Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
f 7 L HUEVO DE COLÓN. FINANCIERA. II. FANTASÍA El Estado, tal y como ahora están constituidos los Estados, es el capital. Suyos son la tierra, el mar, los ríos, el vapor, el fluido eléctrico, los productos de la inteligencia, los frutos del trabajo, todas las manifestaciones de la actividad humana y toda la materia que constituye el globo terráqueo. El mundo es una sociedad por acciones, cuyos dividendos se reparten los accionistas. El capital es, pues, el que debe sostenerse á sí mismo y sufragar todos los gastos que la explotación le cuesta. Sobre el capital ha de cargarse, por consiguiente, el impuesto único. Ya se encargarán los capitalistas de distribuirle equitativamente entre cuantos á sostenerse les ayudan; pero la administración se simplificará extraordinariamente, y sin perjuicio para ninguno, la vida será más fácil para todos. Los tenedores de papel del Estado entregan al Erario público, sin chistar, la quinta parte de su renta. Por escasa renta que disfrute un hombre, se le ha de hacer más llevadero prescindir de una parte de ella que renunciar á algo de lo que gana trabajando. Al rentista que, cruzado de brazos, recibe el interés que su dinero le produce sin quebraderos áz cabeza, apenas se le hace perjuicio con una merma insignificante, puesto que le queda el tiempo libre para aumentar, trabajando, sus ingresos. Al que de su trabajo manual ó intelectual vive, le fastidian soberanamente con la menor rebaja en el salario. ¿Por qué, pues, no se hace extensivo á toda clase de rentas el impuesto que hoy pesa, sin que se queje nadie, sobre los acreedores del Estado exclusivamente? ¿No resulta ilógico é injusto que el tenedor de papel del Estado deje el veinte por ciento para el Tesoro público, y los propietarios de fincas rústicas y urbanas no lleguen á esa cifra, y los poseedores de acciones ú obligaciones de otras industrias ó empresas no paguen más que el tres ó el cinco? Sean todos iguales, lo cual no es pedir la luna, y la patria se ha salvado. ¿Cómo? De la manera siguiente: ¿Cuánto vale la nación? Sus tierras de labor, montes, prados, minas, fábricas, comercios, ferrocarriles, bancos, edificios de todas clases, buques, etc. etc. ¿se podrán tasar en cien mi! millones de pesetas? ¡Medrados estaríamos si no valieran doble! Pues hay que suponer que ese capital, repartido en pocas manos por añadidura, produce anualmente una renta de cinco mil millones, de la cual debe el Estado, equiparando á todos los capitalistas con los tenedores de su Deuda, apartar para sí el veinte por ciento. El presupuesto de ingresos, simplificado de esa manera, produciría al Tesoro público la suma anual de mil millones, cantidad sobrada para atender debidamente al de gastos, y quedarían suprimidas de una vez y para siempre todas, absolutamente todas las demás contribuciones, lo cual no deja de ser una ganga. Los empleados cobrando su sueldo íntegro, los servicios atendidos debidamente, gratuita la administración de justicia, abolidos los consumos, suprimidas las cédulas personales, relegado al olvido el timbre... ¡Jauja enteramente! Y como no se podría prescindir de los derechos de aduanas por el trastorno que su supresión ocasionaría á la producción nacional, ni de los ingresos por correo y telégrafo para evitar abusos, ni del arriendo de las minas y otras propiedades del Estado... quedaría siempre un remanente enorme para amortizar Deuda pública. Estoy oyendo una pregunta que brota de todos los labios: ¿Y cómo se descubre y evalúa la riqueza? ¡Bah! en un trimestre se hace un catastro verdadero. Un mes para que todos los ciudadanos presenten relaciones juradas del capital que poseen y renta que disfrutan, á sus alcaldes respectivos; otro mes para que éstos las remitan á las oficinas de las capitales de provincia y allí se ordenen y estudien, y otro mes para que el ministerio de Hacienda haga la distribución correspondiente. ¡Que me aspen si se necesita más tiempo! Con repetir todos los años la operación para las altas y bajas, estábamos al cabo de la calle. ¿Y la mala fe? ¿Y la ocultación? -No habría nada de eso, seguramente, por dos razones: primera, porque siendo el tanto por ciento que se habría de imponer sobre la renta variable según las necesidades del presupuesto y la cuantía de? 4 a riqueza declarada? iodo z mundo tendría decidido interés porque el vecino dijera la verdad, y cada ciudadano sería un poderoso auxiliar gratuito de la Administración