Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 INTERNACIONAL LUNES, 31 DE DICIEMBRE DE 2018 abc. es internacional ABC La inmigración ilegal vuelve a enfrentar a Londres y París Alerta en el Gabinete de May por el flujo que parte de Calais en botes hinchables JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL EN PARÍS a inmigración ilegal en el Canal de la Mancha ha vuelto a convertirse en un problema inflamable para Francia y el Reino Unido, que insisten en prometer más coordinación. Más de quinientos inmigrantes han conseguido llegar hasta las costas del Reino Unido, en botes y lanchas precarias, durante las últimas seis semanas. Tras una sucesión de incidentes, el ministro británico del Interior, Sajid Javid, estalló en la tarde de ayer, tras suspender sus vacaciones navideñas, denunciando un incidente mayor y acusando al Gobierno francés de laxismo Javid sostuvo una conversación clara y enérgica con su homólogo francés, Christophe Castaner, que se apresuró a responder públicamente, a través de su cuenta en Twitter, afirmando que París y Londres se proponen intensificar y combatir con más eficacia la inmigración ilegal y el tráfico de seres humanos, a través del Canal de la Mancha. Hace años que Londres y París intentan intensificar y combatir con más eficacia estos dos problemas, pero con un éxito relativo. Hasta que un incidente o la agravación de los problemas de fondo toman una dimensión angustiosa para una o ambas partes. Conscientes de esa dimensión histórica de la penúltima crisis, Castaner y Javid acordaron ayer nuevas formas L Peligro inminente Dos botes hinchables con inmigrantes localizados por guardacostas británicos al cruzar el Canal de la Mancha. La travesía de los ilegales en invierno dispara el riesgo de morir en el intento de cooperación. Entre las medidas consensuadas se incluyen la creación de nuevas patrullas conjuntas franco- inglesas de control y vigilancia del tráfico marítimo en el Canal de la Mancha; acelerar los procesos de intercambio de información sensible, para combatir el tráfico de seres humanos; así como la celebración de una cumbre monográfica bilateral, en la que participarán los ministros del Interior de Francia y el Reino Unido, consagrada al problema de la inmigración. pea (UE) incapaz de negociar una posición común clara y determinante que satisfaga a todos los Estados. La nueva crisis franco- inglesa se inscribe en un marco nacional y bilateral inflamable. Para el Reino Unido, se trata de un problema indisociable del Brexit y la colaboración futura, bilateral y multilateral, no solo con Francia; mientras que para Francia, la nueva crisis del Canal de la Mancha forma parte de un arco iris de tensiones del Gobierno de Emmanuel Macron con otros Estados europeos, comenzando por Italia. La agravación del frente francés de la inmigración ilegal hacia el Reino Unido se ha complicado desde el verano pasado. Un número creciente de iraquíes, iraníes, sirios y afganos ha conseguido llegar hasta las costas del Reino Unido, usando botes y lanchas muy frágiles. Esos inmigrantes, entre los que se encuentran muchos menores, no siempre acompañados, consiguieron llegar a Francia siguiendo diferentes rutas a través del Mediterráneo o de los Balcanes Y desde allí atravesaron el Canal de la Mancha para buscar refugio en el Reino Unido. La UE, dividida La inmigración legal e ilegal es uno de los problemas de fondo que dividen y enfrentan de manera sensible a casi todos los miembros de la Unión Euro- Indiferencia y hostilidad Hace meses que las organizaciones humanitarias denuncian el comportamiento entre indiferente y hostil del Gobierno francés hacia los inmigrantes que viven en campos de acogida INMIGRACIÓN El Mediterráneo: menos llegadas, pero más letal F. J. CALERO MADRID Más allá del Brexit, los principales Estados miembros de la Unión Europea (UE) han tenido una única y gran obsesión en 2018: la inmigración ilegal. El control de las fronteras exteriores ha sido de nuevo el principal caballo de batalla político en el seno de la UE pese al acuciante descenso de llega- das por el mar Mediterráneo a Europa. Hasta el pasado 24 de diciembre, los países del sur tuvieron la cifra más baja de los últimos cuatro años con 119.336 por las 172.301 de 2017, las 362.753 de 2016 y el millón de hace tres años, según cifras de la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur) A priori, a menos llegadas, menos muertes, sin embargo, proporcionalmente, los números cuentan una historia diferente. Atravesar el Mediterráneo se ha convertido en una opción cada vez más letal para los inmigrantes. Según Acnur, entre enero y julio de 2018, murió una de cada 18 personas de las que intentaron realizar esta travesía, cuando en 2017 la proporción fue de una de cada 42. Hasta el día de Nochebuena, 2.242 personas se ahogaron en su intento de llegar a Europa casi la mitad cuanto trataban de llegar a Italia por la ruta central por las 3.139 de 2017. La Organización Internacional para las Mi- graciones (OIM) estima que hasta el 19 de diciembre 769 personas perdieron la vida en el Mediterráneo en su ruta hacia las costas españolas, un 344 más que el pasado año. España desplaza a Italia Al contrario que en los últimos años cuando Italia y Grecia asumieron la mayor parte de las llegadas, el principal puerto de entrada de este 2018 ha sido la ruta occidental- desde Marruecos- con destino a España: 62.479 llegadas incluidas las 6.723 por tierra hasta Ceuta y Melilla por solo 22.103 el pasado año, según Acnur. Así, nuestro país recibió casi la mitad