Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
que diñante qucih id se le dio por muerto diferrnte; veceb. Las campanas dobl uon püi el. Algunos veamos piadosos pi epararon unas andas paia llevar el cadáver al cementerio. iQue si quieres! El gallegón del Calero esta ahí, está en dieres, para contarlo, desafiando pulmonías, fiebres y toneles de anís. Aflgunos de sus hijos, en regu ar posición, han pretendido recogerle. Todo inútil. No cambia el su salvaje libertad, que es su alegría, su salud, su fortuna, su felicidad, por todas las grandezas humanas. El trabajo arruina, el frío extenúa, el alcohol destruye, los excitantes consumen... (Narices! Eso que se lo cuenten? 1 insigne José Martínez Barrero, el de Mi eres. Salvó de la catástrofe todas las joyas particulares de la emperatriz, que valían un dineral, y entre las que figuraban las famosas perlas de María Antoníeta. Acompañó á su señora á Inglaterra; pero no probando á su salud aquel clima, tuvo que regresar á Francia, y murió ob curamente en París, dejando un capitalíto á una hermana y una sobrina que tenía en España. Las defensas de Gibraltar AUEUVE í hablarse, tíil vez con motivo de la cuestión planteada en Marruecos por sus guerras interiores, de la actividad que Inglaterra despliega en Gibraltar, dotando á aquella plaza de nuevas y formidables defensas. La leyenda del Peñón inexpugnable la destruyó el diputado inglés M Gib on Bowles después de hacer un viaje por el Estrecho. Estupor inmenso produjeron en el Parlamento británico las declaraciones de Bowles. Todos los millones enterrados en Gibraltar, sus poderosos cañones, sus docks, hasta los monstruosos acorazados, podían quedar reducidos á la expresión de la nada si á España se la ocurriera montar en todo lo largo de la bahía, y especialmente en Algeciras, cañones de- gran alcance y calibre, bajo cuyo fuego el puerto y la ciudad corrían inminente peligro. En el cielo del arte dramático español brillará como astro de primera magnitud Pepita Hijosa, la donosísima Chispa la Bolichera de E alcalde de Zalamea, y la encarnación de las criadas del teatro clásico. Ella dio vida á los tipos de Serra y de otros autores, y recibió muchos aplausos. Sus últimos años, sin embargo, fueron muy tristes, y agobiada por una cruel enfermedad, hubiera conocido la miseria sin la generosa protección de Fernando Díaz de A EMPERATRIZ J O S E F I N A P E P I T A T U D O Mendoza. Gracias á este artista, gran señor y hombre de coraMAD. P O L L E T LA HJJOSA. UNA P O E TISA. EN LA ARISTOCRACIA Y E N EL zón, acabó sus días en el Sanatorio de Nuestra Señora del Rosario, teniendo asistencia cuidadosa y consuelo PUEBLO. para sus desdichas. El glorioso Patriarca San José es, indudablemente, el bienaventurado de la corte celestial que á más mortales Pepita Ugarte de Barrientos, baronesa de Plasent, fue ha dado su nombre. una inspirada poetisa y una espléndida belleza malaguejosés y Josefas célebres, Pepes y Pepitas famosos los ña, que murió prematuramente. lia habido en todos los tiempos y en todos los países, En la aristocracia ha habido muchas Pepas notables y y han abundado en todas las esfei as sociales. Tan armo- de talento, como la condesa de Vía Manuel y la marquenioso para el oído resulta decir S. A R. la infanta doña sa de la Torrecilla, y otras. Josefa, cono doña Josefa Ja viuda del tercero, ó la seña En la esfera popular, no hay que decir: forman legión Josefa la prendera de la esquina. las Pepas hermosas de Madrid y de provincias, porque Pepita es el nombre familiar, el diminutivo cariñoso; este nombre no es exclusivo de ninguna comarca. Josefina resulta extranjerizado. Pepa es el nombre poEn el Museo de Historia Natural figuró algún tiempo pular que resume en un ¡viva la Pepa! muchas alegrías. la pepita más colosal venida de América, peto era de oro, Cuando al diminutivo Pepita se antepone el doña, se y desapareció cuando la guerra con el francés, como han representa algo delicado y se evoca la figura de una vie- desaparecido las peluconas. jecita muy pulcra y muy compuesta, solterona, por regla Pepas y Pepitas, hermosas las hay hoy, y casi sucede general, peinada con tirabuzones, ataviada con manteleta con ellas lo que con los Papas de la comedia: no pueden