Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Jen estar repartidos por turnos en los varios días de la semana. Estos forman la base de la tertulia, que comienza á las diez, hora en que se organizan las partidas con los que llegan de otras casas. A las doce y media se sirve té y chocolate, del que participan los que llegan de los teatros ó de otras tertulias con las últimas noticias. A la una comienza el desfile, prolongándose la velada hasta las dos para los más trasnochadores. Los viernes, el banquete, la recepción y el refresco son más en grande. Al primero asisten algunos individuos del cuerpo diplomático extranjero; la segunda está más concurrida, y el tercero se sirve con más aparato en el comedor. Los martes hay recepciones de esta índole en el hotel de los condes de Vilana, al que acuden muchos hombres políticos, y los lunes en casa de los condes de Esteban Collantes. Este año se va mucho al teatro, estando brillante el Real á diario; el Español los lunes, los miércoles y los viernes; los viernes también la Comedia, y los demás en los turnos de moda, organizados, por regla general, por la marquesa de lvanrey, á la que deben estar muy agradecidas las empresas. Entre las abonadas más constantes á todos los teatros figuran la condesa de Vílches, las señoritas de Barrenechea, la marquesa de Aguiar y la de Arguelles. El duque de Valencia, cuando no está de luto, como sucede ahora, es el que conserva en sus reuniones el carácter de aquellas reuniones literarias que se hicieron muy de moda en otros tiempos y que hoy ya no se celebran. La tertulia diaria de la duquesa de Denia presenta la particularidad de ofrecer á los que asisten á ella todas las J evisfas ilustradas que se publican en España y en el extranjero, y se colocan en una gran mesa del salón del teatro iluminada por una lámpara colosal. En esta reunión se rinde también culto á la música por aficionados que son verdaderos artistas, como los Sres. Borda, Roda y D. Miguel Salvador entre otros. Esta tertulia de la duquesa de Denia sólo tiene una contra: que termina muy pronto, pues á las doce se retira siempre la duquesa. Tertulias como aquéllas de la duquesa viuda de Rivas, María Buschental, Catalina Casa Bayona y condesa de Lombillo, que duraban hasta la madrugada, y de las que se solía salir muchas veces con sol, no se celebran ya en Madrid. La gente se ha hecho menos trasnochadora y madruga más, lo cual es bueno para la salud y para los intereses. KASABAL dio Coello; el de Villwendas, cometido en la persona del Sr. Moreno Pozo, en la calle del Dizque de Medinaceli; el de Gavilanes en la calle de Muñoz Torrero, etc. y otros muchos que podrían recordarse. Y obsérvese que cuando la no figura en los nombres de las calles, suele aparecer en los de las personas que de modo directo ó indirecto suenan en la relación de los sucesos. Ejemplos: el crimen cometido por el asistente del Sr. Díaz Moreu, el del criado del Sr. López Pwigcerver, y, en fin, el cometido hace pocos días en la persona de una joven enamorada por un Jesús Campwzáno. El único atentado anarquista que se recuerda en Madrid, fue el que se intentó contra Cánovas en la Huerta. Hace ya bastantes años ocurrió la explosión de un petardo colocado en una vela en la iglesia de San Luis. La misma captura de los Humbert en e ¡barrio de Arguelles es una demostración de la influencia de la u en los grandes acontecimientos criminales. En cualquiera otro de los barrios de Madrid: Salamanca, Pozas, Prosperidad, etc. podían haber vivido los célebres estafadores, pero ninguno de ellos tiene u, como no la tienen calles tan largas como la de Alcalá, la de Hortaleza, la de Toledo y otras, que no cuentan en su historia crímenes tan sonados como los que hemos ido recordando al correr de la pluma. Y á todo esto- -se nos dirá, ¿qué tiene que ver la con el atentado cometido el sábado último contra el Mayordomo Mayor de Palacio? Pues tiene que ver; porque el suceso acaeció precisamente en la calle de Reqwena, y el criminal pretendió matar al Sr. Duque de Sotomayor, marqués de Casa Jrwjo. C. 1 A VIDA EN BROMA. LO DE LA JEFATURA La reunión de los primates del partido liberal, entre los que figuraban varios ilustres catarrosos, algunos reumáticos conspicuos y dos ó tres diabéticos eminentes, no produjo el resultado apetecido. En medio de las toses más ó menos duras de los circunstantes, púsose á discusión lo del