Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 CULTURA SÁBADO, 29 DE DICIEMBRE DE 2018 abc. es cultura ABC Israel pierde a Amos Oz, su escritor más universal y su crítico más incisivo Eterno candidato al Nobel, falleció ayer, a los 79 años, a causa de un cáncer MIKEL AYESTARAN CORRESPONSAL EN JERUSALÉN i querido padre acaba de fallecer de cáncer después de un rápido deterioro Con este mensaje en Twitter informó Fania Oz- Salzberger al mundo de la muerte de su padre, Amos Oz. El escritor más universal de Israel falleció tranquilamente mientras dormía, rodeado de sus seres queridos añadió su hija y comenzó el duelo por un autor tan reconocido fuera del Estado judío como censurado por sus paisanos debido a sus planteamientos políticos críticos con la ocupación y favorables a la solución de los dos Estados, uno para los israelíes y otro para los palestinos. Fania empleó Twitter para dar la noticia y seguro que desde lo lejos su padre habrá refunfuñado porque no era nada amigo de las redes sociales, ni siquiera de los libros electrónicos. Soy lector de papel y no creo que el mundo se pueda explicar en 140 caracteres declaró a este medio a lo largo de una entrevista concedida hace nueve meses, cuando se publicó la edición en español de su ensayo Queridos fanáticos (Siruela) Nacido en Tel Aviv en 1939 como Amos Klausner, nueve años antes del establecimiento de Israel, comenzó su carrera literaria con apenas 22 años y sus novelas y ensayos son la crónica del nacimiento y desarrollo de este país. Sus años de vida en la ciudad santa y en un kibutz son el material esencial de una obra cumbre como Una historia de amor y oscuridad publicada en hebreo en 2002, ganadora del premio Goethe tres años más tarde. M De Jerusalén a Tel Aviv Nací en Jerusalén y pasé allí el tiempo suficiente. Ahora necesito verla desde la distancia. Es una ciudad que atrae a fanáticos cristianos, musulmanes, judíos... Haciendo un símil cinematográfico, Tel Aviv es una película de Fellini y Jerusalén de Bergman confesaba el autor a este corresponsal en octubre de 2015, cuando salió a la luz Judas (Siruela) su última novela. Esta relación de amor y odio con la ciudad santa era extensible a la que sentía por sus propios vecinos en un país en el que le tachaban de traidor por oponerme a la ocupación algo de lo que aseguraba sentirse orgulloso A lo largo de aque- lla entrevista el teléfono fijo del domicilio del escritor sonó en varias ocasiones. Una de ellas fue para informarle de que el Nobel de Literatura volaba a casa de Svetlana Alexiévich y no a la suya... Yo ya tengo suficientes premios para el resto de mi vida. Si nunca recibo el Nobel, seguiré siendo un hombre satisfecho reaccionó de forma inmediata. Compartir un rato con Oz suponía tener acceso directo a la historia viva de Israel, al pasado y al presente de un país que ahora mismo no me gusta nada lamentaba el novelista, que debido a sus opiniones críticas con los sectores más conservadores recibía amenazas de muerte e insultos Abierto defensor de la solución de los dos estados, Oz censuraba en todos los foros a los que acudía y en cada entrevista la construcción de asentamientos en Cisjordania y alertaba del riesgo de la llegada al poder de los fundamentalistas de cualquier religión, incluida la judía. Literatura y política se mezclaban en cada minuto de la conversación en el duodécimo piso del apartamento en el que residía en Tel Aviv, un pequeño templo de la literatura con las paredes forradas de libros. Benjamin Netanyahu, eje de las políticas que tanto censuraba Oz y objeto de muchas de sus críticas, lamentó la pérdida de una figura muy importante para la lengua y literatura hebreas aunque admitió la diferencia de opiniones La actual ministra de Cultura, Miri Regev, aseguró que su trabajo y lo Israel Amaba su país: Por un lado, me fascina y por otro me enfada, pero nunca podría dejarlo Sin el Nobel Ya tengo suficientes premios. Si nunca recibo el Nobel, seguiré siendo un hombre satisfecho que ha dejado en nuestros corazones, resonará en todo el mundo El tono de voz de Oz era siempre reposado y sabía hablar con sus silencios. Bebía a sorbos café expreso con leche fría, servido en una pequeña taza de cerámica y, al repasar su vida, recordaba una y otra vez que era un ciudadano israelí de más de 70 años, que equivale a vivir 200 ó 300 en otros países como Estados Unidos, por ejemplo Pese a las amenazas recibidas y al auge de los sectores más fanáticos, era un amante de un país que, por un lado, me fascina y por otro me enfada, pero nunca podría dejarlo Sólo el cáncer le ha podido separar de Israel. Adicto a las noticias, la aparición de Queridos fanáticos coincidió con el ascenso al poder de dirigentes como Donald Trump. Compartía la polémica decisión del presidente estadounidense de trasladar su embajada de Tel Aviv a Jerusalén, pero aseguraba que estaría muy contento si no solo la Embajada de Estados Unidos, sino todas las embajadas se trasladaran a la ciudad santa, pero por partida doble. Es decir, una representación en el oeste, capital de Is-