Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
El Calvario en el Bajo Aragón N Híjar, pueblo de la provincia de Aragón, existe la pia dosa costumbre de rezar el Vía- Crucis en un monte próximo muy pintoresco, llamado El Calvsrio. í 1 s k ÉÉ ¡Ífc M M t 4 ffifeift. f 5- TP u SKJT -í x- -sHF mál r Vr ...Jáá; ¡ípí Constituyen las estaciones unas pequeñas ermitas y unos pilares, situados unas y otros en la falda del monte y unidos por senderos bordados de árboles, principalmente cipreses. En la cumbre del cerro está situado el Sepulcro, que es otra ermita más, en la cual se reza la última estación. Es interesante la práctica de este acto religioso que se hace c i m -I 1 rfw u i w ¿s- JS J l Ai i -a. durante el período cuaresmal y con predilección los viernes. Las fotografías que publicamos dan idea completa de esta costumbre religiosa. Fotofirnfias Dossct Figuras de la semana JWl ESTEBAN KER NER, primer director del teatro de Budapesth, que ha dirigido l o s conciertos séptimo y octavo de los que vienen celebrándose esta temporada en el Teatro Real La Sociedad de Conciertos de Madrid, que había contratado á Schuch después de Reíchemberger, intentó traer, viendo que aquél no podía venir, á Strauss, á Meück ó á Zumpe. No lo consiguió, y trajo á Kerner, que llegó en vísperas de dirigir su primer concierto. Debido á esto, sin duda, su presentación no fue acogida con gran entusiasmo. Tampoco logró gran éxito el domingo último. La crítica le encuentra íalio de calor y de exj. resión, pero conviene en que es un buen músico, á quien s ilo la desgracia le ha perseguido. De nuestro corresponsal en Roma K. Chno C í í SANTIDAD 1 EÓ 7 V X 111 CONDUCIDO EN LA SILLA G ¿STATOT JA. Precedido de numeroso y deslumbrador cor tejo, en el cual figuraban los gendarmes pontificios, los guardias nobles, los suizos con las cuatro espadas llevadas á dos manos simbolizando los cuatro cantones donde se recluían los suizos del Vaticano, los prelados y dignatarios, el seminario, los auditores de la T ota cuyo decano era portadora- de la cruz papal, los cardenales, etc. desfiló S. S. en la Silla Gestatoria, llevada en hombros y rodeada de los flabelli ó grandes abanicos de pluma blanca. 25 pública- inmenso aue acudió al Vaticano y las misiones especiales de Austria, España y Francia, prorrumpieron en ¿tronadores vivas, contestando el Papa con sonrisas bondadosas y bendiciones. L DOCTOR RAFAEL ZALDÍVAR, Enviado extraordinario y ministro plenipotenciario de la República del Salvador c e r c a d e S. M el Rey D. Alfonso. Falleció la semana pasada en París. El doctor Zaldívar era muy conocido y estimado en España. Cuando se celebró en Madrid el Congreso Hispano- Americano representó á su país, formando parte de aquella brillante pléyade de americanos ilustres que visitaron nuestro país. Durante nueve años fue presidente de la República del Salvador, y era considerado en su nación como uno c e ios hombres públicos de más inteligencia y demás prestigio en los Estados del Centro América. Descanse en paz el ilustre finado. El jubileo de León X 11 O N motivo del XXV aniversario de la elección y de la co -ronación de S. S. León XI) 1 como Soberano Pontífice, ce han celebrado en el Vaticano solemnísimas ceremonias religiosas, á las cuales han asistido, además del Papa, casi todos los cardenales del Sacro Colegio, muchos arzobispos y obispos y miles de fieles de todas las naciones cristianas. De la esplendidez de las fiestas ha dado cuenta el telégra. fo. llenando columnas de la Prenri. Fotografía cedida por el presbítero D. José Estebax Calero Nuestros lectores estimarán seguramente la curiosa fotografía que les ofrecemos, y que reproduce uno de los acto más imponentes que siguieron al fallecimiento de Pío IX, en el cual acto jugó papel interesantísimo, como prelado camarlengo, el entonces cardenal Pecci, hoy Soberano Pontífice. Vestido de color de violeta, que es el color de luto de los cardenales, sin el cuello encarnado, se acercó al cadéver de Pío IX, cuyo cuerpo nadie se había atrevido á tocar y cuy cabeza estaba cubierta por un velo. Arrodillóse el cardenal Pecci, recitó una oración, y entretanto los servidores íntimos del Papa descubrieron el rostro