Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
cen que en ellos no adelanta la Ciencia, como si no estuviera en marcha incesante hace años. Aseguran además que sólo son pretextos para hacer viajes, como si los El año de la Exposición Universal de París contrajo viajes no fueran un medio de enseñanza inestimable. España el grave compromiso de celebrar en Madrid y Así lo han comprendido los hombres cultos; por eso en este mes el XIV Congreso Internacional de Medirecorren el mundo; y ¿qué mejor ocasión para ir á las cina. grandes capitales con el fin de estudiarlas y conocerlas, En circunstancias muy críticas celebróse el de Higiene que cuando se tiene la seguridad de hallar reunidos á los en i 898, cuando se empezaba á nublar el cielo con amahermanos en creencias y en ideas? gos de la tremenda tempestad que estalló poco después. Los que viajan por placer ó por moda, no pueden La catástrofe se ha consumado, y desvanecido el docomprender la alegría que produce ver simultáneamente, loroso estupor, late en el corazón de todos el deseo de por vez primera, el monumento que popularizó el grauna regeneración pedida por la Madre Patria con aprebado y el rostro vivo que conocimos por la fotografía. miantes voces. No basta leer, no basta soñar. La lectura, aun siendo un Aunque parezca jactancia, puede afirmarse que la clase elemento de estudio de primer orden, no vale tanto como médica española no se ha mostrado perezosa en responla observación personal. En Medicina, los razonamiender al llamamiento materno, sin duda por la costumbre tos se olvidan; los hechos, jamás. ¡CJué dulcísima emoadquirida de acudir prontamente á la cabecera de los pación la que se experimenta al ver de cerca á un Pasteur cientes. Sin vacilaciones, con incesante predicación y enó á un Lister! ¡Con qué respeto se les oye, con qué adtusiasmo inquebrantable, ha señalado las causas de los miración se observan aquellas manos enrojecidas y arrumales pasados, proponiendo urgente remedio para lo gadas por el trabajo, y con cuánto amor se las estrecha! porvenir. De nada sirve el dinero, que ¡suministra eleLos Congresos tienen algo de revistas de fuerzas somentos de lucha y constituye fuente de prosperidad, si ciales, y á ellos acuden con entusiasmo veteranos y relos niños mueren en aterradora proporción, y los que clutas á jurar las gloriosas banderas, mantenidas enhiestas sobreviven son más tarde hombres débiles, ignorantes ó y ondulantes por los maestros del saber humano. viciosos. Multitud abigarrada, pero simpática, llena por unos Así lo entendieron los hombres de ciencia extranjeros, días las calles de las grandes ciudades, provocando la y por seguir los Gobiernos de Francia, Italia y Alemacuriosidad de la gente desocupada ó despreocupada. nia tan desinteresados consejos, llegaron estos países á Llegan no pocos, descuidados en la indumentaria, con restañar y cicatrizar heridas que parecían mortales. su guía en la mano y su esposa del brazo. Es la compaLos médicos españoles acaso no son atendidos cual ñera del sabio, modesta, callada, bondadosa, que sabe merecen, pero bien puede afirmarse que cumplen con su hacerle la vida grata, que se contenta con un modesto deber. pasar y una forzosa soledad en la humilde casita, en tanNo contentos con desarrollar el colosal esfuerzo que to que, en el vasto laboratorio, su amado consume la representa la organización de un Congreso Internacional, propia salud por salvar muchas existencias. Para ella escuyas deficiencias, si las hubiere, más deben achacarse á tos Congresos, con sus viajes económicos y gratísimos, falta de elementos adecuados que á poca voluntad, los son cortas pero sabrosas lunas de miel. La mayoría peimédicos españoles han querido aprovechar los momentos, na canas, pero ¡cuánta serenidad en los amables rosya que las circunstancias los reúnen, para hacer una cotros, cuánta ternura en las hermosas almas! piosa siembra, al mismo tiempo que recogen sazonados Descubrios, indiferentes paseantes, ante esos seres frutos de experiencia procedentes de todas partes. buenos, y saludad también á los jóvenes inquietos, eleCinco Congresos médicos se preparan en el presente gantes, llenos de ambición, que vienen á ser conocidos, mes de Abril y primeros de Mayo. Es el primero uno á luchar, á proclamar las excelencias de sus opiniones con que se celebra en Biarritz: el 777 Congreso Internacional gallarda valentía. Pertenecen al Estado Mayor, son espíde Talasoterapta, en el cual se estudiarán los beneficios ritus nuevos; ejercerán de críticos, llevarán impresiones del mar para evitar, aliviar ó sanar multitud de dolencias. cinematográficas, recorrerán nuestro país con la rapidez En él se proclamarán las indiscutibles ventajas de los sadel automóvil, y á despecho de su juventud cimentarán natorios marítimos para los pobres niños raquíticos, esduraderas amistades entre los luchadores patrios. crofulosos y tuberculosos. A él pertenece un buen núVienen también los que pertenecen y representan al