de encaje y llevando siempre mitones. contarse. Que los tengan muy felices. Doña Pepita se han llamado, y se llaman todavía, muKASABAL chas profesoras de niñas; Sor Josefa es una autoridad en religión, y hay muchas hermanas de la Caridad que llevan este nombre. Una de las Pepas más célebres de principios del pasado siglo fue la emperatriz Josefina, la hermosa criolla que casó, después de enviudar de un Behaurnais, con fi JENTRAS Marconi inventaba el telégrafo sin hilos, un Napoleón I, y fue soberana dichosa que brilló en las Tu- americano, Federico Collins, encontraba un medio llerias, y esposa repudiada después, que lloró sus triste- para telefonear, sirviéndose únicamente déla tierra como zas en la Malmaison. conductor. El sistema ensayado en Filadelfia no dio más En España tuvimos por aquel tiempo una Pepa famo- que un mediano resultado. sa, á la que Dios concedió larga vida, y que tuvo interAño y medio después hacía nuevos experimentos con vención en sucesos trascendentales de nuestra historia feliz éxito, á kilómetro y medio de distancia. patria, como el motín famoso de Aranjuez, que hizo abEl aparato se compone de un acumulador, de un transdicar la corona al rey D Carlos IV. misor y de un trípode, sobre el cual va colocada una peFue ésta la célebre Pepita Tudó, ó sea la excelentísima queña tabla á guisa de plataforma, en una de cuyas exseñora doña Josefa Petra Francisca de Paula Tudó y Ca- tremidades hay un hilo de cobre en comunicación con un talán Alemany y Suecia, nacida en Cádiz á i j de Mayo transmisor telefónico común. Los dos cilindros eléctride 1779, condesa de Castillo Fiel, vizcondesa de Roca cos, dentro de los cuales hay tres láminas de cobre, están Fuerte, segunda esposa del Príncipe de la Paz. Murió en contacto con el cilindro del condensador. Todo esto en Madrid el 20 de Septiembre de 1 869, á la respetable va unido con un hilito conductor. edad de noventa años, conservando rasgos de su proEn un experimento público, Collins hizo un hoyo no verbial belleza, y sobre todo una distinción y una figura muy grande en la tierra, colgando del caballete una espeelegantísima. cie de cono hecho con hilo de zinc muy delgado, que por Vivía en la calle de Fuencarral, y la gustaba mucho medio de otro hilo estaba unido á los cilindros, mientras alir sola y á pie por las mañanas para ir á la iglesia ó un segundo hilo unía el acumulador á dichos cilindros; de tiendas, y gozaba extraordinariamente cuando algún en esto consiste el aparato transmisor. El receptor es casi transeúnte, seducido por la esbeltez de su talle, apresu- lo mismo que el transmisor, con la diferencia que sobre raba el paso para verla la cara y retrocedía al contemplar el caballete hay un receptor telefónico común. una vieja. La última vez que se presentó en sociedad, poco antes de morir, fue en la boda del banquero D Luis Heredia, actual secretario del Banco Hipotecario y senador por Sevilla, que casó con una hija del general Lara, y era asombroso ver en el año 1 869 á aquella dama que fue la fiel compañera de Godoy, que le siguió á Francia y á Roma, que le consoló en la adversa fortuna, y que llegó á hacerse la amiga íntima de la reina María Luisa. Picón la hizo figurar en la aplaudida zarzuela Pan y totos, puesta en música por Barbieri. Ceferino Palencia la hizo la heroína de un interesante drama que todavía representa María Tubau, y el malogrado é insigne Enrique Gaspar ha dejado acerca de e! la otra, que por desagradables cuestiones de bastidores no hemos visto en la escena todavía. Pepas célebres L El teléfono sin hilos El discurso de Gíbson Bowles asustó de tal modo á los reprtsentantes ingleses y á la opinión, que fueron nombrados dos comisarios, M M Shield y Tisard, para que en unión del Almirantazgo propusiesen el proyecto de construcciones más seguras para poner al abrigo de todo golpe de mano el célebre Peñón. Este ptoyecto, que á simple vista puede apreciarse mirando el dibujo gráfico que ofrecemos á nuestros lectores, consiste, ni más ni menos, en la construcción de un nuevo puerto al otro lado del Peñón de Gibraltar, en la vertiente liste, y fuera del alcance, por lo tanto, de las baterías que puedan montarse en la bahía de Algeciras. Un túml, por el cuíil pasarían dos