Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ratos que no llegan á los cuarenta años y que tienen los sesos jóvenes, hay por lo menos cuatro nacidos en esa tierra: el original filósofo, filólogo y polígrafo Unamuno; el agudo crítico y brillante cronista de alada pluma Manolo Bueno; el agresivo pensador y profundo paradojista Ramiro de Maeztu, cuya pluma no parece mojada en tinta fresca, sino enrojecida en el horno de la exaltación; en fin, el modesto y delicado narrador de las Vidas sombrías, el autor de El mayorazgo de Labraz, Pío Baroja. Y no añado á estos nombres el de otro querido artista vasco, mi camarada Roure, porque no está bien adjetivarle aquí en casa. No conozco á Baroja ni estoy enterado de sus procedimientos artísticos, pero á juzgar por El mayorazgo de íabraz, es un artista en absoluto independiente de los demás de su época y de su idioma. Aun cuando sea aventurado é inútil el buscar parecidos en estas materias, diré que Baroja, más que á los novelistas españoles actuales, recuerda á los ingleses... cuando imitaban á los españoles antiguos; por ejemplo, á Fielding y un poco al padre de Pic ioic Pero, no, esto no es completamente exacto. Lo que ocurre es que estamos habituados á leer novelistas de genio meridional, impacientes, arrebatados, fastuosos y coloristas. Baroja es el antípoda de Blasco Jbáñez; ni mejor ni peor; distinto, opuesto. Es un escritor calmoso, que á veces consigue el resultado artístico á fuerza de paciencia y de restregar, como los pintores holandeses. En otras ocasiones procede cual los artistas japoneses, y limita su esfuerzo á poner de relieve un movimiento ó un reflejo, y se empeña en el dificilísimo conato de fijar y detener la nube que pasa, el momento que huye, la impresión que se desvanece. De ahí resulta en sus obras anteriores (en esta última no tanto) una buscada y voluntaria desproporción, más aparente que real, porque bien se ve, fijándose, que á la composición lenta y parsimoniosa preside una grande y acerada lógica interna. Miradas de cerca las pirámides de Egipto, no son más que informes pilas de gigantescos sillares. Los cuadros de intensa vida real que pinta Baroja hay que mirarlos á la distancia debida: él proporciona al lector los sumandos y le deja el cuidado de efectuar la suma, lo cual acaso es un error en este país de perezosos, que no saben sino restar porque cuesta menos trabajo. Pero no se crea que esos sumandos, esto es, las sensaciones distintas que forman el todo artístico, son cosas sueltas, incoherentes ó descosidas, como tal vez sucedía en Silvestre Paradox. No: al final se hace cargo, hasta el más torpe, de que todo aquello que parecía enojoso ú hojarascoso y baldío hacía falta. El maestro de esta manera de proceder no fue afortunadamente ningún inglés: fue Cervantes en El licenciado Vidriera y en el Coloquio de los perros. Por eso, Baroja no se parece á ningún novelista contemporáneo, según se ha dicho; pero es un artista español, de la E s paña grande, en cuyas ruinas venerables ha empolvado sus zapatos de viajero. Por haber mirado mucho al pasado, tiene frases, conceptos, capítulos enteros misteriosos, inquietantes como los rincones de un castillo derruido ó de una antigua iglesia abandonada. Domina á su gusto el miedo y la emoción de sus lectores, lo cual es mucho. Saludemos afectuosamente al artista que no se parece á los demás, aquí donde hay tantos Sosias y tantos primos. -No, señor; pero además de millonario, fui la hermosura resaltará con todo su esplendor en la feKz empresario de un circo famoso y fundé una aca- combinación de la luz y de la forma. No dudamos que las damas acudirán á este concurso demia de baile, en la cual academia, por cierto, para España eligieron esposa algunos muy empingorotados con entusiasmo, otras demostrar una vez más que hermoconserva, entre