nombramiento de jefe, y allí fue Troya. A uno que quiso hacer un esfuerzo oratorio se le trastornó la digestión y vióse acometido de agudos dolores subcutáneos, teniendo que sacarle del local uno de los más jóvenes del partido (sesenta y siete años y medio) á otro que se había desabrochado la pechera de la camisa para discutir con más amplitud, se le cayó un emplasto con tativo que llevaba pegado en la región toráaea para contrarrestar el flato, y fue preciso volvérselo á pegar entre todos. jQué cosas se dijeron! -Señores- -grita un exministro, -nos hemos reunido aquí para dar una prueba elocuente de nuestro vigor (tose) Es preciso demostrar que somos fuertes y que estamos dispuestos á defender con nuestro brazo la líber... (otro golpe de tos ahoga la última sílaba) Nuestros pechos serán escudo firmísimo... (Al llegar aquí al orador le falta el aliento y se deja caer á plomo sobre la butaca, sudando aceite de almendras dulces. -Ante todo, señores- -dice otro primate, -conste que aquí reina la cohesión más absoluta. Unidos por un pensamiento común, vamos á elegir jefe... ¡Pido la palabra en contra! -grita otro. ¡Y yo! -agrega un tercero tratando de erguirse. -En vista de la unanimidad de ideas- -interrumpe un cuarto, -creo que se debe proceder á la votación definitiva. ¡Sí, sí! ¡No, no! ¡Qué sé yo! ¡A votar! ¡Que no se vote! Tras muchos distingos, numerosas interrupciones, varias indirectas y no pocas salvedades, se acordó volverse á reunir el día menos pensado. Y ahora empieza lo peor, y lo peor es que to dos están de acuerdo... pero la jefatura no parece. Y los progresistas de casta se desesperan en el seno de los hogares, exclamando: ¿Pero será posible que aún no tengamos jefe? ¿Qué va á ser del partido si no encontramos persona apta que lo dirija y lo conduzga por la senda de la Hbertaz, hermanada con el orden? Hay en Madrid muchos hombres de bien que no figuran en la plana mayor del partido, pero que podrían colocarse á su cabeza con tantos títuos como el que más. Dígalo, si no, D. Bonifacio Pulpejo, progresista hasta las cachas, habitante en la calle del Siete de Julio, gran jugador de tute, apoderado que fue de Cuchares y exmilicíano nacional del 4.0 de ligeros. Anteanoche sus admiradores le decían en Pombo: D. Bonifacio; lo que debía usted hacer era solicitar la plaza vacante de jefe nato, porque tiene usted títulos para ello. Pulpejo quedóse pensativo, y al día siguiente escribió una carta dirigida á D. Eugenio, que dice así: Muy señor mío y correligionario de mi mayor aprecio: En vista de que usted no aceta la jefatura, yo, á istanda de los amigos, me presento en clase de candidato, lo cual que sería para mí una sastifación muy grande poder desempeñar la expresada plaza, renunciando desde luego á los emolumentos que pudieran corresponderme. Todos me conocen en el barrio y saben que he derramado la sangre de mis venas por la libertad, y que todo lo perdí por la causa, pues tenía una tienda de hules, esponjas y azúcar piedra en la calle de la Pingarrona, y lo metí todo en la revolución; resultando, además, con un reuma inflamatorio en los cuatro remos, por haber estado metido debajo de una escalera dos días y tres noches, esperando el triunfo de Prim, cuando lo de Villarejo de Salvanés. Por todo lo- cual me dirijo á usted para decirle que, puesto que no quiere acetar la jefatura del partido, proponga para dicha vacante á éste su seguro servidor que su mano besa, BonifacioPulpejo Luis T A B O A D A J TRAVÉS DE LA FRONTERA 1 A LETRA U Y LA CRIMINALIDAD EN MADRID A propósito del atentado cometido el sábado último contra el Sr. Duque de Sotomayor... LA superstición es un pecado, y por si fuese poco, es, además, una tontería; pero váyanles ustedes con reflexiones á los que creen en el maléfico influjo del número 13 y en la fatalidad del martes... Hay, en cambio, personas que no juegan á la lotería si no encuentran un billete cuyo número acabe en i3 ó cuyas cifras sumen i 3 Tan supersticiosos son los que creen en la virtud del 13 como los que temen su maleficio. Hay también quienes no viajan sino en martes, por lo mismo que se dice en martes, no te cases ni te embarques Estos son más prácticos, porque siendo mucha la gente que no se atreve á ponerse en camino en martes, los trenes llevan menos viajeros, y se puede viajar, por lo tanto, con más holgura y comodidad. Hay, sin embargo, casualidades tan persistentes, que