pública; y segunda, porque la ley autorizaría al Estado para incautarse de la propiedad que no estuviese declarada, dando una propina al que la descubriese, y para comprarlo todo cuando se le antojare en la cantidad en que lo hubiese tasado su dueño. De ese modo todos los propietarios se apresurarían á declarar sus propiedades, puesto que serían res nullius las no declaradas, y á tasarlas en lo que valían realmente, ó en algo más si me apuran un poco. Todo este castillo de naipes se viene abajo si resulta que el capital de la nación no asciende á cien mil millones... Pero para tranquilidad nuestra, basta tener en cuenta que sólo los títulos de la Deuda del Estado valen diez mil millones, y calcular lo que valdrán todas las fincas urbanas de Madrid, Barcelona, Sevilla, Bilbao, Málaga, Valencia y Valladolid, sin ir más lejos. Y queda uno convencido en seguida. En cuanto á los capitalistas, tampoco deben asustarse. Cualquiera de mis lectores que tenga algo que perder, eche rápidamente la cuenta de lo que vale su capital, considere que ha de entregar anualmente al Estado el uno por ciento de su importe, y verá más claro que la luz que asciende á mucho más lo que ahora paga por consumos, cédulas, timbres, pólizas, papel sellado, transmisiones de dominio y las cien mil chinchorrerías con que le fastidian constantemente. Y punto final. Estudie la cuestión el que quiera y disponga de datos positivos, y hágame, si gusta, las preguntas y observaciones que estime oportunas. No hago el proyecto cuestión de Gabinete. ¡A ver si entre todos señalamos un punto de partida sólido y firme al señor ministro de Hacienda! SINESIO COPLAS DE CIEGO A Alcalá fue don Pepito, y después don Nicolás, y mañana irá Romero, y otro d a irá Pidal. Si estas juergas complutenses no se llegan á cortar, vais á ver á Garibaldi perorando en Alcalá. Jamás temí que los carro se declarasen en huelga, mas huelga de carros hubo según nos dijo la Prensa. La huelga de carreteros hubiera sido más seria, que al cabo y al fin, los carros van siempre á donde los llevan. Decía el padre de un mozo que entró en sorteo el domingo: De no poder dar un cuarto, tendremos que dar un quinto. Dice el coronel Martínez viendo el paro catalán, que á la huelga tiene envidia porque se hace general. El Cahfi- Val k es hoy día un baile que está de moda, y anoche, junto al tranvía, dije á las chicas de Roda: ¿Dónde van Pura y Mercedes? -Al Cake de la de Drake. -Pues no las detengo á ustedes; vayanse ustedes al Cake. Huelgan los salineros y los tallistas, huelgan los tejedores y los fumistas; y al ver que huelgan todos de razón llenos, huelgan los comentarios, por no sev menos. JUAN PÉREZ ZÚÑiGA DELGADO CHARi- M ENT 1 DERO VAR 1. TEATRAL. Notas para la mujer Las ceremonias nupciales dan no poco que pensar y discutir cuando llega el caso. Para evitar la aglomeración de gente en la calle cuando el cortejo entra ó sale en la iglesia ó en la casa de los contrayentes, deben desfilar los convidados de cuatro en cuatro y montar en el coche primeramente los que deben ser los últimos en la composición de la comitiva. De este modo se evita la curiosidad, está todo organizado y la novia no tiene más que entrar en el coche con su padre ó la persona que la acompañe al altar, poniéndose inmediatamente en marcha el cortejo. En éste, si hay abuelos, deben ir delante con los padres. Los gastos de coche son de cuenta del novio ó de su fami- lia, y los del lunch corren á cargo de la familia de la desposada. En la recepción Q ÍZ sigue á la ceremonia nupcial, los novios están relevados d ¿hacer los honores de la casa. Corresponde esta misión á la madre de la novia ó á la persona que la represente. Los novios tienen absoluta libertad de acción. Como generalmente van parientes nuevos en virtud del lazo de unión que acaban de contraer, se dedican á saludarlos, IÍ presentarse mutuamente sus relaciones, á hablar con los amigos, despidiéndose á la inglesa esto es, cuando se juzga conveniente, sin advertirlo. Estos detalles son interesantes, porque... no se casa uno, ni una, todos los días, y no se practican con frecuencia, por lo tanto. Además, no debemos ser esclavos de lo que se hace sino de lo que no se hace Nada hay, nada más cargante que la rutina. Y rutinaria preocupación es, por ejemplo, la de que la mujer debe casarse con vestido blanco. ¡No! El caso es adornarse discretamente con la simbólica flor de azahar. El color del vestido y su gusto es lo de menos. L USO DE LAS