legendarias tradiciones, la personajes de sangre azul. Yo abrí el primer fe- sura de sus hijas. rrocarril español de Madrid á Aranjuez hace Para todos será el triunfo de vencer las preocupaciocincuenta y dos años. Yo hice la primera línea nes, contribuyendo á la realización de una obra artística férrea que puso en comunicación rápida á Madrid y al noble esfuerzo del simpático periódico, que galancon el litoral: la de Alicante. Yo llegué á tener temente rinde un prcnio á la belleza femenina. doscientos millones de reales muy míos para moCARMEN DE BURGOS SEGUÍ rir casi pobre. Yo fundé este barrio que lleva mi nombre. ¿Luego usted es el Excmo. Sr. D. José SaA propósito de un concurso lamanca? -El mismo que viste y calza levita y zapatos ¡n el artículo que precede, nuestra distinguida colabode bronce. El mismo que ha saltado de ese pe- radora doña Carmen de Burgos aboga por el Condestal donde le colocaron hace pocos días y se curso que ha abierto Blanco y Negro, nuestro querido dispone á pedir una limosna como le he pedido á colega. Hemos de agregar por propia cuenta que es de que tan Certamen obtenga el éxito granusted una cerilla para encender este cigarro, que esperar merece, plausible por fortuna, el espíritu culto en de que porque, mal rayo le parta porque no puedo con él. Dijo, este país va venciendo rancias preocupaciones que pugy arrojó con rabia la tagarnina, que en vano pre- nan con el buen sentido y el progreso de los tiempos que tendía hacer arder chupándola. alcanzamos. ¿Usted una limosna? Fígaro Illustré publicaba en su número del mes de Ene- -Sí; pero no de dinero: de consideración, de ro treinta fotografías de otras tantas bellísimas mujeres, respeto. Ahí me han colocado- -añadió señalando de las cuales, veinticuatro habían concurrido al Certael blanco pedestal levantado en el crucero de las men, entre otras muchas, con opción al premio, y seis fuera de concurso. Entre estos calles de Velázquez y de Lista, -y sin ceremonia que se declaraban de linajudas damas de la más altatreinta retratos los había alguna, sin dedicarme un recuerdo hablado, aquí tocracia, como de modestas señoras y señoritas dearislas donde tantos habladores hay; me han dejado al clases humildes de la ciudad y de la aldea, todas ellas descubierto, sin un mal capote que me envuelva, dignísimas, respetables y respetadas antes y después de para descorrerle después con una miaja de solem- la publicación de sus retratos. nidad. ¿Qué menos que un acto y una verja puedo Obsérvese que en ese Concurso no sólo se premia á la pedir? belleza humana, sino al adelanto, á la perfección foto- ¡Ay, señor! Verjas piden hace mucho tiem- gráfica, y que no puede salir herida la modestia de ninpo otras varias estatuas descubiertas hace un año, guna concurrente, porque cabe hacerlo en forma anóniy no se las dan. Las cosas se hacen á medias en ma, sin dar su nombre. Es más: pueden los fotógrafos concurrir, claro es que autorizados previamente por las Madrid. retratadas, con fotografías que consideren merecedoras Echó un temo el buen Salamanca, y agregó: de figurar en el Concurso. -Pues he de implorarla como un pordiosero, y En este sentido y por todas estas razones, creemos he de pedir como limosna un acto, por modesto que que en el que ha abierto Blanco y Negro figurarán musea, para que Madrid al menos sepa que está aquí chas y muy notables fotografías, y que el éxito corresel que fundó este barrio y el que generosamente ponderá al loable propósito de la iniciativa. se arruinó en empresas de utilidad para el país. Y echó á andar hacia la calle de Serrano con la mano extendida como piden los pobres vergonA CTUAL 1 DADES CIENTÍFICAS. DESzantes. CUBRIMIENTOS E INVENCIONES F. N. L. -Acerqúese usted á esa casa de la derecha- -rh miembro. de! a le dije desde lejos- -y pida en ella la limosna que