mero de médicos españoles. elemento oficial. Ya nos conocen y les conocemos. Son Seguidamente Madrid recibirá á los escritores médilos respetables diplomáticos de ia Ciencia. Con elocuencos, celebrándose en el Paraninfo de la Universidad, ducia académica nos saludarán y se cambiarán cintas y verante los días 20, 21 y 22, el 77 Congreso Internacional de neras después del abrazo de ceremonial. la Prensa médica. Por fin, constituyendo el fondo del cuadro, formando El periodista médico no sólo es el práctico que conoce apretadas filas, acudirán los obscuros soldados déla prolas dolencias humanas y sabe curarlas, es el propaganfesión, los médicos de los pueblos, jóvenes muchos, vedista de las medicaciones nuevas, el celoso defensor de teranos no pocos, algunos con la cabeza blanca y el culos intereses de la humanidad; él separa la cizaña del tis atezado, avejentados prematuramente, combatientes de trigo, confeccionando el pan científico de que se alimenta la batalla perpetua contra la muerte y la ignorancia, enel obscuro profesor que ejerce su penoso ministerio en tusiastas y resignados, ansiosos de estrechar sobre su las ignoradas aldeas, y vive, mediante la Prensa, en perpecho al antiguo compañero cubierto de gloria y honores petua comunión espiritual con los maestros que predican y saludar al anciano profesor y sentarse con emoción la salvadora nueva. El debe aquilatar y tallar la idea ciensobre los duros bancos del viejo Colegio de San Carlos. tífica, que como el diamante, una vez pulido, presentará Irán á los hospitales á preguntar por la Hermana que esmil luminosas facetas; él separa del oro de ley el similor, taba en la Santa Casa cuando ellos eran internos; creerán y se apresta en este Congreso á defender los intereses de que los enfermos de la Sala son los de antaño y, como los sabios, al par que reglamenta y señala los límites de el acero, volverán á adquirir nuevo temple oyendo hala propiedad literaria en el campo científico. blar de ciencia y de progreso... Los Reyes y el Gobierno han patrocinado este ConRecuerdan aun famoso soldado, idólatra de Napoleón, greso, as! como el Internacional de Medicina; de carácter aquel Pedro Chauvin, que mutilado y herido, sin más amplio, en él tendrán cabida (á despecho de ciertos espípatrimonio ni premio que una espada de honor, una cinritus mezquinos de los que no hay por qué hacer méta roja y doscientos francos al año, derrocado el Imperio rito) cuantas personalidades procuran aliviar el dolor y muerto el Emperador, al vitorearle incesantemente humano ó investigar en esferas muy próximas á la Mesimbolizó y sigue simbolizando en Francia al fanático dicina las causas y los remedios de las enfermedades. militarismo. Desde el 23 al 3o de Abril permanecerán abiertas las No os riáis como algunos franceses de esos entusiastas sesiones de este Congreso, que consta de dieciséis secpor la idea. Tales risas revelan una triste decadencia mociones, al cual acudirán los hombres más eminentes de ral, y estos valerosos soldados de nuestros ejércitos de todos los pueblos cultos, discutiéndose las cuestiones de Sanidad merecen que se les atienda, se les respete, se mayor importancia en Medicina. les quiera. A él vendrán nuestros hermanos de América, y como Piden con insistencia lo que pedimos todos, no la formaron en 1900 una Unión Médica Hispano- Americonquista por la guerra, sino las conquistas por la paz, cana, durante los días 1 y 2 de Mayo se celebrará la la salud de) pobre, la vida del niño, el bienestar de todos. Primera Asamblea prevista en sus Estatutos, ocupánPara discurrir sobre estos grandes problemas se redose de la organización de las Facultades de Medicina unirán en estos días los citados Congresos. Bien merey Farmacia en los Estados asociados, á fin de que la encen el aplauso de los inteligentes, el respeto del vulgo y señanza tenga bases idénticas fundamentales; procurando la protección de los Gobiernos. obtener la mutua validez de los títulos profesionales en los distintos países de habla castellana; estudiando los MANUEL TOLOSA LATOUR medios de unificar la Farmacopea, y formar un Diccionario tecnológico. Además se propondrá la creación de un premio para los inventos, adoptándose acuerdos respecto á las relaciones de la Prensa y á los conflictos profesionales que habrán de resolverse por arbitraje. TRAVÉS DE LA FRONTERA. UN Por último, en los días 3 á 5 de Mayo, antes de seVIAJE REGIO pararse los médicos y farmacéuticos, se constituirá un El rey Eduardo VII llegará muy pronto á PaCongreso Nacional de Veontologia médica, es decir, de cuanto se refiere al ejercicio profesional practicado con rís. Los hijos de la gran ciudad, que siendo tan dignidad y decoro, examinándose todos y cada uno de poco monárquicos se pirran, sin embargo, por los deberes respectivos, así como los medios de implanlos reyes y por los esplendores de la realeza, distar, pronto y bien, aquellos proyectos salvadores de- ue cuten qué agasajos serán más gratos á la majestad hice mención