Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 OPINIÓN POSTALES LUNES, 31 DE DICIEMBRE DE 2018 abc. es opinion ABC A LOS CUATRO VIENTOS Proyectos de la Junta Emprendedores JOSÉ MARÍA CARRASCAL ¿QUEDARNOS COMO ESTAMOS? España, Europa, el mundo se han visto en situaciones más graves que está Un cambio también para Córdoba El nuevo gobierno que salga tras el pacto de PP y Cs para gobernar la Junta de Andalucía debe servir también para que el cambio llegue a Córdoba. La ciudad, y sus habitantes, se han acostumbrado a que los proyectos impulsados por el Ejecutivo andaluz en los últimos 36 años llegasen tarde y mal. Otros todavía se les espera. La culminación de la Ronda Norte, la reforma del Hospital Reina Sofía, retomar la Autovía del Olivar o dar un impulso a las obras del Marrubial son solo algunos de los proyectos que los socialistas dejan sobre la mesa, algunos empantanados, y para los que debe haber un cambio obligado para hacerlos realidad. Benamejí y la revolución del olivar Un arquitecto y un carpintero de Benajemí presentarán este enero en una muestra internacional de París una patente que podría revolucionar el sector del mueble y la decoración. Su invento, además, añade un valor adicional al olivar, rentabilizando un desecho como es el hueso de aceituna. A partir de esta semilla, y tras años de investigación, han logrado crear un revestimiento con infinitas posibilidades para fabricar muebles o demás elementos de decoración. Mesas, lámparas, puertas, ventanas... y todo sin tener que cortar ni un solo árbol y utilizando un material que en Córdoba se produce anualmente de forma natural. De nuevo, el talento cordobés emerge para afianzar la supervivencia del mundo rural. U NO despide 2018 sin la menor nostalgia y saluda 2019 sin apenas esperanzas. El año que acaba ha sido el de los fracasos. Fracasó la cumbre del clima, la del comercio, la de las migraciones, el Brexit sigue sin resolverse y un muro invisible ha vuelto a dividir Europa casi como el de cemento y alambradas, aunque ahora son los países del Este los que lo levantan. Los norteamericanos se van de Siria, de Afganistán, hartos de guerras que son incapaces de ganar, y los rusos intentan reconstruir el imperio soviético. Angela Merkel, uno de los pocos pilares de estabilidad, anuncia su retirada y a Macron se le sublevan quienes lo habían elegido. El liberalismo retrocede y el autoritarismo avanza. El Banco Central Europeo anuncia que cesará de comprar deuda de los Estados miembros y estos se embarcan en programas de gastos por encima de sus posibilidades. La izquierda sufre derrota tras derrota, la derecha se divide y el centro se evapora porque todo el mundo ha huido hacia su extremo. Nadie está contento, todos, jóvenes, viejos, mujeres, hombres, empleados, desempleados, sindicalistas, empresarios reclaman y los políticos prometen sabiendo que no van a poder cumplirlo, la fórmula perfecta del estallido que los expertos anuncian como otra crisis económica. En España, toda esa serie de calamidades se acentúa por nuestra tendencia a los extremos y falta de realismo. El conflicto catalán es ya una hoguera que los independentistas atizan con demandas fuera del marco constitucional y el Gobierno responde con gestos que sólo alimentan su apetito. El equilibrio que mantenían los dos grandes partidos alternándose en el poder se resquebrajó al aparecer otros dos con los descontentos de ambos. Pero ha saltado por los aires con la irrupción de un quinto con los irritados con todos. Cómo buscarle sitio no va a ser fácil y gobernar, más difícil todavía. Temo que el cuadro que estoy pintando me esté saliendo demasiado lúgubre y aunque en mi próxima Tercera lo abordaré con más calma y espacio, quiero terminar esta postal con una reflexión oportuna: España, Europa, el mundo se han visto en situaciones más graves que está. Sin ir más lejos, la Guerra de los Treinta Años, que asoló Centroeuropa y las dos mundiales del siglo XX. O el siglo XIX español, con tres guerras carlistas, una República en la que el país estalló como una granada y terminó con un general entrando a caballo en el Congreso. Por