Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MERO ii. CRÓNICA UNIVERSAL ILUSTRADA. ¿MADRID, 12 DE MARZO DE i 9 o3 NÚMERO SUELTO, 10 CENTS. JUNTA CENTRAL DEL CENSO. FOT. CIFUENTES Á SU ÚLTIMA RFUN 1 ÓN ASISTIERON LOS INDIVIDUOS QUE APARECEN EN LA FOTOGRAFÍA, Y QUE SON, MIRANDO DE IZQUIERDA Á DERECHA, LOS SRES. MARQUES DE TEVERQA, SALMERÓN, DUQUE DE ALMODÓVAR, DANVILA, VILLAVERDE, NÚÑEZ DE ARCE, (P 1 DAL DETRÁS DE M O R E T) MORET, MARQUÉS DE LA VEGA DE ARMIJO, EGU 1 L 1O R, S 1 LVELA, GARCÍA AL 1 X, LASTRES, DOMÍNGUEZ (D ALFONSO) Y CAPDEPON. Del fallo ha resultado que las ranas, como los peces, son pescados desde el momento en que se los pesca. Esta misma teoría es la que ha adoptado un vecino mío, I odo lo vence el amor se venía diciendo, hasta que al autor el cual echa los jueves un par de perdices en un cubo de agua de una famosa comedia de magia se le ocurrió atenuarlo y las saca luego con una caña de pescar, para que se las sirabsoluto del concepto estableciendo una prudente disyuntiva. Desde entonces se dice: ¡Todo lo vence el amor... ó la pata van al día siguiente como vigilia. -Así tengo la seguridad- -dice- -de que lo que como es de cabra. Ahora mejor que nunca puede juzgarse de la exactitud del aforismo, que vemos todos los días pi jcticado por pescado de verdad. los amantes contemporáneos que suicidan á sus adoradas. j un actor le han quitado la capa de su cuarto. Cuando no basta el amor... meten la pala, dicho sea sin -Eso le sucede á cualquiera. ofender á la respectiva cabra. -Perdone usted. Eso no le puede suceder al que no tenga Antes solía exclamar el enamorado mal correspondido: cuarto y capa. -tTu amor ó la muerte! -Bien, ¿y qué? Ahora dice exactamente lo mismo, sino que es todo lo con- -Que el hombre ha suplicado la devolución al que se la trario. Antes quería expresar: ¡Si no me quieres, me mato! haya robado... equivocadamente. y hoy: Si no me amas, te reviento! -Sobra el verbo ó sobra el adverbio. A nuevas edades nuevo armamento, y el Cupido de nuestros- -Sobrará todo lo que usted quiera; pero falta la capa. días emplea el revolver ó la navaja. -Pero una cosa es robar y otra tomar una capa ajena por Propongo para las serenatas de los Almavivas actuales esta equivocación. soleá, que me ha salido de un tirón: -Tampoco. Porque pueden querer robar de un cuarto la capa de usted que es nueva y llevarse la mía que está andadi ¡Mira tú si te querré, ta, en cuyo caso resulta c ue. el ladrón se ha equivocado. que estoy pensando, arma mía, COSAS los tiros que te daré! Los Tenorios de mi tiempo, para anunciar á una mujer su atrevido pensamiento, solían enseñarla disimuladamente una carta. Ahorajuzgo yo más sincera y eficaz insinuación lo de enseñarle un revolver de reglamento. I- i n los Tribunales franceses se ha debatido una cuestión OR DON JOSÉ n o t r o a r t I C U ciuc publicamos fl trascendental con motivo de una infracción de la ley de ECHEGARAY a c e t i e m P y l u e llevaba por pesca. ¿Las ranas son peces? titulo Sin hilos, empezamos á desClaro es que á primera vista parece que las ranas son... cribir este invento admirable, que ha entrado ya en el ranas; pero en la vista del Tribunal hubo quien defendía que terreno práctico de las aplicaciones industriales y que no y quien afirmaba que SJ, y contra el fallo del superior se constituye casi una nueva rama de la Física: la telegrafía ha interpuesto recurso ante el Tribunal Supremo. La cuestión, á pesar de versar sobre ranas, era peliaguda, y sin hilos. No era nuestro objeto hacer un estudio técnico del los abogados que la discutían no eran ranas; así que ha sido necesaria toda la competencia délos magistrados para resolver problema, sino dar una idea clara y sencilla, y en forma popular, de la invención de Marconi, que ya otros mu 1 conflicto. CARLOS LUIS DE CUENCA Ondas rígidas y ondas flexibles P chos cultivan y perfeccionan al mismo tiempo que el joven ingeniero italiano; empezamos por describir el transmisor, que es el aparato establecido en el punto de partida y que en rigor es un mecanismo por el cual se comunican movimientos oscilatorios á ciertas masas eléctricas; pero decir movimientos oscilatorios es decir vibraciones, y por este motivo decíamos que la telegrafía sin hilos empleaba como vehículo de transmisión la luz; pero una luz oscura, una luz invisible. Es como si en la escala de los sonidos escogiésemos para ciertos efectos prácticos, sonidos de oscilación mucho más lenta que aquellos que son en su límite inferior capaces de afectar al nervio acústico. Sonidos que no se oyen, luces que no se ven, oleaje de onda tan ancha, que la vista no la abarca, y que para nosotros no es oleaje, aunque lo sea en la inmensidad de los mares. Soluciones extrañas de un gran problema; soluciones en que al parecer se acude á fenómenos que están á punto de ser la negación de sí mismos. ¡No parece que todo esto es aprovechar los desperdicios del cosmos? ¡Sonidos sordos, luces ciegas, oleajes invisibles! Pero es que lo inservible no existe; todo lo que es, sirve para algo, por humilde que sea, y á veces sirve para mucho. Para convertir el transmisor teórico que explicábamos en el artículo anterior, en transmisor práctico, tenemos que agregarle una antena ó varilla por la cual ha de correr la vibración eléctrica, y á cuyo alrededor ha de esparcirse por el espacio. Todavía para las transmisiones á largas distancias hay que sustituir dicha antena por uno ó varios hilos, sostenidos en su parte superior por mástiles ó armazones convenientes.