Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
bre de la gratitud más sincera, dos de mis mejores amigos, y á la vez periodistas y concejales, presentaron una moción en el Ayuntamiento para que se pusiera mi nombre á una nueva calle de la ciudad; el Municipio aceptó unánimemente la cosa, y héteme en vísperas de que me inscriban en un azulejo, como podrían estarlo Castelar, Cánovas, Sagasta, y tantos otros ilustres difuntos. Creo, pues, que no por mis títulos, pues no tengo ninguno (ni. siquiera el de bachiller en artes) pero sí por lo que me quieren mis paisanos, he llegado al puesto que ocupo entre las mejores vías públicas de España. Los que me han conocido de chiquitín y viven todavía en mi pueblo luchando con el reuma y demás alifafes, cuando se hayan enterado del honor que me otorga aquel Municipio, habrán dicho seguramente: ¡Pero, señor! ¿Qué mil demonios ha hecho Luisito, el hijo de doña Eulalia y del difunto don Ramón, para que pongan su nombre á una de las mejores vías del ensanche? ¡Si se tratara de un diputado, de un general, de un obispo! Pero él, que yo sepa, no pertenece á la carrera eclesiástica... No, querido Castell, no soy sacerdote; he estado á punto de serlo, á causa de unos amores contrariados, y aún tengo clavada en el corazón la espina con que me hirió una chata de Puenteáreas, pero pude retirarme á tiempo, y hoy por hoy continúo de seglar, sin perjuicio de que acabe mis días en los trapenses. Me pregunta usted en su carta si al conocer el acuerdo de mis paisanos he experimentado cierta vanidad... Nunca he sido vanidoso; jamás he dado importancia á esta pobre pluma, de la que me sirvo únicamente para ganar el sustento; juro á usted que escribo siempre con temor, persuadido de que mis trabajos carecen de mérito y no realizan ningún fin práctico sobre la tierra; pero cuando supe por Jmparciat el acto de mis queridos amigos los viglteses, sentí profundísima emoción y me dije: -Vaya, no es tan malo el oficio de escritor. Dinero no tendré, ¡pero que me quiten este triunfo! Ríase usted de los que dicen que nadie es profeta en su patria. Yo, en Vigo, no seré profeta, pero ya ve usted si me quieren mis paisanos, á los que envío desde estas columnas la expresión sincera de mi gratitud y de mi cariño. Adiós, Castell; le deseo otra calle en su patria, porque es usted digno de ella por su talento, por su laboriosidad y por otra porción de circunstancias que todos conocemos, y en el ínterin, ahí va un abrazo de su amigo y compañero, Luis TABOADA media Paco García Ortega, que siempre veleidoso, abandona á La Ciclón para seguir á Madame Flirt. 9 En el Español se ha desistido en esta temporada de las conferencias que se habían anunciado; pero sin embargo, en el saloncillo siguen celebrándose todas las noches, y ya se anuncia para la semana próxima una muy interesante sobre Carsi y su tiempo, muy anterior á Sánchez de Castilla. La compañía de la Zarzuela, reforzada con Valentín González, pasará á Lisboa durante el verano. Si, como es de esperar, hacen entre otras cosas Cuadros vivos, es seguro que se estrecharán nuestras relaciones con el vecino reino. J Leo en los periódicos que se ha encargado preventivamente de la dirección del teatro Martín el conocido autor señor Martín Rodríguez. Martín Rodríguez! ¿Les suena á ustedes? Yo, por mi parte, no le conozco ni preventivamente. MJ Según un diario de la mañana, el notable primer actor Sr. Sánchez Palma se encuentra libre de todo compromiso. ¿Libre de todo compromiso ¡Qué más quisiera éll g JOIIE FLORIDOR 2 j Postscriptum. Mis simpáticos y buenos amigos los hermanos Alvarez Quintero me escriben una atenta carta en la que me aseguran que en su comedia Pepita r eyes, próxima á estrenarse en el teatro Lara, no hay retrato ninguno, y que, por lo tanto, no han pretendido aludir, ni directa ni indirectamente, á una actriz que merece toda su estimación y con la que les une antigua y cariñosa amistad. ¡Muy bien! Creo cuanto me dicen los hermanos Quintero; pero por mi parte y como i nico comentario, voy á recordarles el caso de aquel pintor que se propuso hacer una Purísima y le salió un San Antón. Todo e mundo celebraba la propiedad, la fidelidad conque se reproducía el Santo, mientras que el hombre juraba y perjuraba queno se había propuesto hacer tal cosa. Y como el asunto no tiene mayor importancia después de la espontánea declaración de los autores de E