Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
t- y jpSS 5 l t R ECOVECCIÓN DE ZJT ACEITUNA E 7 V ANDALUCÍA. Una de las mayores fuentes de riqueza de la región- ndaluza es la olivarera, tas operaciones de la recolección son muy entretenidas ¿interesantes. Al derribo del fruto con varas, de castaño, cosa que requiere una práctica y una habilidad especiales para no dañar al árbol, sigue la tarea de las fanegueras en la cual loman parte dos mujeres y un hombre, constituyendo lo que se llama una vara para proceder á la cogedura La aceituna es llevada a! cargadero, donde se la limpix y se la mide, entregando el tarjero una tarja ó ficha por cada media fanega. El transporte del fruto recogido, limpio y medido, se transporta átomo de ganado porque las condiciones del terreno no permite hacerlo en carros. Fot- M- L a r a DlERCONTI, famoso agitador anarquista que recie. nte mente ha estado en Barcelona y Valencia, logrando escapar embarcándose con rumbo á América, sin que la policía haya logrado darle caza. 1 P i, I El libro de la semana i f I í i í jHsyiii HB BSB WnK K P 5 H H f f i r L. H HEHHB HHS HÍ HS 4 lfc F Br- Í V; VM, ÍX Í M, 0 f, 4 K Ví v Sí -X P v í- i- í -i? V IH. jB HHB HÉtfiZ JBPÍF K? í Sí B- i HSW 1 IB ir f i j? í ü H yA. li í V -A -v vLj WteJijUA t 3 Ni 4 i... r ÉÉÉ Effl HRn H H U É Í -r -ZmC? x. u -i HHB Lv 7 nrS w pfH R V fl NICOLÁS ESTEVANEZ Fot. Amador r V. pRAGMENTOS DE MIS MEMORIAS, POR D. NICOLÁS ESTEVANEZ. MADRID, 9 o3. ESTABLECIMIENTO TIPOGRÁFICO DE LOS HIJOS DE ALVAREZ. UN TOMO EN 8. DE 5 4 7 PÁGINAS. 4 PESETAS. Libros más proFundos, más cienn ficos, más artísticos, que éste se habrán publicado en los últimos años; ninguno más ameno, más simpático y grato de leer. En el reverdece y se refresca la gallarda volubilidad, la franca alegría de los pocos ingenios españoles que en los tiempos clásicos supieron desenvolverse de las hopalandas académicas del dogma y de la intención didáctica y moralista; de Jos pocos, pero buenos, que acertaron á no ser finchados, rebuscadores del concepto, aparatosos y escolásticos hasta la médula. No proceden las Memorias de Estévanez, no, de ningún libro francés análogo, con todo y con ser este género de literatura superabundante y hasta enfadoso en Francia, por aquello de que todo francés ha nacido para escribir sus Memorias. Recientemente me decía Mauricio Barres que en Francia escribe bien todo el mundo, menos los literatos. Pues bueno, D. Nicolás Estévanez pertenece á ese iodo el mundo que escribe admirablemente, sin pretensiones literarias. Hablando en plata, no cabe negarlo: en materia de sinceridad, de verdad humana y por tanto interesante, nada hay más aborrecible que un escritor de oficio. ¿Conciben ustedes las Memorias de... Fulano, de Mengano, de todos los que meten ruido en el teatro, en la poesía lírica, en los Parlamentos ó en las Academias? No; estos hombres tortuosos que gastamos por aquí, y á los que se les atasca siempre la pluma cuando tratan de escribir claro, sin retórica, no sirven para escribir sus Memorias. Para ello es menester haber andado por el mundo, haberlas pasado duras y maduras, y sobre todo no intentar nunca darse pisto. Para ello hace falta genio militar, y militares á la antigua española han sido las autores de las únicas Memorias apreciables que conservamos: militares ambos y ambos ministros de la guerra en tiempo de la República, el general Córdova y D. Nicolás Estévanez. ¡Ahí