dan apariencias de verdad á esas preocupaciones del vulgo. Tal ocurre, por ejemplo, con la letra u, la cual, por coincidencia bien extraña, viene figurando en casi todos los más grandes crímenes que se cometen en Madrid. El general Prim fue asesinado en la calle del Twrco. La viuda del general Pierrad murió asesinada en una casa de la calle de la Luna. Crímenes tristemente célebres fueron también los de la calle del Fúcar, el de la calle déla Justa, el de la Guindalera, los dos de la calle de Fwencarral (la muerte de doña Luciana Borcino y la del señor Pastor, víctima de Cecilia Aznar) el cometido por el Patillas en la vaquería de la calle de Clau- María Guerineau, muy señora, ó muy señorita nuestra, que su estado actual le desconocemos, es una mujer de Tasdou, pueblo de la Charente (Francia) que ha sido enterrada tres veces y otras tantas ha resucitado para su suerte. Durante veintiséis años tuvo una salud inmejorable, pero en 1886 cayo enferma y el médico diagnosticó una enfermedad grave del corazón. A los veinte días la enferma falleció y fue enterrada, pero momentos después el sepulturero sintió ruido en la tumba que acababa de cerrar. Abrió fosa y caja y María fue restituida á sus padres, que á poco se mueren de alegría. Siete años después sufrió una insolación, se declaró la meningitis, que no perdona á nadie, según los médicos, y que tampoco perdonó, al parecer, á María. Falleció la infeliz y fue conducida al cementerio, donde el enterrador, que era nuevo, tuvo que sacarla de la sepultura, porque también sintió ruido, y al acercarse al féretro y abrirle observó que el cadáver gozaba de buena salud. Nueva devolución y nuevo alegrón déla familia. El día 12 del raes de Diciembre último, María Guerineau volvió á morirse de larga é inexplicable enfermedad; pero esta vez no se dejó enterrar. Camino del cementerio empezó á dar trastazos en la caja. La comitiva hizo alto, la muerta salió de la caja entre el espanto de la gente, y ¡vuelta á casa! Los médicos de Tardou dicen que ya no vuelven á asistirla porque es una histérica insoportable, y el pueblo empieza á decir también que eso es ya abusar. w Las golondrinas rson simpáticas porque su presencia son anuncio de la proximidad del buen tiempo. Pero otra circunstancia las hace doblemente simpáticas y merecedoras de nuestra protección. El director del Centro Meteorológico de París ha expresado á la Academia de Ciencias que, según ha podido comprobar, las golondrinas huyen de las casas donde está á punto de desarrollarse un foco epidémico de peste, de cólera, de fiebre amarilla ó de paludismo. La observación es preciosa y puede servir de base para la adopción de medidas higiénicas; pero no es nueva, porque ya hace muchísimos años decía San Agustín que los cristianos deben huir del pecado como los pájaros de los sitios donde hay una enfermedad. y Las estadísticas criminales demuestran que los homicidios desinteresados son los más frecuentes. En Francia, durante el año de 1900, por ejemplo, fueron juzgadas 40, causas por muerte ó asesinato cuyo móvil fue la codicia: para robar, para heredar, para percibir una renta vitalicia. En cambio, fueron 149 las causas seguidas por muerte ocasionada para satisfacer una venganza, por pasión sexual, por disensiones domésticas, por celos, etc. Estos datos prueban que se mata más por reacción emocional que por codicia. jy. f La vuelta al mundo en cuarenta días no será el año próximo de 1904 un sueño, sino una hermosa realidad, gracias á los progresos que se realizan en la construcción del ferrocarril Transiberiano. Hasta hace pocos días los trenes de lujo no iban más que hasta Yrkontsk, pero desde el día 1 de Enero va un vagón- restaurant desde el lago Baikal á la frontera de la Mandchuria. Los trenes de lujo harán el trayecto completo de Moscow á Port Arthur desde el i5 de Mayo próximo. Cuando puedan establecerse, el año que viene, los trenes rápidos, podrá irse de París á Pekín en trece días. Hoy día se necesitan, por la vía marítima, treinta y seis. f Anuncian de Londres que á fines de mes saldrá de Liverpool para Nueva York un vapor inglés que llevará á bordo la maquinaria y el personal de tipógrafos necesarios para hacer un periódico diario durante el viaje. Esta publicación contendrá las noticias que ha de recibir al día por el telégra- y T pmo. D fo sin hilos. i nmiar r -irannrainraniíinmmBBiiinrnr imn ir inaimiranT manir