al comenzar estas líneas. britáivca. Desde luego, habrá revista de todas las Como no se podrá por menos de reconocer, las tareas tropas de la guarnición de París en el campo de son numerosísimas y penosas, pero de ellas obtendrá maniobras de Vicennes. Se trata de organizar una provecho este noble país, si los gobernantes quieren escarrera de caballos extraordinaria en Longchamps, cuchar y saben oír. aunque las dificultades que hay que vencer son Muchos espíritus ligeros censuran los Congresos, ó por lo menos se esfuerzan en quitarles importancia. Digrandes. Habrá recepciones y banquetes oficiales, C ONGRESOS DE MEDICINA EN MADRID sin faltar por de contado la función de gala en la Opera. Probablemente á Eduardo V 1, que conoce de sobra la gran ciudad, le complacería más pasar en ella una temporada como pasó otras, cuando siendo príncipe de Gales iba de incógnito á París, se instalaba en un cuarto no muy lujoso de un hotel y hacía vida de... hombre adinerado de buen humor y aficionado á divertirse. Cuando iba con su esposa, entonces se atojaba de otro modo, con más esplendidez, y haciendo vida conforme á su elevadísima posición. Pero con más frecuencia iba solo, tal vez teniendo en cuenta un dicho muy popularizado en Francia que viene á decir que á París hay que ir solo ó no ir. En efecto, la familia ata y priva de la libertad que todo hombre requiere para divertirse er grande en la hermosa Babilonia moderna. Verdad es que ahora llevaría Eduardo VI algunos años y achaques que no llevó tiempos atrás cuando tanto se divirtió. Ahora va como rey, esto es, con más esplendor, pero con menos libertad. Se alojará, no en un hotel como uno de tantos turistas, sino en el domicilio oficial de Inglaterra: en el hotel de la embajada, calle del Faubourg Saint Honoré, 3o, construido según el plan de Mazin, ingeniero del rey, por el duque de Charost. Por cierto que tiene este hotel su parte de historia curiosa. En él puso Franklin, á la sazón embajador de los Estados Unidos, el primer pararrayos que existió en Francia, innovación que inspiró este verso, atribuido á Turgot: Arranca el rayo al cielo y el cetro á los tiranos. Por cierto que si el invento de Franklin fue admirado por los sabios y los amigos del progreso, provocó, en cambio, las iras de los ignorantes y las maldiciones de los fanáticos. En París, esas iras resultaban impotentes, pero en provincias fue otra cosa. En Saint Omer, por ejemplo, un señor Boisvalé había hecho colocar un pararrayos en su casa, cosa que fue tan mal vista en la localidad, que las autoridades decidieron hacérselo quitar. Apeló Boisvalé ante el Consejo Superior del Artois, y este Tribunal, después de escuchar el informe de un joven abogado que debutaba, dictó en 3i de Mayo de 1783 una resolución anulando la de las autoridades de Saint Omer. El joven abogado era Maximiliano Robespierre nada menos. Durante el primer Imperio, el hotel de Charost fue el hotel Borghése, y lo habitó la princesa Paulina Bonaparte, duquesa de Guastalla, hermana del emperador, viuda del general Lecleve y separada de su segundo marido el príncipe Camilo Borghése. En 185o, el Gobierno inglés compró el inmueble para que le habitasen sus embajadores. Ahora le habitará su soberano. ¡Algo daría por quitarse unos cuantos años de encima y alojarse en un cuartito del Hotel Bristol, para ir de noche en un modesto fiacre á Folies- Bergeres ó al Moulin Rouge! Pero las circunstancias han variado, y el viaje de Su Majestad Británica reviste ahora todo el aparato de un paseo triunfal. Viajó antes en yates sobre los cuales se celebraron las fiestas más animadas. Ahora lo hace en el Victoria and Jllberi, el precioso barco al cual tenía tanto cariño su madre la Reina Victoria por tener su nombre unido al que fue en vida su esposo, y labró, según cuentan las crónicas íntimas de la corte inglesa, la felicidad de la soberana. El Victoria and Jllhertrecibe diariamente informes y noticias por el telégrafo sin hilos para el Rey. Puede que en otro viaje lleve el barco telégrafo sin hilos... y sin aparatos. AEMECÉ A El pantano de Guadal cacín I i n Jerez se ha celebrado un importante mitin organizado- para que el joven exminisfro D. Rafael Gasset hiciese uso de la palabra, como así lo hizo con gran elocuencia y sólida argumentación. Al acto asistió, puede decirse, cuanto en Jerez representa pueblo, agricultura é industria, pronunciando discursos el alcalde de aquella ciudad, el presidente de la Cámara Agrícola, Sr. García Gil; el duque de Almodóvar; el marqués de Mochales; el Sr. Moreno Mendoza, en representación de 25.000 obreros; el Sr. Luque, jefe de los canalejistas; el Sr. Barrón, jefe de los republicanos, y el Sr. Gasset, que desde Madrid fue acompañado por el ilustre peiiodista D. Julio Burell y otros distinguidos periodistas. El discurso del Sr. Gasset fue notabilísimo por todos conceptos, haciendo un concienzudo estudio de la crisis agrícola que attav: esa Í IBT n- -it T n ii fg- m nifininifflTtB i r a i n r a ir i