I. -SUPRESIÓN DE LAS TM Astronómica de T E M P E S T A D E S POR Sociedad h a r e m i t j d o a l a Franc ¡a necesita. Su dueño puede dársela, si quiere, ó inPROCEDIMIENTO LE- -misma, d e s d e S a i n t e fluir de modo decisivo para que se la den. GISLATIVO Croix- aux- Mines (A l s a- ¿Quién es ese feliz mortal? cia) el texto de un proyecto original de protección contra las I f NA PROTESTA De camino por la calle de- -Un medio paisano suyo: el Presidente del tempestades, rayos y granizo, del cual pretende que se ocu RAZONADA Lista la otra noche, me salió pe el Parlamento para convertirlo en ley. al paso un caballero á quien no conocí al pronto. Consejo de Ministros, D. Francisco Silvela. Cada año, dice M r Ahr, las tempestades y el granizo ocaLa obscuridad no me lo permitió. sionan, en Francia solamente, pérdidas por valor de treinta á ÁNGEL MARÍA CASTELL cuarenta millones de francos. La causa reside en la enorme- ¿Me hace usted el favor de una cerilla para cantidad de electricidad admosférica: se trata, pues, dice el encender un cigarro? -me dijo con acento malaautor del proyecto, de despojar á la admósfera de una manegueño. ra continua y constante del exeeso de electricidad que con- -Con mucho gusto- -le contesté, alargándole tiene, para transportarla á un depósito donde resulte inofensiva, lo cual se consigue fácilmente obligándola á pasar á una caja de la Arrendataria. tierra. Y encendiendo un mal peninsular de los que L concurso de belleza organizado por Blanco y Negro M r Ahr viene observando, desde 1856, cuando se consestá siendo hoy tema de las conversaciones, y sirve necesitan Dios y ayuda para arder, exclamó con truyó el fuerte de Bitche, que después de haberse instalado de base á artículos y controversias. Es lamentable que un amargura: algunos pararrayos en sus alrededores, aquella comarca, hasta- ¡Y pensar que algunas veces he encendido asunto sencillo, que todos los días se encuentra en perió- entonces azotada por el granizo, se ha visto preservada de la dicos extranjeros, sea aquí tan debatido. terrible calamidad; deduciendo de ahí la necesidad de multicigarro? quemando billetes del Banco... pararrayos para salvar las cosechas. Y digo que es- -Es un loco- -pensé; -habrá que seguirle la temente que está lamentable, porque eso prueba lo fuer- plicar losfin de conseguir que las instalaciones resulten ecoCon el impresa entre nosotros la herrumbre manía ó darle esquinazo. nómicas, propone el citado astrónomo utilizar para el emplade la rutina y la oposición sistemática que encuentra toda zamiento de los mismos (especialmente en las comarcas de- ¿Con que con billetes de cuatro mil reales... idea nueva para germinar y desarrollarse. antiguo perjudicadas por el granizo) los postes telegráficos, -Cierto. Aquellos eran otros tiempos... Y en La belleza de nuestras mujeres ha llenado los cuadros y con preferencia los que se hallan las vías una ocasión envolví un chorizo de Candelario en de los más grandes artistas, y fácil es convencerse de férreas; á los cuales se podrían unir situados junto á constitulos pararrayos, ello recorriendo las salas del Museo de Pinturas. un título de la Deuda. yendo aquéllas una excelente comunicación con tierra. Más de una anécdota, que pasa por histórica, pudiera Hay en Francia, añade M r Ahr, un millón de postes t e- -Pues ahora, señor mío, los envolvemos, mejor dicho, los envuelven algunos comerciantes, contar de Velázquez, del Ticiano y de Goya. Damas legráficos que podrían convertirse en otros tantos pararrayos según ha denunciado el doctor Ovilo en plena se- distinguidas y de la más linajuda aristocracia no desde- con un gasto de cinco millones de francos, ó sea una cantidad insignificante con relación á las pérdidas anuales. servir de modelos á esos grandes maestros; y sión de Ayuntamiento, en hojas de formularios