Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
I D E I PALACtO DE JUSfíCU y Ventanal cóu reja del cuarto de detenidos donde estuvieron los procesados Jaime iglesias j Trancisco Garreta desde el momento de lle gar de la Cárcel Modelo basta que fueron llamados para comparecer, tn unión de Cecilia, ante el Tribunal. Dos guardias 1 civiles cuidaban cerca de la reja de qu, 4 publico no Se pusiese en comunicación con los detenidos. Patografías Asenjo ÍHRANGISC f Lj EÍ) ÉÍ Ó 1 ES Z 3 E 2. PALACIO DE JUSTICIA i) aspecto que ofrecían en la mañana del lunes último en los momentos en que se esperaba el cuche celular conduciendo á los procesados Cecilia Aznar, Jaime Iglesias y Francisco Garreta para comparecer ante el tribunal del Jurado TES, opsefari de ühá fábrica de Rentería, edri qüíéft Cecilia Aznar sostenía relaciones amorosas cuando cometió el crimen, y á quien escribió una carta muy apasionada y un recuerdo íntimo el día mismo que mató á don Manuel Pastor. Cecilia Azrtaf siguió escribiéndole desdé Ja prisión, hasta que hace pde tiempo Fuentes contrajo matrimonio con unü hef ríiana dé la acusada. I A SALA DE LA AU- DJENCJA EJV ELMOMENTÓ DE COMENZAR EL JWCTÓPOJ JUGADOS. M Ofrecémas á nuestros lectores un dibujó hecho por nuestro colaborador a r t í s t i c o Sr. Estevan, en la imposibilidad de publicar una fotografía. Para hacer ésta contábamos con el asentimiento del dignísimo presidente de la Sala Sr. González del Alta y del ilustrado magistrado Sr. González Valdés, pero otro magistrado, D. Eduardo García Díaz, se opuso resueltamente, llegando hasta formular una protesta. De nada sirvió asegurarle que no se harían disparos C ECTLIA AZNAT DESCENDIENDO DEL COCHE CELULAR QUE LA CONDUJO AL PALACIO DE JUSTICIA sw La acusada, que cuidase de vestir lo mejor que pueden acudió al juicio con mantilla y llevó consigo á su hijo. Nuestro fotógrafo la sorprendió en el momento de aescender el niño en brazos del vigilante y de disponerse ella á bajar del coche. p o t. L. Alonso i -i de magnesio, y hasta que se eliminaría de la fotografía su figura para no herir su modestia, si la modestia era el móvil de su oposición. Fue inútil todo ruego, y la voluntad del Sr. García Díaz se impuso sobre la amabilidad de sus compañeros de Tribunal y de los señores letrados, tan conforme con los tiempos de cultura y de progreso en que vivimos. Ciertamente que es solemne y majestuoso el acto de un juicio oral, pero no lo es más, ni acaso tanto, como el de la Jura déla Constitución por S. M. el Rey en el augusto recinto del Parlamento; y en este acto trascendental para la Nación y pura la Monarquía se permitió á la prensa ilustrada hacer fotografías. En Bruselas se acaba de ver en juicio público Ja causa seguida al anarquista Rubino, que atentó contra la vida del rey Leopoldo. Los fotógrafos han cumplido su misión, sin obstáculo por parte áel Tribunal. Finalmente, en Madrid tampoco era nuevo el hecho, pues en la vista del proceso seguido al panadero Villuendas por muerte del Sr. Moreno Pozo, funcionaron laa máquinas fotográficas en la sala de la Audiencia. -Trnrnm. I.II.I, -ir- t;