Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 OPINIÓN VIDAS EJEMPLARES PUEBLA SÁBADO, 29 DE DICIEMBRE DE 2018 abc. es opinion ABC LUIS VENTOSO CANTINFLEAR Pocos humoristas han generado un verbo del diccionario ARIO Fortino Alonso Moreno Reyes se murió el 20 de abril de 1993. Un cáncer de pulmón se lo llevó a los 81. Miles de ciudadanos, la mayoría muy humildes, se congregaron para despedir al ídolo frente a su mansión de México D. F. donde se velaba el cadáver. Muchos celebraban su humor descacharrante y su lucha peliculera contra los abusos de los poderosos. Otros eran beneficiarios directos de sus múltiples obras de caridad. Había muerto un hombre al que el gran pintor Diego Rivera señaló en 1951 como el más señero de los mexicanos, situándolo en el centro de un enorme mural de héroes nacionales. Mario había nacido en familia pobre, hijo de un cartero padre de ocho hijos. Siendo un mocoso hubo de salir a buscar vida en la calle en todo tipo de oficios, hasta hizo sus pinitos como torero y boxeador. En su adolescencia se enroló en un circo ambulante, propiedad de una familia rusa. Con el tiempo se casó con la hija del dueño, Valentina Zubareff, su esposa hasta la muerte (aunque con escarceos adúlteros, que incluso trajeron un hijo, adoptado por la rusa como propio ante su imposibilidad de concebir) Mario aprendió mucho en el circo. Un día, por baja del jefe de pista, le ordenaron presentar el espectáculo. El pequeño pelao nervioso como un flan, comenzó a hablar atropelladamente, con frases superpuestas y graciosas pifias léxicas. Ante semejante lengua de trapo, propia de un beodo, es leyenda que una voz gritó desde el graderío: ¡En la cantina tu inflas! El muchacho acababa de encontrar su nombre artístico, Cantinflas, a quien el mismísimo Chaplin consideraría el mejor cómico vivo Cantinflas rodó 49 películas. De niño me dio tiempo a acudir al estreno de las últimas, con Mario ya un tanto abotargado, mal estirado por el bisturí, pero todavía capaz de seducir con su verborrea extravagante y su aliento justiciero, hermoso y un poco naif. Su etapa de gloria la vivió en los cuarenta y cincuenta. Gozaba de tal éxito que hasta el futuro presidente norteamericano Johnson se lo llevó con él a hacer campaña entre los latinos de un estado sureño. Mario se forró: se compró cinco mansiones, un rancho, un jet privado... Pero nunca le perdió mirada a sus orígenes y fue un extraordinario filántropo. Cada día se formaban colas de gente frente a sus casas, pues solía dar limosna a muchos de quienes llamaban (se habla de que destinaba a esas caridades espontáneas 170.000 dólares anuales de la época) El humor de Cantinflas es sencillo. Reside en la forma de hablar de su personaje, un poco pícaro, un liante de dialéctica embarullada, a ratos incomprensible, como si fuese un Groucho Marx latino, católico y altruista. Cantinflas debe de ser el único cómico que ha dado lugar a un verbo reconocido por la Real Academia, cantinflear Hablar o actuar de forma disparatada e incongruente y sin decir nada con sustancia A todo esto, yo pretendía escribir sobre la rueda de prensa de ayer de Sánchez, ese fenómeno que ahora tacha de monólogo lo que hace seis días celebraba como un productivo diálogo con Torra. Pero tras escuchar su inventario de cantinfladas he preferido la versión original. M HORIZONTE RAMÓN PÉREZ- MAURA LO MALO DEL RESULTADO ANDALUZ El PSOE está en manos de los que no creen en la Constitución y sus discrepantes están cada vez más alejados del poder interno S EGÚN van pasando los días se confirma el cambio en Andalucía. Un cambio que, como bien apuntaba ayer en estas páginas Ignacio Camacho, sería un error creer que se va a reproducir en toda España. Porque Ciudadanos juega más que nunca a ser un partido equidistante y si ahora apoya un Gobierno encabezado por el PP es porque se considera legitimado para hacerlo después de una legislatura apoyando al PSOE terminal y embadurnado por la corrupción de los ERE. El nuevo Gobierno andaluz se va a formar sobre una coalición en la que se han formulado noventa puntos, alguno verdaderamente sorprendente. Resulta que PP y PSOE han creído primordial reivindicar los derechos de las comunidades LGTBI (o como quieran llamarse porque la agregación de nuevas iniciales es frecuente) Me pregunto si es posible que después de 37 años de gobierno del PSOE puede haber más derechos que ofrecer a esos grupos que los que ya tengan en Andalucía. ¿Será posible que en la Comunidad de Madrid, gobernada por el PP desde hace 23 años, esas comunidades tengan más derechos que en Andalucía? Francamente, no lo sé. Pero dudo que ni con Cristina Cifuentes se les llegara a cuidar tanto como lo han hecho el PSOE y las diversas formaciones comunis- tas que han apoyado sus gobiernos en Andalucía a lo largo de todos estos años. Pero este PP y Ciudadanos han creído necesario incluir ese punto. ¿De verdad creen que si lo hubieran obviado alguien les hubiera echado en cara la falta de esa reivindicación? Pues incluso el partido de la extrema derecha, Vox, ha apoyado el acuerdo. ¿Considera el PSOE esta iniciativa propia de la extrema derecha? Pero lo más relevante del resultado andaluz, la consecuencia más preocupante, es el peligro que representa para España la derrota del sector del PSOE que representa Susana Díaz. El sector constitucional y contrario a los pactos con los partidos secesionistas. Algo a lo que ella se opuso y que le da una mínima legitimidad para reivindicar el Gobierno de la lista más votada. Legitimidad hoy ya irrelevante después de que Pedro Sánchez haya acabado con ese principio y de que José Antonio Griñán gobernase Andalucía después de perder las elecciones de 2012. La liquidación electoral de este sector del PSOE hace desaparecer dentro del partido el contrapeso más relevante de Sánchez, el que estaba en constante alerta frente a sus contactos y acercamientos a los enemigos de la Constitución. Porque Sánchez lleva al PSOE por otro rumbo muy distante del que ha tenido su partido desde 1978. Él quiere liquidar ese socialismo de Felipe González. Y la mejor prueba de ello es su casi nula defensa de la Corona, sus pactos con los que quieren romper España y que haya ofrecido la candidatura a la Alcaldía de Madrid a Alfredo Pérez Rubalcaba. De perdidos, al río. Como el PSOE ha quedado relegado en el ayuntamiento de la capital por decisión del propio Sánchez cuando impidió que el PSOE gobernara Madrid con el apoyo del PP sus expectativas electorales para el próximo mayo son paupérrimas. La candidatura de Rubalcaba era una forma maquiavélica de achacar la derrota al viejo PSOE y marginarlo todavía más hasta la irrelevancia. Afortunadamente, el ex secretario general del PSOE no picó el anzuelo. Pero eso no cambia el escenario derivado del resultado andaluz: el PSOE está en manos de los que no creen en la Constitución y sus discrepantes están cada vez más alejados del poder interno.