Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
gra blusa de paño, sobre 1 a cual pende un crucifijo de madera. Su alimentación está constituida por las sobras de los variolosos, que ingiere con alguna dificultad, á causa de padecer una pequeña úlcera cancerosa en la lengua. Pérez Galdós se inspiró en él para escribir Nazarin, y Echegaray también copió su tipo en El loco dios. El hermano Juan no admite cartas, envoltorios ni visitas, por importantes que éstas sean; hase dado el caso de que personas de su misma familia se hayan privado del placer de verle; vuelve el rostro con hastío á todos los problemas de la sociedad; no quiere pensar más que en los misterios del corazón humano. Las elecciones en Inglaterra i as elecciones verificadas en algunos distritos de Inglaterra para designar representantes en la Cámara de los Comunes, han ocasionado serios disgustos al Gobierno inglés, que ha visto derrotados á varios de sus candidatos y triunfantes á radicales como Crooks y Hutchinson. R W 1 L L CROOKS es un candidato del partido obrero, que ha luchado en el distrito de Walwich frente á M r Geofrey Drage, unionista ministerial, que contaba con el decidido apoyo del Gobierno, interesado en vencer ú partido radical. La lucha ha sido tremenda, como lo prueba el hecho de que de 15.376 electores votaron 14.145, resultando elegido Crooks por una mayoría de 3.229, toda vez que obtuvo 8.687 contra 5.458 obtenidos por su contricante. Este triunfo electoral se interpreta como protesta de la opinión contra la política dominante y su exacerbado imperialismo, y como un alarde de la fuerza de organización de los trades unions y del partido obrero. Al triunfo de Crooks ha seguido otro no menos importante y ruidoso: el de Hutchinson, en la isla de Wigh. PkOCTOR C. F. HUT CH 1 NSON, candidato radical, que en el distrito de Rye (isla de Wigh) ha vencido con 4.910 votos á monsieur R o y l e conservador, que ha alcanzado 4.376 votos. El resultado de esta votación se considera como una nueva derrota de la política ministerial inglesa, porque el distrito de Rye lo tenían los conservadores como patrimonio ó feudo de su influencia. Además, el candidato derrotado fue, como Chamberlain, radical de los que siguieron á Gladstone, y como Chamberlain, se hizo unionista, hoy ministerial, para eombatir ardientemente á los liberales. Hutchinson ofreció á sus electores un programa radical semejante al de Crooxs. A esta circunstancia y á la de ser el distrito de Rye de gente agricultora muy sosegada y obediente al poder central, se atribuye la importancia del resultado de la elección y la derrota de la política del Gobierno. Hay no poco de edificante en el ejemplo dado por el cuerpo electoral de Inglaterra. Un pueblo en el que el 88 por 100 de los electores votan, demuestra tener plena conciencia de sus derechos y sus deberes y responder al alto fin para el que han sido creadas las leyes que conceden el sufragio. El crimen de la calle de Tudescos L jueves de la semana pasada se desarrolló una sangrienta tragedia en la casa núm. 34 de la calle de Tudescos. Aligue Mencía Hernández, de veintisiete años, dependien- MIGUEL MENCÍA HERNÁNDEZ MICAELA MAURICIO GARCÍA Fot. Terol te de una tienda de bisutería, mató de un tiro á Micaela Mauricio García, de veinticuatro años, con quien mantenía íntimo trato hacía algún tiempo. Micaela era profesora normal y había recibido educación esmerada, pero su conducta era muy deplorable. Miguel, que ya en otra ocasión, y también por una mujer de vida airada, había intentado suicidarse, era escla- o de los caprichos de Micaela, los cuales procuraba satisfacer empeñando sus ropas para llevarla á los teatros y á los cafés. Lo que ocurrió entre ellos la noche de su muerte, se ignora. Ello es que, alarmados por los disparos que. se oyeron en la casa, acudieron los guardias de seguridad y encontraron muertos, á Micaela de im tiro en el pecho, y á Mígut de otro tiro también en el pecho. Las víctimas del tranvía I- -i 1 tranvía eléctrico número i5o, de la línea de Caraban chel, atropello la semana pasada en la calle de Toledo á una niña de poco más de dos años de edad, llamada Antonia Maroto, hija de un honrado matrimonio. La pobre criatura sufrió una muerte horrible, pues las ruedas del vehículo seccionaron la cabeza de tronco. Más de tres mil personas se agolparon y mostraron su indignación asaltando el tranvía y rompiendo los cristales del vehículo. Es un hombre sumamente erudito, un consumado lite rato; en su eterna soledad escribe y almacena interesantísimos trabajos, que sólo dará á conocer en la hora dí la muerte. Sus palabras tienen la elocuencia del sabio, el encanto de la sencillez y el dulce sabor de la resignación. A pesar de su largo aislamiento, aún piensa en la mujer adorada; no le vale ocultarse del remolino da la vida, del palpitar del mundo... ¡Hasta en esto se diferencia del resto de la humanidad! Fot. Gercda EDUARDO G G E R E D A ALUMBRAMIENTO EN LA CALLE A las cuatro de la madrugada del. lunes de la semana última dio á luz un niño, en plena calle del Barquillo, junto á la farma cia del Sr. Coipe! una mujer llamada Eugenia Rodríguez. Auxiliada por el sereno y dos guardias de seguridad, fue conducida al Hospital general. Al siguiente día, a aba desde el Heraldo, dirigía una respetuosa súplica á la princesa de Astu- EL ENTIERRO SALIENDO DEL DEPÓSITO Fot. Asenjo El viernes por la tarde se verificó el entierro déla víctima, dando motivo á nuevas demostraciones populares. El féretro fue conducido desde el depósito en hombros de mujeres, vendedoras de! mercado de la Cebada y compañeras de la desolada mad x de la niña Antonia. EL LN. ¿RRO EN LA PUERTA DE TOLEDO Fot. Asenjo rias con motivo del bautizo de su segundo hijo el infante D Fernando, pidiendo su protección para Eugenia, y horas más tarde enviaba S. M la Reina á la infeliz madre una canastilla completa para el recién nacido, cincuenta pesetas en metálico y su valiosa promesa de darla trabajo en cuanto se halle repuesta. Eugenia Rodríguez es huérfana, trabajaba como sombrerera en la calle del Soldado y vivía recogida por una familia en la casa número 57 de la calle del Piamonte. Cuando sintió los dolores del alumbramiento salió de su casa, dirigiéndose al Hospital, pero sin tiempo para llegar al benéfico establecimiento, dio á luz en un rincón de dicha calle. Es Eugenia deforme de espalda, se propone criar á su hijo y se considera dichosa con ello y con la protección generosa de S. M. la- Reina. Fot Aseoio Había ordenado el gobernador quj la comitiva se dirigiese por el Paseo de las Acacias y Ronda de Atocha, pero el público se rebeló contra esta orden, empeñándose en que el entierro había de desfilar por la calle donde ocurrió la desgracia. Más de dos mil personas lo pedían á gritos y en actitud poco tranquilizadora, distinguiéndose por su arrogancia las mujeres, muchas de las cuales llegaron á armarse de piedras. La protesta adquirió tonos de motín cuando el cochero del carro fúnebre, una vez puesta en éste la caja mortuoria, pretendió ir por el camino que había designado la autoridad.