no hablar de la civil del XX. Sin embargo, España sigue existiendo, Europa intenta unirse y China se ha convertido no sólo en superpotencia, sino también en moderadora entre las otras dos. La historia no avanza en línea recta, sino como un río que sortea obstáculos rodeando montañas, inundando planicies y precipitándose en desniveles (las revoluciones) pero avanza. Estamos en uno de los pasajes difíciles, por lo que, más que un Feliz Año Nuevo, me limitó a desearles, como quería el peregrino a Lourdes, que nos quedemos como estamos. Dentro de un año, ya veremos. Hospital Reina Sofía R. C. CARTAS AL DIRECTOR Qué desilusión Así dice una de las memorables canciones de Rosendo que ahora se despide de los escenarios, y así se empiezan a sentir los científicos en España con respecto a las esperanzas puestas en el nuevo Gobierno. La idea de recuperar el Ministerio de Ciencia fueron recibida por la mayoría de los científicos como magníficas noticias. Se acaba el año y los científicos ven con desilusión que algunos de los problemas más graves siguen enquistados. Quiero incidir aquí en uno en particular: la inexistencia de un calendario definido para las convocatorias. A final de año se cumple la fecha de ejecución de proyectos para muchos grupos y estos ven cómo su renovación está aún siendo evaluada y que por tanto van a pasar aún meses hasta que exista una resolución firme sobre ellos. Independientemente de las graves implicaciones que esto tiene sobre el desarrollo de los proyectos, esto significa que hay personal de esos laboratorios que tendrá que irse a la calle. Escribo esto desde EE. UU. a donde me volví a ir en 2014 debido a la falta de expectativas profesionales como científico en España. Desde aquí he mirado ilusionado las promesas del nuevo Gobierno, incluida la idea de recuperar el talento perdido estos años. Si el Ministerio que preside Pedro Duque pretende que los que nos hemos ido apostemos por volver no bastan los cantos de sirena. La canción de Rosendo termina diciendo Es solo una canción y me siento mejor Esto desgraciadamente no lo es. Qué desilusión. JAVIER BUCETA PENSILVANIA La firmeza del PP vasco El articulista de ABC Jon Juaristi opinó en su columna de ayer sobre el reportaje publicado el pasado 24 de diciembre por Diario Vasco en el que reunió en una sociedad gastronómica a líderes del PNV, PSE y Podemos con el condenado por terrorismo Arnaldo Otegui. En su análisis, el articulista aseguró que el PP vasco, y concretamente yo, su secretaria general, no aparecía en aquella foto junto a Otegui porque el resto de partidos se negaron a retratarse con nosotros, no porque el PP vasco rechazara rotundamente participar en una foto que contribuyera a blanquear a los peores criminales de nuestro país, como realmente sucedió. De hecho, el propio Diario Vasco anunció que el PP vasco se había negado a participar. Aun respetando la libertad de opinión de todo aquel que estime oportuno valorar mi trabajo y el de mi partido en el País Vasco, me veo en la obligación de pronunciarme ante una información alejada de la realidad que pone en tela de juicio no sólo el compromiso del PP vasco tras décadas de terrorismo, sino que niega mi compromiso personal con la construcción de una memoria digna en el País Vasco. Al PP vasco se le propuso participar en el citado reportaje de Navidad junto a PNV, Bildu, Podemos y PSE, y el PP vasco se negó rotundamente porque eso hubiese supuesto contribuir a blanquear la imagen de los herederos de ETA. La negativa a participar, además, fue trasladada por equipo del presidente del PP vasco, Alfonso Alonso, y del mío propio apenas días antes de que miembros del PP vasco, entre los que me incluyo, fuésemos insultados e increpados por decenas de radicales en Bilbao mientras denunciábamos en plena calle el homenaje que estaban brindando a una ex jefa de ETA. AMAYA FERNÁNDEZ SECRETARIA GENERAL DEL PP VASCO Pueden dirigir sus cartas al director por correo ordinario a C San Álvaro, 8, 1 3. 14003 de Córdoba. E- mail a cartas. cordoba abc. es. ABC se reserva el derecho de reducir los textos cuyas dimensiones pasen el espacio fijado.