Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
por calles y callejas. Porque, eso sí, hemos conseguido que los tranvías caminen á paso de carreta y que el respetable público se aburra soberanamente. Diríase que el acuerdo de marchar á esa velocidad obedece al deseo de que los pasajeros pidan que atropellen á media docena de chicos, pero que vayan más de prisa. La medida es ciertamente excepcional. Excepcional, porque en otras muchas partes de! mundo hay tranvías que andan más velozmente, y hay muchachos en las calles... y no ocurren tantos atropellos como en Madrid. Lo G XZ hay en otras muchas partes son conductores que saben manejar los motores, que, claro es, son iguales á los de aquí, con todos los punios que tienen los nuestros. Hay en otras poblaciones de España y del Extranjero conductores de verdad, wattmans, si se nos permite la palabra, que sí debe permitírsenos, que tienen suficiencia mecánica plenamente demostrada ante tribunales competentes. Ahora se va á obligar á las empresas de tranvías á que pongan salvavidas á los vehículos; nsi personal probadamente apto. Eso es adelantar tan de prisa como andan los tranvías estos días. Es verdad que ahora empezamos á usar tranvías con P í ANTIGUO HOSPITAL DE LA LATÍN A en esta cor te ha sido derribado, or desgracia para el arte. Como era natural, tras el edificio, que contaba cuatro siglos, han conten lado á hundirse las casas contiguas, por lo que ha quedado interrumpida la circulación en aquel trozo de la calle de Toledo. troley, cuando ya no hay uno de ese sistema en las graíides capitales. Días pasados refería la prensa francesa que unos chicuelos de París se dedicaron, en uno de los barrios de aquella capital, al juego de hacer parar los tranvías. Para ello se tiraban sobre los raíles cuando veían cerca un tranvía. Este paraba casi en seco, y entonces los chiquillos se levantaban y echaban á correr, haciendo muecas de burla al asustado conductor. Uno de los traviesos muchachos se descuidó; el wattman no pudo tascar el freno á tiempo y la imprudente criatura quedó destrozada entre las ruedas. Había que leer los términos de indignación con que la prensa censuraba la torpeza del conductor. No se concibe, por lo visto, en Paris que un tranvía pueda matar á una persona, ni aun haciendo ésta por que la coja, como el chiquillo de marras. ¿Es que en París no hay descuidos ó imprudencias en la gente que transita por las calles? ¿Es que no hay allí pendientes como aquí? ¿Es que aquellos tranvías no son eléctricos como los nuestros? Y si la gente y los tranvías y fas calles son lo mismo, y los conductores no son tampoco ángeles, sino hombres como los de aquí, ¿cómo es que no puede hacerse en Madrid lo que se hace en París? Madri leñarías jeron les últimos atropellos ¡si fuesen últimos de verdad) de los tranvías de la villa y corte. En la calle de Ventura Rodríguez fue horriblemente destrozado un pobre niño llamado Antonio Sánchez, hijo de un modesto empleado de la casa editorial que el Sr. Núñez Samper tiene establecida en dicha calle. 1 lf OS TiUNVJAsY SUS VICTIMAS G TMndf ind jgTM d PTM ju- Fot. I. Alomo El entierro se verificó el jueves de la pasada semana. Según varios estimados colegas, el entierro fue una manifestación de duelo. La cámara fotográfica, que nunca se equivoca, dice, como pueden ver nuestros lectores, que la triste ceremonia fue, en efecto, una manifestación de duelo... de dos ó tres docenas de compañeros del padre de la víctima. Grande fue la indignación que produjo el atropello del tranvía; pero no se manifestó en forma de sentimiento popular. El cadiver fue sepultado en el cementerio de la Almudena y ios tranvías siguieron rodando con lentitud desesperante C l í SANTIDAD EL PAPA LEÓN XlTl. Con motivo de las fiestas del jubileo que se acaban de celebrar en el Vaticano para recemos conmemorar el 2 S aniversario de la elección y la coronación del Soberano Pontifice, ofrecemoá nuestros lectores una reciente fotografía en la que figura el Papa rodeado de sus familiares y de su sobrino el conde. Pecci, vestido con el uniforme de Guardias Nobles. Las ceremonias comenzaron el 2 o de Febrero, en cuya fecha del año de s 8 j 8 fui elegido para el papado el entonces Cardenal Pecci, y han terminado el día 3 de Marzo, en cuyo día del mismo año fui coronado con toit solemnidad. Fot. DeFecIei- icis Q. U SANTIDAD EL PAPA VEOÑ XTIT DA NDO AUDIENCIA A UNA PE 7 EG 7 (l NACIÓN CON MOTIVO DEL JUBILEO. Son muchas las peregrinaciones de todos los países del mundo qne han ido á Roma llevando ofrendas á S. S. León XIII como testimonio áz veneración y fidelidad. No obstante la edad avanzadísima del Soberano Pontífice, ha recibido en audiencia á muchas de esas peregrinaciones, sin mostrar fatiga ni resentirse su salud. El Sr. Laoponi, mcd co de cabecera en cuya ciencia tiene S. S. gran fe, le impuso un régi- men de higiene, que ha sintetizado en estos términos: temperatura uniforme de 17 grados rigurosamente mantenidos en todas las salas del Vaticano dónde el Papa vive; alimentación muy ligera de huevos y leche, tomada á dosis limitadas, pero frecuentes, y descansos igualmente cortos y regularmente respetados. Observadas estas prescripciones del médico, León XI 11 queda libre para trabajar á su agrado... menos la víspera y la antevíspera de una gran solemnidad. En esos días le impone. el reposo absoluto. Fot. De Federicis