuecen habasl ¡Yo he oído en la Comedia francesa, interpretando Jíamlet el gran Mounet Sully, tocar como marcha fúnebre la moderna marcha real dinamarquesa! -Y á propósito de marchas, bueno será que sepa usted que la compañía de la Tubau pensaba trasladarse á Valencia, y que nó sé si á estas horas el simpático Ceferino habrá resuelto el problema. ¿Qué problema? -Como usted no ignora, la compañía de Pal encía ¿síTenó en Madrid la última temporada un arreglo de ta artesiana, hecho por Rodrigo Soriano. Ceferino pensó que éste sería un bonito éxito en Valencia, dadas las simpatías que allí tiene el rebelde republicano, pero al surgir el cisma entre Soriano y Blasco Jbáñez, ya Palencia no sabe á qué carta quedarse. ¿Hará J. a artesiana de Soriano, ó La barraca de Blasco Jbáñez? ¡Este es el conflicto! Ceferino, según las últimas noticias, sólo esperaba el resultado del escrutinio electoral para decidirse por una ó por otra obra, según el número de votos obtenidos por sus autores en las elecciones. ¡Hombre, pues tiene mucha gracia! -Para gracia, terrible Pérez, estrenado en Apolo. Gorda, muy gorda, con la sal no en terrones, sino en bloques, pero que le va muy bien á Carreras y á sus cosas, único fin para que fue creada. De la música se repitieron dos números, y salieron al final infinidad de veces los padrinos de EZ terrible Pérez, Arniches, García Alvarez, Quinito y Torregrosa, y no sé si alguno más. -Y en Lara ¿qué? -En el beneficio del simpático Pepe Calle estrenó Casero una deliciosa acuarelita madrileña, titulada Cosas de chicos La renta francesa quedaba el sábado pasado á 97,82. Esta baja persistente debe asimilarse, aunque sus causas inmediatas son distintas, á la baja sufrida recientemente por el Consolidado inglés. En Inglaterra, los gastos excesivos de la guerra y el anuncio de emisiones indispensables para restablecer la normalidad del presupuesto produjeron el descenso; en Francia, la baja actual proviene de las declaraciones de Rouvier acerca de la necesidad del impuesto sobre la renta para hacer frente á necesidades imprescindibles del Tesoro. Tratándose de los dos fondos de Estado reputados mas sólidos, cotizados largo tiempo por encima de la par, y de naciones cuyo sistema económico ha servido siempre de modelo, conviene estudiar las causas de la situación actual y analizar sus consecuencias. Desde luego, mientras esos valores de primer orden no recuperen el terreno perdido, es imposible aspirar á que los demás valores, y entre ellos los nuestros, aumenten de precio. Aun reconociendo nuestro progreso económico, no es lógico coincida en España una nueva disminución del valor del dinero con su aumento en el Extranjero. Estas consideraciones generales no han influido hasta ahora en la cotización del Interior, pero deben tenerse en cuenta para el porvenir. Nuestra renta quedaba al final de la semana á j 5,5o, obedeciendo esta baja de medio por ciento en la semana á razones más políticas que económicas. Silvela logra á duras penas la homogeneidad aparente del Ministerio; el triunfo de los republicanos en los grandes centros es síntoma alarmante para el dinero, de suyo conservador y medroso, y por fin, con la cuestión marroquí está constantemente expuesta España, mientras dure la rebelión, á tener que intervenir en la contienda. El Exterior termina el sábado en París casi al mismo cambio del sábado anterior: vale 87,65. La doble ha sido barata y el descubierto ha tenido que comprar para cubrirse. Lo que más preocupa allí es el cambio, otra vez á 36,25, siendo general la impresión de que de nada servirá el convenio con el Banco para facilitar á los importadores el pago de los derechos en oro. El problema no está en quien compra, sino en el desnivel entre la oferta y la demanda y en la excesiva circulación de billetes, que no responde, digan lo que quieran los interesados en mantenerla, á una verdadera necesidad del comercio. ALMANAQUE MEMORÁNDUM UEVES 7 San Estanislao, obispo y mártir; San Bene dicto, papa. La Misa y Oficio Divino son de San Estanislao. Rito, doble; color, encarnado. Cuarenta horas: Iglesia de Montserrat. A l E R N E S 8 La Aparición de San Miguel Arcángel; el beato Domingo, confesor. La Misa y Oficio Divino son de la fiesta de la Trinidad. Rito, doble mayor; color, blanco. Cuarenta horas: Parroquia de Santa Bárbara. Fiestas de la Antigua en Orduña. C Á B A D O 9 San Gregorio Nacianceno, obispo y doctor; San Jerónimo, obispo. La Misa y Oficio Divino son de San Gregorio. Rito, doble; color, blanco. Cuarenta horas: Parroquia de Santa Bárbara. T OM 1 NGO o Nuestra Señora de los Desamparados; San Antonio de Florencia, obispo. La Misa y Oficio Divino son del beato Juan de Avila. Rito, doble; color, blanco. Cuarenta horas: Parroquia de Santiago. Feria enJPina. 1 UNES 11 San Mamerto, obispo; San Francisco dejeró nimo, confesor. La Misa y Oficio Divino son de la Aparición de San Miguel Arcángel. Rito, doble mayor; color, blanco. Cuarenta horas: Parroquia de Santiago. -í. 5 Fiestas en Lérida. A R T E S 12 Santo Domingo de la Calzada, confesor: -g a n Pancracio, mártir. La Misa y Oficio Divino son de Sinto Domingo. Rito, sencillo; color, blanco. Cuarenta horas: Hermanitas de los pobres. -s- í- SS 3 t Feria en Almudívar. 7 f i l É R C O L E S i3 San Pedro Regalado, confesor; San Lucio, presbítero y mártir. La Misa y Oficio Divino son de San Pedro Regalado. ¡to, sencillo; color, blanco. Cuarenta horas: Hermanitas de los Pobres. Luna llena el día 1 o á las 8 8 minutos de la noche, en Escorpio. Tiempo probable: revuelto. Los días duran esta semana próximamente catorce horas y quince minute Refranes de Mayo: Guarda el sayo para Mayo. Agua de Mayo mata gocho de un año. J No se devuelven los originales IMPRENTA DE BLANCO Y NEGRO