patio, será lo mejor poner punto final. ¡Queda terminado el incidente! En el receptor, el rilindro está envuelto con una hoja de papel blanco. Cuando el circuito esta cerrado, el cilindro pone en movimiento un pequeño estilete de acero en espiral, interrumpiéndose la corriente en las depresiones cubiertas de cera. Estas interrupciones de la corriente producen en el aparato receptor saltos del estilete correspondiente, y unos electro- imanes puestos en contacto con el papel marcan un punto negro ó dejan un blanco, resultando en el papel receptor un dibujo exactamente igual al que se trata de transmitir. La gran dificultad para los inventores ha consistido en llegar á un sincronismo perfecto á los dos aparatos. Y que lo han logrado lo prueba el retrato de Mac- Kinley transmitido por el electrógrafo, y que reproducimos como complemento de estas líneas. Madrileñerías OSAS RARAS DE LA ¿Ustedes se han fijado bien a VILLA Y CORTE 1 U c a e s están establecidos algunos establecimientos, centros y oficinas de carácter público en Madrid? Parece obra de la ironía, aunque hay que- ieconocer que Ja oportunidad también ha tenido partJcipac áw) sütbOT v Por ejemplo: ¿Quién inspiró la idea de establecer laftftdrafnistración Central de Correos- ¡de los correos espiío? es! en la calle de Carretas? ¿La ironía ó la oportunidad? ¿Quién la de llevar el Cementerio General del Sur í la calle de la Verdad? Esta idea puede que la reclame para si la filosofía. Siga el lector curioso, si en ello tíen gusto, adivinando por qué los establecimientos que índic é continuación tienen ÍU domicilio en las calles que también expreso. El Asilo de Inválidos del Trabajo en Vista Alegre, cuando es tan triste verlos. La Asociación de Ganaderos en la calle de las Huerta Está en carácter. La Audiencia Arzobispal en la calle de Saajmsío. Si es para hacer justicia, no ha podido buscar santo más propio. Biblioteca y Escuela de Arquitectura, en la calle de los Estudios. ¡Naturalmente! Bolsa de Madrid, en la plaza de la Lealtad. Resulta epigramático. Centro de Maestros de Obras, en la caHe d J Horno de la Mata. Muy apropiado. Colegio de Agentes de Negocios, en la calle de la Libertad. Libertad completa. El de Farmacéuticos, en la de Santa Clara. ¡Buena santa para que se pongan bajo su advocación en todas sus operaciones químicas! Comisión Central de Pesca, plaza de los Ministerios. Algo se pesca en los Ministerios, efectivamente. Cuartel de Artillería, en el Pacífico. ¡Pacífica la artillería! Inclusa, en la calle de Embajadores. ¡Buenas embajadas las que se llevan á aquella casa! En la del General Castaños, los Juzgados, que á veces tienen cosas que pasan de Castaños... obscuros. En la de los Santos, las Prisiones Militares, encierro de los que ciertamente no están en olor de santidad. En la del Ave María, la Sociedad de Milicianos Nacionales. ¡Ave María Purísima! La Asociación de Salvamento de Náufragos, ¿en qué calle había de ser? ¡En la del Almirante! La Protectora de Animales, en la del Barco. Como quien dice: en la del Arca de Noé. La de Geografía de Madrid, León, 21. Si la hay de León, puede que esté domiciliada: Madrid, 21. El Teatro Cómico, en la calle de Capellanes. ¿Cabe mayor irreverencia? El Moderno, en a calle de la Libertad. ¡Justísimo! El de Novedades, Toledo, 83. Pero para antigüedades, Toledo. Y así por este estilo casi toda la guia de Madrid. Hay también otros centros muy bien situados. Verbi gratia: el juzgado municipal del distrito de Buenavista, está establecido en la calle de Belén. En él hay belenes á diario. La alcaldía del distrito del Congreso, en la Costanilla de los Desamparados. Parece simbólico. Hay un depósito de bombas para casos de incendios, en la calle de Regueros. La casa de socorro del distrito del Hospital, está en la calle de Mata. Y, en fin, cualquiera puede hacerse un verdadero lío barajando los nombres de muchas calles y los de los distritos á que pertenecen, porque resulta, por ejemplo, que Echegaray y Núñez de Arce, que son senadores vitalicios, están en el Congreso; y que hombres tan ilustres, que ya murieron, como Cánovas del Castillo, Moyano, Rivero, Floridablanca, Martos y, en fin, Cervantes y ¡hasta San Agustín! están también en el Congreso. Bueno que Carlos Felipe V, Isabel la Católica, el Conde Duque, el Conde de Toreno y Antonio Grilo, estén en Palacio, pero ¡cómo ha de estar D. Estanislao Figuetas! Al cabo