Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 ECONOMÍA LUNES, 24 DE DICIEMBRE DE 2018 abc. es economia ABC EL QUINTO EN DISCORDIA POR JOSÉ RAMÓN ITURRIAGA La ley sobre el alquiler: camino equivocado El real decreto recientemente aprobado por el Gobierno sobre el mercado del alquiler es un muy buen ejemplo de cómo conseguir lo contrario de lo que se pretende. Si la idea es tener un mercado de alquiler más profundo, que incentive un incremento de la oferta de viviendas en alquiler y que ésta se traslade a los precios, las medidas que se han adoptado son del todo contraproducentes. Y, básicamente, la falsa protección de los inquilinos a través de contratos más largos y mayores dificultades para recuperar la casa en caso de impago, no incentiva en absoluto a los propietarios. Es así de sencillo. Es lo que pasa cuando se legisla de cara a la galería, en busca de grandes titulares, sin tener ni idea. El sector del alquiler es un mercado de propietarios y medidas populistas no hacen más que menoscabar la certidumbre, un factor Pedro Sánchez, en una reciente visita a la fábrica de Renault HERAS La economía, en campaña electoral Llevamos seis meses de campaña electoral y lo peor es lo que parece que todavía nos queda. Con municipales, autonómicas, europeas y, en algún momento, elecciones generales en los próximos meses, parece que nos queda campaña para rato. En estos periodos, la economía se convierte en un arma arrojadiza entre políticos. En los últimos días, hemos visto cómo por un lado el partido en el Gobierno no tiene manos para todas las medidas (muy) mal llamadas sociales salario mínimo, subidas de sueldos, contrarreforma laboral para apuntarse un tanto en su parroquia o, incluso, tratando de madrugarle el discurso más radical a Podemos. Y los otros dos partidos se han instalado en el discurso del miedo, tratando de que asociemos la gestión socialista con los tiempos de crisis. Es un ejercicio legítimo y, según parece, también resulta efectivo desde un punto de vista electoral, sobre todo hoy que aún tene- mos muy reciente la crisis económica, que en el caso español se asocia de forma inmediata con las ocurrencias del Gobierno socialista de Zapatero. Frente a los gestos de cara a la galería, el fantasma de la próxima recesión. ¿Qué argumentario se impondrá? Resulta difícil anticiparlo. Sin embargo, resulta probable que, dadas las circunstancias actuales, con las bolsas cayendo, la economía mundial desacelerándose y, sobre todo, los aún notorios efectos de la última crisis, el discurso del miedo se acabe imponiendo. No parece que el patio esté para los fuegos artificiales con los que nos riegan los oídos, siguiendo a pies juntillas el manual de campaña electoral. El partido en el Gobierno puede intentar cualquier cabriola que se le ocurra, pero el temor a una nueva recesión va a pesar más a la hora de decidir quién queremos que lleve las riendas de la economía. Una vez más, se cumplirá el famoso aforismo: es la economía, estúpido clave para que los dueños de las casas las pongan en el mercado. Resulta sorprendente que la crítica a este real decreto se centra en que no se han atrevido con los precios, algo que en coherencia con el análisis tan básico que acabamos de hacer hubiera sido la puntilla para un mercado en el que el problema es la falta de oferta. Detrás de todo esto, además de la ignorancia, está la legislación en clave electoral. Demagogia todo a cien que puede llevarse por delante el sector del alquiler de viviendas en España. Resultaría deseable que en la tramitación parlamentaria se buscase un mayor equilibrio entre el arrendador y el arrendatario y que no se amparen en falsas premisas de protección del inquilino para intentar apuntarse un tanto de cara a la galería o las próximas citas electorales. Tarde o temprano, estas iniciativas se volverán contra el presidente, sin duda. Menos jugar con las emociones y más velar por el interés general. Viviendas en alquiler y en venta en Córdoba VALERIO MERINO AHORA LA FED ES LA EXCUSA La interpretación de su decisión es un muy buen síntoma del punto de enajenación mental en el que están ahora mismo los mercados a semana pasada le tocó el turno a la Reserva Federal americana (Fed) La interpretación de su decisión es un muy buen síntoma del punto de enajenación mental en el que están ahora mismo los mercados. Cualquier decisión que hubieran tomado habría sido interpretada de forma negativa por inversores y analistas. Era una situación que los anglosajones definen como pierde- pierde Subieron los tipos hasta el nivel que se esperaba y L el discurso fue algo más prudente de lo que venía siendo hasta ahora. No fue suficiente para el mercado, que no sabe muy bien qué quiere en este momento. Otra posibilidad hubiera sido no subir tipos. Pero seguro que también el mercado lo hubiera interpretado mal, alegando que un cambio tan drástico en la política monetaria era un anticipo de que las cosas se estaban torciendo más de lo previsto en lo macroeconómico. En cualquier caso, y más allá de cuál fuera la decisión de la Fed, la situación descrita constituye el mejor ejemplo del punto de histeria colectiva que campa por el mercado. Locura transitoria que desde luego no está justificada por la realidad de las cosas. Así están las cosas, y el único consuelo es la certeza de que el mercado recuperará la cordura. Esta vez tampoco va a ser diferente. El polvo se asentará y veremos cómo, una vez más, esta sobrerreacción de las Bolsas por culpa de la psicosis colectiva ha generado enormes oportunidades de inversión. No correr con la manada le lleva a uno a tener que dar muchas explicaciones. La alternativa es optar a las rentabilidades que consigue la mayoría en Bolsa, es decir, ninguna.