también tenemos otro modelo del género, portento de franca y sencilla agudeza, de amenidad é interés: otro militar, sacerdote, calavera y genio poético el más grande que la humanidad ha conocido: Lope de Vega, en sus cartas, admirables Memorias que valen tanto como sus comedias. De tan honda y castiza raíz viene lo más agradable, lo más artístico de las Memorias de Estévanez, gran escritor quizás sin saberlo y sin quererlo, cuyos cuadros de costumbres militares en el libro la milicia son dignos de Larra; ni más ni menos. Por eso las Memorias de Estévanez son un libro único, interesante, no ya como una novela, sino como la vida misma: Y además, en ellas pueden aprender no poco de historia dt siglo XJX los que la ignoran por completo, ya sean estudiantes y obreros, ya presidentes del Consejo ó ministros de la Corona, ó académicos de la calle del León. F. N. h. r í Si, S V J r J íi r tí 3 H íurfj A. s 3 Sl -i Tff iT rrlIl I AUD TERESA GK CÍA bolado al agua en Valencia el dia 28 del mes de Enero próximo pasado. El nuevo barco ka sido construido en la playa de Levante. La operación del lanzamiento al mar comenzó á las seis de la mañana y terminó á la una de la tarde, verificándose con toda felicidad, Diez yuntas de bueyes arrastraron al mar al Teresa García que si deslizó sobre gruesos maderos recubierios de sebo. Al quedar á flote, fue conducido el barco á la dársena por un vapor remolcador. yot p. Moya LOS TEATROS ARA. PEPITA Perplejo, vacilante, no sé por REYES d ó n d e c o m e n z a r ¿Hablo primero de Pepita Tfeyes ó de Conchita Ruiz? Si comienzo por Concha, ¿qué dirá Pepa? Si comienzo por Pepa, ¿qué dirá Concha? Acogeréme, como las listas de las compañías, al orden alfabético, y así saldré airoso de mi perplejidad. Concha Ruiz es la fflorritos, sirvienta zarrapastrosa en el primer acto; camarera repulida, de d e lantal pechiblanco en el segundo, y en ambos avispada, redicha y charladora; lo que se llama chica lista. Es una del pueblo, una cualquiera, una que mientras monda patatas deletrea folletines, y luego, deslumbrada por la ardorosa lectura, el mundo entero, la vida entera, es para la Morritos un folletín. Su charloteo incesante, alegre, cascabelero, truécase de golpe en un silencio dramático, en mudo desbordamiento del corazón. Aquella chica lista, aquella, pobre chica que durante dos horas trae á nuestros labios sonrisa placentera, en un instante, en un revuelo, trae á nuestros ojos un par de lágrimas dulces, placenteras también. ¡Lágrimas en Lara! Sí, señor: lágrimas en Lava; pero ya lo digo: son tan dulces, son tan placenteras, que caen como rocío del cielo sobre un campo primaveral, sobre un par de horas risueñas. Si alguien estudiase la mujer en el teatro de ¡os Quinteros como se ha estudiado, por ejemplo, la mujer en Shakespeare, la mujer en Balzac; si alguien ahondase y bucease en estas almas femeninas, la tíorrítos constituiría un tratado de psicología p o pular. Y si alguien la estudia, estudíela en vivo, sobre el escenario de Lara, en la realidad animada con que da aliento á la sin par figura el ingenio de UIla V! 4 f BfÉÉ tfMrr tóe- -s- í í i k fijPPffy 4 í -íf 8 1 TORPEDERO LLEGANDO FRANCÉS, NÚMERO 167 OCURRIDOS JV. ELJ. 1 LLX CON MOTIVO DE LOS SUCESOS EN EL INTERIOR DE MARRUECOS RÍO DE L PLATA A co DE GUERRA ESPAÑOL RECIENTEMENTE L E A O Á MELILLA LG D Á PRE 1 F. NCIÓN DE LO QUE PUEDA OCURRIR EN MARRUECOS KolotírahesR. G mw CtriZ. u n i r rmrrinrafni r