Será predicar en desierto, seguraP 1 ELES mente; pero por si acaso... En la estación invernal en la cual estamos, el abrigo de piel es el que más seduce á la mujer. ¡Hay pieles tan bonitas! ¡Visten tanto... También abrigan, es verdad, pero ¡aunque no abrigasen... Pues bien; el sabio director de la más renombrada clínica de enfermedades de la piel en Berlín, ha dicho recientemente que en esta época del año su clientela aumenta de un modo alarmante. ¿Por qué causa? Por las pieles con que se viste mucha gente. Sí las mujeres viesen con el microscopio la mayor parte de las pieles que llevan encima, no volvían á coger ninguna, ha agregado el reputado doctor. Las pieles, para no ofrecer ningún peligro- -sigue diciendo, -para que no contengan ningún germen de enfermedad, necesitan estar muy bien curtidas y curadas. Esto cuesta mucho, y la industria quiere vender barato, para vender mucho. Conclusión de este juicio: las pieles que se usen han de ser caras para que no sean peligrosas. Todo el que por vestir á la moda busca píeles baratas, busca también á sabiendas la probabilidad de una enfermedad. Entré en el cuarto de Paco Morano y le sorprendí en la lectura de una obra postuma de Feliú y Codina, Lo nuhi, drama en tres actos y en verso, que se representará próximamente en el teatro de la Alhambra. -Tengo muchos alientos, grandes esperanzas, ilusiones- -me dijo; -quiero hacer una temporada provechosa; trabajando, teniendo acierto en las obras elegidas, creo que me será fácil. Por el cartel verás desfilar Los aparecidos, arreglados por Villegas; T eant, por Francos y Llana; Elpadre, drama de Strinberg, traducido por Manolo Bueno; Por la herida, original de Benavente; Almas solitarias, arreglo de Francos y Llana; La tempestad en la sombra, tragedia de Nani, traducida por Catarineu y Luchessi; y entre otras originales, Jorge Miguel, drama en tres actos do Eugenio Montells, y Miserias humanas, drama en cuatro de Ramón Coapo. Como ves, es un bonito programa. ¡Veremos si los señores del margen lo encuentran de su agrado! Mis votos acompañan al distinguido actor en esta su segunda salida en busca de aventuras, deseándole de todas veras que las almas solitarias no sean nunca los espectadores del teatro de la Alhambra. V a tienen en Apolo resuelto el problema de la cuarta sección con el éxito de El cuñao de J (osa, parodia feliz, caricatura acertada de los sentimentalismos y momentos pasionales de El puñao. Carreras imita con mucha fortuna á Pinedo, encajando muy bien en el protagonista. Antonio Candela, autor de la obra en unión de Gabriel Merino, está con el éxito como un chico en grande. Ahora sólo falta, para que la parodia sea completa, que alcance el mismo número de representaciones que la obra caricaturizada. Por cierto que El cuñao de J osa va á ser nombrado socio de mérito de la Congregación de la Novena, l e dice que para el año próximo habrá algunas importantes modificaciones en determinados teatros. Por lo pronto, se habla de que Manolo Rodríguez volverá, como tierno hijo pródigo, al hogar de Apolo, y que dos tiples tradicionales en este teatro serán sustituidas por las hermosas hermanas Domingo, que actualmente forman parte de la compañía Ortas, en Sevilla. También se dice que Eslava volverá otra vez al seno del género chico, lavando sus culpas del folie- bergeres en el Jordán de la Sociedad de Autores. Para celebrar debidamente esta retractación, se organizará una solemne velada de desagravio en honor del retrato de D Hilarión Eslava que decora la embocadura del teatro, y que tantas cosas ha tenido que oir estas noches desde su altura. Gonzalito, especie de donna e móvile, ha recibido proposiciones, por si nuevamente quiere abandonar la Zarzuela para ir á Eslava. Seguramente presintió el fabulista á la empresa de Eslava cuando dijo: -Tantas idas y venidas, tantas vueltas y revueltas, etc. In n el Real, y á la vista del público, naufragó la otra noche TM el tenor Pandolfini á bordo de Lucía. Hay quien pretende disculpar su fracaso diciendo que se trata de un tenor ligero. Efectivamente, sólo un tenor tan... ligero se atreve á cantar ante nuestro público una obra para la que se necesitan determinadas condiciones y algo de autoridad. JORGE FLORJDOR CUESTIONESAj) 2 ETIQUET E S -3 S. Mol de la fin. Entre marido y mujer: El. -Voy á estrenar mi nuevo automóvil de 5o caballos. Ella. ¿Has tomado todas las debidas precauciones? El. ¡Absolutamente todas! Ella. ¿En qué cajón has guardado tu testamento?