líneas férreas, pondría en comunicación al puerto del Este con el del Oeste. Además, la parte Oeste del Peñón sería reforzada con nuevas balerías, que no dejarían más que dos pasos estrechos para entrar en la bahía. Los trabajos, de llevarse á cabo, durarán diez años y los gastos pasarán de ochenta millones de pesetas. Un detalle. Según parece, Gibson Bowles no está todavía satisfecho con este proyecto. SE VISTE MARÍA GUERRERO. María Guerrero es una artista que está en todos los detalles. Cuando tiene que estrenar una obra no estudia sólo el papel, estudia también el traje. Si la obra es de época, la artista acude á fuentes históricas, visila museos, investiga hasta los más nimio 1; motivos de indumentaria; después ella misma hace los patrones, manda arreglar los trajes y los dirige hasta en lo más insignificante. Es cierto que la superior cultura de la aristocrática artista le facilita un trabajo que no todas podrían hacer. Cuando se trata de una obra del día, María Guerrero no copia figurines, estudia la situación y escribe á los más afamados modistos de París y Londres para que la envíen modelos adecuados al tipo que tiene que interpretar. Al recibir los modelos la artista, los reforma á su gusto, y después hace el pedido de trajes, Una Pepa española, que en esfera más modesta ejerció sombreros, guantes, etc. que no regatea nunca, una gran influencia en una poderosa corte extranjera del y que llevíin la marca de los más afamados indussiglo xix, fue la doncella favorita y la mujer de confianza de la emperatriz Eugenia, madama Pollet. Cuando por un movimiento de cualquier conmutador triales. Los que inventan esos bellos modelos que Entró al servicio de la Emperatriz cuando ésta era la se deja pasar la corriente encerrada en el primer acumu- lucen Sarah Bernhardt, Eleonora Duse, Madacondesa de Teba y vivía con su madre en el palacio de la lador, se siente un gran ruido dentro del receptor, aun- moiselle Sorel y todas las artistas más afamadas, plaza del Ángel, donde hoy está el Círculo Militar, y que no se haya unido con ningún hilo al transmisor ni al son los mismos que firman las creaciones originafue la única española que acompañó á la soberana cuando acumulador. Esta corriente se desprende del primer cono les que luce sobre el tablado de nuestro teatro estableció su residencia en las Tullerías. Tenía su cuarto que pende del caballete, y llega, por medio del otro cono, la genial María Guerrero. próximo al de su señora, asistía todos los días á la toilette al aparato receptor. La sacudida que se siente en la memLa diferencia e- tá en que mientras los francede ésta, guardaba las joyas, los encajes y las pieles que brana del teléfono receptor es regular, y produce sonido eran de su propiedad particular, y pagaba todas las cuen- uniforme. Si se habla en el transmisor por una corriente ses, alemanes, ingleses, italianos, etc. se ocupan tas de la Emperatriz, siendo con ella con quien se enten- de variación que se manifiesta en el receptor, se mueve preferentemente de las toilettes de sus artistas, y la membrana, haciendo repetir al receptor el sonido emi- llenan con ellas las columnas de sus diarios y redían los proveedores. Casó con un bizarro oficial llamado M r Pollet, que tido por el transmisor vistas, aquí, hasta ahora, apenas si se han menllegó á coronel y que murió en la guerra. Su adhesión Para contestar el que ha recibido la comunicación, cionado. Para el próximo estreno de una obra de por la Emperatriz no reconoció límites; la profesaba una tiene un aparato transmisor, que es, como hefnos dicho Benavente, María Guerrero prepara los trajes, asverdadera adoración y se hubiera dejado matar por ella. al principio, igual, pero cambiando el receptor con un cendiendo la factura de los que tiene encargados Era simpática, pero no guapa; no llegó nunca á hablar transmisor. á más de diez mil pesetas, y ya tendré ocasión de bien el francés, y experimentaba una gran alegría siemCollins, finalmente, ha hecho nuevas experiencias en pre que veía en las Tullerías á alguno de las antiguas el agua, no con el agua misma, sino con botellas flotan- hablar áz ellos á mis lectoras. tertulias de la condesa del Montijo. CARMEN DE BURGOS SEGUÍ tes herméticamente cerradas.