de los años mil resulta que están en la Universidad Bravo Murillo, Cabarrús, Calvo Asensio, Andrés Borrego, Donoso Cortés, Andrés Mellado, Escosura, Guzmán el Bueno y ¡hasta el Divino Pastor! En el Hospicio- ¡pobrecillos, á lo que han venido á parar! -Felipe el Hermoso, Alfonso X, Miguel Ángel, Yit zenbusch, Bretón de los Herreros, Pérez Galdós, el, áidenal Cisneros. En la Inclusa ¡horror! Fray Luis de León, Fray Ceferino González y Ercilla entre otros. En el Hospital está bien el Doctor Mata; pero ¿y Narciso Serra, y Riego, y Salamanca y Juan de Mariana? Finalmente, ¿qué habrán hecho para que les tengan en la Audiencia el Conde de Romanones, Felipe 111, el Duque de Alba, Tirso de Molina, Moreno Nieto, el Cardenal Mendoza y la mismísima Constitución? A. hGEL MARÍA CASTELL C Los grandes inventos J, n u e v o in vento de dos jóvenes americanos: R. Palmer y Tomás Mills, ingenieros. Merced á él puede transmitirse por telégrafo dibujos y fotografías. Con él se podrán ilustrar los periódicos; con él podrá transmitirse el retrato de un gran criminal antes que logre traspasar las fronteras de su país; con él podrá un globo sorprender, un campo de batalla y comunicar su fotografía. lEJ estado actual de la invención representa cinco años de concienzudos estudios, y permite yatransmitir fotografías á más de 1- 5oo kilómetros sin emplear más de seis á quince minutos, según la naturaleza y las dimensiones del dibujo. El método de transmisión es sencillo. Para enF L ELECTRÓGRAFO ASÍ se la ma M ENT 1 DERO TEATRAL. EL CAMERINO NUMERO i O LAS TRES DIVAS QUISQUILLOSAS La gestión de los individuos comisionados por la Asociación de la Prensa para organizar la matinée á beneficio de la expresada Sociedad, cerca de los artistas de nuestro primer teatro Lírico, ha sido un verdadero calvario. Justo es reconocer que ninguno de los solicitados se ha negado á prestar su concurso, pero maldito pero! con algunas condiciones, que pintan cuanto puede, sobre todo en las damas, la sentencia latina vanitas vanitatum. María Barrientos se ha ofrecido á cantar El Barbero de Sevilla, sin variaciones, y no me refiero á las que acostumbran á intercalar las tiples ligeras en la lección de piano; esto es. El Barbero íntegro, sin quitar una letra, y con derecho á vestirse en el camerino número i. Emma Carelli, graciosamente se ha brindado á cantar Cavattería, rogando que no fuese esta ópera la última del programa y con la expresa condición de que ha de vestirse en el camerino número i. Y Matilde de Lerma, tan complaciente como sus compañeras, estaba dispuesta á cantar el cuarto acto dcHugonotes, pero ¡vaya por Dios! con la modesta exigencia de vestirse también en el camerino número i. ¿Pero es que no hayetros camerinos en el teatro mejores que el número i Los hay, indudablemente que los hay; pero ¿qué dirían los abonados, la prensa, las agencias italianas, el mundo entero, si cualquiera de las tres citadas divas se vestía en el número 2? ¡Pasma pensar lo pavoroso del conflicto! Propongo un medio: ¿Por qué no juegan las tres artistas el número del camer j en combinación con la próxima Lotería Nacional? ¡Tres tiples eminentes disputándose un cuarto! ¡Un cuarto, cuando ganan tan buenas quindicinas? (véase Saint- Aubin) Y ya que del Real hablamos, bueno será que sepan ustedes que ya no viene la célebre Sanderson, y que el año próximo tendremos á Cagner con su lucida corte de walkyrias y otras novedades que nos acrediten de tener un buen teatro de ópera, y no una sucursal en lo que á dirección artística se refiere, de los Jardines del Buen Retiro. Porque eso de llevar lucías, Trovadores, etc. de verano y de invierno, como la ropa, es ajgo así como corromper las oraciones, que diría el maestro Cavia. Zjg Ya es seguro que con JKadame flirt, arreglo del francés de los Sres. Francos Rodríguez y Llana, debutará en la Co- viar una fotografía, basta con reproducirla en una placa por el procedimiento del similigrabado ordinario. Esta placa se adapta alrededor de un cilindro del electrógrafo, el cual cilindro, por medio de un cambio de registro, puede lo mismo recibir que transmitir. Una vez reproducida la placa, z la mete en un bario de cera fundida y después se la frota de manera que quede la superficie muy lisa. Las depresiones del cilindro son rellenadas por la cera que deja libre el resto de la placa. Tal es el mecanismo del aparato en disposición de transmitir.