Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
1 NSTTJ UTO DE VACUNACIÓN DE ALTONSO XITl. Sala donde se practica la vacunación de la viruela directamente de la ternera, y bajo la dirección del Dr. Serret t, y de los profesores Hienda 2 t JHarlínez 3 y T emori 4. La fotografía representa el memento de ser vacunado un niño por el Dr. J emon con vacuna acabada de extraer de tas terneras que aparecen sobre la mesa. Yol. Asedio de información para el periódico, para el libro, para el teatro? No es justo, y en cambio puede ser pernicioso que al que hace áuho á la sociedad se le dediquen artículos inmensos, y- al que hace bien se le consagre una gacetilla. La Crónica del Bien puede y debe tener muchas páginas, muchos capítulos, muchos libros. La caridad oficial tiene sus medios naturales de propaganda. La caridad privada está necesitada de que se la haga justicia. Sírvennos hoy de materia para este primer artículo los repartos de socorros que se hacen estos días en dos Asilos de Madrid: el de las Lavanderas y el de Huérfjmos del Sagrado Corazón ds J esús. El puchero que se reparte en aquél le costea, como es sabido, S. M la Reina. Se compone la comida de carne, tocino, chorizo, garbanzos, judías y patatas. Además se da á cada pobre un panecillo, y en días sole mnes un postre de naranjas. Los niños asilados no sólo tienen á diario comida sana y abundante, sino que con frecuencia se les obsequia con trajes y juguetes, repartidos muchas veces por S. M El número reglamentario de raciones qua deben repartirse es de 3oo; pero la Reina no pone límite a las Madres encargadas del reparto para los gastos; así es que el coste de las comidas varía bastante de un año á otro, porque no obstante los bonos que se reparten, las Madres aumentan el número de pucheros cuando se presentan muchos pobres. No es éste el solo asilo que existe á expensas de la Reina. El de párvulos de Alaría Cristina c: Higiene, arte y ciencia á la par, que por lo que tiene de caritativa es tenaz? paciente é ingeniosa. Práctica es la idea de mi entrañable amigo Larra y Cerezo de constituir una Liga nacional contra la viruela, estimulando con premios diversos la vacunación y revacunación de chicos y de grandes. Sólo de este modo resultarán exactas las inspiradas estrofas del inmortal poeta: Las madres desde entonces sus hijos á su seno, sin susto de perderlos, estrecharon; y desde entonces la doncella hermosa no tembló que estragase este veneno su tez de- niev ¿y de color de rosa. Á tan inmenso don agradecida, la Europa entera en ecos de alabanza con ei nombre de Jenner se recrea, y ya en su exaltación eleva altares donde, á par de sus genios tutelares, siglos y, siglos adorar le vea. M. DE TOLOSA LATOUR Círónica del Bien T j e l bien, sí. Sorprenderá el título de esta secT ción que inauguramos, con propósito firme de continuarla en los números de A B C que podamos. ¿Por qué no ha de tener el Bien su crónica? ¿No la- tiene el Mal? ¿No llena el crimen columnas enteras de la Prensa? ¡No es el vicio fuente C j tT (EVAT TO DEL COCIDO Y- DEL PAN COSTEADOS POT S. M. LA 7 EÍNA EN EL ASILO DE LAYAN VETtAS, lo efectúan la venerable superiora y las virtuosas hermanas que dirigen aquel establecimiento. Vol Aseryo ÍN EL ASILO DEL SAGRADO COJ AZON DE JESlíS se distribuya á diaria hunianU. comida á cuantos pobres, acuden a é aV. i; le. cales la filantrópica dama Exaneh. Srá. Marquesa ríe Citbis. también obra dé su piedad y de su esplendidez, y en otra ocasión hablaremos de él con el detenimiento que merece, para que el público conozca la multitud de beneficios que las clases desvalidas deben á la madre de D. Alfonso. En el Asilo de Huérfanos del Sagrado Corazón de jesús, situado en la calle de Claudio Coello, Comen también diariamente muchos pobres, gracias á la caridad inagotable de la excelentísima señora marquesa de Cubas. Los hermanos del establecimiento, ayudados por distinguidas señoras, algunas de las cuales llevan también á sus niños como auxiliares, reparten la comida á cuantos pobres se presentan. Entra una tanda de necesitados, come cada cual el contenido de la cazuela que se le da, y salen de la sala para que entren otros. Los que salen pueden volver á entrar, guardado el correspondiente turno. Se ha dado el caso de entrar un pobre once veces y devorar otras tantas cazuelas de comida. ¿Tendría hambre... Por término medio comen 3.000 individuos. La comida es costeada durante los tres meses de invierno por dicha caritativa dama y con algunos donativos, muy pocos y muy escasos, que se reciben. Esta obra de caridad se inauguró en i885, en cuyo año se dio comida á 50.874 personas. El número de socorridos fue aumentando de año en año, llegando en 1899 á 327.895. Ha habido días memorables en los cuales las señoras y los hermanos del Asilo han puesto á