Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA SEMANA SANTA jj A Semana Santa es y será observada en España como en ninguna otra población del mundo. Las tradiciones y prácticas religiosas no se destruyen fácilmente en este país. La fiesta de las palmas, una de Jas más solemnes de la Iglesia, es celebrada en todas partes con igual solemnidad. Aladi id ofrece un cuadro pintoresco el Domingo de Ramos por mana Santa extraordinaria pompa. Los monumentos de sus iglesias son, en general, de escaso mérito artístico. Su procesión de Viernes Santo tampoco es notable más que por la tradición y la veneración de algunas de sus imágenes. Entre éstas hay que citar el Nazareno de la casa de los duques de Medinacelí, al que se le guarda gran devoción. Esta -X r V ¿i- Í EL JUEVES SANTO EN ZAMOKA Fot. Junquera y Alvare ra, sólo un año, como decimos, ha figurado en la tradicional y solemne procesión del día en que conmemora la Iglesia la muerte del Redentor de! mundo. BON CARLOS GONZÁLEZ ROTHWOS, DE RAMOÜ EN MADRID. A LA PUERTA DE SAN JOSÉ Fot. Asenjo la mafiana con us desfiles de niños que van á las iglesias llevando las rizadas palmas á la bendición. Los alrededores de San Isidro, catedral de la villa y corte, se convierten en inmenso bazar de esa industria que sólo vive un día de! año. No sólo en las grandes catedrales se celebra con gran esplendor la fiesta del Domingo. de Ramos. En muchos pueblos imagen, siempre cubierta con riquísimas túnicas bordadas de oro y pedrería, es llevada y escoltada por los servidore- de la egregia casa ostentando libreas de toda gala, y por soldados del Real Cuerpo de Alabarderos. También es notable en esta procesión el Cristo de la Fe, más conocido por el de los Guardias, por h aber ejercido? u gobernador civil de. Barcelona. La Prensa ha acogido- con aplauso su nombramiento para el gobierno de aquella provincia. Ha sido, en verdad, un nombramiento acertado. Joven, ilustrado, honrado á carta cabal, el Sr- Rothwos es lo que pudiera considerarse prototipo de los funcionarios celosos y activos del Estado. No se ha significado mucho en política, aunque siempre ha seguido á Silvela; pero es que no ha sentido los impulsos de. la ambición que á otros, con muchísimo menos talento que- él, les han hecho c -encumbrarse. En l. as- provincias donde ha ejercido mando el Sr. González Rothwos hay que preguntar por él. En todas contestarán lo mismo: Es un caballero; es todo bondad, inteligencia y honradez. NA INTERVIEW CON MAC- BR 1 DE, COMANDANTE DE LA BRIGADA IRLANDESA EN EL TRANSVAAL Ni DOMINGO DE RAMOS EN H 1 JAR Fot. Dossel Sevilla la hospitalaria, la ciudad cuyo nombre es cifra y compendio de Andalucía, celebra en esta semana sus tiene también excepcional solemnidad, pudiendo citar entre ellos Híjar, modestísima localidad del Bajo Aragón. Tras del Domingo de Ramos viene el jueves Santo, uno de los tres jueves del año que relumbran más que el sol según el popular cantar, con sus monumentos y sus procesio- r W L i I -V- u i EL CRISTO DE LA FE Ó DE LOS GUARDIAS Fot. AsexjO patronato mucho tiempo el cuerpo dedos de Corps. La leyenda es muy poética. Un guardia dado á galantes aventuras entró una noche en cierta casa de una extraviada calleja, pasando las horas en locos delirios de amor. Cuando el cumplimiento del deber en palacio le hizo volver á la realidad, vistióse apresuradamente, y hallándose á la mitad del camino notó que se había dejado olvidado el espadín, sin el cual incurría en tan grave pena como faltando á su obligación. Volvió á la casa donde tan dichosas horas acababa de pasar, y vio con asombro que le llegó al corazón que el espadín estaba en su sitio, pero que todo lo demás de la lujosa mansión se había trocado en asquerosas ruinas y miserable polvo, por lo que, comprendiendo el alcance de la expresiva lección que el cielo le había dado, pidió y obtuvo la real licencia, y ofreciendo al Cristo de la Fe su espada como exvoto, trocó el flamante uniforme de guardia por el tosco sayal de franciscano, nientras el prodigioso milagro se pregonaba á los cuatro vientos de la corte y del mundo. No por ser menos nombradas que las de las ciudades que hemos citado tienen menos mérito las procesiones de otras capitales, y entre éstas bien merece citarse Zamora, en cuya procesión figuran pesos muy notables, uno de ellos la primera obra artística que salió de manos del ilustre Mariano Eenlliure cuando apenas contaba diecisiete años. También debemos citar un paso que ha figurado en la procesión de un EL NAZARENO DE LOS DUQUES DE MEDINACEL! MAC- DRIDE, ULTIMO RETRATO Fot. Asen) Viernes Santo en dicha histórica ciudad, y del que ofrecemos una reproducción fotográfica á nuestros lectores. Es la menfiestas, místicas por la idea, tocadas de incurable paganes, que dan fama universal á Sevilla, Toledo, Murcia, etc. No es ciertamente Madrid la que más se distingue, ni mu- cionada imagen labor del célebre Gaspar Becerra, y no obs- nismo por la virtud del sol meridional, cho menos, entre las capitales que dan á los cultos de la Ge- tante llevar muchísimos años en la Iglesia Catedral de Zamo ¿freídas por ei sortilegio de la primavera temprana nm iiirtnBniTinffni niniuiTnnuMjiiirc nrTMTMrn m