Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 29 DE DICIEMBRE DE 2018 abc. es internacional INTERNACIONAL 51 Tropas de EE. UU. en zonas de conflicto 250 Guardia Nacional PO POLONIA UCRANIA IRAK HERMANN 3.500 SIRIA 200 Rangers 500 Fuerzas Especiales AFGANISTÁN ÁN KUWAIT KUWAIT KUWAIT WA 4.000 6.000 DE CRÍTICAS LEALES Y ATAQUES FALACES Quizás equivocada, es coherente la retirada de Trump de Siria 9.800 SO SOMALIA 15.000 40 L Soldado estadounidense adounidense ado Estados Unidos tiene desplegados por todo el mundo un total de 165.000 militares en más de 150 países y zonas de conflicto P. S. ABC Fuente: Elaboración propia Los kurdos piden ayuda a Al Assad tras el cierre de una base de EE. UU. El Ejército sirio entró ayer en la localidad de Manbij por primera vez en años, según informó en un comunicado, después de que las milicias kurdas sirias YPG instaran al Gobierno de Bashar al Assad a proteger el enclave de los ataques turcos. En su comunicado, el Ejército anunció que se había izado la bandera siria y aseguró que garantizará la plena seguridad de todos los ciudadanos sirios y demás presentes en la zona Por el momento no está claro si las fuerzas gubernamentales se han desplegado en toda la localidad, donde las fuerzas estadounidenses han tenido este año una base militar. La coalición internacional, liderada por Estados Unidos, negó a través de Twitter que las tropas de Damasco hubieran entrado en la ciudad siria. confianza que los ciudadanos tienen en él. Uno de los generales retirados más condecorados del país, Barry McCaffrey, asegura que es impropio del presidente de EE. UU. politizar una visita a las tropas. No es adecuado y resulta desmoralizador Ataques a héroes de guerra Al principio de su presidencia, Donald Trump se rodeó de generales retirados. Su primer Asesor de Seguridad Nacional fue el teniente general Michael Flynn, sustituido por H. R. McMaster, general del Ejército de Tierra. Como secretario de Seguridad Nacional eligió a John Kelly, general del Marine Corps, que en julio de 2017 fue ascendido a jefe de gabinete. Todos, además de James Mattis, han dimitido o han sido despedidos por Trump. A todos les ha enervado la belicosidad de Trump, en especial sus ataques públicos a héroes de guerra, como el almirante de la Armada William McRaven, quien coordinó la operación para matar a Osama bin Laden. Debería haberlo hecho antes dijo de él Trump, quien le calificó de fan de Hillary Clinton Tampoco sentó bien a los veteranos de guerra la negativa del presidente a emitir un comunicado de condolencias por la muerte del senador John McCain, de quien había dicho que no debería ser considerado un héroe solo por el hecho de haber sido torturado en Vietnam. Si es un héroe, ¿por qué fue capturado? dijo Trump en un mitin. A esas afrentas les añadió el presidente su negativa a visitar un cementerio militar durante un reciente viaje a París y su ausencia en el cementerio de Arlington durante los actos de homenaje a los soldados del último Día del Armisticio, que conmemora el final de la Primera Guerra Mundial. AFP teamericanas en Siria y una buena parte de las de Afganistán a pesar de los consejos de los generales con mando en plaza llevó a dimitir al jefe del Pentágono, el general del Marine Corps James Mattis. En una insólita carta de despedida, Mattis le recomendó a Trump que se busque un ministro más alineado con sus prioridades Dimisión de Mattis A Mattis y al Estado Mayor les preocupa que Trump haya cantado victoria sobre el califato demasiado pronto, porque este aún controla partes de Irak y Siria y puede provocar atentados terroristas en el corazón de Europa y en Estados Unidos. Además, consideran imprudente el improvisado anuncio del presidente de que ordenará a los soldados construir el muro con México, algo que podría ser incluso ilegal, ya que en teoría el Pentágono no puede movilizar a las tropas para labores de gobierno civil de la nación. En octubre, en plena campaña para las elecciones parciales, el presidente desplegó 5.200 soldados en la frontera para impedir la entrada en Estados Unidos de varias caravanas de emigrantes procedentes de Centroamérica. Aunque esos soldados no iban armados, Trump anunció que les había permitido disparar a matar si eran atacados por los solicitantes de asi- lo. Posteriormente, el Pentágono aclaró que no distribuiría armas a los uniformados en la frontera. De entre todas las instituciones norteamericanas, las fuerzas armadas son, con diferencia, la mejor valorada. Su índice de aprobación, según la consultora Gallup, es del 74 Los analistas temen que la politización del ejército acabe socavando la a decisión de Trump de dar por cumplida la misión de sus tropas desplegadas en Siria para combatir a Daesh y ordenar su retirada ha despertado muchas críticas. Y no solo de los medios que atacan todo lo que hace Trump, incluido lo que aplaudían cuando lo hacía su antecesor. Su presencia militar actual en Siria es pequeña, con 1.800 hombres, pero muy importante para todos los implicados, amigos, enemigos o quienes pueden ser ambas cosas. Porque son la más eficaz barrera psicológica inhibidora para las demás fuerzas sobre el terreno. Los genuinamente alarmados por esta retirada no son los políticos y medios que en Washington descubren ahora que Irán es una amenaza que obliga a estar en Siria. Tampoco los gobiernos o prensa europeos que descalifican a Trump. Atacaron las medidas de Trump contra Irán como todo lo que hace para corregir el desastroso balance de Barack Obama para los intereses de EE. UU. Fue este quien, con su indecisión y dontancredismo abrió la puerta a Putin en Siria como en Crimea. Hay criticas honradas. Por ejemplo la de los militares, a su cabeza el hasta ahora jefe del Pentágono, Jim Mattis, que lo creen un error porque lanza un mensaje de abandono a fuerzas y países aliados, desde los kurdos a los aliados clave como Israel y Arabia Saudí. La diferencia de opiniones es genuina. Y ya se verá quien se equivoca. De momento manda quien manda y con Mattis el conflicto se ha dirimido con gallardía y lealtad. Trump no se va de Siria como Obama de Irak en 2011, por razones electorales. Supuso una catástrofe para Irak y la región. Trump se retira de Siria, en virtud de su promesa de que EE. UU. dejará de hacer el primo como el primo de zumosol de todos los conflictos mundiales. Como en la guerra comercial con China, en su política militar exterior Trump tiene objetivos ambiciosos que cambiarán la forma de ver el mundo de todos. Europeos y otros aliados habrán de pagar facturas y asumir despliegues propios. Dicen que Trump se aísla. Puede decirse que es al contrario, que quiere que EE. UU. no esté siempre solo en asumir, resolver y pagar conflictos.