ñaron eldiscretamente ocultaron sus nombres, el pincel El autor del proyecto cree conseguir de este modo, por la si ellas médicos de las salas de tuberculosos del Hospital se encargaba de levantar el velo misterioso. vía legislativa, la supresión de las tempestades. Provincial, y de otras afecciones ¡figúrese usted 11 HOSP 1 TA 1 F S PARA L a S i n n u m e r a b I e s dificultaAsí, pues, tratándose de un país donde siempre tuvo d e S q U e Se cuáles serán! del de San Juan de Dios... É I TRIGO Presentui Para asiento la galantería, que sintió por la mujer una adoraconservar el trigo durante el- -Poco han adelantado ustedes en los veinte ción respetuosa, no es sorprendente hacer una nueva estío engrandes cantidades, cuando la recolección se ha veriapología de su belleza. años que falto de este mundo. ficado en época de lluvias ó en tiempo húmedo, han sugerido IHanco y Negro sólo pretende realizar un fin puramenCreí tratar con un loco pacífico, y decidí entreá los poderosos cultivadores del Canadá la idea de construir te artístico; no me equivoco al entenderlo así, y por eso inmensos almacenes, que denominan hospitales para el trigo, tenerme un rato escuchando sus incoherencias. considero apasionado que se le discuta con argumentos en los cuales se seca el que contiene más de un 4 por 100 de- ¿De modo que ha resucitado usted? vulgares. humedad por medio de corrientes de aire caliente, y se le- -En bronce. Pero, créame usted, estoy indigcura de las mohosidades y otros parásitos que lo hacen imVarios han sido los concursos celebrados por la ponado. Nunca fui orgulloso, y pude serlo, porque pular revista; algunos, como el del año último, tenían propio para el consumo, dejándolo caer desde una gran alfui poderoso por mi posición social, por los car- un objeto humanitario: recompensar la virtud de los tura y agitándolo la vez por medio de una corriente de aire seco que, por frotamiento, lo despoja délas vegetaciones que gos que desempeñé, por los millones que tiré, por obreros. el grano tiene adheridas, expulsándolas en forma de polvo. las empresas que acometí. Pero mi modestia misEstos precedentes deben citarse para no caer en la tri Si la envoltura exterior del trigo no ha sido completamente ma me da derecho á pedir más consideración, ¿no vialidad de concederle una trascendencia de orden so- atravesada por las vegetaciones parásitas, puede el grano salcial y moral á este gran certamen de belleza plástica. varse en estos hospitales, gracias á los cuidados que allí se le le parece á usted? prodigan, quedando, cuando menos, en estado de ser transYo no veo nada que pueda alarmar al más severo mo- -En efecto 1- -le contesté sonriendo; -tiene formado en harina alimenticia, si no fuese posible garantizar ralista; allí sólo se trata de juzgar la forma bella, consiusted mucha razón... y mucha sal... sus cualidades germinativas. -La tuve; fue la base de mi fortuna; pero tam- derando la hermosura c r a o si se tratase de un cuadro ó Para que las nubes de polvo producidas en las operaciones una estatua. de saneamiento no perjudiquen por sus efectos fínicos y focos bién logré sanear esa renta en aquel tiempo nacioDesde el instante en que la señora premiada puede infecciosos el organismo nal. Fui arbitro de la Bolsa, tirano de la política; ocultar su nombre, queda á salvo el temor de parecer funcionariosque contienende las diversas de los enfermeros ó encargados manipulaciones, JJeminis -o, senador y diputado cuantas veces quise. inmodesta. van éstos al efectuarlas caretas especiales destinadas á proteAl son que yo toqué bailaron muchos. Una recomendación debe hacerse á las bellas: el talenger los ojos y filtrar el aire que respiran. to del fotógrafo contribuirá mucho al éxito deseado, y- ¿También fue usted músico, eh? AL LER- WILL Madrilefterías Un premio á la Belleza E